El teórico y critico de arte Alfonso de la Torre visita la Universidad Nebrija

Alfonso de la Torre en la Universidad Nebrija: “El arte permite que la vida valga más”

El teórico y crítico de arte especializado en arte contemporáneo español visitó el Campus de la Dehesa de la Villa el martes 14 de marzo en el marco de los Encuentros entre profesionales del Máster en Mercado del Arte.

Durante este encuentro, Alfonso de la Torre desgranó las claves de su trayectoria profesional como comisario independiente desde 1985 y aseguró que “el arte permite que la vida valga más, consigue que nuestro quehacer tenga más valor”.

El teórico y critico de arte Alfonso de la Torre visita la Universidad NebrijaPara él, “en la vida nada de lo importante es posible de explicar”. Por ello, recurre a menudo a la literatura para exponer de forma abierta, a modo de construcciones, como en la obra de Julio Cortázar “62 modelos para armar”, según citó.

El crítico, que ha comisariado más de un centenar de exposiciones, además de publicar ensayos y poesía e impartir cursos en diversas Universidades e instituciones como el Centro Pompidou de Málaga o la Université de La Sorbonne, aseguró que el acceso a las imágenes no es posible sin un bagaje multidireccional.

En concreto, según explicó, hace falta un acercamiento a las artes visuales a partir de otras artes como la poesía, la literatura, la danza, la música, la crítica del arte… Porque, según sus palabras, una de las armas más poderosas del conocimiento de la creación es la literatura, la poesía y todos los géneros literarios. Por otro lado, Alfonso de la Torre hizo referencia a la insatisfacción como motor para trabajar: el ansia de conocer y de entender.

El crítico citó la frase de Ezra Pound, “Hazlo nuevo”, para animar a los alumnos a realizar un proceso de adquisición de conocimientos para luego desprenderse de ellos a la hora de enfrentarse a una obra: “Cuando te enfrentes a un trabajo, vuélvelo a mirar… Una vez aprendido, el conocimiento pasa por un proceso de desaprenderlo. Sólo así es posible aportar un camino a la vida”.

En este sentido, recordó el proceso de estudiar la obra de Pablo Palazuelo, en donde se encontró con partes importantes de la biografía y obra de Palazuelo que le eran desconocidas. Algo que le corroboró que los grandes artistas permanecen sepultados por el mito.

De la Torre volvió por un instante a su infancia para leer a los alumnos 17 poemas que escribió en aquella época. Esas zonas íntimas que transita con la poesía le permiten, según explicó, divertirse mientras escribe, son las que llama sus “áreas de descanso”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *