“La calidad de un sistema educativo tiene como techo la calidad de sus docentes”

La Universidad Nebrija ha acogido la Semana de la Ciencia 2017 con numerosas conferencias y actividades destinadas a los alumnos y profesionales de la educación.

La primera conferencia estuvo en manos del profesor de la Facultad de Lenguas y Educación, Javier Pericacho quien abordó la transformación que la escuela está llevando a cabo y el camino que aún le queda por recorrer. Pericacho habló del estancamiento metodológico en el que se encuentra la escuela, mientras que otros ámbitos han ido evolucionando: “Tenemos una escuela del siglo XIX, con docentes del siglo XX y alumnos del siglo XXI” afirmó el profesor.

Para apoyar esta afirmación, Pericacho mostró los resultados de diversos estudios y encuestas que han confirmado que a pesar de que en España prácticamente el 100% de la población entre 6 y 16 años está escolarizada, “tenemos la tasa máxima de abandono escolar temprano en Europa y una de las más altas en paro juvenil lo que origina la conocida como generación ni-ni”.

El principal motivo del abandono escolar, revelan estos estudios, es que los alumnos no encuentran interés en los estudios y sienten apatía por seguir el curso. Para el profesor, los docentes deben trabajar en base a evidencias científicas para mejorar la educación porque “la calidad de un sistema educativo tiene como techo la calidad de sus docentes”.

De las diferencias entre la escuela tradicional y las nuevas formas de educar, Pericacho destacó la inmutabilidad y el exceso de memorización que se da en las instituciones clásicas que se asilan del ambiente en el que se desarrolla la actividad educativa y eso reproduce desigualdades sociales, frente a las nuevas escuelas más experienciales y participativas, con una visión global de la educación y abiertas  a la transformación que las nuevas generaciones de alumnos demandan.

Dentro de esta jornada de la Semana de la Ciencia los asistentes pudieron participar en un taller de robótica en el que el profesor Manuel Blázquez mostró los contenidos y materiales que hoy en día se dan en la asignatura de tecnología. Blázquez explicó que actualmente, la asignatura de tecnología se ha ampliado a contenidos de programación y robótica, ya que la sociedad y el futuro profesional de los alumnos demandará estos conocimientos. Los contenidos de programación se inician en forma de juego para llegar después a la aplicación práctica en la robótica.

En la sesión de la tarde se pudo comprobar con casos reales cómo funciona la inclusión de las nuevas tecnologías en las aulas. Profesor y alumnos en representación del Colegio San Ignacio de Loyola explicó cómo los alumnos han incorporado a su rutina diaria en clase y en la elaboración de proyectos las herramientas tecnológicas y de digitalización como tablets, elaboración de presentaciones, vídeos… Además, la filosofía del Colegio aboga por el trabajo cooperativo que asigna a cada miembro del equipo un rol para garantizar que todos participen en los proyectos en igual medida.

Raúl Orejas, creador de la aplicación Cerebriti, explicó el funcionamiento de esta plataforma de juegos educativos que son creados por y para alumnos, una nueva forma de implicar y motivar. La herramienta permite interacción entre los alumnos que están jugando y un contenido personalizable que ha demostrado que permite sacar más partido a los contenidos que un libro clásico de actividades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *