Entrevista a Josu Ojeda y Miguel Ángel García

Miguel Ángel García y Josu Ojeda

Entrevistamos a Josu Ojeda y Miguel Ángel García, ambos antiguos alumnos de Nebrija. En su etapa como alumnos presentaron juntos dos cortometrajes, La cuarta cuerda y Paréntesis (Nerea). Este último ha sido galardonado como el Mejor Cortometraje de las primeras diez ediciones del Festival.

¿En qué edición del festival participasteis?

Josu Ojeda – La verdad es que de una manera u otra estuvimos involucrados en varias ediciones del festival, y yo diría que casi siempre juntos. En nuestro segundo año en la universidad participamos en la V edición del Festival con La cuarta cuerda.  Dos años más tarde, en la VII edición, presentamos Paréntesis (Nerea). Tras un tiempo fuera de la universidad, en la X Edición, volvimos al festival para recoger el Premio al Mejor Cortometraje de las últimas diez ediciones, gracias a Paréntesis. Todo esto como participantes, porque también estuvimos en el otro lado.

¿Formaste parte de la organización del festival? Si es así, ¿de qué te encargabas?

Josu Ojeda –  Ya lo creo que lo hicimos. En la VI Edición nos tiramos a la piscina y una vez más como guionista y director intentamos sacar adelante la ceremonia de la mejor manera posible. Personalmente no me atrevería a considerarlo un éxito, pero me alegro de que no fuera un fracaso, que ya es bastante. Sinceramente, creo que no teníamos ni idea de en dónde nos estábamos metiendo.

¿Fue premiado alguno de los cortometrajes que presentaste al festival?

Miguel Ángel García –  En la V edición, con La cuarta cuerda ganamos el segundo Premio del Jurado y el Premio del Público. En la VII edición presentamos Paréntesis (Nerea), que era a la vez nuestro proyecto de fin de carrera y nos llevamos los premios de Mejor Cortometraje y Mejor Dirección; y además ganamos el Premio a Mejor Cortometraje de las diez primeras ediciones del festival.

Miguel Ángel García¿Cómo surgieron las ideas de estos cortometrajes?

Miguel Ángel García – La cuarta cuerda surgió de la época en la que yo estudiaba guitarra clásica. Quería contar la relación entre un padre y una hija con no muy buen vínculo y cómo la música podía ser tanto el motivo de su distanciamiento como el de unión. En el fondo era un pretexto para poner en práctica lo poco que sabíamos de cine por entonces.

Josu Ojeda – Paréntesis no sé bien explicar de dónde salió, la verdad. Supongo que hace diez años podría haber respondido mejor a esta pregunta. En aquella época tenía siempre varios cuadernos con un montón de historias. Lo mío era escribir relatos cortos, o empezarlos al menos. Y de vez en cuando me daba cuenta de que alguna de esas historias podía funcionar en pantalla. En este caso el empujón vino a través de una asignatura de la universidad en la que teníamos que realizar un corto en grupo para el profesor Tomás Melgar, y cada uno tenía que decidir en qué puesto quería trabajar. A mí me faltó tiempo para proponerme como guionista, y supongo que en ese momento la historia que tenía más avanzada o que me parecía que podía funcionar mejor era la de Paréntesis (Nerea).

¿Qué papel/es desempeñabas en estos cortometrajes?

Josu Ojeda – La cuarta cuerda fue la criatura de Miguel Ángel. Él era el guionista y el director. Yo como que “pasaba por allí”: que si revisor de guión, que si ayudante de cámara… Con Paréntesis (Nerea) tuve la suerte de que Miguel Ángel decidiera dirigir uno de mis guiones. Y, sinceramente, no pude quedarme más contento con el resultado, que además debió de gustar también a más gente porque algún premio nos cayó.

Miguel Ángel García – Paréntesis era nuestro proyecto fin de carrera por lo que además de escribirlo y dirigirlo tuvimos que producirlo. Fue un proceso muy largo en el que aprendimos muchas cosas que, al menos en mi caso, he tenido que poner en práctica en mi vida profesional. El corto se grabó en dos fases y de la primera a la última pasó más de un año.

¿Cómo ha cambiado tu vida desde la etapa universitaria hasta ahora?

Josu Ojeda – Yo diría que al menos en mi caso ha cambiado una barbaridad, ya son unos cuantos años. Entre el chaval de 18 años recién llegado a Madrid e intentando enterarse de qué van las cosas y la persona que soy ahora, quince años después, han pasado un montón de cosas, buenas y malas, que te van cambiando. Pero si tuviera que resumir los cambios diría que entonces tenía un montón de ideas, proyectos, tiempo y nada de dinero y ahora tengo más dinero pero muchas menos ideas, proyectos y tiempo.

Miguel Ángel García – Yo pasé los dos últimos años de carrera grabando cortos con muchos compañeros. Gracias a esa etapa me di cuenta que lo mío era la dirección de fotografía y no la dirección. Desde entonces no he dejado de dedicarme a ello, así que lo que ha cambiado básicamente es que ahora me pagan por ello.

¿A qué te dedicas ahora?

Josu Ojeda – La verdad es que yo me desvinculé muy rápido de todo el tema creativo. Y no es que me haga particularmente feliz que fuera así, pero es Josu Ojedacomo me fueron saliendo las cosas. Durante mi último año de carrera entré a trabajar en una empresa de videojuegos y ahí sigo desde entonces. No me ha ido nada mal y estoy contento, pero es curioso cómo salí de golpe de todo lo relacionado con los cortometrajes, el cine y demás. Lo de escribir me duró algo más y, de vez en cuando, algún año que otro, todavía escribo alguna cosa. Pero la verdad es que cada vez menos. Y no negaré que cuando pienso en aquellos tiempos, en los rodajes y en el proceso creativo, me entra cierta nostalgia. Pero seamos sinceros, cuando se me ha presentado la oportunidad de volver a meterme en un proyecto, he saltado del barco antes incluso de montarme.

Miguel Ángel García – Yo monté una productora hace unos años con un antiguo compañero de la universidad, Alberto Utrera y nos dedicamos a la publicidad principalmente. La dirección de fotografía sigue siendo mi pasión y mi oficio y al trabajar desde la productora tenemos acceso a muchos proyectos nacionales e internacionales que serían inviables si fuésemos autónomos. La verdad es que estoy muy contento.

¿Puedes contarnos alguna anécdota que recuerdes del cortometraje, de la gala o de cuando recibiste el premio?

Josu Ojeda – De los rodajes y del año en el que nos encargamos del festival hay mil anécdotas, pero algo que me ha hecho gracia es que al ver ahora las fotos que tenía por ahí guardadas de aquellos festivales, me he acordado de que a mí me dio por repetir camiseta en los dos años en los que participábamos. Y algo de suerte nos dio.

Miguel Ángel García – Yo solía ponerme muy nervioso cuando nos entregaban un premio y tengo prácticamente borrados esos momentos de mi cabeza. Lo que sí recuerdo es que al llegar a casa después de la V edición donde conseguimos dos premios por La cuarta cuerda tuve que tirar mano de pegamento para volver a poner en su sitio los cabezones de los “Nebrijos”.

Entrevista a Claudia Lorenzo

“En tu primer corto parece que el sonido no pasa por tí.”

Entrevistamos a Claudia Lorenzo, antigua alumna de la Universidad Nebrija. En su etapa como alumna participó en la organización del Festival AdN, y fue ganadora del Premio a Mejor Guión con el corto RECuerdos.

Hoy, Claudia es crítica de cine y redactora jefe en la revista La Crítica.

Aquí os dejamos su corto RECuerdos.

 

Entrevista a Sergio Mena

“He ido dando muchos tumbos, pero he aprendido mucho desde entonces y también me he divertido un rato largo.”

Entrevistamos a Sergio Mena Muñoz, antiguo alumno de Nebrija, que continúa en contacto con la Universidad como profesor asociado. En su etapa como alumno participó en el Festival con el corto La Pantalla que se llevó el Premio a Mejor Guión.

Simple, Free Image and File Hosting at MediaFire

¿En qué edición del festival participaste?

En la del año 2004.

¿Formaste parte de la organización del festival? Si es así, ¿de qué te encargabas?

Aquel año en concreto no, pero sí lo hice en las ediciones entre 2000 y 2003. Me encargaba de la recepción de los originales, de supervisar el guión, de hacer la cobertura en vídeo del evento, de crear y editar vídeos de apoyo (entrevistas, homenajes, reportajes que se insertan en medio del acto de entrega de premios) y de proyectar los vídeos.

¿Fue premiado alguno de los cortometrajes que presentaste al festival?

Sí, el título del cortometraje era La Pantalla y se llevó el Premio a Mejor Guión.

¿Cómo surgieron las ideas de estos cortometrajes?

Lo dirigimos entre Marcos Ripalda y yo. La idea surgió porque Marcos había hecho un relato corto con la idea y a mí se me ocurrió darle vida audiovisual, así que entre los dos hicimos la transición del papel al audiovisual y de esta manera dimos forma al proyecto.

¿Qué papel/es desempeñabas en estos cortometrajes?

Director y montador.

¿Cómo ha cambiado tu vida desde la etapa universitaria hasta ahora?

Mucho. Por aquel entonces tenía una beca en la Nebrija y trabajaba en lo que hoy en día hacen Ibro Ganovic y Marcos Bort. Al año siguiente me fui y he ido dando muchos tumbos pero he aprendido mucho desde entonces y también me he divertido un rato largo.

¿A qué te dedicas ahora?

Soy profesor asociado de comunicación en la misma Nebrija y en la Complutense. Además, soy socio fundador de una agencia de comunicación y marketing especializada en el entorno online.

¿Puedes contarnos alguna anécdota que recuerdes del cortometraje, de la gala o de cuando recibiste el premio?

Del corto, que lo rodamos en la sala de conferencias de La Berzosa y dos de los actores que hacían el papel de policías… Eran policías de verdad y muchos en el equipo de rodaje y los actores no se lo creían.

Entrevista a Ignacio Sepúlveda

“El Festival AdN resultó ser un antes y un después en mi carrera como cineasta.”

Entrevistamos a Ignacio Sepúlveda Barrientos, antiguo alumno de Nebrija. Participó activamente en la XIV edición del Festival AdN y el cortometraje que presentó en esa edición, Ironías de la vida… se alzó con 3 de los premios principales.

Simple, Free Image and File Hosting at MediaFire

¿En qué edición del festival participaste?

Participé en las ediciones: XIV, XIII y XII

¿Formaste parte de la organización del festival? Si es así, ¿de qué te encargabas?

Participé en el equipo creativo de la XIV edición. Escribí el guión con la ayuda de Nicolás Grijalba.

¿Fue premiado alguno de los cortometrajes que presentaste al festival?

En la XII Edición recibí el Tercer Premio de Jurado y el Premio de Público por Un Poema. En la XIII Edición recibí el Premio del Público por ¡La Juventud de Hoy!

En la XIV Edición recibí el Premio a mejor Guión, Premio a mejor Dirección y Premio a mejor cortometraje por Ironías de la vida…

¿Cómo surgieron las ideas de estos cortometrajes?

Ironías de la vida… se me ocurrió pensando en la palabra “minusvalía”. Pensé que era una palabra que usamos mucho, incluso demasiado. Sin embargo, parece que nadie se ha parado a pensar que significa. En el diccionario, “valía” es la estimación o aprecio que merece una persona por sus cualidades. ¿Una persona con parálisis en las piernas tiene menos cualidades que una persona sin parálisis? Minusválidos son todos aquellos que tratan a una persona, con parálisis en las piernas, de “minusválido”.

Discapacitado, me resultó peor aún. Discapacitado significa no capacitado. Ya no es que sea menos válido, sino que directamente no vale. El discapacitado hoy en día es aquel que no se esfuerza, aquel que no saca lo mejor de sí mismo y sobre todo aquel que es incapaz de ayudar a los demás.

Con Ironías de la vida quise contar una historia sencilla que mostrase la invalidez y la validez de dos personas con parálisis en las piernas. Es una historia que habla de la resignación de una persona frente a la autosuperación de otra.

¿Qué papel/es desempeñabas en estos cortometrajes?

Los escribí y dirigí.

¿Cómo ha cambiado tu vida desde la etapa universitaria hasta ahora?

No ha cambiado mucho porque sigo estudiando, pero ahora en Estados Unidos.

Sin embargo, el Festival AdN resultó ser un antes y un después en mi carrera como cineasta. Tener la posibilidad de mostrar tu trabajo frente a cientos de personas y poder experimentar sus sensaciones es algo verdaderamente indescriptible. Animo a todos los que ahora sois estudiantes de Nebrija que rodéis sin parar: algunas veces sale muy bien y otras menos bien, lo peor es no arriesgarse.

El Festival AdN fue el punto de partida y el escaparate perfecto para que hasta la fecha Ironías de la vida… haya participado en casi treinta festivales nacionales e internacionales y haya ganado siete premios. Es más, la beca que he conseguido para estudiar en Los Ángeles fue en gran parte por el portfolio que creé en la Universidad.

¿A qué te dedicas ahora?

Ante todo me dedico a escribir. Estoy moviendo un guión largometraje por productoras a la par que estudio un master en Los Ángeles.

¿Puedes contarnos alguna anécdota que recuerdes del cortometraje, de la gala o de cuando recibiste el premio?

Del rodaje de Ironías de la vida… recuerdo que como se rodó en un centro de mayores, la dirección del centro organizó una actividad curiosa para sus pacientes durante los dos días que estuvimos ahí. De cuatro en cuatro y por duración máxima de 30 minutos, los ancianos del centro se sentaban en cuatro sillas dispuestas como butacas de cine frente al autentico caos que es un rodaje. Ver un rodaje nada tiene que ver con disfrutar de la película terminada en el cine que es lo que supongo que muchos pensaron. Así que, lo que empezó como todo un éxito, entre los ancianos que no podían esperar su turno, terminó siendo un total aburrimiento.

Entrevista a David Castro

“La verdad es que echo de menos la época universitaria. Ahora las responsabilidades y obligaciones son otras.”

Entrevistamos a David Castro, antiguo alumno de Nebrija. En su etapa como alumno participó plenamente en el Festival y presentó la gala de la VI edición.

Simple, Free Image and File Hosting at MediaFire

¿En qué edición del festival participaste?

Participé en el año 2004, concretamente en la VI edición.

¿Formaste parte de la organización del festival? Si es así, ¿de qué te encargabas?

Sí. Fui uno de los dos presentadores del festival y también diseñé los carteles. Pero como todos los compañeros del la organización, hicimos muchas más cosas. Fue muy divertido, especialmente cuando grabamos el corto de introducción del festival.

¿Fue premiado alguno de los cortometrajes que presentaste al festival?

Como todos los compañeros de la beca de audiovisuales, participé y colaboré en muchos cortos, pero no, yo no presenté ninguno a título personal.

¿Cómo surgieron las ideas de estos cortometrajes?

Presentamos un corto, pero fuera de concurso. El que abría el festival. Era una parodia de Starsky y Hutch donde los protagonistas teníamos que llevar hasta los cines Verdi, a salvo y a tiempo, el maletín que contenía los cortos que concursaban. La idea surgió de mis compañeros, el buen ambiente y la improvisación hicieron el resto.

¿Qué papel/es desempeñabas en estos cortometrajes?

En este actuaba, era Starsky… y me daban una paliza.

¿Cómo ha cambiado tu vida desde la etapa universitaria hasta ahora?

Mucho. La verdad es que echo de menos esa época. Ahora las responsabilidades y obligaciones son otras.

¿A qué te dedicas ahora?

Soy periodista. Colaboro con diferentes medios y he sido editor de los informativos de Cuatro, CCN+, y El Mundo TV entre otros proyectos. Actualmente, dirijo y doy clases de apoyo en una academia que abrí el año pasada junto a otra compañera de la universidad.

¿Puedes contarnos alguna anécdota que recuerdes del cortometraje, de la gala o de cuando recibiste el premio?

Recuerdo que me quedé en blanco al entregar el premio al Mejor Minicorto. El ganador fue Paco Pastor, que era el otro presentador. Aunque sabíamos que eso podía pasar, estaba tan metido en el papel que se me olvidó “el plan B”. Por suerte, Paco es un grande y supo improvisar y salvar la situación.

Entrevista a Marcos Ripalda

“No he rodado ningún corto desde 2004, pero tengo intención de hacerlo este 2015.”

Entrevistamos a Marcos Ripalda Ruiz, antiguo alumno de Nebrija que participó en el Festival AdN como antiguo alumno tras acabar la carrera de Periodismo.

Simple, Free Image and File Hosting at MediaFire

¿En qué edición del festival participaste?

Participé en la ediciones de 2002 y 2004 como antiguo alumno, pues acabé la carrera de Periodismo en 1999.

¿Formaste parte de la organización del festival? Si es así, ¿de qué te encargabas?

En la edición de 2002 trabajaba en la universidad como co-responsabe de los estudios de Radio y Televisión, así que me encargaba de prestar el material a los alumnos para realizar los cortos (la logística era a veces lo más delicado) y echar una mano siempre que podía, sobre todo a la hora de editar los cortometrajes.

¿Fue premiado alguno de los cortometrajes que presentaste al festival?

En 2002, mi corto Los inocentes se llevó el Tercer Premio al Mejor Cortometraje. En 2004, La pantalla se alzó con el Premio al Mejor Guión.

¿Cómo surgieron las ideas de estos cortometrajes?

Los inocentes surgió de una idea obsesiva que me rondaba acerca de estar en el sitio adecuado en el momento adecuado. Este corto habla de encuentros y desencuentros en el tiempo que parecen estar fijados por una instancia superior, a través de una maleta que conecta a los personajes con su destino.

Por su parte, La pantalla lo escribí con el firme propósito de contar una historia que entendiese cualquier espectador, pues tiendo a ser bastante críptico. Se trata de la historia de un crítico de cine que recibe su merecido por ser un antipático. Utilicé fragmentos de cortos que había rodado en el pasado, incluido el de Los inocentes. Lo cierto es que escribí el guión y ofrecí algunas sugerencias, poco más. Sergio Mena lo dirigió con pulso firme y decidido.

¿Qué papel/es desempeñabas en estos cortometrajes?

En Los inocentes, menos filmar con la cámara, lo hice todo. Guión, dirección, producción, casting y montaje. Para La pantalla escribí el guión y colaboré tímidamente en su dirección.

¿Cómo ha cambiado tu vida desde la etapa universitaria hasta ahora?

Iba para médico, pero estudié Periodismo porque no me llegaba la nota y, además, me gustaba escribir. De periodista no encontré mi sitio y me hice profesor de diseño gráfico y luego diseñador gráfico a tiempo completo. He trabajado vendiendo aspiradoras y recomiendo la experiencia si eres joven.

¿A qué te dedicas ahora?

Actualmente, soy el responsable de diseño del diario Hoy de Extremadura. He escrito dos libros de relatos y un libro sobre el neorrealismo italiano. No he rodado ningún corto desde 2004, pero tengo intención de hacerlo este 2015.

¿Puedes contarnos alguna anécdota que recuerdes del cortometraje, de la gala o de cuando recibiste el premio?

Recuerdo que tras la proyección de Los inocentes, hubo gente que me dijo que iba a votar mi corto porque le había parecido muy bonito, aunque no había entendido nada. Supongo que el pop de cámara de Tindersticks dejó a muchos anestesiados.

Entrevista a Alberto Utrera

“Tuve mucha suerte de coincidir con gente siempre dispuesta a grabar y probar cosas nuevas”

Entrevistamos a Alberto Utrera Lucía, antiguo alumno de Nebrija. En su etapa como alumno presentó un total de cuatro cortometrajes al Festival AdN y ganó, entre otros, el Premio a Mejor Cortometraje gracias a su corto Sonidos del Alma.

Simple, Free Image and File Hosting at MediaFire

¿En qué edición del festival participaste? 

Cursé la carrera entre 2001 y 2005 si no recuerdo mal. Participé en el Festival todos los años que estuve estudiando, pero no sabría decir exactamente qué ediciones fueron.

¿Formaste parte de la organización del festival? Si es así, ¿de qué te encargabas?

Uno de los años participé en la organización ayudando con la localización y con los videos que se pusieron durante el evento. Se celebró en los Cines Verdi de Madrid.

¿Fue premiado alguno de los cortometrajes que presentaste al festival?

Presenté un total de 4 cortos: Sin Cobertura, que ganó el premio a Mejor Minicortometraje AdN; Sonidos del Alma, que ganó el Premio a Mejor Cortometraje AdN; Sobran las Palabras, que se llevó el Premio a Mejor Montaje AdN y por último El Viaje, ganador del Premio a Mejor Cortometraje Antiguo Alumno.

¿Cómo surgieron las ideas de estos cortometrajes?

Las ideas surgieron de formas muy diferentes. En el caso de Sin Cobertura quería simplemente contar una historia muy sencilla, para probar cómo era la experiencia de hacer un corto y experimentar los diferentes procesos por los que hay que pasar. Sonidos del Alma nació en clase de Guión. La base de aquella idea era contar una historia en la que no se hablara. No me refiero a muda, simplemente en la que no se hablara. Cuenta la historia de una niña sorda que graba los sonidos del mundo con un pequeño walkman y a lo largo del corto el espectador iba escuchando cómo imaginaba ella que sonaban las cosas. El Viaje surgió a partir de la experiencia de una amigo en Méjico probando el peyote. Me contó una serie de situaciones y sensaciones que me llamaron mucho la atención y de allí surgió la idea de este corto que hoy por hoy a mí es el que más me gusta.

¿Qué papel/es desempeñabas en estos cortometrajes?

En todos fui director, guionista y editor. Lógicamente ayudaba con todo lo que podía a mis compañeros. Tuve mucha suerte de coincidir en aquella época con gente siempre dispuesta a grabar y probar cosas nuevas.

¿Cómo ha cambiado tu vida desde la etapa universitaria hasta ahora?

Ahora veo las cosas de una forma mucho más calmada y con un perspectiva mayor. Cuando salí de la universidad hace casi 10 años pensaba que me comería el mundo en un espacio de tiempo muy corto. Con el paso del tiempo y sobre todo con las experiencias vividas en todos los lugares que he trabajado desde entonces, he ido comprendiendo que no se trata de comerse el mundo, sino de ser fiel a lo que uno quiere hacer y cómo quiere hacerlo. Se trata de disfrutar de esta profesión que es realmente muy especial y un auténtico regalo para los que tenemos la suerte, al menos de momento, de poder dedicarnos a ella.

¿A qué te dedicas ahora?

Soy Director/Realizador de ficción y publicidad. Fundé la productora MoA Studio hace tres años con la que hemos realizado campañas para clientes como Loewe, Mercedes, Tous, Philips, TVE, Santillana, Ebay…. Hemos trabajado también con agencias de Londres y Alemania, lo que es un paso importante porque salir fuera siempre es bueno, aunque la competencia se multiplica.

¿Puedes contarnos alguna anécdota que recuerdes del cortometraje, de la gala o de cuando recibiste el premio?

Una anécdota que recuerdo fue precisamente de un corto que empezamos y nunca terminamos en primero de carrera. Escribimos un guión larguísimo de terror para rodar en mitad del campo. Recuerdo que subimos generadores al bosque a pulso porque no se podía llegar en furgoneta. Cámaras, catering, luces…. Fue una paliza auténtica. Grabamos unas 13 horas sin parar. Nos fuimos a dormir y al volver a la mañana siguiente nos habían robado los dos generadores. Fue un momento realmente muy duro. Lo que hicimos fue pensar entre todos otra historia y la rodamos en casa de una compañera de clase. El corto resultante fue terrible pero al menos para mí, fue el claro ejemplo de lo que se trata este oficio: Insistir. Trabajar. Hacerlo mal. Mejorar. Hacerlo Peor. Mejorar. Y seguir, seguir, seguir, seguir y seguir empujando.