LegalTech: Made in Spain, Parte 1

Autor: Luis A. García Segura

 

Dentro del mundo del Derecho y de la abogacía en general, los juristas a nivel mundial estamos siendo testigos del enorme impacto y/o disrupción de las nuevas tecnologías en las profesiones jurídicas.

 

El mercado español de servicios jurídicos, al ser uno de los mercados más importantes de Europa, no es ajeno a este impacto. Así, tenemos de un lado a las iniciativas del gobierno por “modernizar” y traer al siglo XXI la administración de justicia española; y del otro lado, tenemos a una serie de empresas y proyectos, tanto nacionales como internacionales, que intentan mantenernos a la par con los grandes mercados tecnológicos y jurídicos del mundo.

 

Respecto a los proyectos nacionales, el blog de Jorge Morell Ramos tiene un excelente artículo titulado “Legaltech en España. Mucho por hacer”, en el cual se hace un breve análisis del estado de la técnica del “Legaltech” español. A estos efectos, el artículo proporciona una definición de “Legaltech”:

Utilización de tecnología en servicios legales para crear:

  • Software o servicios online que reducen o eliminan la necesidad de consultar con un abogado
  • Software o servicios online que aceleran las tareas de un abogado/despacho, reduciendo la mano de obra y/o número de horas necesarias
  • Software o servicios online que simplifican y modifican la forma de contactar entre abogados y clientes

 

Se aporta también un mapa donde vienen plasmados los 119 proyectos españoles conocidos hasta ahora, representados por más de un centenar de empresas. Dichas empresas se encuentran clasificadas en cinco grandes grupos o áreas de especialización de Legaltech:

  1. Herramientas de gestión para un abogado o despacho
  2. Herramientas para auto-generar contratos o adquirirlos directamente
  3. Marketplaces jurídicos
  4. Consultas jurídicas online
  5. Evidencias digitales

 

En las próximas entradas, iremos analizando cada una de estas áreas, haciendo énfasis en el aspecto educativo o de formación de cada una de ellas.

 

Luis A. García Segura

Profesor de Derecho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *