La Biblioteca Digital Mundial (World Digital Library)

La Biblioteca Digital Mundial (BDM) creada por la UNESCO y la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos es una colección digital de los materiales culturales más representativos de todos los países del mundo. ¿Qué contenidos podemos encontrar? Su fondo de acceso gratuito se compone de libros, grabaciones sonoras, fotografías, revistas, mapas…de diferentes lugares, épocas e idiomas.

Este fondo se ha constituido gracias a los tesoros culturales que las entidades asociadas a la BDM (bibliotecas, archivos e instituciones culturales) han cedido para formar la colección. Además, existen organismos de carácter privado que contribuyen económica y tecnológicamente al proyecto. Esta red de colaboración entre instituciones culturales es uno de los pilares básicos sobre los que se cimienta la BDM.

Entre sus objetivos destaca su labor de acercar al público a otras culturas y pensamientos a través de las colecciones culturales de cada país. Asimismo la biblioteca persigue aumentar el volumen y variedad de estas colecciones con el objetivo de servir a la comunidad de investigadores, formadores y público en general. Por último y no menos importante la biblioteca también se propone reducir la distancia digital que hay entre los centros catalogadores.

¿Cómo surgió la BDM?

El propulsor de esta iniciativa fue James H. Billington, bibliotecario del Congreso de los Estados Unidos (EEUU) que en junio de 2005 propone la creación de esta biblioteca digital a la UNESCO con la intención de mostrar al público los logros y bienes culturales de todo el mundo. Un poco más tarde, en diciembre de 2006 la UNESCO y la Biblioteca del Congreso de los EEUU reúnen a un grupo de expertos de distintas partes del mundo con el objetivo de desarrollar y establecer unas normas para seleccionar los fondos que constituirán la colección de la Biblioteca Digital Mundial.

Durante su puesta en marcha se encontraron varios problemas a los que se debían hacer frente: muy pocos países digitalizaban sus fondos y otros incluso carecían de recursos para hacerlo, las páginas web estaban poco desarrolladas y la traducción a varios idiomas necesitaba perfeccionarse. Todo esto derivó en la necesidad de rediseñar las webs culturales y educativas con el propósito de mejorar su usabilidad y accesibilidad. Seguro que muchos de vosotros habéis leído o escuchado estos términos en el ámbito de las tecnologías y las comunicaciones… ¿Pero a qué se refieren cuando hablan de usabilidad y accesibilidad? La palabra “usabilidad” proviene del término inglés usability que significa “facilidad de uso” y esto hace referencia a la experiencia y satisfacción que los usuarios experimentan al interactuar con un servicio o recurso. De esta manera, cuanto más sencillo, intuitivo y cómodo de utilizar sea un sitio web mayor será su usabilidad. Por otro lado, el concepto de “accesibilidad” se refiere a la capacidad de ofrecer acceso a un recurso independientemente de las capacidades técnicas, cognitivas y físicas de los usuarios. Como podéis ver ambos conceptos se complementan si lo que un recurso busca, como la BDM, es intentar llegar a todos los usuarios por igual.

Prosiguiendo con el desarrollo de la BDM destacamos la presentación de su primer prototipo en octubre de 2007, pero no fue hasta abril de 2009 cuando se hizo oficial al público con las colecciones de cada estado miembro de la UNESCO. Desde entonces, la BDM sigue buscando socios con materiales de relevancia cultural para ampliar su fondo digital y continúa trabajando en la mejora y perfeccionamiento de las tareas de catalogación, traducción, navegación etc.

¿Qué tiene de especial la BDM frente a otras bibliotecas digitales? El elemento principal que identifica a esta colección es la universalidad de sus fondos, pues a diferencia de otras bibliotecas, esta iniciativa posee un enfoque mundial. Al mismo tiempo apuesta por la calidad de sus contenidos frente a la cantidad de los mismos. Esto no quiere decir que no sea importante el volumen de sus fondos, sino que la naturaleza y el contenido de los documentos deben destacar culturalmente para ser incluidos en dicha colección.

Este concepto de universalidad queda reflejado en su formato multilingüe. Pero ¡cuidado! no penséis que los materiales están traducidos, los documentos principales (libros, manuscritos, fotografías…) mantienen su lengua original. Lo que sí está traducido son los metadatos, las opciones de navegación y los contenidos de apoyo, concretamente a siete idiomas: árabe, chino, inglés, francés, portugués, ruso y español, lo que supone un paso más en la eliminación de barreras lingüísticas.

Y muchos os preguntareis ¿qué es eso de los metadatos? Pues bien… aunque existen diversas definiciones sobre el término metadato, podemos decir de manera sucinta que son datos que describen o aportan información sobre un objeto de información. En el caso de la BDM estos objetos de información son los artículos, manuscritos, fotografías… de los que se proporciona información (metadato) de carácter geográfico, temporal y temático, entre otros.

Otra de las peculiaridades que caracteriza a esta biblioteca digital son las elaboradas y completas descripciones que un equipo de conservadores y expertos han elaborado de cada documento de la colección, un ejemplo de ello es el documento fotográfico que sigue a continuación.

 

Imagen: Fotolitografía de las calles del Lower East Side, Nueva York, S.XX. Fuente: Biblioteca Digital Mundial.

 

Al igual que esta fotografía, todos los documentos de la colección se acompañan de una imagen y un texto que describe y contextualiza cada material, el cual puede traducirse y escucharse en los diferentes idiomas. Junto a esta descripción, encontramos una serie de metadatos que proporcionan importante información sobre el documento: autor o responsable, lugar, época, idioma, temática, tipología documental etc. Al mismo tiempo, estos metadatos permiten la navegación de un objeto a otro dentro de la colección digital y favorecen su exposición en los buscadores externos. ¿Esto cómo funciona? Es muy sencillo… podemos ir de un documento a otro a través de estos metadatos, que identificarás porque están sombreados en azul como los enlaces web.

Por último, la descripción de cada documento se completa con enlaces internos que permiten descubrir documentos similares dentro de la propia biblioteca y enlaces externos como el acceso a la institución de la que proviene el objeto, visitar organismos relacionados con dicho material etc.

 

Y ahora… ¿Cómo puedo buscar en la BDM?

El sitio web de la biblioteca busca en un total de 15.963 documentos procedentes de 193 países en el intervalo de tiempo comprendido entre 8000 a. C. y 2000. Desde la página principal podemos realizar dos tipos de búsquedas: una consiste en explorar el contenido a través de las categorías de lugar, fecha, tema, tipo de documento, idioma e institución; y la otra utilizar el cuadro de búsqueda para realizar una consulta en cualquiera de los siete idiomas. También podemos usar el método de navegación anteriormente explicado a través de las palabras clave o los metadatos que permiten ir de un documento a otro.

 

Imagen: Página principal de búsqueda. Fuente: Biblioteca Digital Mundial.

 

Asimismo, a los resultados obtenidos podemos aplicarles más filtros para continuar depurando nuestra búsqueda. Como vemos en la imagen que sigue a continuación, hay más filtros en la parte izquierda de la pantalla que indican el número total de resultados que encontraremos si seleccionamos cualquiera de ellos.

 

Imagen: Resultados de la búsqueda “caballeros”. Fuente: Biblioteca Digital Mundial.

 

Estos resultados pueden visualizarse de tres formas distintas: mediante un listado de documentos, una galería de imágenes y un mapa que sitúa la zona geográfica a la que pertenece cada documento.

 

Imagen: Formas de visualizar resultados. Fuente: Biblioteca Digital Mundial.

 

Ya veis que fácil es navegar entre las maravillas de esta biblioteca digital… con un simple clic, se pueden pasar las páginas de un libro, acercar o alejar los textos y moverlos en todos los sentidos. La excelente definición de las imágenes permite una lectura cómoda y minuciosa. Además, cualquier documento de la colección puede descargarse y si os interesa algún libro podéis leerlo en formato PDF (Portable Document Format).

 

Este proyecto no es tan sólo un proyecto de biblioteca digital para reunir documentos culturales, sino que también constituye una importante herramienta gratuita y en línea que nos permite acceder a ejemplares y materiales únicos de gran valor. Por eso, animamos a estudiantes, profesores, investigadores y usuarios en general a visitar y explorar esta magnífica colección digital que ponemos a vuestra disposición a través del Catálogo-OPAC ~ Web Portal de la Red de Bibliotecas. 

 

Amara Almagro García

Red de Bibliotecas Universidad Nebrija

Artículos de revista ‘a un tiro de piedra’

Todos sabemos que cuando necesitamos información general, siempre podemos tirar de Google y  de la Wikipedia para conseguirla. Aquellas enciclopedias que adquiríamos por fascículos ya sólo se usan para decorar las estanterías del salón de turno. Sin embargo, esa facilidad e inmediatez de respuesta que nos proporciona la red cuando salimos en busca de información no siempre es fiable, y si estamos buscando algo más especializado, no nos servirá de mucho.

Cuando un investigador necesita documentarse, la fuente principal de información son las revistas especializadas en el campo que investiga, ya que son las publicaciones más actualizadas y con la información más profesional del sector. Las universidades y los centros de investigación deben proveer a sus investigadores de la mayor cantidad de herramientas posibles que les ayuden en sus trabajos y proyectos. Esto supone la suscripción a numerosas revistas científicas, tanto impresas como a través de diferentes bases de datos, lo que proporciona en muchos casos la posibilidad de acceder a una cantidad ‘excesiva’ de medios e información -generando resultados con demasiado ruido-, donde es difícil seleccionar lo que realmente puede ser de interés o no.

Precisamente para ayudar a “visualizar” mejor la información que buscamos, el Servicio de Biblioteca puso en marcha en el año 2013 el Servicio de vaciado sistemático de revistas.

Aunque nos suene un poco a chino, es tan sencillo como esto: seleccionamos entre nuestras suscripciones una serie de prestigiosas revistas especializadas de las cuales realizamos una catalogación analítica. Es decir, catalogamos los artículos de cada número recibido, referenciando la información más importante del mismo: título, autor, resumen o abstract, palabras clave o keywords, bibliografía (número de referencias y localización de las mismas), localización del artículo (nombre, número y páginas de la fuente en la que se ha publicado) y su acceso electrónico, en el caso de que lo tenga.

¿Os habéis preguntado, por cierto, por qué recibe ese curioso nombre esta operación? Si os fijáis bien, cuando nosotros hablamos de vaciar una revista –o cualquier otra publicación– hacemos referencia al hecho de sacar a la luz o de extraer todos los artículos y contenidos de interés que contiene, igual que si vaciáramos un melón o una sandía para comernos todas las tajadas que antes se confundían las unas con las otras en la unidad que de ellas hacía la fruta completa. Al vaciar un número concreto de revista hacemos visibles todos sus artículos, ya que pueden buscarse, localizarse e individualizarse a través de un catálogo, o de un boletín a propósito del que, además, os vamos a hablar a continuación.

 

Una vez terminemos con este proceso, vamos a crear un boletín electrónico en el que podamos consultar de una vez todos los artículos -ordenados alfabéticamente- publicados en ese número. Este boletín lo tenéis disponible tanto en nuestra web en formato pdf como impreso en papel en los mostradores de préstamos, y se envía por correo electrónico a las secretarías académicas correspondientes para que llegue a todos los profesores.

Imagen: Referencia de artículo en el boletín electrónico. Fuente: Biblioteca.

 

Actualmente tenemos integradas en este servicio revistas de ciencias de la salud, turismo, lingüística, economía y empresa y diseño. Puedes consultar el listado de todas las revistas aquí.

Por otro lado, contamos con el Servicio de DSI  o servicio de Difusión Selectiva de Información, del que ya hablamos en otro post más detenidamente, y que en esta ocasión traemos a colación porque permite personalizar la búsqueda de los artículos a través de nuestro espacio privado del Catálogo-OPAC ~ Web Portal. Una vez identificados en el sistema, podemos generar una consulta concreta y a nuestra medida que se actualizará automáticamente y de esta forma, podemos acceder a la información que nos interesa periódicamente simplemente pinchando en el enlace que hemos generado para esa consulta.

Por ejemplo, si queremos consultar todos los artículos que hay de la revista Language Learning, solicitaríamos que se nos genere la siguiente consulta (desde la sección Comentarios):

  • Solicitud DSI: revista Language Learning

Para terminar, también contamos con el vaciado puntual de artículos, que no es otra cosa que lo mismo que os hemos explicado antes, pero sin esa continuidad que le damos a las revistas antes mencionadas.

Es decir, seleccionamos artículos de forma puntual de diversas publicaciones que pueden resultar interesantes para la comunidad universitaria, tanto de carácter científico como general.  Si queréis localizar estas referencias podéis hacerlo en nuestro Catálogo-OPAC ~ Web-Portal a través del subcatálogo de Revistas y artículos, o de la bibliografía creada a tal efecto que permite la consulta por áreas temáticas, que además cuenta con la opción de seleccionar el año de publicación para acotar la búsqueda de información.

¿Conocías este servicio, que nos ayuda a haceros llegar la información de las revistas científicas y especializadas? Un nuevo esfuerzo por nuestra parte para daros a conocer una más de las herramientas y posibilidades que os ofrece el Servicio de Biblioteca. Nuestro objetivo es facilitar el acercamiento entre el usuario y la información que está buscando, simplificando el camino de la búsqueda del conocimiento, que a veces se complica demasiado, para sacar el máximo provecho posible y que las fuentes de información de las que disponemos estén al alcance de todos.

 

Bárbara Esteva

Servicio de Biblioteca

Docencia en línea, toda una experiencia

Autora: Pilar Jiménez Encinas

 

¿Habéis sentido en alguna ocasión la fascinante experiencia de sentir cómo fluye una clase presencial cuando las caras de los alumnos se iluminan porque tienen interés en algún tema, participan y se crea un ambiente de aprendizaje especial?

 

Si os ha ocurrido algo similar, seguro que estaréis de acuerdo en que es una de esas experiencias que no se olvida fácilmente, por muchas razones, como es la complicidad entre alumno-profesor, el fluir de las ideas, el captar lo que realmente es aprender y compartir, etc. etc.

 

Siempre me había preguntado si esta sensación se puede experimentar también en la docencia en línea. Y, precisamente, hace unos días, tuve la suerte de poder comprobarlo al impartir un taller totalmente online sobre citación, gestores de referencias y RefWorks.

El momento previo es impactante: uno se encuentra solo ante un ordenador, el campus virtual, un micrófono, la presentación y una pequeña cámara. Hasta aquí es una sensación paralela a la que se siente al sentarse ante una pizarra en una aula presencial, justo antes de que empiecen a llegar los alumnos. E igual de análogo resulta el instante en el que comienzas a ver cómo los alumnos van entrando virtualmente en la plataforma y se cruzan los saludos a través del chat.

 

La gran diferencia radica en el momento justo en el que empiezas a impartir la clase. En lugar de recurrir a la voz propagada, característica de cualquier espacio o aula amplios, hay que modular el tono y sobre todo pausar el ritmo para facilitar la llegada del mensaje a unos alumnos que están ausentes físicamente.

Al no poder verles las caras, no sabes si ese día tus alumnos están somnolientos o animosos, con ganas de aprender o sencillamente de superar el trámite del día. Para cualquier profesor defensor de la retroalimentación inmediata, la docencia en línea supone un reto al que quizás solo se pueda hacer frente con experiencia y aprovechando la interactividad que te permiten los foros y el chat y, en definitiva, la propia herramienta.

 

En mi caso, al ser esta experiencia una pequeña incursión en la docencia en línea consistente en una sesión única, mantuve a cierta distancia el chat y el foro durante la sesión y me centré en explicar los contenidos con la mayor claridad posible para, al finalizar, dedicarme a las dudas, preguntas y todo tipo de aportaciones de los alumnos, mientras tenía el gran e inestimable apoyo de una persona experta en el manejo del campus virtual.

 

Supongo que será una cuestión de práctica, pero me gustaría saber cómo los profesores avezados son capaces de contestar al chat al mismo tiempo que imparten los contenidos. Sobre todo porque cada mensaje aparece en la bandeja de entrada de forma sucesiva y resulta difícil visualizar, leer y ordenar mientras estás concentrado en la claridad expositiva.

Tal vez resulte más fácil impartir una asignatura durante todo un curso que impartir un taller de forma puntual porque, aunque sea virtualmente, en un curso tienes tiempo de ir conociendo a todos los alumnos —a diferencia de lo que ocurre en los talleres aislados— y, a través de los trabajos, aportaciones y actividades de seguimiento, evaluar su grado de aprendizaje y motivación.

 

En cualquier caso, más allá de los aspectos tecnológicos, que con el tiempo se terminan conociendo y dominando, la gran envergadura de la docencia online radica en hacer palpable la presencia de unos alumnos que solo están de forma virtual. ¿Cómo conseguir visualizar las caras de satisfacción, perplejidad o, tal vez, desgana de unos alumnos a los que no puedes ver durante la clase y una vez esta ha concluido? ¿Bastan los agradecimientos que recibimos y las preguntas y participación activa en los foros y chats?

Quizás sería una buena idea que las plataformas virtuales desarrollaran una opción para que los profesores visualizáramos en pequeñas pantallas a los alumnos asistentes, de la misma manera en que ellos nos pueden ver a nosotros mientras impartimos la clase. Tal vez es aquí donde radicaría el éxito que supone superar la barrera de la pantalla y conseguir un feedback inmediato y plenamente satisfactorio en la docencia no presencial.

 

Pilar Jiménez Encinas

Servicio de Biblioteca

 

P.S.: Post dedicado con cariño a Paloma de Cruz Lezana, sin cuyo inestimable apoyo el taller no hubiera podido tener el éxito que tuvo.

Y tú… ¿qué opinas?

Hasta no hace mucho, éramos individuos casi completamente pasivos a la hora de opinar, y aunque teníamos nuestra opinión respecto de algo o de alguien, la expresábamos en círculos pequeños, generalmente en nuestro entorno más cercano. Sin embargo, esto ha cambiado mucho gracias a las redes sociales. Ahora somos individuos más activos. Continuamente opinamos sobre cualquier asunto que nos rodea y además  compartimos nuestra opinión con un espectro más amplio.

¿Quién no ha escrito una reseña acerca de su experiencia sobre un determinado producto? O ¿quién no se lee las opiniones de otros usuarios antes de reservar en un hotel o en un restaurante? En la actualidad las opiniones están muy valoradas y pueden ayudarnos (o no) a hacernos una idea sobre aquello de lo que se opina. Esta diversidad de opiniones nos enriquece.

Pues bien, desde la Biblioteca de la Universidad Nebrija también te damos la oportunidad de opinar, claro que en este caso va a ser sobre los recursos que te ofrecemos. Vas a poder expresar lo que piensas sobre un libro o recurso, valorarlo y así compartirlo con otros lectores. De esta forma la lectura de diferentes opiniones sobre un mismo documento puede ayudar a un lector a la hora de elegir o no un documento o un recurso determinado.

¿Cómo puedes dejar tu opinión?

Es muy sencillo. Para dar tu opinión sobre un libro o recurso tan sólo tienes que buscarlo en el Catálogo-OPAC ~ Web Portal de la Red de Bibliotecas. En el registro que nos aparece del libro verás que hay varias pestañas (Documento, ejemplares, etiquetas, comentarios); de todas, la que nos interesa es Comentarios.

Imagen: Pestaña desde la que se incluyen comentarios.  Fuente: Catálogo-OPAC ~ Web Portal (Red de Bibliotecas Universidad Nebrija).

 

Pincha en ella y después en deja tu opinión:

Imagen: Campos para rellenar: Fuente: Catálogo-OPAC ~ Web Portal (Red de Bibliotecas Universidad Nebrija).

 

Y a partir de ahí puedes dejar un breve comentario – como mucho unos 1000 caracteres –  dejando las impresiones que te ha trasmitido la lectura de esa novela, si ese libro es interesante para determinada asignatura o si la película que has visto es como la esperabas o todo lo contrario.

Además de comentarlo puedes puntuarlo usando el sistema de valoración con estrellas, asignándole más o menos según la opinión que te merezca y tu nivel de satisfacción. Puedes valorarlo (es obligatorio rellenar este campo) o también hacer un comentario  (no es obligatorio) lo cual le da más valor, ya que toda la información que puedas aportar ayudará al resto de usuarios. ¡Y no te olvides de indicar el asunto del comentario! (es obligatorio rellenar este campo)

Tu opinión puede ser anónima sin identificarte o si quieres que sepan que has sido tú el que ha puesto ese comentario o valoración, tan sólo tienes que identificarte en el Catálogo-OPAC ~ Web Portal como miembro de la Comunidad Universitaria Nebrija. Recuerda que necesitas crearte un “alias”, que será con el que se te identifique en el comentario que hagas.

A parte de las opiniones que quedan reflejadas en cada documento sobre el que opinas, en la página principal del Catálogo-OPAC ~ Web Portal de la Red de Bibliotecas dentro del espacio Opinión de los lectores.

Imagen: Espacio Opinión de los lectores. Fuente: Catálogo-OPAC ~ Web Portal (Red de Bibliotecas Universidad Nebrija).

 

Podréis consultar el ranking de los recursos que han sido más comentados y los que han sido más valorados. Están separados en dos apartados diferentes porque lo más comentado no tiene porqué ser lo más valorado y viceversa. Si entras en los más comentados, verás un listado que recoge aquellos documentos sobre los que más comentarios se han hecho. Puedes pinchar en el que te interese y ver los comentarios aportados por cada usuario y si quieres puedes aportar el tuyo. De la misma manera puedes ver cuáles han sido los documentos más valorados y si conoces alguno y todavía no lo has valorado puedes hacerlo desde aquí. Tal vez los comentarios y valoraciones te ayuden a decidirte a consultar alguno de ellos.

Un comentario o una valoración pueden influir en la decisión de otros, puede ser el impulso necesario para la lectura de un libro, por lo que te animamos a colaborar en este espacio y compartir con todos tu experiencia.

 

Cristina Viñas

Servicio de Biblioteca

A mí me gusta más el papel…

Sí, no te lo voy a discutir, y a mí. Los sentidos en contacto con el papel, ese tacto que nos muestra sus texturas, ese olor, ¡Dios, qué gusto abrir un libro y meter la nariz en él…! Se podrían aplicar tantos adjetivos como en una cata de vinos.

Pero tenemos que rendirnos a la evidencia. La manera de enseñar y de aprender ha cambiado ofreciendo muchas más posibilidades y, por tanto, ofreciendo otros soportes para complementarla. Y así surge el libro electrónico. El frío libro electrónico que no se toca, no se huele, pero que ayuda igualmente en nuestro proceso de aprendizaje y al que deberíamos dar la oportunidad de intentar un nuevo modo de leer, de subrayar y de tomar notas, acciones que ya practicábamos con el papel y que podemos emular con el electrónico.

Podemos empezar nuestro entrenamiento con algo ligero: nuestro ocio y los dispositivos e-Reader, ese aparatito que nos permite tener un montón de novelas, ensayos, apuntes y que nos acompaña en nuestros trayectos de transporte público. Esa novela que devorábamos pero que a veces tenía tantas páginas que no nos cabía en el bolso y si cabía, éste pesaba muchísimo, así que el e-Reader nos ha aliviado un futuro problema de espalda, espacio en la maleta de vacaciones y así llevar un par más de sandalias, que nunca vienen mal y, para los que tenemos una casa pequeña, pensar y pensar dónde podíamos colocar otra estantería… Tenemos en la Biblioteca cinco dispositivos cargados con novelas y ensayos de todos los géneros (terror, policiacas, suspense, románticas, etc.), todo dispuesto para que hagas tus pinitos. 

Pero si ya no nos podemos sustraer de la necesidad de Internet y sus fuentes de información para muchas de las tareas de nuestra vida diaria (organizar nuestras vacaciones, comprar billetes de avión, saber cuánto tarda el autobús, hacer la compra, etc.), no va ser menos que lo necesitemos en nuestra formación universitaria que nos prepara en nuestro futuro profesional. Así que sí, vamos a tener que acostumbrarnos al libro e- y será el sentido de la vista el que nos haga querer más o menos las diferentes plataformas que los soportan.

Ya os hablamos de libros e- en un post de marzo del año pasado pero hoy os quiero hablar de una nueva plataforma que se ha puesto en funcionamiento este año llamada E-Libro, más de ochenta mil documentos en español a nuestro alcance con una cobertura multidisciplinaria muy tentadora y que comprende libros, artículos de revistas, tesis, etc., es compatible con cualquier navegador y nos permite la lectura online y la descarga temporal de muchos documentos.

Hagamos una simple búsqueda por materias y pongamos ‘psicología’ en la caja de búsqueda. Nos devuelve más de dos mil quinientos documentos y nos despliega una serie de ‘submaterias’ para que refinemos dicha búsqueda: historia, ensayos, psicología cognitiva, psicología social, psicología evolutiva

Cuando hayamos centrado nuestra búsqueda y encontremos un título que nos despierte interés no hay más que hacer clic en el título y nos despliega la información adicional del libro así como los botones para leer en línea o descargar a un dispositivo personal (ordenador, e-Reader, usb, etc.).

 

Imagen: Captura de pantalla de E-Libro. Fuente: Biblioteca.

 

La descarga, mediante Adobe Digital Editions (quien compre libros para su e-Reader que no sea Kindle, estará familiarizado con este programa) será temporal y nos permitirá tener el libro en nuestro ordenador durante catorce días. Pasado este tiempo, el enlace deja de estar operativo, pero si no hemos terminado, podemos realizar otra descarga. También nos da la información sobre la posibilidad o no de poder imprimir y/o copiar un número de páginas y que variará de un editor a otro y de un título a otro.

Para algunos de estos servicios es imprescindible que nos abramos nuestra cuenta personal donde, además, podremos descargar un rango, capítulo o página como PDF, descargar un libro entero usando Adobe Digital Editions, guardar en mi estantería personal los enlaces de libros interesantes, escribir y guardar notas en los libros, crear carpetas y compartirlas por correo electrónico, etc.

Y no olvidéis que los libros electrónicos de esta plataforma también están disponibles desde nuestro nuevo descubridor Odysseus del que ya os hablamos en noviembre.

Así que ¡ánimo y atreveros a probar!, porque tenemos mucha información, y de buena calidad, a nuestro alcance.

 

Olga Álvarez Álvarez

Servicio de Biblioteca

Repositorios y recursos de información científico-académica en acceso abierto

El desarrollo de las tecnologías de información y comunicación ha propiciado nuevas formas de generación, movilización y distribución de la transmisión científica. Asistimos a iniciativas nacionales e internacionales que reclaman la libre circulación de  información y su acceso abierto, es decir, la posibilidad de consultar una publicación de forma  libre y gratuita en Internet público, que permita descargar, copiar, distribuir, imprimir y usar legalmente cualquier documento  sin barreras económicas o técnicas, con la única limitación de reconocer a los autores el control sobre la integridad de sus trabajos y el derecho de ser debidamente  citados. En fin, el desarrollo de todo un proceso en la transferencia del conocimiento científico-académico, que ha desembocado en la proliferación de revistas de acceso abierto y repositorios.

¿Cómo localizar y acceder a esa información fiable, y no quedarnos con la primera consulta en Google?

A través de los repositorios, que constituyen un depósito cuya finalidad es recopilar, organizar, preservar y favorecer la difusión de documentos digitales  (artículos de revistas, actas de congresos, tesis doctorales, trabajos fin de máster, entre otros), fruto de las actividades de una institución.  Casi todas las universidades y centros de investigación  desarrollan sus propios repositorios, de manera que mencionarlos aquí sería excesivo, porque además de los institucionales, están los temáticos o disciplinares. Destacamos el de la Comunidad de Madrid, debido a que incorpora no sólo la investigación desarrollada en sus instituciones, sino también de  aquellas que no disponen de repositorio propio, hayan  o no recibido financiación de la misma: Emi + d archivo.

Con el fin de facilitar la localización de los repositorios y aumentar su visibilidad, aparecen registrados en relaciones organizadas de directorios nacionales e internacionales, que permiten el acceso a cada uno de los repositorios mediante consulta, por ejemplo,  por países, materias, idiomas o contenidos. Entre los nacionales, seleccionamos BuscaRepositorios ROARRegistry of Open Access Repositorios, y OpenDOARDirectory of Open Access Repositories.

Procede señalar aquí que el recurso a los repositorios será de poca ayuda si  cada necesidad de información requiere  consultas separadas. Gracias a su interoperabilidad, que facilita  el intercambio de datos entre ellos y con otros sistemas, se proporcionan servicios añadidos, a través de los recolectores, que  permiten consulta simultánea en varios repositorios mediante un único formulario de búsqueda e incorporan enlaces que conducen al texto completo de los documentos.  Podemos citar, Recolecta, recolector de repositorios españoles de la Red de Bibliotecas Universitarias (REBIUN) y la Fundación para la Ciencia y la Tecnología (FECYT); OAISTER, recolector de registros multidisciplinares de libre acceso; CORE, COnnecting REpositories,  servicio internacional  que recolecta repositorios de diferentes lugares del mundo; Hispana, directorio y recolector de recursos digitales del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, y OpenAire, recolector de repositorios españoles.

Por otra parte, existen recursos que solamente recogen revistas científicas que cumplen con las directrices del acceso abierto, de gran calidad e impacto, como REDIB, Red Iberoamericana de Innovación y Conocimiento Científico, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas; SciELO, Scientific Electronic Library Online, especialmente de América Latina y el Caribe, con amplio contenido en Ciencias de la Salud,  y las que aparecen registradas en DOAJ, Directory of Open Access Repositories Journal, directorio multidisciplinar con revistas científicas y académicas a texto completo y en diferentes idiomas.

Finalmente, también llega el acceso abierto a las monografías  académicas, mediante  DOAB, Directory of Open Access Book, que ofrece la posibilidad de realizar búsquedas básicas o avanzadas para acceder al texto completo.

Sin ánimo de ser exhaustivos, te hemos presentado una selección de los recursos con contenido científico-académico que, para facilitar su localización y acceso, nuestro Servicio de Biblioteca ha integrado en su Catálogo-OPAC ~ Web Portal de la Red. Los encontrarás a través de Recursos weben  Recursos y herramientas útiles para el investigador, específicamente en el apartado Repositorios científicos, desde el que se obtiene una descripción y enlace de cada recurso.

Quedan otros recursos de mucho interés, por ejemplo, los referidos exclusivamente a tesis doctorales. Serán tema para otro post.

 

Cristina Palma

Servicio de Biblioteca

Diccionarios en línea, una herramienta muy útil si son de calidad

Ahora más que nunca consultamos Internet para que nos ilumine ante cualquier duda que se nos presente. Basta con introducir un término en cualquier buscador y obtenemos miles de resultados, unos pertinentes y otros bastante menos afortunados cuando no inútiles para nuestros propósitos. Hay ocasiones felices en las que las dudas son sencillas y se resuelven con rapidez. En otros momentos, en cambio, su complejidad impide que demos con la respuesta tan fácilmente y nos veamos abocados a navegar y deambular de un enlace a otro sin conseguir hallar una solución satisfactoria.

 

Cuando trabajamos con varias lenguas, el tiempo que invertimos en las búsquedas se duplica. Es muy frecuente que necesitemos ojear diccionarios especializados que nos ayuden a dilucidar si las equivalencias entre los términos son las idóneas, si existen expresiones más acertadas, o si las entradas nos remiten a otros vocablos más exactos.  Y cuando nos sumergimos en la red, el número de recursos es tan numeroso y desconocido que puede llegar a ser abrumador.

 

A pesar de que nuestra necesidad de información es constante, no encontramos un momento para analizar estos léxicos con calma y organizarlos, lo que nos lleva a sumergirnos una y otra vez en búsquedas que parten de cero sin tener garantías de la calidad de los recursos que consultamos.

 

Con el fin de facilitar esta ardua tarea, el Servicio de Biblioteca ha realizado una selección de algunos de los diccionarios imprescindibles a los que se puede acudir en cualquier momento desde la página del Catálogo-OPAC de la Red. Para que la consulta sea lo más rápida posible, se han agrupado todos ellos en el área denominada Recursos web, concretamente en el espacio Obras de consulta y referencia.   

 

Este enlace nos lleva directamente a una selección de diccionarios generales y especializados, monolingües y multilingües. Los hay tradicionales, rigurosos y académicos, como el Diccionario de la Real Academia de la Lengua, y otros más innovadores y colaborativos que incluyen, junto a la información habitual (definiciones, equivalencias, sinónimos, gramática relacionada, etc.) juegos, actividades o visualización gráfica de los términos, e incluso ejemplos reales en contexto y referencias a textos relacionados (legislación, reglamentos, traducciones, etc.)

 

La lista completa se puede consultar en el enlace que hemos señalado arriba, pero te mostramos a continuación tres recursos que destacan por su riqueza, elaboración y/o peculiaridad:

 

  • Más que un diccionario, Lexicool es un directorio que recoge 8.000 diccionarios, glosarios, tesauros y enciclopedias en setenta lenguas y de toda índole, desde algunos muy generales y monolingües, a otros multilingües, altamente especializados y científicos. Baste decir, a modo de ejemplo, que permite acceder al Tesauro de la UNESCO y a su lista completa de términos para el análisis temático y la búsqueda de documentos y publicaciones en los campos de la educación, cultura, ciencias naturales, ciencias sociales y humanas, comunicación e información.

 

Este amplio recurso que es Lexicool está organizado por idioma, por título y por materias que engloban áreas temáticas de lo más variadas: aeronáutica, militar, agricultura, plantas, arte, biología, química, edificación, deporte, educación, cultura, historia, electrónica, edición, ingeniería, derecho, medicina, energía, finanzas, telecomunicaciones e incluso transporte.

A todo esto se añade que es un recurso en acceso abierto y que su interfaz de consulta está en español, inglés, francés e italiano, por lo que resulta muy cómoda.  

 

  • El siguiente diccionario que nos interesa destacar es Visuwords porque es sencillamente un diccionario enciclopédico innovador. Su particularidad reside en la presentación de las entradas, ya que combina interfaz gráfica y cromática para establecer, de una forma muy visual y sencilla, complejas relaciones semánticas entre los conceptos (sustantivos, verbos, adjetivos y adverbios) con información textual enciclopédica y descriptiva encapsulada, al pasar el cursor sobre cada término.

Imagen: Herramienta Visuwords. Fuente: Visuwords.

 

Al haber sido creado a partir de la base de datos de la Universidad de Princeton, WordNet, presenta el hándicap de estar limitado en gran parte al entorno anglosajón aunque, por otro lado, resulta muy útil para los que quieran sumergirse en la lengua inglesa y su entorno cultural.

 

  • Por último y por tratarse una obra única en el mundo, es interesante mencionar el Refranero multilingüe, del Centro Virtual Cervantes del Instituto Cervantes. Esta obra, fruto de la investigación conjunta de numerosos especialistas españoles y extranjeros, ha sido coordinada por las lingüistas de la Universidad Complutense de Madrid, Julia Sevilla Muñoz y María Teresa Zurdo Ruiz-Ayúcar y cumple con excelentes requisitos de exhaustividad.

 

El refranero multilingüe contiene una selección de refranes, proverbios y otras paremias españolas e incluye su correspondencia en alemán, catalán, francés, gallego, griego (antiguo y moderno), inglés, italiano, polaco, portugués, rumano, ruso y vasco.

Su riqueza reside en aportar a cada refrán su significado, sus posibles variantes y sinónimos, así como el hiperónimo y los antónimos paremiológicos. Incluye, además, aclaraciones léxicas y formales y, por supuesto, las correspondencias en cada lengua que van acompañadas de la traducción literal, las posibles variantes, además de sinónimos y antónimos, fuentes y contextos.

 

¡Aprovecha el tiempo cuando consultes diccionarios y recurre directamente a nuestra selección!

 

Pilar Jiménez Encinas

Servicio de Biblioteca

Medir para investigar: herramientas para evaluar la ciencia

Dentro de nuestra área de recursos web que ofrece el Servicio de Biblioteca, tenemos una serie de recursos y herramientas útiles para el investigador. Una de ellas son las herramientas para la medición científica, ¿y qué son?, ¿para qué sirven? Sigue leyendo…

 

La producción científica y las bases de datos bibliográficas se encuentran hoy afectadas por la necesidad de analizar y evaluar la actividad científica con relación a los recursos destinados a ella, ya que es la única forma de optimizar los recursos cada vez más limitados que se dedican a la investigación y justificar su uso ante la sociedad.

 

La evaluación de los resultados de las investigaciones científicas puede realizarse a través de su publicación, que es la que proporciona el proceso de conexión con la comunidad científica, pudiendo la misma de ese modo evaluarla.

 

En la Universidad Nebrija disponemos de esta serie de herramientas. Algunas de ellas las encontramos en acceso abierto y son: Latindex, Sistema Regional de Información en Línea para Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal; SciELO, Scientific Electronic Library Online, modelo para la publicación electrónica cooperativa de revistas científicas en Internet; y Scholarly Publishers Indicators in Humanities and Social Sciences, web que recoge indicadores de calidad indirectos de las editoriales académicas, científicas o de interés para la investigación.

 

Por otra parte, tenemos a nuestra disposición pero en acceso restringido para usuarios de la Universidad Nebrija, las dos principales bases de datos mundiales de referencias bibliográficas y citas de publicaciones periódicas: Web of Science (WOS) y Scopus.

 

Los índices de citas son herramientas de referencia que incluyen información bibliográfica estándar, como el título del artículo o la información del autor, y también, referencias citadas, bibliografías o listas de referencias de los ítems indizados. Durante muchos años los únicos índices de citas disponibles fueron elaborados por el Institute for Scienific Information (ISI), en la actualidad integrados en el WOS, una herramienta que proporciona a los investigadores acceso a la información actual y retrospectiva relacionada con la ciencia, las ciencias sociales, las artes y las humanidades, y que hoy en día ofrece diferentes recursos entre los que se encuentra Journal Citation Reports (JCR), que evalúa el impacto de las revistas a partir de las citas de las mismas, siendo una herramienta perfecta para el  análisis bibliométrico de la información.

 

Por su parte, Scopus, es la mayor base de datos de resúmenes y citas de la literatura revisada por pares,  es decir, sometida a una revisión e indagación por más de un autor experto sobre el tema. Ofrece una visión amplia de la producción científica mundial de investigación en los campos de la ciencia, la tecnología, la medicina, las ciencias sociales, las artes y las humanidades. Entre sus recursos se encuentra  Scimago Journal & Country Rank (SJR). Con el SJR, el área temática, la calidad y la reputación de la publicación, tienen un efecto directo sobre el valor de una cita.

                                             

Puesto que estas dos bases de datos son de acceso restringido, como se ha comentado anteriormente, y dado el nivel de utilidad y de casuísticas que puede conllevar utilizar este tipo de herramientas, se ofrecen cursos de formación por mediación de FECYT y la Universidad Nebrija en exclusiva para la comunidad universitaria de la propia universidad. Existen dos modalidades: online y presencial. Desde el apartado de formación de usuarios, el Servicio de Biblioteca anuncia las convocatorias existentes para realizarlos y los pasos para la inscripción en los mismos.

 

A medida que la investigación se vuelve cada vez más global y colaborativa, debemos asegurarnos de que existan mecanismos para su medición y que nos permitan realizar una investigación crítica y analítica para su puesta al servicio de la comunidad. Con este tipo de herramientas, podemos navegar de un registro a otro a través de la bibliografía o referencias citadas y conocer su impacto, proporcionando así una mejor comprensión del alcance de los artículos o investigaciones publicadas.

 

Además, en este contexto, las nuevas herramientas para la medición deben proporcionar toda la información sobre la investigación de forma clara y adecuar la actividad científica hacia las necesidades sociales actuales para poder hacer un buen uso de las mismas y sacarles el máximo partido, ya que la mayor parte de los investigadores han trasladado sus actividades investigadoras a la web.

 

Aun así, todavía hay quienes no conocen las posibilidades de este tipo de herramientas y su potencialidad para desarrollar una mayor influencia académica en comparación con los entornos tradicionales. Así que si eres investigador pero todavía no te has decidido a utilizarlas, te animamos a hacerlo porque podrás medir tus publicaciones, su impacto en la comunidad científica y, en definitiva, mejorar tu perfil como investigador.

 

¿Te animas? Entra y descubre las posibilidades que te ofrecen las mismas.

 

Este servicio de la Biblioteca lo puedes encontrar en el Catálogo-OPAC ~ Web Portal de la Red de Bibliotecas. 

 

 

Ana Higueras

Servicio de Biblioteca

Préstamo interbibliotecario

¿Has oído hablar del préstamo interbibliotecario? Pues si eres alumno o docente de esta universidad lee con atención porque la siguiente información puede que te parezca interesante e incluso te puedas beneficiar de la misma en estos momentos o en un futuro muy próximo.

 

El préstamo interbibliotecario es un servicio que ofrecen todas las Bibliotecas de la Universidad Nebrija. Gracias a este recurso, tanto docentes como investigadores, alumnos de posgrado o aquellos que estén realizando su Trabajo de Fin de Máster o el Trabajo de Fin de Grado pueden solicitar fondos de bibliotecas ajenas a Nebrija, como por ejemplo: monografías completas, capítulos de libros, artículos de revistas, etc. Además, este servicio es totalmente gratuito para los usuarios.

 

¿Cómo puedes solicitar este servicio? En la página principal de Biblioteca se encuentra una opción de Préstamo en la barra superior que te conducirá hasta el Préstamo interbibliotecario. Lo único que tendrás que hacer a continuación será rellenar el Impreso de solicitud aportando la mayor cantidad de información posible, ya que de esta manera podremos localizar la petición más rápido. ¡Recuerda que antes debes comprobar que el documento no se encuentra ya en la Biblioteca de la Universidad Nebrija, habiéndolo consultado en el Catálogo-OPAC ~ Web Portal y que debes rellenar un formulario por cada petición!

 

¿Cómo se pueden localizar los recursos? A través de la Red de Bibliotecas Universitarias Españolas (REBIUN). ¿Qué es REBIUN? Como muchos ya sabréis REBIUN es un organismo en el que están representadas las bibliotecas universitarias y científicas de toda España. El número de bibliotecas que son incluidas en este organismo suma un total de 76 junto con el CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas). Podréis imaginaros el gran número de fondos a los que podréis acceder! La página del Organismo proporciona un Catálogo de búsqueda avanzada para introducir la información en los campos, al igual que la página de nuestra Biblioteca.

 

A la gran ventaja de que el servicio sea totalmente gratuito para el usuario hay que sumarle la comodidad que es no tener que desplazarse de un lugar a otro en busca de documentos que puedan ser de vuestro interés. Los fondos llegarán a la Biblioteca a la que pertenezcáis y seréis informados en el mismo momento en el que lleguen a través de un e-mail.

 

Dado que este tipo de servicio se realiza con fondos de otras bibliotecas, el material no podrá salir de la Sala de Lectura, pero las solicitudes de aquellos artículos de revistas y capítulos de libros que nos pueden llegar en formato .pdf hacen la entrega muchísimo más rápida.

 

Desde la nueva plataforma de búsqueda integrada Odysseus también podréis solicitar el préstamo interbibliotecario de aquellos artículos, monografías o cualquier otro recurso del que no dispongamos en Nebrija, a través de la opción de “Solicite este artículo a través del préstamo interbibliotecario” que aparece bajo cada resultado de búsqueda de aquellos títulos que no estén disponibles en nuestra Universidad.

 

Si queréis saber más sobre Odysseus encontraréis muchísimas aclaraciones en el artículo: “Odysseus: un Buscador Único para seguir la ruta correcta”, que seguramente os será de gran ayuda.

 

Para más información acércate al mostrador de tu Biblioteca donde estaremos encantados de atenderte.

 

Cristina Simón

 

Servicio de Biblioteca

Odysseus: un Buscador Único para seguir la ruta correcta

Todos hemos oído hablar alguna vez de Odiseo, héroe quizás más conocido por su nombre latino, Ulises, que por el griego. Tanto si hemos leído la epopeya del poeta griego Homero, como si hemos visto alguna de sus cientos de adaptaciones para televisión, cine o teatro, o somos de esa generación de niños que creció viendo las aventuras en dibujos animados de aquella versión espacial del héroe, e incluso si los más jóvenes no habéis tenido aún la suerte de conocer esta historia de cerca, habrá poca gente, entonces, que no tenga idea sobre el tortuoso camino que Odiseo siguió hasta encontrar su preciado hogar en Ítaca, lejos de los suyos por mandato inmisericorde de los dioses (y de Homero).

Siguiendo la ruta de Odiseo, la Universidad Nebrija ha puesto en funcionamiento para este curso 2016-2017 la nueva plataforma de búsqueda integrada para recursos de información que lleva el nombre de nuestro héroe: Odysseus. Esta herramienta que permite, por primera vez en la historia de nuestra Universidad, aunar la consulta de todos los recursos de información académica y de investigación disponibles en nuestro ecosistema de información mediante una única consulta, nos permitirá preparar una clase, un examen o plantear y reforzar una investigación que ya hay en marcha con mucha más comodidad y facilidad.

Estamos tan seguros de tu curiosidad y ganas de saber cosas sobre Odysseus, que casi podemos visualizar en nuestra mente las preguntas y dudas que ahora mismo te asaltan, así que, con tu permiso, nos vamos a permitir planteárnoslas por ti… y sabemos, de hecho, que te estás preguntando cosas como estas:

¿Pero qué es realmente –en román paladino– Odysseus? Es un Buscador Único que permite la consulta única e integrada de todos los recursos de información de la Universidad Nebrija; una puerta de entrada a todos los recursos de información, que te da acceso al catálogo propio de la Red de Bibliotecas de la Universidad Nebrija, a las distintas plataformas de bases de datos, colecciones electrónicas de libros y revistas, fondos referenciales y un gran número de recursos externos para facilitar la consulta y el acceso al documento. Un solo acceso para todos los recursos y todos los recursos en un solo acceso.

¿Qué ventajas nos ofrece Odysseus? Fundamentalmente ahorro de tiempo y trabajo en las búsquedas, con el objetivo de facilitar nuestros objetivos docentes y de estudio: ese trabajo fin de Grado o Máster, esa clase que hay que preparar, o esa investigación que debemos desarrollar, y que necesitan apoyarse en un trabajo de calidad con fuentes de información. Odysseus nos permitirá encontrarlas todas juntas y de una sola vez, evitando la dispersión y una excesiva inversión de tiempo.

¿Es fácil de usar? Fácil y muy intuitivo. Con Odysseus, bucear en grandes cantidades de información mediante sus asistentes, filtros y sugerencias de consulta es un juego de niños. Basta con diseñar una sencilla estrategia de consulta para trasladarla a la plataforma, aplicando cualquiera de los filtros que acotarán esa consulta o los resultados obtenidos, para ir cerrando el foco sobre el objetivo final.

¿Y qué hay de los viejos recursos de información que veníamos utilizando? Todos ellos y muchos más, de reciente integración, están integrados en una consulta única a través de Odysseus. Que no cunda el pánico: ninguno de ellos desaparece, pero no tendremos que ir consultándolos uno a uno para encontrar la información que necesitamos. Y si, en cualquier caso, preferimos hacerlo así o consultar cualquiera de ellos a la vieja usanza, siempre podemos hacerlo buscándolos de manera individualizada en el Catálogo-OPAC ~ Web Portal.

¿Desde dónde puedo acceder a Odysseus? Contamos con distintos puntos de acceso a Odysseus que puedes encontrar, actualmente, en la página web principal del Servicio de Biblioteca, dentro del Catálogo-OPAC ~ Web Portal y desde el Campus Virtual.

Así que ya no hay excusas, y si necesitamos un libro electrónico, un artículo de revista o, simplemente, saber si hay un libro impreso –de los de toda la vida– en la Biblioteca, nuestra baza es Odysseus, el Buscador Único.

Pero si con la respuesta a todas estas preguntas no te ha quedado claro algo, no olvides que puedes consultarnos en todo momento a través de todos nuestros canales de información, en el Catálogo-OPAC ~ Web Portal, en nuestra página de la red social Facebook, en nuestra cuenta de correo electrónico bibliote@nebrija.es y en el propio Odysseus (consulta al bibliotecario)

¿Quieres ver, además, un pequeño vídeo para conocer rápidamente las características más importantes de Odysseus? Y si, después de esto, aún tienes dudas, ya sabes donde puedes encontrarnos para ayudarte a resolverlas.

¡Qué disfrutes del viaje y llegues pronto a tu Ítaca!

 

Rafael Jiménez

Servicio de Biblioteca