¿Quiénes son nuestros alumnos?

Actualmente, en Global Campus contamos con casi 4.000 alumnos. Cada vez son más los estudiantes que confían en nuestro modelo de enseñanza-aprendizaje y apuestan por uno de nuestros programas. En los dos últimos años, el crecimiento de GCN ha sido exponencial y esto, además de ser un motivo de orgullo y un gran aliciente para seguir mejorando e innovando, supone una gran responsabilidad para el equipo. Por este motivo, nos planteamos la siguiente cuestión: ¿quiénes son nuestros alumnos?

Necesitamos conocer a nuestros estudiantes, porque entendemos que es la mejor forma de ofrecerles lo que buscan. Y la tentación es recurrir a tablas y gráficas que ordenen a nuestros alumnos por su localización geográfica, por su edad, por la facultad en la que están cursando sus estudios… Pero todo eso ha quedado desfasado. Para nosotras no es relevante conocer meras estadísticas, nuestra inquietud va más allá: ¿Qué quieren nuestros alumnos?, ¿qué esperan de su aventura en Nebrija?, ¿qué piensan?, ¿qué les preocupa? Y, muy especialmente, ¿qué sienten?

Parecen preguntas demasiado ambiguas o imprecisas, ¿verdad? Y, evidentemente, su respuesta no es sencilla. Llevamos un tiempo investigando sobre esta cuestión y hemos profundizado en ello con la ayuda del equipo de Hydra. Os adelantamos algunas de las conclusiones que se desprenden de este proyecto y que os contaremos en breve con más detalle:

  • Perfil del alumnado: Obviamente, no se puede reducir a un único perfil. Contamos con un grupo de alumnos numeroso y muy heterogéneo, por lo que una visión general no es suficiente. Queremos conocer los distintos perfiles de nuestro alumnado y para ello necesitamos un prototipado más específico por programa.
  • Exigencia recíproca: Hay un cambio de paradigma en el proceso de enseñanza-aprendizaje online y los alumnos son conscientes de ello. Durante un tiempo, se vendió como “la forma más sencilla de formarse”. Nada que ver con nuestro modelo. Es una formación exigente y, en consecuencia, nuestros estudiantes también lo son. No se conforman con sesiones tradicionales; tienen altas expectativas sobre sus másteres o grados, y nos obligan a estar a la altura que demandan.
  • Tecnología y usabilidad: Las competencias digitales del alumnado son muy variadas. Ser nativo digital o usuario habitual de entornos digitales no asegura un buen manejo de las plataformas virtuales. Hay una curva de aprendizaje y los estudiantes demandan una tecnología caracterizada por la usabilidad y la operatividad.
  • Metodología: Los alumnos valoran muy positivamente el uso de recursos y herramientas que les permitan ir un paso más allá y sacan un gran partido a las herramientas colaborativas.
  • Experiencia: El conocimiento no es el único fin para nuestros alumnos. La interacción con sus compañeros, el networking dentro de la universidad, la aplicación práctica de lo aprendido o la propia experiencia vital son muy valorados por parte de nuestros estudiantes.

 

Un alumnado formado, exigente y con ganas de aprender nos obliga a “ponernos las pilas” y trabajar con mucha ilusión para cumplir unas expectativas que son el verdadero objetivo del equipo de Global Campus.

Seguimos en ello. El reto es grande. El equipo y la ilusión, también.

 

Global Campus Nebrija

Bienvenid@s al 2017

Estrenamos calendario. 365 oportunidades para crecer, aprender, equivocarse, triunfar, retomar, decidir, cambiar, intentar… Todo está por hacer. Y más en el ámbito de la formación y el aprendizaje:

«Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir,

sino aquellos que no sepan aprender, desaprender y reaprender», Herbert Gerjuoy.

 

El mundo va cada vez más deprisa, está lleno de complejidades y también hay gran cantidad de retos por delante. La decisión es sólo tuya. ¿Dispuest@ a sacarle partido?

 

Bienvenid@ y… ¡Feliz 2017!

 

Global Campus Nebrija

 

 

 

La música de Global Campus Nebrija

Entramos en la recta final del año 2016. Como es habitual, toca hacer balance de un año intenso. Sin embargo, en este post no pretendo contar los progresos de nuestros proyectos de innovación ni de los programas que llevamos… ¡Seguid leyendo, seguid! Estoy segura os sorprenderá.

Reflexionemos. Si pensáis en los momentos importantes de vuestras vidas, estoy segura que encontráis una melodía que os recuerda a cada momento. Al igual que hay etapas que marcan nuestras vidas, también hay melodías, canciones e incluso obras maestras que lo hacen. La época universitaria, sin duda, es una de ellas. Cada momento que pasamos en el campus, cada materia, docente, compañero/a, cada momento de ocio, fue significativo, tanto es así, que pasan los años y no la olvidamos. Son épocas que de vez en cuando, al recordarlas, nos sacan una sonrisa y nos trasladan, sin quererlo, a esos maravillosos años que la mayoría de nosotros y nosotras volveríamos a repetir sin dudarlo ni un solo instante. De la misma manera, el alumnado de nuestra universidad que estudia alguna titulación e-learning y b-learning también tiene momentos que destaca y recordará durante mucho tiempo e incluso, me atrevería a decir, toda la vida.

En nuestro departamento, formamos parte de esos momentos. Cuando el alumno accede por primera vez a las diferentes plataformas, conoce a los docentes, se pone en contacto con los que serán sus compañeros durante un tiempo, realiza los primeros trabajos de las diferentes materias, etc., para nosotras, también esos momentos son hitos que destacamos y consideramos compartidos.

Y ahora, pensando en las siguientes líneas se me ocurre… ¿Y si intentamos encontrar alguna melodía para cada momento importante de la etapa universitaria tanto de un estudiante e-learning y b-learning como de GCN? Para ello, nos centraremos en tres hitos importantes. Un consejo antes de comenzar: acompañad la lectura con las obras musicales que aparecen en los siguientes vídeos. ¡A por ello!

Vídeo “Carmina Burana”. Fuente: Youtube.

 

Nos encontramos ante un nuevo inicio de curso en los programas e-learning y b-learning. El alumnado, nervioso, piensa en el día marcado para comenzar su andadura universitaria. Para algunos será su primera toma de contacto, sin embargo, para otras personas, será el traslado del mundo universitario presencial al virtual. Después del proceso de inscripción y matriculación, es momento de entrar en las plataformas y comenzar a manejarse en ellas. Para GCN, también es un momento fundamental, es el primer contacto con el alumnado, por lo que nos arremangamos todo el equipo para acogerles, hacerles sentir especiales, únicos, importantes, es decir, queremos enamorarles y que se sientan como en casa. Pero todo ello lleva mucho trabajo y esfuerzo. Estos días, a veces semanas, se asemejan, tanto para el alumnado como para GCN, a los inicios de la gran obra “Carmina Burana”[1] del compositor Carl Orff (confieso una de mis preferidas). En sus primeros compases, aparece un golpe magistral de timbales que da paso a que decenas e incluso una centena de músicos (orquesta y coro) toquen al unísono las primeras notas de manera firme, segura y contundente, simbolizando el estado de alerta y actividad y que, a GCN, nos prepara para la llegada de cientos de estudiantes dispuestos a invertir su tiempo con nosotras. ¡Maravilloso!

 

Una vez comenzado el curso, toca indagar en cada asignatura. Las primeras dudas con la visualización de las videoconferencias, “¿cómo se escribe en un foro?”, “no sé dónde tengo están las actividades de evaluación que tengo que hacer”, “¿cuándo son los exámenes?”, etc.

 

Vídeo “Puedes llegar”. Fuente: Youtube.

 

Estas preguntas van desapareciendo poco a poco a medida que avanza el curso. Aquí estamos cada una de nosotras para dar respuesta a esas preguntas, para hacer más fácil su estancia en la Universidad, para aquellos momentos en los que se sienta agobiado y piense que no puede hacerlo… A ti, querido estudiante: Siempre encontrarás una palabra tranquilizadora, una ayuda desinteresada, un “apóyate en mí si lo deseas, pues para eso estoy aquí”, en definitiva, un “tú puedes llegar” incondicional. Todas estas palabras llevan un mensaje implícito, tal como dice la canción:

Soñar con lo que más queremos,

aquello difícil de lograr,

es ofrecer llevar la meta a su fin,

y creer que la veremos cumplir,

arriesgar de una vez, lo que soy por lo que puedo ser.

 

Para nuestro alumnado, estudiar una titulación online implica esfuerzo, sacrificio, e incluso renunciar a parte de la vida familiar y social. Pero querido estudiante, sabes que en el fondo, todo ese esfuerzo y tiempo invertido tiene su recompensa, alcanzar tu sueño. Y es el acto de la graduación donde, a través de un suspiro profundo, piensas que estás a escasos instantes de alcanzar ese sueño. Suceden por tu cabeza imágenes relámpago relacionadas con los hitos comentados en anteriores líneas. Pero más allá de todo ello, recuerdas a tus compañeros/as de trabajos, foros e incluso grupos de whastapp.

 

Vídeo “Nessun dorma”. Fuente: Youtube.

 

Poco a poco se te dibuja una sonrisa que es imposible borrar en esos instantes. Todo ello mientras subes a la tribuna donde la mesa presidencial y el profesorado te recibe para darte el diploma que te otorga como titulado de la Universidad Nebrija. De fondo, como estáis escuchando en estos instantes, suena Nessum Dorma [2] interpretada por Los Tres Tenores (Luciano Pavaroti, Plácido Domingo y José Carreras). Para mí, el crescendo [3] de la voz y la música, a medida que avanza la obra, simulan las imágenes de progreso del estudiante, cómo, a medida que pasan los meses, el alumnado aprende hasta alcanzar el sueño el día de la graduación. Como dicen las últimas líneas de esta obra: “All’alba vincerò! Vincerò! Vincerò!” Este acto, por todo lo significativo que es, lo guardaremos en lo más profundo de nuestro corazón, ¡creédme!

Todos estos momentos de la vida universitaria de un estudiante online formarán parte de su imaginario, pero no solo de ellos, sino también de cada una de las gestoras de GCN que formamos parte de esa gran etapa. Cada una vivimos de manera diferente al estudiante, pero siempre convencidas de que es lo más importante de nuestro trabajo. Ellos y ellas son nuestro objetivo diario, nuestra razón de trabajar y ello nos hace llegar cada mañana con una sonrisa.

 

Pero no olvidemos que, ante todo, las personas de GCN somos un EQUIPO (sí, con mayúsculas). Como diría yo… un equipo alegre, risueño, con humor, amigable, trabajador, entusiasta, creativo y un sinfín de adjetivos más que no terminarían nunca. ¿Y qué canción incluir que nos evoque a todo esto que acabo de contarles sobre GCN? Me cuesta imaginar en una en concreto que simbolice un equipo con estas características, sin embargo, no puedo dejar de pensar en el jazz, pues este estilo de música se caracteriza por la improvisación (dentro de un orden) de un grupo de músicos, sin prestar atención a una partitura. Y os preguntaréis, ¿y qué? Pues el jazz versiona un clásico, una canción melódica y por extensión, se permite una libertad absoluta, dentro de un orden, donde las notas musicales van recorriendo el cuerpo hasta brotar y salir por el instrumento o incluso a través de la voz. Es algo que fluye. Y cada persona improvisa de manera diferente. Pues así es cada una de nosotras, improvisa diferente, se apasiona de manera diferente, trabaja y ríe de manera diferente, su carácter y sobre todo su forma de ser, nace desde lo más profundo del alma y es diferente… como el jazz. ¿Les suena esta canción?

 

Vídeo “Live in Tokio”. Fuente: Youtube.

 

Para terminar, os animo a que compartáis vuestras canciones, melodías u obras maestras que os recuerden vuestra etapa universitaria. ¡Ánimo!

 

¡Global Campus Nebrija os desea unas felices fiestas!

 

Patricia Ibáñez

Gestora e-learning y responsable de Academic Branding

 

[1] Cantata compuesta por Carl Orff y basada en textos escritos en el siglo XII y XIII.

[2] Aria del Acto final de la ópera “Turandot” de Giacomo Puccini (1924).

[3] En el ámbito musical, crescendo es un matiz que indica el aumento de intensidad del sonido.

Dos meses después: post-mortem y conclusiones cualitativas del curso de e-Teacher

Marshall McLuhan dijo ya hace muchos años que el medio es el mensaje. Como docentes, hemos de ser muy conscientes de esta aseveración cuando construimos e impartimos cursos que provean información, conocimiento e interés a nuestros alumnos. Pero más aún cuando los cursos son, en parte o en su totalidad, online. 

 

Esta fue mi primera reflexión cuando Global Campus Nebrija me ofreció impartir el primer curso de eTeaching para los profesores de Nebrija. Aunque llevo ya unos cuantos años impartiendo cursos onlinesoy bastante crítico tanto con las posibilidades como con los desafíos que conllevan, por lo que no quería un curso optimista y happy pero vacío en las consideraciones prácticas. Tenía claro que el curso iba a ser, como dicen los anglosajones, muy hands-on. O, como diría Elena Santonja, con las manos en la masa. 

 

Por otra parte, y aunque llevo veinte años impartiendo clase, me considero principalmente una persona de producto digital. Alguien que disfruta creando productos y servicios de calidad (o eso espero :)) que resuelven problemas reales a las personas que los usan. Esto me llevó a proponer una primera parte del curso que sin duda sorprendería a la mayor parte de los alumnos, con una pregunta clave: ¿puede un curso de educación superior ser considerado un producto digital? Y, si es así, ¿se pueden utilizar las mismas herramientas y técnicas que permiten crear productos como las apps de Uber o Facebook para definir cursos de educación superior? Iba a salir de dudas en unas pocas semanas. 

 

Así que con estas dos reflexiones en la mochila, me dispuse a organizar uno de los cursos más desafiantes de mi carrera docente. Como ya han explicado dos de mis increíbles alumnos/profesores, GloriaFernando, si el curso funcionó fue porque todos ellos, desde el primer día, tuvieron un interés inusitado por lo que les empezaba a contar, y porque el equipo de Global Campus Nebrija fue mucho más allá del deber en sus roles de animador y de resolución de problemas. Así es mucho más fácil. El planteamiento de que los cursos fuesen productos digitales levantó algunas cejas de asombro e incredulidad al principio, pero enseguida vieron (vimos, pues yo fui el que más aprendí de todos) el potencial que tiene este enfoque en cuanto a poner al alumno en el centro de nuestro universo. Doce semanas después, cada participante había descrito el curso de sus sueños, definido a su alumno arquetipo, al profesor, la metodología docente, las tecnologías más apropiadas, y lo había puesto en práctica grabando y editando clases volteadas, dibujando un pequeño storyboard de una de sus sesiones y finalmente recopilándolo todo en un portafolio que ponía en valor todo el esfuerzo y el cariño puesto en cada paso. 

 

Dos meses después de la finalización del curso, ¿qué conclusiones saco? 

  1. Crear un curso online tiene una complicación mucho mayor que un curso presencial. Todo tiene que estar mucho más atado, los alumnos han de tener todo mucho más claro en cuanto a las expectativas, tareas, modos de evaluación, … y eso exige muchas más horas al profesor. 
  2. La motivación lo es todo. Y es una responsabilidad compartida entre el alumno y el profesor. El profesor ha de ser capaz de transmitir a través de los anuncios, foros, videoconferencias, etc. Pero el alumno ha de querer aprender y, de alguna manera, aceptar las reglas del juego educativo online: participar en clase a través del campus virtual, trabajar de manera mucho más independiente que en un curso presencial, o en muchos casos aceptar y disfrutar de los desafíos multiculturales que los cursos online nos ofrecen. No solo lo digo como profesor. En estos momentos estoy siendo alumno en un curso online y estoy incumpliendo varias de estas reglas, lo que me está impidiendo aprovecharlo al máximo. En casa de herrero…
  3. El proceso de enseñanza-aprendizaje en entornos online puede ser de la misma calidad y cumplir los mismos objetivos que el enfoque presencial. Una vez más, requiere aceptación por todas las partes de que el medio altera el mensaje. Pero cuando se consigue, los resultados pueden ser espectaculares, como he tenido el orgullo de comprobar en el curso de eTeacher

 

Hay mucho por hacer todavía, pero eTeacher sienta las bases para algo muy interesante que estoy seguro que Global Campus Nebrija llevará mucho más lejos. Yo me siento muy feliz de haber aportado mi granito de arena.

 

Justo Hidalgo

Profesor del e-Teacher

Videotutoriales para profesores

De la misma forma que hemos desarrollado varios videotutoriales para alumnos dentro del proyecto Learning User Experience, liderado por Miriam Munilla, hemos trabajado en paralelo vídeos explicativos para los profesores.

El claustro docente de Nebrija recibe formaciones generales y específicas sobre nuestras plataformas virtuales y sobre diferentes recursos y herramientas digitales. Estas formaciones son presenciales y online, y quedan grabadas en el Campus de Innovación Docente para posteriores consultas o para que puedan acceder todos aquellos profesores que no pudieron acompañarnos de manera síncrona. Además, disponen también de guías y manuales con explicaciones exhaustivas sobre todas estas cuestiones.

Para reforzar el contenido de estas sesiones formativas y de la documentación específica, y de la misma forma que en el caso de los alumnos, hemos recopilado las dudas más frecuentes de los docentes y sus herramientas más habituales para facilitar su explicación en vídeos cortos como éste:

 

Ejemplo de videotutorial: Cómo configurar el menú lateral de un curso. 

 

Todos los videotutoriales están disponibles en el Campus de Innovación Docente (CID), donde iremos añadiendo los nuevos vídeos en los que estamos trabajando. De esta forma, pretendemos facilitar al máximo la comprensión de las plataformas y herramientas digitales por parte de los profesores, para ayudarles a resolver sus dudas e incidencias de la forma más eficaz posible y para animarles a perder el miedo (por pequeño que éste sea) a los entornos online y seguir innovando en sus asignaturas.

 

Global Campus Nebrija

Socrative: Herramienta gratuita de gamificación

El sello de calidad de un buen docente es lograr captar la atención de los estudiantes, facilitar su aprendizaje a través de ser su guía en el camino y enfocar de manera adecuada los conocimientos, con pasión y vocación. Sin duda, cualquier docente se propone estas primeras líneas como estrategia principal en su planificación, pero cuando se trata de andragogía tampoco podemos olvidar el empoderamiento que hay que otorgar al estudiante. Al docente le toca, por un lado, apostar por la innovación, y por otro lado, enfrentar muchos retos incluyendo la integración profunda de las herramientas tecnológicas. En cuanto al estudiante no se debe obviar el fuerte vínculo que tienen las generaciones actuales con los dispositivos tecnológicos.

En el siglo XXI, casi llegando a la segunda década, no podemos ni debemos obviar que la tecnología forma parte de nuestro medio y la red puede ser una de nuestras vías de comunicación. Cuando repasamos los elementos de la comunicación, un correcto uso del código es fundamental; en la red virtual es saber usar las plataformas de tal manera que sean operativas, ágiles, atractivas, etc. Uno de los principales problemas para implantar herramientas tecnológicas ajustadas a las necesidades del binomio estudiante-docente es el alto coste, por ello debemos observar las posibilidades del software libre y/o gratuito.

La Universidad Nebrija cuenta entre sus herramientas con un Campus Virtual pero éste no permite realizar encuestas en línea con análisis del resultado en directo. La entrada de hoy versa sobre una aplicación (existen otras muchas) de acceso gratuito, adaptada para cualquier tipo de dispositivo (móvil, tablet u ordenador) y sistema operativo de app (Android e iOS) o navegador (Internet Explorer, Google Chrome y Moxilla Firefox): SOCRATIVE.

La herramienta Socrative permite involucrar a todo el estudiantado mediante resultados visuales en directo. El sistema de respuesta inteligente a las preguntas/juegos lanzados es una herramienta de “gamerización”. Este instrumento fue creado en el año 2010 por Amit Maimon (Prof. Asistente del Instituto Tecnológico de Massachusetts) y desde su lanzamiento ha sido actualizado y mejorado a fin de otorgar mejores resultados. En la actualidad pertenece al grupo MasteryConnect.

Al docente le permite realizar quizzes o preguntas sencillas para evaluar un conocimiento de manera puntual e informal. Gracias a ella, puede mantener contacto continuo mediante estas evaluaciones, e incluso generar concursos entre su estudiantado. Estas evaluaciones o encuestas se pueden hacer coincidir –como ejemplo- en día y hora con una tutoría en la que se reporte de manera visual los resultados (ocultando o no los datos de estudiantes) y facilitar así el aprendizaje.

El manejo de Socrative resulta intuitivo. Además, su web dispone de material para ayudar a profundizar en sus posibilidades de manejo. Si no logramos “sacar” ideas también podemos apoyarnos en el blog “Socrative Garden”, donde la colaboración de los usuarios y las usuarias genera un vivero muy enriquecedor.

Una característica muy especial, que mostraba ya en el párrafo anterior, es la capacidad de completar las respuestas de manera confidencial por parte del estudiante. Sin duda, esta alternativa que puede marcar el/la docente permite implicar en algún caso al estudiante que no tiene el hábito de participar.

Los resultados obtenidos en la prueba pueden visualizarse en directo a través de la red, o si se prefiere, enviarlos al correo-e que hemos incluido en nuestro registro; pudiendo exportar los resultados a un archivo tipo Excel.

Recalcar que esta herramienta virtual es gratuita, tanto para el/la docente/tutor/a como para el/la estudiante. Solo es necesario registrarse mediante un cuestionario que solicita los datos habituales de registro electrónico. Tras el registro docente, se logra un número de clase siendo el identificador que se mantiene para siempre y permite vincular al estudiantado a las propuestas realizadas.

Finalmente, como docentes debemos seguir mejorando de manera continua. Para ello, esta herramienta permite al estudiante, antes de abandonar la sesión, generar un “exit ticket”, es decir, que el estudiante pueda dejarnos una retroalimentación sobre la actividad.

David Peña Otero

Dr. David Peña Otero

Enfermero

Blackboard Learn, algo más que una plataforma digital

Cuando inicié los estudios universitarios, el concepto de sociedad del conocimiento comenzaba a extenderse entre los estudiantes. Fue el Dr. Fernando Moliní Fernández, profesor titular del área de Geografía Humana, del Departamento de Geografía de la Universidad Autónoma de Madrid, quien nos introdujo en la comprensión de este nuevo planteamiento. Siendo su finalidad la de hacernos discernir cómo el mundo comenzaba a configurarse en torno a un nuevo modelo económico, social y cultural en el que la información, y siguiendo las palabras de Manuel Castells Olivan, adquiría la condición de materia prima básica. Por lo que, su adecuado tratamiento y posterior difusión, serían factores clave para el desarrollo de la sociedad actual.

No obstante, lo más significativo de este nuevo paradigma no se encuentra tanto en la generación de información, ya que esto ha sido una de las máximas presentes en cada una de las etapas de la historia de la humanidad, sino en la facilidad de acceso a dicha información y, principalmente, su elevada velocidad de producción y distribución. Lo que ha conducido a la generación de una comunidad de aprendizaje permanente y  favorecedora de que los profesionales, tanto de las últimas generaciones como de las venideras, no lleguen a abandonar el rol de estudiantes, con el fin de evitar caer en la indeseada obsolescencia.

Pero, ¿por qué iniciar esta aportación aludiendo a la sociedad del conocimiento? La respuesta se encuentra en la intención de focalizar la atención en tres aspectos fundamentales del citado paradigma: Tecnologías de la Información y la Comunicación, Redes de Información y el papel de profesionales interesados en una continua ampliación del conocimiento. Todos ellos presentes en la comunidad en la que nos hemos “enrolado”: el Campus Virtual Nebrija.

En este contexto, las archinombradas Tecnologías de la Información y la Comunicación, se constituyen como el andamiaje facilitador del citado modelo. Pero, más allá de la función de las TIC como instrumento de búsqueda y difusión de la información entiendo que, realmente, ha sido su democratización y la consiguiente generalización e implementación en todos los sectores, que participan en la sociedad,  lo que, a día de hoy, nos permite poder hablar de su empleo en el campo de la educación. Incluso más allá del ámbito universitario, esto es, en todas y cada una de las enseñanzas que constituyen el sistema educativo nacional, sin olvidar la formación profesional no inicial o para el empleo. El resultado es que, en nuestro campo de interés, las TIC han posibilitado que la educación se flexibilice y no solo eso, sino que, estas herramientas se diversifiquen adaptándose a las necesidades de todos los agentes que constituyen la comunidad educativa. Un ejemplo realmente cercano para todos nosotros es la plataforma Blackboard Learn, una de las piezas fundamentales que integran el proyecto digital Nebrija.

El siguiente aspecto a señalar es que este espacio digital parte con la creación de una red de transferencia de información y de conocimiento permitiendo, asimismo, la proliferación de nodos para el depósito, tratamiento y distribución de información específica, tal y como son los foros, blogs y wikis que cada docente puede crear en el entorno del aula virtual, con la colaboración inexcusable de sus alumnos.

Todo ello conduce a la tercera cuestión a señalar, probablemente, la que mayor interés puede suscitar entre docentes y discentes: la motivación por participar en un proceso de aprendizaje continuo que conlleva a no abandonar el, para mí tan “amado”, rol de estudiante.

Con toda esta presentación, mi interés particular es el de expresar cómo la plataforma Blackboard Learn, además de ser una potente herramienta, con la que es posible participar en el proceso de enseñanza – aprendizaje, de las distintas especialidades que ofrece la Universidad Antonio de Nebrija, se puede entender, en sí misma, como un “contenido” más de dichas especialidades.

En mi caso concreto, como docente del Máster de Formación del Profesorado, en la especialidad de Hostelería y Turismo, una de las finalidades de mi participación en la comunidad Nebrija es la de colaborar en la capacitación de futuros profesionales de la enseñanza de Formación Profesional, en la familia citada. En este punto confluyen diversos aspectos por los que opino que Blackboard Learn debe ser entendida por los alumnos como un contenido a interiorizar, para su posterior aplicación en el campo de la docencia, estos son:

  • El hecho de participar en la edición de este máster empleando la plataforma Blackboard Learn puede y debe ser entendido como un proceso de formación conceptual, procedimental y actitudinal dado que la formación profesional inicial, tal y como señala la legislación vigente en materia de educación, permite la modalidad a distancia a través del empleo de plataformas de carácter digital. Por lo que, si este fuera el caso, lo alumnos del presente máster ya contarían con un plus en el aprendizaje adquirido con el desempeño realizado con el uso de esta plataforma en su rol de alumno. De manera que, su experiencia podría ser entendida como una ventaja competitiva que, indudablemente, beneficiaría a la excelencia de sus resultados profesionales, ya que estos podrían aplicar todas las ventajas del manejo de una plataforma digital e introducir medidas correctoras en aquellos aspectos que ellos entiendan conveniente.
  • La Orden ECD/65/2015 de 21 de enero, por la que se describen las relaciones entre las competencias, los contenidos y los criterios de evaluación de la educación primaria, la educación secundaria obligatoria y el bachillerato recoge las competencias clave del Sistema Educativo Español. Entre ellas, se encuentra la digital, la cual cual deberá ser tratada por los futuros docentes en el aula, de acuerdo a los objetivos y competencias establecidos para cada uno de los títulos de formación profesional en los que participen. En este caso, y continuando la línea expresada en el párrafo anterior, entiendo que la experiencia adquirida por los alumnos, en la realización de un máster empleando una potente herramienta digital debe ser aprovechada en pro de capacitar a sus futuros alumnos en la adquisición de la competencia digital.
  • Otra cuestión que, también entiendo básica, es que los aún alumnos deben tener en cuenta que el aprendizaje social de sus futuros alumnos ha tenido lugar en un ambiente en el que la convergencia digital se ha incorporado a su cotidianeidad. Lo que, para mí requiere una notable capacitación de los futuros docentes en este campo, de forma similar al que se produce en aquellos sobre los que versan los módulos de los que serán titulares. En este caso, una vez más, entiendo el uso de Blackboard Learn como un proceso de interiorización de contenidos.
  • Los futuros docentes serán participantes del denominado proceso de innovación docente y, aunque el empleo de TIC en el aula, no puede entenderse de forma aislada como sinónimo de innovación en este campo, si es cierto que es una herramienta que facilita el cambio de procesos conducentes a la mejora de la calidad educativa. En este caso, con un aprendizaje, de carácter puramente procedimental, en el empleo de herramientas digitales facilitará que los alumnos participantes en este máster cuenten con una base para el diseño de proyectos en esta línea.

Con todo esto, espero que estas reflexiones sean de interés para el proyecto Nebrija, en el que llevo inmersa menos de un año y, al igual que los alumnos, en un proceso de formación y de intento de mejora continua, gracias a las oportunidades que ofrece esta gran comunidad.

 

Eva María Díaz

Eva María Díaz Alandi

Profesora del Máster Universitario en Formación del Profesorado de ESO y Bachillerato, FP y Enseñanza de Idiomas

Metodologías del Siglo XXI: La Pedagogía Digital

Aunque nos sabemos dentro de la llamada “Era digital”, la integración de estas nuevas tecnologías digitales en nuestro sistema educativo no ha supuesto ningún cambio en los paradigmas formativos que llevan siendo utilizados desde que la escuela es escuela. A lo largo de los tiempos, han ido surgiendo distintas corrientes educativas, Escuela Nueva, metodología Montessori, Pedagogía Blanca… hasta llegar a la última, las TIC en el aula o Pedagogía digital, con una dudosa utilidad en un gran número de casos, usándolas para la mera reproducción de conocimiento de una manera más llamativa.

La pedagogía digital ofrece un cambio significativo en la forma de entender la educación actual, cambiando estos paradigmas tradicionales en su forma de enseñar y aprender, propulsando la elaboración de conceptos y métodos en las que el alumno participa directamente en el conocimiento que se le está transmitiendo y puede optar, dentro de un amplio abanico de posibilidades, por participar en este aprendizaje desde distintas perspectivas, aprovechando su formación mediante experiencias más cercanas a la realidad, que la que pueden ofrecer muchas veces una lección extraída de un libro, combinándolo con los espacios y tiempos que él mismo desee.

Esta pedagogía a desplegar no debe limitarse a unas elementales instrucciones: fijas e impersonales; debe ser una estructura en constante cambio y modificación. Se han de sentar primero las bases de unos modelos adecuados a la sociedad que nos rodea: frenética, compleja y cambiante, con continuos avances tecnológicos ajustados a unas nuevas generaciones cada más exigentes, cambiando las actitudes de profesionales de la educación y estudiantes hacia una visión de la tecnología más didáctica: no hay diferencias, en este campo, somos todos principiantes. Por otro lado, es necesario pensar en nuevas formas de aprender y enseñar, siendo perentorio idear nuevos modelos de universidad para concienciar a los futuros docentes de estas nuevas comunidades de aprendizaje que estamos destinados a forjar.

La Universidad Nebrija, a través de su Departamento de Global Campus Nebrija está experimentado con estas nuevas metodologías digitales, fomentando la interconexión entre docentes y estudiantes, integrando herramientas de trabajo interactivas e impulsando una educación basada en el aprendizaje cooperativo, desafiando a este modelo de “trasferencia” convencional, con una meta clara: formar profesionales en todos los campos capaces de afrontar los obstáculos que les puedan surgir, con capacidades y destrezas para desarrollar sus propias herramientas y capacitados para crear cuestiones de manera colectiva. Porque si duele, merece la pena.

 

Sonia Rodríguez

Sonia Rodríguez

Gestora de programa de GCN

Global Campus participa en Edutec 2016

Esta vez tocaba viajar a la Comunidad Valenciana, más concretamente a la ciudad de Alicante, para participar en el XIX Congreso Internacional EDUTEC 2016 sobre educación y tecnología celebrado del 9 al 11 de noviembre en la Universidad de Alicante. Este congreso es considerado uno de los más importantes a nivel nacional e internacional en el ámbito de la tecnología educativa en el cual académicos, profesionales, investigadores, educadores, directivos, etc. de esta área, intercambiaron los más recientes avances en esta temática.

Del equipo Global Campus nos trasladamos Leire Nuere y yo (Patricia Ibáñez) para exponer la comunicación y  publicación del artículo “Y tú, ¿qué sabes de Global Campus Nebrija?”. Esta presentación, al igual que todas las demás, duró 7 minutos por lo que dimos unas pinceladas generales del trabajo realizado, es decir, del proyecto educativo, tecnológico y colaborativo en e-Learning de la Universidad Nebrija y, además, el rol que desempeña como unidad transversal y de innovación, así como de formación a distancia y semipresencial.

Eductec 2016
Leire y Patricia en Edutec 2016. Fuente: GCN.

 

Sin embargo, para que lo conozcáis un poco más y de una forma más detallada, en la primera parte se expusieron los resultados de la investigación sobre modelos de organización de unidades encargadas de gestionar las tecnologías educativas, del nuevo perfil de aprendiz en la era digital, así como de tendencias en trabajo colaborativo. De la misma manera, se realizó una breve introducción de los inicios de la educación online de la Universidad para, seguidamente, centrarse en el nacimiento del departamento Global Campus Nebrija, así como sus principales hitos tales como la elaboración de la Guía Global Campus Nebrija, la metodología de los programas e-learning y b-learning y el profesorado que cimenta este tipo de enseñanza.

En la segunda parte, se explicaron los proyectos de innovación tecnológica que desarrollamos en colaboración con otros departamentos, como Methodology Integrative Review (encargado de investigar la mejor forma de aplicar la tecnología desde el punto de vista metodológico), Global Languages (enseñanza de idiomas accesible para toda la Comunidad Nebrija), Videotutoriales (para conocer el funcionamiento de algunas de las herramientas más utilizadas), Digitizing GCN (actualizar contenidos y que tengan un diseño atractivo, innovador y que favorezca la interacción del estudiante con la materia), Odysseus (búsqueda de recursos por parte de estudiantes y profesorado de cursos e-learning y b-learning), Procedures (registro de todos los procedimientos que afectan a la labor del departamento) Academic Branding (crear la Marca Académica de GCN con la elaboración de investigaciones), Pedagogical Engineering (Definir y diseñar la parte pedagógica de los nuevos programas b-learning), entre otros.

¡El congreso espectacular! Un cartel inmejorable. Expertos de reconocido prestigio a nivel nacional e internacional como Jordi Adell, Julio Cabero, Alejandro Piscitelli, Mercè Gisbert, Francesc Pedró, Floriana Falcinelli, entre otros, compartieron con los participantes sus conocimientos y experiencias e invitaron al público (más de 500 personas inscritas en la modalidad presencial y alrededor de 1000 en la modalidad virtual) a continuar trabajando para mejorar el futuro de la educación utilizando la tecnología.

Hubo paneles donde se debatía la definición de competencia digital, si el actual alumnado debía considerarse nativo digital o si al profesorado hay que enseñarles a ser competente digital o competente digital innovador. Los “rifirrafes” entre las personas expertas hicieron que estos debates puramente académicos fueran más amenos e interesantes. Mientras escuchabas lo que decían, reflexionabas y sacabas tus propias conclusiones y a la vez compartías por Twitter los comentarios pensabas: ¡quiero que no termine! Como os digo, ¡impresionante!

También hubo momentos más distendidos como las horas del café y las comidas donde podías charlar con colegas de otras universidades sobre diversos temas relacionados con la tecnología. Sin embargo, no debemos olvidar que nos encontrábamos en la tierra de la música (se dice “en cada valenciano hay un músico”) pues en el congreso no faltó la actuación musical de un cuarteto de cuerda en el ayuntamiento de San Vicent del Raspeig (donde se ubica la propia universidad) y la actuación de la escuela de danza la Nucía en el auditorio de esta misma localidad.

En definitiva, las tres jornadas de este congreso nos dejaron muy buen sabor de boca que esperamos repetir el año que viene, en la capital chilena. Como dice la canción:“Volando voy…”.

 

Patricia Ibáñez

Gestora de programas y responsable de Academic Branding en GCN

Buenas prácticas docentes en Global Campus (III)

Son muchas las buenas prácticas de nuestros profesores durante el pasado curso 15/16. Queremos reconocer y agradecer el esfuerzo de todos ellos para innovar en sus clases y marcar la diferencia en cada una de sus asignaturas. Es un placer trabajar con excelentes profesionales que dan sentido a nuestro modelo de enseñanza-aprendizaje.

Os animamos a seguir creciendo, probando, equivocándoos las veces que sea necesario para acertar tanto como lo estáis haciendo. ¡Seguid así!

Además de los casos ya comentados en post anteriores, no queremos dejar pasar la ocasión sin exponer brevemente otras buenas prácticas del curso pasado:

  • Clara Martín: Destaca la estructura de sus cursos
  • José Antonio Tejedor: Utiliza multitud de recursos, no sólo textuales
  • Esther Moñivas: Incluye bibliografías seleccionadas de manera muy visual
  • Susana Llorián: Utiliza ppt locutados a través de Vimeo (a partir de ahora, se podrá hacer en Kaltura, la herramienta de gestión de vídeos integrada en Blackboard Learn)
  • Justo Hidalgo: Profesor innovador donde los haya, en esta ocasión queremos destacar sus nuncios a los alumnos; claros, cercanos, rigurosos y aportan una información muy completa a los estudiantes
  • Gerardo Quintana y Daniel Ruiz: En ambos casos cabe subrayar sus casos prácticos y actividades
  • Marta Plumed: Se caracteriza por la cercanía y disponibilidad con los alumnos, además del orden de los contenidos y foros y de saber sacarle mucho partido a las videoconferencias

Estos magníficos profesores y otros muchos, aportan un gran valor diferencial a nuestros programas y son inspiración para todos nosotros, que aprendemos cada día de los mejores profesionales.

Desde Global Campus, seguiremos dando el soporte necesario para tecnología, innovación y formación conformen un cóctel perfecto.

Sin duda, todo vuestro esfuerzo #MereceLaPena.

 

Global Campus Nebrija