Diploma de especialización en elearning

e-Learning: “A system of learning which uses electronic media, typically over the Internet“,

Oxford Learner’s Dictionary.

 

Si convertimos esta definición en un sumatorio, podríamos decir:

e-Learning = Metodología + tecnología + innovación +

aprendizaje colaborativo + estrategia + recursos + herramientas +

competencias digitales + aprendizaje adaptativo +

narrativa + transmedia…

 

La complejidad es evidente, ¿verdad? Esta es la realidad a la que se enfrentan los docentes online. No basta con dominar una materia. No es suficiente con saber comunicar. Hay una gran cantidad de factores que se convierten en requisitos necesarios para destacar en la docencia en entornos digitales.

En Global Campus hemos desgranado esa fórmula para ofrecer una solución a cada uno de los retos que plantea la formación online y el resultado es el Diploma de especialización en elearning. Basado en la metodología que se ha convertido en el sello inequívoco de nuestro modelo, y con un enfoque muy práctico, este programa de 30 créditos ECTS te permitirá desarrollar el criterio, la capacidad de análisis y las competencias necesarias para optimizar el uso de la metodología y la tecnología en entornos digitales.

Es una excelente oportunidad para dominar el elearning. ¡Atrévete a dar el salto!

 

Global Campus Nebrija

Curso e-Teacher: aprendiendo a soñar

Autora: Saida Santana Mahmut

 

Trabajar la humildad y empatía en mi carrera docente me ayuda a entender porqué y para qué doy clases. Reconozco que no siempre es una tarea fácil y por eso, cualquier oportunidad de aprendizaje que se me presenta, me parece una excelente ocasión para recuperar a “mi niña” y sus ganas de aprender y ponerme en los zapatos del alumnado.

 

En este caso la oferta de Global Campus Nebrija era sugerente y práctica para mí: “curso de e-Teacher”. Debido a los desplazamientos geográficos que requiere mi carrera artística siempre pensé que la opción online sería el lazo que jamás me desvincularía de la Universidad estuviera donde estuviera. Ante mí se materializaba la primera ventaja de este curso. Me conformaba con aprender la metodología propia de un curso online. No sabía entonces la gran lista de beneficios que se irían sumando a lo largo de las 12 semanas que duraría el curso. Además de lo expuesto anteriormente, otro de mis grandes intereses estaba puesto en el uso del Blackboard, una plataforma que estaba infrautilizando y que sabía que el curso me forzaría a sacarle el máximo provecho. Un poco de “caña” me venía muy bien.

 

Si el objetivo de partida de Global Campus era “conjugar el conocimiento académico con las competencias técnicas y metodológicas necesarias para lograr que la experiencia de los alumnos fuera excelente”, sin duda lo lograron con creces. Enhorabuena.

 

En las siguientes líneas más que hablar del contenido o la estructura del curso (esta información la tenéis muy bien explicada aquí) , voy a centrarme en mi experiencia personal. En mi caso, al inicio del curso, me veía más capacitada para concebir una idea o estructura de curso online que a usar los recursos técnicos que éste ponía a mi alcance. Os confieso que en cuanto las clases comenzaron a tener un cariz tecnológico a mí se me nubló la vista y casi preparo mi carta de renuncia. Además veía el nivel que aportaban mis compañeros en los foros y yo pensaba que no estaba a la altura y que pronto se darían cuenta de mi “intrusismo”. Pero algo había en el contenido y estructura de este curso que lo iba haciendo “adictivo”. Y esto nos ocurría a todos. A cada reto cumplido, cada herramienta asimilada, me iba entrando una especie de euforia que me impulsaba al siguiente paso. Entonces pensaba:“si he sido capaz de grabar un vídeo y editarlo en I Movie y subirlo a Kaltura, ¿cómo no voy a ser capaz ahora de usar Titan Pad, por ejemplo?”. Y así, poco a poco, fui escalando la cima de una montaña que el primer día veía inalcanzable.

 

La lista de beneficios concretos y tangibles de este curso es larga (desde el aprendizaje de herramientas útiles como la elaboración y utilización de la rúbrica, realización de vídeo píldoras, vídeo comentarios, vídeo demostraciones, manejo de programas, herramientas, diseño del storyboard del curso, user persona, propuesta de valor, o la creación de un portafolio completo, por mencionar algunas), pero la que más destaco es que aprender a ser profesora online ha enriquecido a la profesora presencial. Este curso académico he puesto en práctica lo aprendido y he compartido y añadido a las clases parte de este aprendizaje.

 

Ahora, una vez conseguido el reto, parece que fue todo un camino de rosas pero no lo fue. Y hubo un responsable directo en todo ello, alguien que no nos dejaba tirar la toalla y que nos hacía transformar la dificultad en reto a la vez que nos reconocía. Justo Hidalgo, nuestro cheerleader, tuvo una paciencia infinita contestando a cada comentario por largo o breve que fuera y, sobre todo, nos hacía sentir acompañados en este complejo mundo virtual. Cual mago iba sacando de su chistera lo inimaginable para crear expectación y misterio a partes iguales. Confieso que a veces el “truco” que salía de la chistera me provocaba una auténtica revolución y me dejaba días luchando con la herramienta.

 

Otro valor añadido del curso y parte responsable de que yo quisiera alcanzar la cima fueron los compañeros, generosos y talentosos, con los que he tenido la suerte de compartir estas clases. Con ellos podía ser yo misma y confesar mis torpezas porque estaban siempre para echarme una mano.

 

Y esta es mi historia. Así fue como poco a poco esa meta que parecía inalcanzable, esa cima lejana, se fue acercando y tangibilizando hasta que llegó un día en el que me convertí en e-Teacher. Y estando ya en lo alto de la cima miré a mi alrededor y vi que no estaba sola, me acompañaban mis compañeros de viaje.   Entonces sentí algo muy parecido a lo que deben sentir los alpinistas cuando llegan a la cumbre, “de nada sirve llegar tan alto si llegas solo”.  Compartir con mis compañeros este logro ha sido un regalo, compartirlo con mis alumnos en este bonito oficio de enseñar, todo un privilegio. Gracias.

 

Saida Santana Mahmut

Profesora asociada de la Facultad de Comunicación y el Instituto Nebrija de Competencias Profesionales

Actriz, guionista-periodista, coach

Videotutoriales para profesores

De la misma forma que hemos desarrollado varios videotutoriales para alumnos dentro del proyecto Learning User Experience, liderado por Miriam Munilla, hemos trabajado en paralelo vídeos explicativos para los profesores.

El claustro docente de Nebrija recibe formaciones generales y específicas sobre nuestras plataformas virtuales y sobre diferentes recursos y herramientas digitales. Estas formaciones son presenciales y online, y quedan grabadas en el Campus de Innovación Docente para posteriores consultas o para que puedan acceder todos aquellos profesores que no pudieron acompañarnos de manera síncrona. Además, disponen también de guías y manuales con explicaciones exhaustivas sobre todas estas cuestiones.

Para reforzar el contenido de estas sesiones formativas y de la documentación específica, y de la misma forma que en el caso de los alumnos, hemos recopilado las dudas más frecuentes de los docentes y sus herramientas más habituales para facilitar su explicación en vídeos cortos como éste:

 

Ejemplo de videotutorial: Cómo configurar el menú lateral de un curso. 

 

Todos los videotutoriales están disponibles en el Campus de Innovación Docente (CID), donde iremos añadiendo los nuevos vídeos en los que estamos trabajando. De esta forma, pretendemos facilitar al máximo la comprensión de las plataformas y herramientas digitales por parte de los profesores, para ayudarles a resolver sus dudas e incidencias de la forma más eficaz posible y para animarles a perder el miedo (por pequeño que éste sea) a los entornos online y seguir innovando en sus asignaturas.

 

Global Campus Nebrija

¿Habré conseguido ser una eTeacher?

Echo la vista atrás y recuerdo cómo me enfrenté al mes de septiembre. Siento una pesada carga en mis espaldas. Estoy en la recta final del curso eTeacher – Enseñanza elearning, organizado por Global Campus Nebrija, durante los meses de verano, y he de compaginarlo con la organización de mis clases presenciales para este primer cuatrimestre.

Tengo sensaciones encontradas. El curso eTeacher finaliza, ¡bien!, pues ha supuesto una carga grande de trabajo y pienso que, por fin, podré respirar, pero…, hay tanto que no he podido aprender…

Aunque no tenía una idea preconcebida del curso (solo sabía que avanzar en mi formación como docente online era lo que quería), su enfoque como un producto digital me ha sorprendido.

Se trataba de reflexionar desde un principio sobre el curso de nuestros sueños, o como algún compañero dijo en un foro, “El curso que nos ha quitado el sueño”. ¿Cuál es la persona estudiante interesada en él?, ¿cuál es nuestra propuesta de valor y qué metodologías de enseñanza online me permitirían aprovechar al máximo la tecnología existente?; pero, incluso, llegar más allá: ¿seremos nosotros el profesor más adecuado para impartir este curso?

Chef viajera_Gloria ZarzueloActividad user-persona realizada por Gloria Zarzuelo. Fuente: Gloria Zarzuelo.

 

Una vez fijadas estas premisas, tocaba remangarse y ponerse manos a la obra. Fue el momento más tecnológico, donde tocó “cacharrear” con diferentes herramientas (de generación de contenido y de colaboración), para saber a cuál sacar más partido en función de los objetivos de aprendizaje: desde realizar un storyboard del curso, hasta compartir documentos o hacer videocomentarios, videopíldoras y videodemostraciones.

Así llegamos a la novena semana del curso. Era momento de centrarse en cómo evaluar a los estudiantes y cómo retroalimentar sus aportaciones. Pusimos en práctica herramientas de evaluación como las rúbricas (integrada en Blackboard) y el análisis textual de mensajes en foros. Alucinante descubrir herramientas como Meaningcloud, que ofrecen la posibilidad de analizar un texto y procesarlo semánticamente, con el objetivo de extraer el significado de las conversaciones que importan.

Para poner la guinda al pastel, hemos trabajado con la opción de crear un portafolio, para incluir los trabajos académicos del estudiante, pero también para dejar volar su imaginación a modo de diario personal, como muy bien supo reflejar nuestra compañera Saida.

La parte final del curso, estuvo dedicada a las tendencias: inteligencia artificial, ludificación, curación o neurociencia, son solo algunos desafíos de la educación online.

¡Ha sido una experiencia increíble!, y me encuentro ahora dándole la vuelta a la tortilla, queriendo aplicar la cantidad de conocimientos que he absorbido durante estas semanas de formación en enseñanza elearning, a mis clases presenciales: flipped classroom, juegos en el aula, rúbricas para evaluación, etc., etc., etc.

No quiero despedir mi aportación bloguera sin dar las gracias a GCN por esta oportunidad de formación; a Justo Hidalgo, gran maestro que nos ha guiado a lo largo de este proceso con profesionalidad, generosidad, diversión y, suspense; a mis compañeros, cuyas intervenciones han permitido crear una comunidad pionera, que ha compartido descubrimientos y buenas prácticas para consumo masivo por todos nosotros.

 

Gloria Zarzuelo

Ingeniero Industrial 

Profesora de la Escuela Politécnica Superior

Mi experiencia en el curso de e-Teacher

Cuando vi anunciado en la Intranet de la Universidad la posibilidad que se nos ofrecía a los profesores de hacer un curso online sobre enseñanza a través de entornos digitales, pues tengo que decir que… ¡No tuve que dudar nada en decidirme a apuntarme! Soy de los que está convencido de que la docencia universitaria necesariamente tiene que “reinventarse”, no sólo en cuanto a sus planteamientos básicos y metodologías en el aula, sino precisamente en el empleo de las inmensas posibilidades que las nuevas tecnologías ofrecen. Alguna experiencia he tenido, y fruto de la experiencia adquirida en la Facultad de Ciencias Sociales y los ejemplos de tantos buenos profesores como hay en la Nebrija, pues había participado en Congresos sobre Innovación Docente, incluso algún paper he publicado al respecto, pero este curso iba a suponer un paso adelante que no quería desaprovechar.

Y ahí nos pusimos. La verdad es que una de las primeras sorpresas fue el tremendo éxito de convocatoria que tuvo, ya que lo hemos cursado más de 80 profesores. Lo siguiente que me llamó la atención fue el dinamismo que enseguida imprimió a las diferentes sesiones y actividades el profesor del curso, Justo Hidalgo, a quien desde aquí -públicamente- quiero volver a dar la enhorabuena por cómo nos ha llevado, las “píldoras” que semanalmente iba colgando en el Campus Virtual para su visionado, y agradecerle la cantidad ingente de materiales muy jugosos (charlas TED, enlaces a YouTube, documentos, artículos, etc.) cuya lectura o visionado nos ha hecho reflexionar. Pero ha sido también todo un disfrute, y pienso que hemos aprendido todos un montón.

Claro, no era fácil, ya que el curso se ha desarrollado principalmente a lo largo de las últimas semanas de julio y el mes de agosto, y no siempre era fácil encontrar tiempo -¡o una adecuada conexión a Internet!- para estar al día de las tareas, y realizar las actividades propuestas. Lo que realmente ha sido fascinante, y en esto el mérito indudable además del profesor es de los muchos compañeros que han contribuido, es ver los foros, las wikis, los tableros de discusión, pues ahí todo el mundo iba sugiriendo cosas, haciendo aportes, subiendo posts o enlaces a artículos interesantes, y ciertamente de ahí he aprendido también un montón.

¿Quién iba a decirme lo útil y clarificador que puede resultar planificar una sesión docente dibujando un storyboard como se hace en el cine o los cómics?

Storyboard Fernando Díez
Ejercicio de storyboard realizado por Fernando Díez. Fuente: Fernando Díez.

.

Y en cuanto al contenido del curso, pues lo único que se me ocurre decir es que ¡todo un descubrimiento! No pensé que hubiera tantas herramientas en entornos digitales para favorecer debate, realizar trabajos compartidos, crear foros, presentaciones, incluso grabar y editar de forma sencilla vídeos y todo tipo de material audiovisual. Tengo que decir, en honor a la verdad, que no siempre he sacado todo el partido a las muchísimas propuestas que salían del profesor -o de los compañeros-, pero ciertamente me llevo una buena “mochila” de ideas, herramientas, enfoques, técnicas y un montón de cosas más que tengo el absoluto convencimiento van a posibilitarme en un futuro la impartición de docencia online.

 

Fernando Díez Estella

Fernando Díez Estella

Profesor de la Facultad de Ciencias Sociales

Qwickly: Mejora tu productividad en Blackboard

Actualmente, en la era de la información la gestión de la misma se convierte en un reto diario, especialmente cuando la docencia y la investigación conllevan cada día una mayor sistematización, seguimiento y evidencia para favorecer la garantía de calidad.

La falta de tiempo hace necesario que sepamos establecer las prioridades en relación a nuestros propósitos, analizando su grado de consecución y utilizando de forma eficiente los recursos, tiempos y medios disponibles.

En pocas palabras, el lunes llegas a la sala de profesores, dispuesto a cumplir la lista de las innumerables tareas que no es que sean importantes es que ya se han convertido en urgentes,  te encuentras con un montón de correos electrónicos, esperando una ansiada respuesta; salta un aviso del Outllook de la reunión fijada hace dos semanas a las 10, por lo que dispones de una hora.

Aunque habías pensado en preparar las dos sesiones de clase esta semana, te resulta imposible subir las actividades a todos los grupos, enviarles el anuncio donde indicas los plazos de entrega y subir el power point de referencia ¿cuántas veces te has encontrado en esa situación?

La complejidad se incrementa cuando aparejada a la ya de por sí laboriosa tarea docente, se suma la coordinación de alguna titulación o institución docente, y, aunque el aprendizaje es mucho, las horas de dedicación que supone están a la par. Debes enviar un correo a los profesores con indicaciones de que próximamente va a haber unos días con actos en la Facultad, se suspenden las clases y les animas a participar y a vincular sus clases con las actividades que se desarrollen, pero ¿dónde se supone que está el Excel donde están todos los profesores con su correo electrónico?

Sigues buscando el listado y pensado cuándo enviarás las instrucciones de las actividades a los alumnos, pero en cuanto te das cuenta falta  media hora para la reunión y vas configurando campus a campus las actividades para los alumnos, por lo que note ha dado tiempo a avisar a los profesores. Quizás, del mismo modo que me ha sucedido a mí, algunos de vosotros os habéis visto reflejados en esta situación, en la que las herramientas para la mejora de la productividad se hacen imprescindibles y nos permiten mejorar nuestra capacidad de organización y planificación.

Desde GCN nos brindan un sinfín de posibilidades con Blackboard que, en muchas ocasiones, a causa de nuestra vorágine diaria no podemos conocer con una mayor profundidad, pero que, sin embargo nos facilitarían enormemente estas tareas.

Un ejemplo de recurso que favorece el ahorro de mucho tiempo es Qwickly. Esta herramienta nos permite hacer envío masivo de anuncios, emails, actividades o publicar enlaces que, en el caso de la coordinación de un título o institución, puede ser muy útil. Por ejemplo, cuando queremos anunciar un evento en distintas asignaturas de un máster o grado, o informar sobre  un cambio de horario.

Su utilización puede ser muy interesante cuando un profesor imparte varios grupos de una asignatura, en el caso de Instituto Nebrija de Competencias Profesionales un profesor puede impartir el mismo seminario en distintos grupos, utilizar Qwickly le permite gestionar los distintos campus, favoreciendo un trabajo simultáneo sobre ellos, sin necesidad de juntar grupos que no comparten un mismo horario, ni titulación y con los que quiero mantener aspectos diferenciadores.

A mí, particularmente, me ha servido para trabajar con las distintas titulaciones de las facultades, cuando he querido enviar un email al profesorado de distintos grupos, por ejemplo, o enviar un anuncio a los alumnos para invitarles a participar en alguna actividad organizada por la Universidad.

El acceso es muy sencillo, en la portada del Campus Virtual lo podéis visualizar en el lado izquierdo inferior de la pantalla.  Podéis utilizarlo para  habilitar todos los campus de vuestras asignaturas, sin necesidad de ir campus a campus, enviar un anuncio, un email a varios destinatarios, grupos o profesores de los grupos, publicar un contenido o un enlace en distintos campus, así como para crear y enviar actividades.

Os animo a probarlo y a disfrutar de las pequeñas ventajas de las TICs que hacen que los días tengan más minutos. En el siguiente enlace podéis consultar un tutorial muy sencillo por si tenéis dudas sobre su funcionamiento: https://www.youtube.com/watch?v=0m3Uwt7CT5E.

.

Tania Gómez

Profesora DLAE

Formación en plataformas digitales para los programas presenciales de Nebrija

El pasado viernes, Global Campus impartió una formación en el campus de Princesa cuyo objetivo era mostrar las herramientas, recursos y aplicaciones digitales que se pueden aplicar (y de las que se puede sacar mucho partido) en la formación presencial.

Tecnologías docentes Nebrija.

Como ya sabéis, en Global Campus trabajamos en los programas online y semipresenciales de Nebrija, además de desarrollar diversos proyectos (que ya os contamos en los post “Proyectos de GCN” I y II) y de hacer hincapié en metodología e innovación. Pero entendemos que los recursos y herramientas que utilizamos habitualmente tienen un gran potencial para enriquecer y optimizar todos y cada uno de los programas de nuestra universidad, por lo que también damos soporte en herramientas online a los profesores y alumnos de programas presenciales, además de apoyar en la retransmisión de eventos como seminarios, foros o conferencias. La persona del equipo encargada de esta interesante tarea es Ana Regatero.

Formación GCN para presencial
Parte del equipo de Global Campus en la formación del pasado viernes.

.

¿Cómo estamos utilizando las herramientas digitales en la modalidad presencial?

Actualmente no hay un patrón en el uso de los recursos digitales en las clases presenciales. Algunos profesores sacan partido a sus contenidos y hacen un uso excelente de las herramientas online, pero no es menos cierto que otros ni siquiera lo utilizan.

Carolina Castillo, compañera de Global Campus, hizo la revisión del estado de parte de los casi 1.200 campus virtuales que tuvimos para los programas presenciales en Nebrija durante el curso 2015/16. Se analizaron las siguientes variables: si la asignatura disponía de guía docente, qué tipo de documentación se utilizaba, cuál era la organización del contenido y qué herramientas de comunicación y evaluación se utilizaban.

A grandes rasgos (y con ciertas particularidades en cada facultad), éstas son las conclusiones del estudio:

  • La mayoría de los campus cuentan con guía docente.
  • Los archivos colgados en la plataforma eran mayoritariamente de tipo textual (Word, Power Point y pdf).
  • No hay criterios comunes en la organización y estructura de los campus, que es muy heterogénea.
  • Tampoco hay unanimidad de criterio en el uso de herramientas de comunicación. La herramienta más utilizada es el anuncio.
  • En general, apenas se hace uso de actividades y test en los campus presenciales.
  • Hay algunos programas que no han incluido ninguna información en la plataforma o que ni siquiera disponen de campus virtual en Blackboard.

.

¿Qué recursos online pueden ser útiles para los profesores que imparten sus asignaturas en modalidad presencial?

A continuación os presentamos algunos de los recursos que pueden enriquecer la docencia presencial:

.

Dentro de las plataformas digitales de Nebrija

  • Blackboard: Es la plataforma de enseñanza-aprendizaje de nuestra universidad y el entorno utilizado para publicación de contenidos, actividades, foros, videoconferencias, itinerarios de aprendizaje, construcción colaborativa y comunicación síncrona y asíncrona.
  • El Campus de Innovación Docente (CID): Del que ya os hemos hablado anteriormente, es un espacio informativo y colaborativo para todos los docentes de Nebrija. Además de las plantillas de contenido de Global Campus, se añadirán las plantillas de los programas presenciales para que los profesores puedan descargarlas desde esta misma ubicación.
  • Rosetta Stone: Herramienta integrada en Blackboard para el estudio de idiomas. Actualmente, tanto los alumnos como el personal de la universidad pueden aprender inglés, francés, italiano, alemán, chino, holandés y español.
  • Kaltura: Nuestro canal interno de vídeos, que nos permite crear y gestionar material audiovisual dentro de la plataforma. Uno de las utilidades docentes más destacadas de Kaltura es la entrega de actividades en formato vídeo por parte de los alumnos.
  • Odysseus: Proyecto liderado por Biblioteca que está en plena implementación; es el buscador integrado de la universidad que permite, en una única búsqueda, localizar los recursos de información académica y de investigación. Se puede acceder desde el portal de la biblioteca o desde el propio campus virtual. En breve os ofreceremos información más detallada sobre esta magnífica herramienta para la comunidad Nebrija.
  • Thomson Reuters. Eikon: Herramienta sobre el mercado financiero para estudiantes de economía. Permite realizar todo tipo de búsquedas, noticias, datos, analíticas y enlaza con diferentes fuentes de negociación de divisas, renta fija y variable, trading, etc.
  • Lexhow: Simulador de test para los exámenes de acceso a la abogacía, para nuestros alumnos de la rama de Derecho.

.

Herramientas externas

  • OneDrive: Herramienta en la nube de Microsoft que permite almacenar y compartir archivos colaborativos. Una magnífica forma de guardar información a la que puedes acceder desde cualquier dispositivo con Internet, y también herramienta muy útil para trabajar en equipo sobre un mismo documento.
  • Skype Profesional: La versión Profesional de Skype de la que disponemos en Nebrija, nos permite chatear, hacer videoconferencias, compartir escritorio, grabar reuniones, etc. Las funcionalidades más sencillas se pueden utilizar desde el correo web, sin embargo, para poder hacer uso de las más complejas (como las grabaciones o compartir escritorio) es necesario descargar la aplicación desde el propio correo.
    • Aunque todas las clases, reuniones y demás eventos online se hacen siempre a través de Blackboard, hemos establecido Skype Profesional como herramienta alternativa en caso de fallo de Collaborate, por lo que recomendamos encarecidamente su descarga tanto a alumnos como a profesores.
  • Office365: Este paquete (gratuito para alumnos y personal de Nebrija) nos permite acceder a las aplicaciones de Office desde cualquier dispositivo conectado a Internet. De esta forma, dispondremos de Word, Power Point, Excel o el propio correo (entre otros) en cualquier momento simplemente haciendo uso de nuestro usuario y contraseña Nebrija.
  • Turnitin: Herramienta de control de plagio. Ofrece informes más detallados y resuelve algunas deficiencias de SafeAssign, la herramienta integrada en la plataforma que hemos utilizado hasta ahora (y que seguirá estando disponible). Por ejemplo, permite excluir determinadas fuentes según criterio académico. Es importante recordar que hay que prestar atención y hacer un uso correcto de los materiales de terceros en los campus virtuales. En el Campus de Innovación Docente podéis consultar un documento que resume las pautas que debemos respetar al utilizar referencias de otros autores.

.

Iremos añadiendo nuevos recursos para optimizar la experiencia de enseñanza-aprendizaje, tanto en entornos online como en las clases presenciales. Y, como siempre, os mantendremos puntualmente informados.

.

María García

Gestora de programas y responsable de Marketing Digital en GCN

Herramientas para la normalización: recursos útiles para el investigador

Seguro que vuestro primer instinto al leer el título del post es pensar: “Puf”, ¿Normalización? ¿Investigadores? ¡Si ni siquiera pertenezco a la comunidad científica! Y pasaréis al siguiente post de inmediato. Sin embargo, es más interesante de lo que puede parecer a priori. No vamos a explicaros cómo realizar un trabajo científico ni cómo poner en marcha una investigación, de esto ya se ocupó nuestra compañera Pilar Jiménez, de Biblioteca, en la entrada Trabajo fin de grado: cómo prepararlo paso a paso. Simplemente vamos a enseñaros algunas herramientas que os serán muy útiles cuando seáis investigadores y deseéis que vuestras publicaciones científicas tengan visibilidad en las bases de datos.

¿Qué es lo que necesitamos normalizar de cara a las publicaciones científicas? Pues bien, por un lado todos los investigadores deben elaborar un documento estandarizado que recoja toda su producción científica, para ello disponen del Currículum Vitae Normalizado (CVN). Y por otro lado, es indispensable que sigan una serie de recomendaciones para homogeneizar las variantes de nombre con las que pueden firmar sus trabajos.

Y os preguntaréis… ¿esto para qué es necesario? Todo tiene su explicación. Uno de los principales problemas con el que se encuentran muchos investigadores es la dificultad para localizar y recuperar sus trabajos científicos, debido a que no todas las bases de datos interpretan correctamente los nombres y apellidos, y a que los autores no firman siempre de la misma forma. Esto provoca que encontremos variantes del nombre para un mismo autor o institución en las distintas bases de datos. Como por ejemplo, el autor del Quijote posee distintas firmas: Cervantes; Miguel de Cervantes; Saavedra, Miguel de; Cervantes Saavedra, Miguel de….

La falta de uniformidad en estos nombres conlleva a la disminución de la visibilidad de los investigadores, así como de sus instituciones a nivel nacional e internacional. En consecuencia, la recuperación de información se convierte en una tarea muy complicada y en ocasiones la información que recuperamos es errónea o incompleta.

Ya os resulta más familiar el tema ¿verdad? ¿No recordáis haber encontrado autores que firman sus trabajos de diferentes maneras al hacer cualquier búsqueda bibliográfica? Es muy probable que sí… Ahora bien, para solucionar este problema y para que a vosotros y a los futuros investigadores no os suceda, existen una serie de herramientas que os ayudarán a normalizar las variantes de firmas y gestionar toda vuestra producción científica a través de un formato único. Hemos organizado estos materiales en un apartado denominado Recursos y herramientas útiles para el investigador accesible a través del enlace a Recursos web.

En primer lugar, abordaremos el proyecto gestionado por La Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), denominado CVN. Como ya os adelantábamos, el Currículum vitae normalizado es un modelo regulado que define el formato que los investigadores tendréis que seguir para presentar vuestros datos curriculares. Este documento os permitirá describir y registrar toda vuestra actividad científica, la cual quedará almacenada en formato pdf para su posterior descarga, visualización o impresión.

La principal ventaja que el CVN ofrece es la actualización automática y en línea de vuestra información curricular, sin necesidad de volver a introducir vuestros datos cada vez que queráis participar en una nueva convocatoria pública de ayudas de I+D+i o cualquier tarea administrativa que lo requiera. Además, este formato de documento es compatible con las diferentes bases de datos del Sistema Español de Ciencia y Tecnología.

En definitiva, CVN constituye el mejor y más completo formato curricular del Estado, presente en un 60% de las universidades españolas además de otras instituciones dedicadas a la investigación.

En cuanto a la normalización de los nombres de autor, queremos mostraros otro recurso bastante útil: IraLIS (International Registry of Authors-Links to Identify Scientists). Éste se encarga de gestionar un registro de autoridades que almacena todas las variantes de firmas que puede tener un mismo autor; de esta manera, los investigadores no tendrán problema en recuperar sus trabajos a través de las búsquedas bibliográficas en las distintas bases de datos. Para su consecución, IraLIS establece unos criterios propios para regular las firmas y distinguir así a los autores con nombres y apellidos similares. Además, intenta constituirse como la autoridad de firmas del repositorio temático E-LIS.

Otra de las herramientas que puede ser interesante para reunir e identificar vuestra producción científica es ORCID. Ésta iniciativa gratuita y sin ánimo de lucro se encuentra respaldada por una comunidad global de organizaciones de investigación, editoriales, entidades profesionales y otros grupos relacionados con éste ámbito. El propósito de este proyecto, es mantener un registro único de investigadores y de sus trabajos de investigación a través de un identificador único (URL), que se encarga de registrar la actividad de cada autor. Así, el sistema puede distinguir a los investigadores a partir del identificador asignado a cada uno y éste puede ser reutilizado por el autor para otras bases de datos como Scopus.

Seguro que muchos de vosotros ya estáis familiarizados con algunos de los recursos descritos pero otros seguramente estéis comenzado a utilizarlos. Para ayudaros en vuestra tarea os facilitamos también las siguientes recomendaciones institucionales: las elaboradas por la Biblioteca de la Universidad de las Palmas de Gran Canaria bajo el título Normalización del nombre de autor en las publicaciones científicas y las indicaciones de normalización para las principales bases de datos mundiales, Web of Science y Scopus.

Ya veis que estos recursos no son solo útiles para los investigadores sino que también vosotros podéis sacarles partido en vuestras búsquedas bibliográficas.

¡Ánimo!

Amara Almagro

Servicio de Biblioteca

El reto de conjugar factor tecnológico, factor humano, tradición y modernidad

Es un privilegio y un enorme desafío presenciar y participar en el proceso por el cual el mundo ha cambiado en las últimas décadas. Casi todo lo que se pensaba y se hacía anteriormente ha pasado por un proceso de reevaluación después del cual casi nada ha permanecido igual. La educación no ha estado exenta de esos cambios y muchos de nosotros, educadores, hemos tenido que dar un salto de la tiza al ratón en poco más de una docena de años. Algunos nos encontramos en medio del fuego cruzado, teniendo que elegir un bando sin saber ni dónde estamos nosotros mismos.

Si en la educación escolar, dentro de las posibilidades que permiten los cambios de ley y los magros presupuestos, el docente se ha ido adaptando a las necesidades de los nuevos tiempos, en la educación universitaria eso poco se ha discutido. Muchas escuelas, incluso, utilizan las nuevas tecnologías como bandera para atraer a padres ávidos por insertar a sus hijos en un mundo posmoderno. En las universidades, por otro lado, se van multiplicando los cursos que cuentan con las nuevas tecnologías como plataformas para impartir conocimiento, respondiendo a nuevas demandas que solamente ahora se han hecho factibles – gracias a los avances propiciados por las facilidades de intercambio de información. La gran cuestión en todo ese proceso es cómo preparar al profesional docente para ese nuevo contexto.

¡Ojo! No hay que temer al cambio. No hay que mirar con suspicacia a las tabletas, ordenadores o pizarras digitales. Estos son instrumentos – iguales que lo eran las antiguas pizarras, la tiza, el lápiz o el bolígrafo. Lo importante es que hay que atender a los desafíos que, a pesar de todos los cambios, siguen siendo básicamente los mismos. En la educación como un todo seguimos zozobrando delante del reto de dotar a los alumnos de herramientas para que puedan, de manera autónoma, buscar y profundizar los conocimientos necesarios para afrontar el mundo de hoy. Y esas herramientas tienen que cubrir un espectro que vaya mucho más allá de los instrumentos tecnológicos tan de moda en la actualidad. Es imprescindible revalorar el factor humano.

¿Estamos de verdad preparados para incorporar estos nuevos saberes a nuestras prácticas? ¿Es necesario abdicar de la tradición para alistarse en el mundo moderno? Yo creo fervorosamente que no. No podemos abandonar las lecciones de educadores como Paulo Freire. Los nuevos educadores (formados a la merced de las urgencias de los avances tecnológicos) siguen necesitando este soporte teórico, porque las necesidades de los agentes del proceso educativo, o sea, los alumnos y los docentes, siguen siendo las mismas.

De ese modo, aunque el objetivo esencial de la enseñanza no cambia con relación a las metas establecidas por las leyes educativas para las fases de escolarización anteriores (al fin y al cabo, se sigue teniendo que cubrir cierto contenido en un periodo de tiempo dado), la cuestión metodológica todavía queda por abordarse. Es difícil encontrar una praxis que responda a las necesidades de cada contexto y que pueda aliar tradición y modernidad. Además, hay que añadir el problema de que la enseñanza a nivel superior (por menos en términos de producción académica) no recibe la misma atención. Gran parte de los esfuerzos están volcados hacia la educación escolar. La solución pasa por buscar planteamientos teóricos y, consecuentemente, ofrecer una formación a los docentes que enseñen en la universidad. Y no hablo de nada que demande un esfuerzo adicional, sino de la vieja y conocida formación didáctica, adaptada a las nuevas demandas.

Felizmente, poco a poco se empieza a notar interés por parte de investigadores en relación a este problema. Cambours de Donini, por ejemplo, reflexiona sobre este los retos de la enseñanza universitaria y afirma:

“El problema que planteamos no es nuevo. La pedagogía no es, ni ha sido, una preocupación central en la universidad. No lo fue en ” la universidad tradicional” de corte “academicista” que sostenía el mito de que quien conocía su disciplina o era capaz de generar conocimientos en un campo específico del saber era “automáticamente” capaz de transmitirlos y de crear las condiciones necesarias para producir aprendizajes significativos y duraderos en los alumnos; tampoco lo fue en la “universidad gerencial”, que surge en el contexto neoliberal con su énfasis en la evaluación y la acreditación burocrática de productos verificables de baja densidad académica”.

Estoy de acuerdo en que las universidades necesitan replantear su modelo. Las agencias responsables del control de calidad en la educación universitaria, y las mismas universidades, se plantean exigencias pedagógicas para un personal docente que, con raras excepciones, no ha tenido la posibilidad previa de adquirir conocimientos didácticos. Evidentemente, esa postura contradictoria sólo sirve para ejercer más presión sobre los profesionales docentes con demandas que no hacen justicia a los requisitos que se exigen para el ejercicio de la profesión. Al final, muchos nos vemos obligados a tirar de carisma (los que la tengan) o de vocación para desarrollar un trabajo satisfactorio. Y, dadas las circunstancias, estamos en bonus – damos mucho más de lo que recibimos.

Es importante considerar que, en posesión del título de doctor, un investigador muchas veces se enfrenta al desafío de tener que enseñar sin tener la más mínima idea de las dificultades que puede encontrar. El profesor se ve cada vez más obligado a desarrollar tareas de gestión, sin tener en cuenta la necesidad de disminuir proporcionalmente la docencia. Y si hablamos de que además hay que investigar, encontrar tiempo para la formación es tarea difícil, sino imposible.

La enseñanza online, en todas sus modalidades, representa un desafío todavía más importante. Muchas universidades están en una carrera contra el tiempo e invierten esfuerzos para ofrecer cada vez más variedad de cursos online. Un sinfín de oportunidades profesionales se presentan y tengo mis dudas si de verdad estamos preparados para dar cuenta de todo lo que nos viene encima.

Los más de 20 años de experiencia que tengo en la enseñanza tradicional me han sido de gran utilidad en la búsqueda de estrategias más eficientes para hacer llegar a mis alumnos (que están a veces a miles de kilómetros) el calor y la cercanía que los cables y las pantallas son incapaces de transmitir. Las más de 300 horas que tengo delante de un ordenador me han ayudado mucho en esa tarea, pero todavía queda mucho por aprender. Agradezco las lecciones de mi maestro Paulo Freire, cuya visión a veces tildada de utópica, ha inspirado a muchos educadores. Ojalá no caiga en el olvido.

Henri Alves

Henri Alves

Profesor del Máster Universitario en Formación del Profesorado de ESO y Bachillerato, FP y Enseñanza de idiomas

Rosetta Stone, un gran aliado a la hora de aprender idiomas

La primera vez que supe de esta herramienta fue a través del Campus Virtual, pero lo que me motivó a utilizarlo fueron los comentarios positivos de una compañera acerca del mismo. Con la importancia que tiene en la actualidad el poder dominar más de un idioma, ¿por qué dejar pasar esta oportunidad que la universidad me ofrece?
Este programa es un gran aliado para el aprendizaje de cualquier idioma online. Una de las principales ventajas que tienen las aplicaciones de este tipo es que no hay hora ni lugar establecido para aprender un idioma: el lugar es el que desees y el tiempo, el que elijas. Pero lo que hace especial a Rosetta Stone es la posibilidad de un aprendizaje personalizado, adaptado a las necesidades y gustos de cada persona, con una amplia variedad de temas a elegir.
En particular, merece la pena resaltar el valor que se le da a la comprensión lectora y la pronunciación, elementos esenciales para el manejo adecuado de cualquier lengua. A partir de situaciones de la vida cotidiana seleccionadas según el interés de cada alumno, se aprenden los principios básicos del idioma, se trabajan las diferentes gramáticas y uno se va empapando de las palabras clave de la unidad.
El que se ofrezca a la comunidad es la excusa perfecta para estudiar un nuevo idioma o afianzar los conocimientos que se tienen sobre el inglés, alemán, italiano, francés, chino, holandeś o español.
En resumen, Rosetta Stone es aprender de forma personalizada, al ritmo que desees, sin presiones de horarios y de manera gratuita. Ellos te dan las herramientas y tú construyes tu aprendizaje como quieras. Los límites de hasta donde quieres llegar los pones tú.

 

Triny Alejandra Mejía Marte

Máster Universitario en Psicología General Sanitaria