La procesión del visitante

Finaliza la Semana Santa y con ella las Procesiones religiosas. Pero las “procesiones” turísticas se han prolongado hasta la extenuación de estos días de liturgia. El recién re-inaugurado Museo Arqueológico Nacional (MAN) ha hecho gala de la segunda acepción que otorga la Academia de la Lengua al término procesión: «Acto de ir ordenadamente de un lugar a otro muchas personas con algún fin público y solemne, por lo común religioso».

La reapertura del Museo nos ha dejado una estampa diaria que pocas veces –por no decir ninguna– se ha visto en las puertas de esta institución: una multitud de visitantes esperan impacientes su turno para entrar a las remodeladas salas del vetusto templo de la cultura, el saber y la socialización. Minutos de espera, en orden, para consumir uno de los museos más emblemáticos que poseemos, antaño olvidado por el público debido a su rancia solemnidad y que, tras su “transformación”, se inserta en el circuito cultura y turístico de la heterotopía urbana.

 

la foto 1(1)
Fuente: Óscar Navajas Corral

 

El MAN no ha hecho más que sumarse a la corriente museológica contemporánea de los museos estrella. Las mismas filas de visitantes esperando expectantes las vimos hace no mucho tiempo con la apertura del Guggenheim o con la inauguración de la ampliación del Museo del Prado. Lo nuevo, lo novedosos –lo gratis–, lo nostálgico, etc., vuelven a ser reclamos para el visitante. Pero como nos recuerda Estrella de Diego:  «Lo cierto es que el turismo está cambiando y no para mejor, se diría. Y no porque se haya popularizado, que eso sería positivo en principio, sino porque la masificación evidente no ha traído consigo una mayor curiosidad» (2014: 38).

El camino recorrido por el verdadero protagonista de la postmodernidad, el turista –todos somos turistas (MacCannell, 2003)–, sigue entrecortado por los mismos bancos de niebla: la de querer consumir sin analizar, la de buscar la autenticidad en la diferencias, y la de fugacidad de la imagen y la estampa que supone decir «yo estuve allí».

 

Óscar Navajas Corral

Prof. Turismo

Share

Madrid necesita recuperar

Hace casi un mes la revista Hosteltur publicó un artículo llamado “Madrid pierde el 8% de los turistas internacionales desde enero”. Resulta curioso que el año en que España está a punto de obtener un nuevo record en el número de turistas internacionales, su capital acuse tan grave descenso.

Según datos de la encuesta Movimientos Turísticos en Fronteras (Frontur), de  agosto 2013, la Comunidad de Madrid recibió algo más de 2,7 millones de turistas internacionales, un 7,7% menos que en el mismo periodo del año anterior. El mes que sufrió un descenso más drástico fue agosto, cuando la bajada en turistas superó el 22 % y la ocupación hotelera, comparando con el periodo del año anterior, cayó de un 50,48%  a un 41.7%.

La disminución de tráfico de los pasajeros en Madrid-Barajas, (cayó un 14,3% hasta agosto respecto al mismo periodo del año anterior) el descenso de la demanda nacional (-8,6% hasta el junio respecto al año anterior) y del mercado italiano (-11,9% hasta agosto respecto al año anterior) (uno de los principales emisores), fueron las causas principales mencionadas por el Ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria. 

Sin embargo, si tenemos en cuenta el último informe de Frontur, vemos que la situación se ha ido recuperando en septiembre, con una subida del 1,4%, después de cuatro meses de fuertes descensos, aunque el dato sigue siendo muy bajo comparado con otras comunidades autónomas. Comparando con Catalunya, una comunidad autónoma que creció un 7,5%, los datos de Madrid tampoco parecen tan optimistas.   

Todo este parece reflejar que Madrid debe hacer lo posible por recuperar su competitividad y buena imagen, puesto que, como destino cultural, siempre ha sido una de las ciudades más visitadas de España.     

Una de las primeras iniciativas ha sido lanzamiento de un Plan de Choque, cuyo principal objetivo es contrarrestar el descenso de turistas extranjeros que registra Madrid.

Aleksandr Diordiyashchenko

Departamento de Turismo

Nebrija Universidad

Share

España, un destino MICE en auge

El pasado jueves 17 de octubre tuvo lugar el Foro sobre el Turismo de Convenciones y Reuniones, organizado por el grupo editorial Nexo en el Hotel Eurostars Madrid con el objetivo de analizar el sector MICE (Meetings, Incentives, Conferences, and Exhibitions) en España.

Los participantes fueron empresas e instituciones relacionadas con el sector, que compartieron sus experiencias en este tipo de viajes. Compañías como Amadeus, Hotel Auditorium Madrid, Paradores o  MSC presentaron enfoques en nuevas tecnologías, excelencia en el turismo de reuniones  y las últimas tendencias en distribución.

Durante una charla introductoria el Presidente del grupo NEXO, D. Eugenio de Quesada, se refirió al actual crecimiento del turismo receptivo en España, y como hemos subido del sexto al cuarto lugar en el ranking mundial del Turismo de Convenciones y Reuniones. Aun así, el interrogante que se planteaba en este foro era qué puede hacer España para mantener su crecimiento y mejorar nuestra competitividad tanto en el sector MICE como en el turismo en general.

Como ejemplo, D. Iñigo García- Aranda (Director de Marketing) de Amadeus explicó su proceso de reservas de viajes y como lo ha ido mejorando durante los últimos años sin perder calidad y ahorrando costes.

Por parte del sector hostelero, el Director General de “Hotel Auditorium Madrid”, D. Pablo Vila (Director General), presentó las claves del éxito de un hotel urbano en la organización de MICE. En su opinión las características más importantes que debe cumplir un establecimiento de este tipo son: una buena ubicación y tamaño, transmisión de seguridad y comodidad para los clientes, y una constante inversión en la mejora de las instalaciones y en la formación de sus empleados.

En la otra parte, la cadena hotelera “Paradores”, que cuenta con los establecimientos ubicados lejos de los centros turísticos urbanos, enseñó cómo ha ido ampliando y mejorando sus estructuras para ser un sitio bien adaptado para los viajes corporativos. La disposición de campos de golf, spa y restaurantes de comida preparada por chefs de alto nivel, hacen que las reuniones tengan mayor éxito, según apuntó D. José María Carbó (Director Comercial).

Para aquellos que tengan en mente que el sitio adecuado para la organización de MICE es un hotel, D. Emiliano González (Director General), de la empresa “MSC”, se encargó de abrir los ojos a los asistentes. Cada uno de sus cruceros dispone de las instalaciones y los espacios necesarios para cualquier tipo de evento, sin contar con el atractivo que ofrece la posibilidad de viajar a diferentes destinos por todo el mundo.

Resumiendo, España está teniendo un éxito en el sector MICE gracias a la innovación, la calidad en los servicios, la formación de los profesionales y la competitividad con respecto a otros destinos. Esto, de forma indirecta, está potenciando los diferentes destinos turísticos de España, la renovación del turismo de Sol y playa, y elevando las expectativas del sector para el futuro.

Aleksandr Diordiyashchenko

Universidad Antonio de Nebrija

Share

CÓMO POTENCIAR EL TURISMO URBANO

Nuestro país sigue inmerso en una grave crisis económica. Y la recuperación de una crisis se basa fundamentalmente en el exterior. Sin embargo son pocas las capitales españolas que elaboran sus proyectos en torno a esta idea.

Ejemplo de esto, es Palma de Mallorca, que no conforme con vivir del turismo de sol y playa, quiso convertir la ciudad en un destino atractivo para el turismo urbano. Para esto se creó un proyecto factible gracias a la colaboración entre la Administración pública y el sector privado, creando una fundación con 30 empresarios del sector que aportan 100.000 al año para potenciar el destino.

Para crear la marca que les faltaba se desarrollaron iniciativas que Palma de otras ciudades, promoviendo los productos de una oferta muy variada y poniendo facilidades al turista. Se ha acercado más el consumo facilitando que los establecimientos abran en fin de semana, se ha multiplicado el número de terrazas, se han promovido los eventos deportivos y culturales… Y gracias a estas iniciativas, Palma ha amortizado un porcentaje muy elevado de su deuda. De esta forma, es una de las ciudades en las que el turismo urbano no ha conseguido ceder a la crisis.

Otro gran ejemplo y quizá el más significativo es la ciudad de Barcelona, principal figura del turismo urbano en nuestro país. Barcelona puede presumir de ostentar el cuarto puesto como destino europeo favorito. Y para lograr ese “título” se ha esforzado en crear una imagen en el exterior apoyándose en una gran inversión económica que ha dado sus frutos, como las olimpiadas del 92, la Formula 1 o el Primavera Sound. Estos eventos requieren mucho presupuesto, pero bien empleado se puede ver amortizado logrando además crear una marca específica de la urbe de cara al exterior.

Es fundamental que España cree un proyecto coordinado entre sus ciudades de forma inmediata, que el sector privado apoye las iniciativas de la Administración y colabore en su financiación, y viceversa. Que estos proyectos no vayan por libre en cada ciudad sino que la cooperación sea absoluta y se trabaje en torno a un proyecto conjunto.

El sol y playa no es lo único que España puede vender, y es hora de potenciar la oferta urbanística que tenemos.

 

María Lorite

GRADO EN TURISMO NEBRIJA

Share

TURISMO CREATIVO

El Turismo Creativo es un concepto relativamente nuevo,  definido en el año 2000 por los investigadores Greg Richards y Crispin Raymond como “El Turismo que ofrece a los viajeros la posibilidad de desarrollar su potencial creativo participando activamente a cursos o experiencias características del lugar de su estancia”. De esta forma, el destino se acerca al visitante y el visitante se acerca al destino, de una forma práctica y tangible. Es un turismo muy activo para visitantes inquietos y curiosos, que no se conforman con una experiencia cultural meramente visual (como pueda ser visitar un museo o incluso pasear por las calles de una ciudad), y este interés se ha estado expandiendo en la última década.

El Turismo Creativo va haciéndose poco a poco un lugar en el sector, viendo aumentar su público y procurando crear una oferta cada vez más variada y amplia para satisfacer esa creciente demanda. Así, podemos encontrar opciones que se adaptan a cualquier presupuesto y una gran variedad de temáticas adaptables a todos los gustos e inquietudes. Existen bodegas que ofrecen la oportunidad de aprender a vendimiar a los turistas, clases de cocinar típica, clases de cerámica, de bailes propios de la región…

Muchas ciudades ya integran en sus campañas promocionales turísticas la posibilidad de interactuar social y emocionalmente con el destino. Esto aporta un valor extra al territorio, y no sólo económicamente, que supone un ingreso extraordinario a la población local, sino que le da un valor añadido como destino apetecible y atractivo para este tipo de turistas, que buscan una experiencia que trascienda del “turista como mero espectador”.

En España algunas ciudades están explotando esta nueva área, especialmente en Barcelona, donde se experimenta con este mercado gracias a la iniciativa de la “Fundació Societat i Cultura” (FUSIC) con la colaboración de “Creative Tourism Network”. En el resto del país, aún está por explotar esta vía que ofrece innumerables oportunidades y debemosbuscar esa creatividad e innovación para convertir este Turismo Creativo en una tipología tan habitual como el Turismo Cultural o el Sol y Playa.

 

María Lorite

GRADO EN TURISMO NEBRIJA

Share

Experiencia Turística Inolvidable

Una de mis experiencias turísticas que guardo con mayor recuerdo es de mi viaje a Tánger. Aunque el trayecto apenas dura alrededor de dos horas, una vez que llegas allí es como un salto en el tiempo.

Nada más llegar al aeropuerto puedes ver la ciudad, el mar, la naturaleza, las casas… y parece que podría ser cualquier otro lugar de la costa mediterránea. No obstante, una vez que te adentras en el casco antiguo de Tánger te das cuenta que no tiene comparación con lo que conoces de España. Puedes palpar la diferencia de cultura en cuanto callejeas un poco y visitas las zonas más populares, el Zoco Grande, el Zoco Pequeño, las mezquitas, las sinagogas, la muralla, el cementerio fenicio…

Aunque a simple vista, después de leer estos párrafos, puedes pensar que esta diferencia es apreciable sólo en el entramado de la ciudad, nada de eso, sus gentes, su gastronomía (los dulces son más que recomendables), sus monumentos… lo hacen totalmente único. La mejor manera de conocer la ciudad desde dentro es contratar a un guía de allí, aunque te encuentras con guías improvisados esperándote a la salida del hotel, en cualquier caso, te hacen conocer a los artesanos de los manteles y tapices (increíbles), a los dueños de las boticas, que te explican sus remedios más naturales para la recuperación de ciertas dolencias, sus mercados al aire libre, y te explica desde dentro cómo es la vida en la ciudad.

Lo que más me impresionó fue el cambio radical de “culturas” entre la zona antigua y la zona costera, mucho más occidental, llena de luz y unos edificios más modernos. También se pueden recorrer las afueras de la ciudad, donde hay otro gran contraste, donde están las casas de los más famosos del país, entre ellos, el rey.

Pero no sólo es admirable la ciudad de Tánger, sino sus alrededores, como la cueva de Hércules, un punto turístico donde los haya. No sólo es importante este punto, sino también sus alrededores: la naturaleza (árboles en derredor), los camellos listos para pasear, la playa…

En conclusión, se podría decir que es un lugar de contrastes, donde te asombras del cambio que hay en pocos metros y, si sales de la ciudad, en quilómetros. Eso sí, antes de ir hay que tener en cuenta ciertas normas de comportamiento en público, pero merece la pena, además es muy económico, tan importante para nosotros los estudiantes en estos tiempos.

 

Post realizado por Paula Requena, alumna de 5º curso del doble Grado en Doble Gestión y Turismo de la Universidad Antonio de Nebrija.

GRADO EN TURISMO NEBRIJA

Share

Una experiencia turística inolvidable y mi rincón favorito

Una experiencia turística inolvidable

Mi experiencia turística inolvidable fue en Vancouver, Canadá, exactamente el 1 de noviembre de 2007. Tenía ya 19 años y fui por dos meses con el propósito de aprender inglés en una escuela de ingles intensivo.

Todo fue como un mundo totalmente diferente al llegar, empezando con que podía escuchar más de 6 idiomas al mismo tiempo en cualquier parte que me encontrara, la educación y amabilidad de la gente y lo más importante la diversidad de culturas que te podías encontrar.

Tuve la oportunidad de conocer gente de Corea del sur, Japón, Alemania, Brasil, Rusia y muchas más nacionalidades por lo que cada día era muy interesante.

Uno de mis sueños desde que era pequeño era conocer la nieve y un día, caminando hacia mi casa en Vancouver pude ver la nieve caer, fue tanta mi impresión al verla que incluso una persona en la calle me pregunto si era la primera vez que veía la nieve.

Hasta la fecha sigo contando las muchas experiencias que viví en Canadá para que la gente pueda vivir lo que yo viví.

Mi rincón favorito de mi ciudad o región

Vivo en Mérida, Yucatán y pienso que mi lugar favorito es específicamente en Chicxulub en “la temporada de playa” es decir la semana santa y semana de pascua así como Julio y Agosto.

Chicxulub es un pueblo ubicado en la playa a unos 40 kilómetros de Mérida con muy pocos habitantes. Cuando es “temporada de playa” un gran porcentaje de Meridanos se mudan a sus casas en este poblado y no solo ellos, sino, muchos restaurantes, bares y discotecas de Mérida.

Es un lugar excelente en el día para olvidarse del calor que hace en esa temporada y en la noche para divertirse de una manera diferente en la playa.

 

Post realizado por Ernesto José Villarino Rosado, alumno del Grado en Turismo de la Universidad Antonio de Nebrija.

GRADO EN TURISMO NEBRIJA

 

Share

“PORQUE CUANDO DIGO CASA, DIGO PARAISO”

‘Por que cuando digo casa, digo paraíso’
Llega la primavera y con ella los puentes largos, festivos y fin de semanas en los que viajar es obligatorio. Y con ello, empieza la típica pregunta ‘¿Vas a viajar este puente? ¿Dónde te vas?’ y en la que siempre tengo la misma respuesta: ‘Sí, me voy a casa’
La gente se sorprende cuando respondo ‘a casa’ ya que ¿por qué no viajar a otros lugares y no siempre a casa? Sí, puede ser muy buena pregunta pero es que aún no he dicho donde vivo. Cuando lo sepáis, sólo entonces, lo entenderéis todo.
Vivo en un lugar en medio del Atlántico, donde la sonrisa es acompañante obligatorio y donde los abrazos son extras gratuitos del viaje. Es un lugar en donde el cielo toca la tierra, donde tienes una hora más de felicidad y donde cada día es único. ¿Sabes de qué lugar hablo verdad? Sí, ese lugar es Canarias. Y, en concreto, mi isla, la isla de la eterna primavera y donde vivo es Tenerife.
Tenerife es conocida por sus temperaturas suaves durante todo el año en el que se permite desarrollar turismo de sol y playa. Pero los que verdaderamente vivimos allí sabemos que no es solo sol y playa, sino que es mucho más. Es tradición, cultura, fiestas, naturaleza… un sin fin de tipologías de turismo que puedes desarrollar en cualquier época del año.
Pero, ¿qué decir de esos rincones mágicos en los que vale la pena perderse una horas? En Tenerife hay infinidad de ellos. Yo, al estar fuera de la isla por estudios los echo de menos, sobretodo cuando estoy agobiada o necesito pensar. Y en éstos que os digo, desconectarse es sencillo por el entorno que los rodea. Pero, ¿os cuento cuál es mi rincón favorito de toda la isla?
Haciendo este post he tenido que pensar detenidamente cual es el que ocupa el número uno porque la isla posee un rincón para cada ocasión. Pero, sin duda, hay uno que está por encima de todos, quizás por la variedad que puedes encontrar en él.
El rincón al que me refiero es un paseo marítimo que se encuentra en el municipio de Guía de Isora, al suroeste de la isla y, dentro de él, en el pueblo de Alcalá. En éste puedes encontrar un gran paseo que rodea la costa del pueblo, en el que hueles y oyes el mar pero que también ves las montañas y el Teide. Además, desde éste se ve también otro sitio que me encanta que son Los Acantilados de Los Gigantes (municipio de Santiago del Teide). Pero sobretodo, lo más que me gusta ver en este sitio son los atardeceres.
Sí, los atardeceres. Pensaréis que todos son igual de bonitos pero, en este lugar son increíbles. Desde él, contemplas como el sol desciende entre las islas de la Gomera y La Palma (islas vecinas) y como finalmente, se sumerge en el mar. Y como te toque una noche de luna llena o con el cielo lleno de estrellas, ya no puede ser más mágico.
Y no puedo terminar el post sin hablar de este municipio, Guía de Isora, donde hay miles de rincones maravillosos además del que os he contado. Y aunque no sea tan turístico, vale la pena visitarlo. Os dejo un link para que entendáis de lo que hablo ya que las imágenes valen más que las palabras (estad atentos que mi rincón sale en el vídeo  )

En definitiva, ir a casa para mí supone una experiencia completa de naturaleza, sol y playa, gastronomía, cultura, tradición y trato con la gente que no he experimentado en ningún otro lugar. Algunos pensaréis que ¿qué voy a decir yo de mi casa verdad? Pero para los que hayáis visitado Tenerife me entenderéis y los que no, os invito a comprobarlo en primera persona. Es estar en otro mundo paralelo, disfrutando de rincones que seguramente, después de la visita, ocuparán el ‘top ten’ de tu lista.

Y es por eso que cuando digo casa, digo paraíso.

Post realizado por Sara Gonzalez, alumna de 4 Curso del Doble Grado en Publicidad + Turismo de la Universidad Antonio de Nebrija.

GRADO EN TURISMO NEBRIJA

Share

CUENTOS INÉDITOS DE LA CIUDAD DE BARCELONA

A menudo los ciudadanos son quienes menos conocen su propia ciudad. Los lugares más emblemáticos son visitados casi esencialmente por turistas, y para los residentes esto lugares pasan casi inadvertidos a diario.

Algunas ciudades se esfuerzan porque sus iniciativas de promoción lleguen no sólo al turismo doméstico o internacional sino también a los residentes locales. En el caso de los últimos, las campañas deben ser originales y apetecibles para que se animen a conocer mejor su propia ciudad

Turismo de Barcelona ha iniciado una campaña que pretende despertar la atención no sólo de los turistas extranjeros y sino también de los propios barceloneses. Esta, consiste en la publicación de una serie de cuentos anuales que de alguna manera den una imagen seductora de la ciudad, hablando de sus lugares más icónicos y emblemáticos, o los rincones mágicos y desconocidos de ella.

El escritor, crítico y poeta Jordi Llavina ha sido el encargado de dar comienzo a la iniciativa, escribiendo el relato “Els ulls de l’òliva” (Los ojos de la lechuza), el primero de una serie que será publicada y difundida a través de las cuentas de twitter y facebook y la página web de Turismo Barcelona.

El tiempo dirá si la iniciativa surte el efecto deseado, pero a priori es una idea original para captar la atención de los vecinos, y que puedan descubrir nuevos lugares del lugar donde viven.

 

María Lorite

GRADO EN TURISMO NEBRIJA 

Share

TURISMO LITERARIO

Estamos muy acostumbrados a escuchar las palabras Turismo de sol y playa, Turismo Enológico, de Experiencias, Cultural, Gastronómico, Temático, dirigido al cine, a lo circense, a la música… Pero hay uno que quizá pasa más desapercibido, a pesar de tener público y cierta demanda: el Turismo Literario.

Al igual que la naturaleza, la gastronomía o el vino suponen un motivo de viaje en sí mismos, la literatura puede ser un aliciente a la hora de seleccionar un destino. Este turismo puede ser a menudo accidental, pero debe actuar como estímulo, o añadido en un destino.

Cada turista busca una experiencia diferente y especial en sus viajes, y para ello cuenta con una oferta muy variada a la hora de elegir qué les permite acceder a las posibilidades que el tipo de turismo que desean les ofrece. Uno de los aspectos más determinantes en un viaje es el alojamiento. Los turistas literarios, por ejemplo, tienen la opción no sólo de conocer los principales puntos representativos de la literatura en una ciudad (cafeterías, parques, casas-museo, dónde se tomaba Hemingway los cócteles, por dónde paseó Lope, dónde está enterrado Kafka) sino también alojarse en hoteles frecuentados por antiguos escritores, como el Chelsea Hotel de Nueva york, que ha sido escenario de la creación de muchas obras de la literatura, alojando en sus habitaciones a escritores de la talla de Mark Twain, Arthur. C. Clarke o Tenessee Williams entre otros. Otros ejemplos de esto son el Hotel Sevilla de La Habana, o el Oriental de Bangkok., o el Cadogan, donde Oscar Wilde se entregó a la policía.

Pero también existen hoteles enteramente dedicados a los libros, como es ejemplo nuestro Hotel de las letras, situado en la calle Gran Vía 11 de Madrid que, como dicen en su web, “es un homenaje al mundo de la literatura y a los pictogramas como elementos primigenios de composición del lenguaje escrito”. Más allá de nuestra fronteras, En Nueva York, hay otro hotel muy representativo, el Library Hotel, que ofrece unas posibilidades literarias amplísimas (desde leer cualquier libro de su biblioteca en la sala de lectura, hasta tratar con un bibliotecario de renombre que te recomendará ciertas obras y visitar con él el Morgan Library & Museum).

A pesar de esto el concepto de Turismo Literario no está tan desarrollado como otras tipologías. Y tampoco explotado. Un turismo con una temática tan particular ofrece una innovación, una especialización y un crecimiento, mucho mayores de lo que se está llevando a cabo actualmente.

Cuando el Turismo encuentra una beta, una grieta por la que acceder, es decir una nueva tipología dentro del sector; debe introducirse y desarrollarse para impulsarla y lograr una mayor atracción que resulte rentable a un destino que, como es el caso de España, vive en gran medida del turismo.

 

María Lorite

GRADO EN TURISMO NEBRIJA

Share