Universidad Nebrija

revista.la@nebrija.es | ISSN 1699-6569 | Publicación semestral

Experimentación psicolingüística y enseñanza de ELE
El caso de los grupos clíticos del español
Anahí Alba de la Fuente
Université de Montréal
anahi.alba.de.la.fuente@umontreal.ca
RESUMEN

El presente trabajo plantea un acercamiento a las posibles aplicaciones de la experimentación psicolingüística a la enseñanza del español como lengua extranjera, tomando como punto de partida los resultados de un experimento de lectura autodirigida cuyo objetivo era estudiar las diferencias que existen en el procesamiento de dos tipos de agramaticalidad asociadas a los pronombres átonos, o clíticos, por parte de hablantes nativos y no nativos de español.

Pese al hecho de que la adquisición de los pronombres átonos plantea muchas dificultades para el aprendiente de ELE, los resultados del experimento muestran que los hablantes de L2 sí desarrollan una sensibilidad a ciertas violaciones gramaticales asociadas a dicha clase de palabras, si bien los patrones de procesamiento en este caso no concuerdan con los de los nativos.

Palabras clave: grupos clíticos, rasgos marcados, caso, procesamiento

ABSTRACT

This study presents the results of a self-paced reading task whose goal was to study the processing differences between native and non-native speakers of Spanish caused by two different types of ungrammaticalities, namely those derived from clitic cluster constraints and those caused by agreement mismatches between a reflexive and its antecedent. In addition, this study  proposes an approach that explores the different applications of this type of psycholinguistic experimentation to the teaching of Spanish as a foreing language (ELE).

Despite the fact that the acquisition of object pronouns, or clitics, poses a challenge to learners of ELE, the results of the experiment show that L2 speakers succees in developing some level of sensitivity to certain grammatical violations that are associated with clitics. The processing patterns of clitic constructions, however, do not coincide with those displayed by native speakers.  

Keywords: clitic clusters, marked features, case, processing

 

1. INTRODUCCIÓN

Diversos estudios sobre los grupos de pronombres átonos, o clíticos, en Romance en el marco de la gramática generativa  han identificado que la aceptabilidad de dichos grupos viene determinada por el caso, el número y la persona de los clíticos que entran en combinación. Así, lenguas como el francés rechazan combinaciones de clíticos de 1ª y 2ª persona, como podemos ver en (1a), mientras que lenguas como el español y el rumano aceptan grupos de 1ª a 2ª persona cuando los dos clíticos van en singular, como en (1b) y los rechazan cuando van en plural (1c).

  • (1)   a) *Tu te m'es présenté à la fête
  • b) Tú te me presentaste en la fiesta
  • c) *Vosotros os nos presentasteis en la fiesta

De forma paralela a esta asimetría existente en español con respecto a la combinación de clíticos, tenemos oraciones como la de (2), que responde a una violación sintáctica causada por la falta de concordancia entre el pronombre reflexivo te y su antecedente vosotros.

(2) *Vosotros te nos vais a poner enfermos como sigáis afuera mucho rato.


Tanto la oración de (1c) como la de (2) son agramaticales, si bien los motivos de la agramaticalidad son distintos en cada caso.

Las diferencias interlingüísticas en cuanto a la aceptación de combinaciones de clíticos, como se muestra en (1) son un fenómeno que ha sido tratado casi exclusivamente desde una perspectiva teórica. El presente trabajo recoge esta variabilidad interlingüística, así como las agramaticalidades del tipo mostrado en (2), y se centra en el procesamiento de las distintas combinaciones de clíticos, posibles y no posibles, por parte de los hablantes nativos y no nativos de español, a lo cual se suma una invitación a explorar las posibles vías de acercamiento de trabajos experimentales de este tipo a la enseñanza del español como lengua extranjera (ELE).

El objetivo de este estudio es, por lo tanto, determinar, en primer lugar, si hay diferencias en el procesamiento de los dos tipos de agramaticalidad mostrados en (1c) y (2) y, en segundo lugar, si los hablantes nativos y no nativos procesan las dos agramaticalidades de la misma forma. Por último, se plantea la pregunta de qué podemos extraer de estos resultados para la enseñanza de ELE.

Para responder a todas estas preguntas, presentamos los resultados de una prueba de lectura autodirigida (self-paced reading task) administrada a cuatro grupos de hablantes de español con diversas lenguas maternas (L1): un grupo de hablantes nativos de español peninsular y tres grupos de hablantes de español como L2 de nivel avanzado. Las L1 de los tres grupos no nativos son el inglés, el francés y el rumano. A continuación se proporciona una síntesis de las distintas restricciones de grupos clíticos en español, francés, inglés y rumano.


2. RESTRICCIONES DE GRUPOS CLÍTICOS EN DISTINTAS LENGUAS

Como hemos visto en la sección anterior, el español y el francés muestran divergencias con respecto a la aceptabilidad de las distintas combinaciones de clíticos posibles. De hecho, este contraste se refleja la llamada restricción de número-persona, (Person-Case Constraint, abreviada como PCC), propuesta por Bonet (1991), que propone una división de las lenguas en dos grupos:1) lenguas de PCC fuerte (Strong PCC), como el francés, que no permiten la combinación de dos clíticos de 1ª y 2ª persona,  y 2) lenguas de PCC débil, como el español, que sí permiten dichas combinaciones. 

En cambio, los ejemplos de (1b) y (1c) muestran una asimetría en las lenguas de PCC débil con respecto a la gramaticalidad de los grupos clíticos basada no sólo en la persona, sino también en el número. Así pues, el llamado efecto restringido de bloqueo del plural (Narrow Plural-Blocking Effect, abreviado como NPBE) (Alba de la Fuente 2010) defiende que, en combinaciones de clíticos de 1ª y 2ª persona,  el clítico no dativo no puede ser plural. El paradigma de las combinaciones de 1ª y 2ª persona posibles y no posibles en español aparece en (3).

  • (3)  a) Te            me             presentaste
    ?2.Sg.Refl 1.Sg.Dat
  • b) Te            nos            presentaste
    ?2.Sg.Refl 1.Pl.Dat
  • c) *Os                   nos            presentasteis
    ?2.Pl.Refl   1.Pl.Dat
  • d) *Os                   me             presentasteis
    2.Pl.Refl   1.Sg.Dat

El rumano, como se puede ver en (4), también está sujeto al NPBE y, pese a que el orden de los clíticos difiere del español, las combinaciones posibles e imposibles son las mismas que en español.

  • (4)  a) Mi           te-ai          prezentat                          
    1.Sg.Dat    2.Sg.Refl
  • b) Ni            te-ai          prezentat         
    ?1.Pl.Dat   2.Sg.Refl          
  • c) *Ni                   v-ati           prezentat         
    1.Pl.Dat   2.Pl.Refl                   
  • d) *Mi                   v-ati           prezentat
    ?1.Sg.Dat  2.Pl.Refl

Como se ha mencionado anteriormente, dado que el francés es una lengua de PCC fuerte, ninguna de las oraciones que aparecen en (3) y (4) es aceptable en francés, como podemos ver en (5).

  • (5)  a) *Tu te              m'es          présenté
    2.Sg.Refl 1.Sg.Dat
  • b) *Tu te              nous                   es      présenté
    2.Sg.Refl   1.Pl.Dat
  • c) *Vous  vous     nous          êtes   présentés  
    Pl.Refl        1.Pl.Dat
  • d) *Vous  vous    m'êtes        présentés
    2.Pl.Refl        1.Sg.Dat

Por último, tenemos lenguas como inglés, cuyo sistema pronominal difiere del de las lenguas  romances y, por lo tanto, no tienen grupos clíticos, por lo que restricciones como el PCC o el NPBE no se aplican. El equivalente en inglés de los paradigmas mostrados en (3), (4) y (5) se muestra en las oraciones de (6).

  • (6)  a) You introduced yourself to me
    N/A
  • b) You introduced yourself to us
    N/A
  • c) You introduced yourselves to us
    N/A
  • d) You introduced yourselves to me
    N/A

La existencia de estas diferencias interlingüísticas permite explorar si la interpretación y el procesamiento de estas restricciones en la L2 se ve influida por la L1 o, más concretamente, por la versión de dichas restricciones existente en la L1. En este sentido, para el caso del español como L2, los hablantes de rumano podrán aplicar la misma restricción que ya conocen de su L1, mientras que los hablantes de francés tendrán que modificar la restricción se su L1 para adaptarla a la versión correspondiente a su L2. Los hablantes de inglés, por su parte, no tendrán un punto de referencia fuera de la L2, ya que estas restricciones no se aplican en su lengua materna. 


3. EL ESTUDIO

Como se ha indicado anteriormente,  el estudio experimental que se presenta en esta sección busca determinar, por una parte, si hay diferencias en el procesamiento de dos tipos de agramaticalidad presentados en los ejemplos (1c) y (2) (agramaticalidad de tipo NPBE y agramaticalidad sintáctica) y, por otra parte, si los hablantes nativos y no nativos procesan las dos agramaticalidades de la misma forma.

Para explorar estas cuestiones, se presentan a continuación los resultados de un experimento de lectura autodirigida que fue administrado a cuatro grupos de hablantes de español.

A continuación se detallan los aspectos centrales del experimento, seguidos de la presentación y análisis de los resultados.


3.1 Descripción del experimento

3.1.1 Preguntas de investigación

El estudio que se presenta a continuación viene motivado por tres preguntas de investigación específicas, que se detallan a continuación:

  1. ¿Existen diferencias en el procesamiento de las agramaticalidades puramente sintácticas y las del tipo NBPE? ¿Qué tipo de agramaticalidad es más costosa para el procesador del cerebro (parser)?
  2.  ¿Procesan de la misma forma estas dos agramaticalidades los hablantes nativos y los no nativos?
  3.  ¿Hasta qué punto influye la L1 en el procesamiento de estas agramaticalidades?

3.1.2 Hipótesis

En base a estas preguntas de investigación podemos formular una serie de hipótesis basadas en las propuestas gramaticales presentadas en las secciones anteriores, así como en estudios previos sobre procesamiento sintáctico. En concreto, esperamos que las oraciones agramaticales de los dos tipos tengan tiempos de lectura más largos que las oraciones gramaticales, ya que el aumento de los tiempos de lectura en pruebas de lectura autodirigida se han asociado a dificultades de procesamiento, tanto en contextos de agramaticalidad, como en contextos que suponen una carga cognitiva mayor, como es el caso de las ambigüedades sintácticas o de la presencia de varios antecedentes potenciales para una anáfora (Badecker y Straub, 2002; Kennison, 2003; Alba de la Fuente y Dukova-Zheleva, 2007; Pablos, 2006; entre otros).

En cuanto a las dos agramaticalidades, esperamos diferencias de procesamiento y, por lo tanto, en los tiempos de lectura, ya que se trata de agramaticalidades de distinta naturaleza.

A nivel general, esperamos efectos menos pronunciados en los grupos no nativos, dada la carga cognitiva suplementaria que supone el procesamiento de una lengua extranjera.


3.1.3 Participantes

Cuatro grupos de participantes formaron parte de este estudio: un grupo de 23 hablantes nativos de español peninsular, que ejerció de grupo de control, y tres grupos de hablantes de español como L2 de nivel avanzado cuyas L1 eran el inglés (N= 21), el francés (N= 23) y el rumano (N= 22).

3.1.4 Metodología

La totalidad del experimento constó de la prueba experimental acompañada de una serie de cuestionarios y pruebas previas. En primer lugar, los participantes rellenaron un cuestionario general de conocimientos lingüísticos para verificar que su lengua materna era o bien el español, en el caso del grupo de control, o bien el inglés, el francés o el rumano, en el caso de los grupos de L2. A continuación, los participantes rellenaron un cuestionario de auto-evaluación para comprobar su nivel de dominio de cada una de las lenguas que hablaban. En tercer lugar, los participantes de los grupos de L2 completaron una prueba de nivel de tipo "cloze test" para verificar su nivel de competencia del español. Por último tenemos la prueba experimental, que consistió en una prueba computerizada de lectura autodirigida. La prueba experimental fue presentada por ordenador mediante el programa Linger.


3.1.5 Diseño experimental y materiales

La prueba experimental estaba compuesta de 72 items, 24 de los cuales contenían las oraciones experimentales. Los 48 ítems restantes eran distractores.

Para cada ítem experimental había tres condiciones, determinadas por la gramaticalidad del grupo clítico: la condición gramatical, formada por oraciones como las que aparecen en (7), que contienen un grupo clítico aceptable en español según el BNPE; la condición agramatical según el NPBE, formada por oraciones que contienen violaciones de dicha restricción, como se muestra en (8), y, por último, la condición agramatical sintáctica, que contiene una violación sintáctica causada por la falta de concordancia entre el clítico reflexivo y su antecedente, como vemos en (9).

  1. a) Tú siempre te me acercas por detrás.
    b) Tú siempre te nos acercas por detrás.
  2. a)*Vosotras siempre os nos acercáis por detrás.
    b) *Vosotras siempre os  me acercáis por detrás.
  3. *Vosotras siempre te nos acercáis por detrás.

Durante la prueba experimental, los participantes tenían que leer una serie de oraciones en una pantalla de ordenador. El programa de ordenador presentaba las oraciones palabra por palabra, de modo que el participante sólo veía una palabra cada vez y, para poder ver la siguiente palabra, tenía que pulsar un botón indicado previamente. En ese momento, la palabra en pantalla desaparecía y aparecía la siguiente palabra de la oración. Cada pulsación quedaba registrada por el programa de ordenador, dejando grabados los tiempos de lectura de cada palabra, o región. Al final de la oración, aparecía una pregunta de comprensión que el participante debía responder para poder ver la siguiente oración.


3.2 Resultados

Para el análisis de los resultados no se emplearon los tiempos de lectura brutos, sino la llamada media residual, que se obtiene de calcular, para cada punto de medida, o región, la diferencia entre el tiempo de lectura bruto y el valor esperado para dicha región. El valor esperado se obtiene mediante un análisis de regresión tomando los tiempos brutos y la longitud (número de caracteres) de cada región. Esta técnica permite controlar, entre los distintos participantes,  las diferencias individuales con respecto a la velocidad de lectura de cada persona y, para cada participante,  las diferencias en los tiempos de lectura causadas por la longitud variable de cada región (diferentes longitudes de palabra).

Asimismo, en el análisis de los tiempos de lectura de cada ítem experimental, las regiones críticas, es decir, aquellas en las que se espera encontrar un efecto, son aquellas que corresponden a las palabras inmediatamente posteriores al grupo clítico. Como el participante debe leer los clíticos para mostrar una reacción, el efecto de la agramaticalidad no es esperable en el grupo clítico, sino en las regiones inmediatamente posteriores. En los ítems experimentales, el grupo clítico siempre corresponde a las regiones 14 y 15 y las regiones críticas, por lo tanto, son la 16 y la 17.

L1 español (control)

En el caso del grupo de control (L1 español) encontramos los tiempos de lectura más largos en la condición agramatical correspondiente a la violación del tipo NPBE.

Como podemos observar en la figura 1, los tiempos de lectura (TL) más largos corresponden a esta condición, seguidos de la violación puramente sintáctica. En el caso de la condición gramatical, no observamos ningún incremento de los tiempos de lectura en las regiones críticas.



Estas observaciones se ven avaladas por los resultados de los análisis estadísticos efectuados con estos datos. En concreto, los resultados del análisis de varianza (ANOVA) para la región 16 reflejan un efecto principal significativo para los distintos tipos de condición experimental (F(2, 112)= 7.731, p=.001). La comparación por parejas refleja diferencias significativas entre la condición gramatical y la agramatical de tipo NPBE (p<.001), así como entre las dos condiciones agramaticales (NPBE y sintáctica) (p=.025).


L1 inglés

Como podemos ver en la figura 2, los tiempos de lectura más largos aparecen en las regiones críticas, específicamente en la región 16.

En cambio, y a diferencia de los resultados del grupo español, yanto las condiciones agramaticales como la gramatical muestran un incremento.



En consecuencia, las diferencias entre las tres condiciones no son significativas, como demuestran los resultados de la ANOVA realizada con los datos del grupo L1 inglés (F(2,36)=.402 p=.672 para la región 16).


L1 francés

Al igual que el caso del grupo L1 inglés, los resultados del grupo L1 francés muestran un incremento de los tiempos de lectura de las tres condiciones  en la región16, como podemos ver en la figura 3.


 


En cambio, se observa también que los TL de las dos condiciones agramaticales son marcadamente más largos que los de la condición gramatical. En efecto, los resultados de una ANOVA realizada con los datos de este grupo reflejan un efecto principal de la condición para la región 16 (F(2,40)=4.598 p=.016). En concreto, la comparación por pajeras refleja una diferencia significativa entre las condiciones gramatical y sintáctica (p=.045).

 

L1 Rumano

El grupo L1 rumano también presenta un incremento en los tiempos de lectura en las regiones críticas. En cambio, a diferencias de los grupos anteriores, el efecto aparece un poco más tarde, concretamente en la región 17. 



largo corresponde a la condición que contiene una violación sintáctica y el más corto a la gramatical. Como vimos para los grupos L1 español y L1 francés, los resultados de la ANOVA realizada con los datos de este grupo reflejan un efecto principal significativo con respecto a las distintas condiciones (F(2,42)=7.636 p=.001). Las comparaciones por parejas muestran diferencias significativas entre las condiciones gramatical y sintáctica (p=.006) y cercanas a la significatividad en el caso de la comparación entre la condición agramatical de tipo NPBE y la condición de violación sintáctica.



La figura 5 muestra los resultados de los cuatro grupos divididos por condición experimental.

En el caso de la condición gramatical, vemos que los tiempos de lectura más largos en las regiones críticas corresponden a los grupos L1 inglés y L1 francés.

En cuanto a la condición gramatical de tipo  NPBE, los tiempos más largos se aprecian en los grupos L1 español, L1 inglés y L1 francés. En el caso de L1 rumano no se aprecia ningún efecto para esta condición. Por último, en el caso de la condición agramatical por violación sintáctica, el grupo en el que no se aprecia ningún efecto es el de L1 español. En los otros tres grupos, en cambio, sí se observan aumentos del tiempo de lectura en las regiones críticas.

Los resultados de la ANOVA factorial realizada con estos resultados revela un efecto principal de la condición para las región 16 (F(2,162)=6.283 p=.002). La comparación por parejas muestra diferencias significativas entre las condiciones gramatical y agramatical NPBE (p=.001), así como entre las condiciones gramatical y agramatical sintáctica (p=.034).

Si observamos los resultados por lengua, vemos que, en el caso de L1 español, los tiempos más largos aparecen en la condición agramatical de tipo NPBE, mientras que el grupo L1 rumano muestra los tiempos más largos en las regiones críticas de la condición agramatical por violación sintáctica  no muestra ningún efecto aparente en las otras dos condiciones.

En los casos de L1 inglés y L1 francés, encontramos efectos similares en las dos agramaticalidades, acompañadas de un incremento de los tiempos de lectura en la condición gramatical también, especialmente en el caso del grupo L1 francés, que muestra los tiempos de lectura más largos de todos los grupos. 

De nuevo, estas observaciones quedan avaladas por los resultados de la ANOVA factorial, que refleja un efecto principal de la variable grupo en la región 16 (F(3,81)=8.002 p<.001). La comparación por parejas revela diferencias significativas entre los siguientes grupos: L1 español y L1 francés (p=.005), L1 francés y L1 rumano (p<.001) y L1 inglés y L1 rumano (p=.037).

A pesar de los tiempos de lecturas más largos en el caso del grupo L1 rumano, las diferencias entre grupos en la región 17 nos son estadísticamente significativas (F(3,81)=.978 p=.408)

En resumen, los resultados de la prueba de lectura autodirigida muestran que los distintos grupos se comportan de manera muy diferente con respecto a los distintos tipos de condición (gramatical, agramatical de tipo NPBE y agramatical de tipo sintáctico). Concretamente, el grupo L1 español mostró los TL más largos en el caso de la agramaticalidad sintáctica, mientras que los otros grupos mostraron efectos en la agramaticalidad NPBE. En el caso de los grupos L1 francés y L2 inglés también encontramos incrementos en la condición agramatical sintáctica y, en diversa medida, en la condición gramatical.


4. CONCLUSIONES

Los resultados muestran diferencias significativas en los tiempos de lectura de las tres condiciones, lo cual nos lleva a concluir que sí existen diferencias de procesamiento entre los dos tipos de agramaticalidad.  Del mismo modo, existen diferencias claras entre los hablantes nativos y no nativos, pero también entre los diferentes grupos de hablantes no nativos. En ese sentido, la L1 sí parece tener influencia en el procesamiento de los grupos clíticos en la L2.

En el caso de los hablantes nativos, los TL más largos corresponden a la condición agramatical NPBE. Por su parte, los TL más largos en los grupos no nativos en general corresponden a la condición *sintáctica, lo cual sugiere que los hablantes no nativos son sensibles a los errores de concordancia, pero no tanto a las restricciones de tipo NPBE.

El hecho de haber encontrado un incremento de los TL de la condición gramatical en los grupos L1 inglés  y L1 francés sugiere una dificultad de procesamiento de los grupos clíticos en general, ya sea en frases gramaticales o agramaticales. A este respecto, es necesario aclarar que los aprendices de ELE no reciben instrucción explícita en el aula en cuanto a las agramaticalidades de tipo NPBE, a diferencia de lo que ocurre con los errores de concordancia, de los cuales sí reciben instrucción a lo largo de su proceso de aprendizaje.

Podemos identificar dos posibles razones del efecto significativo en todas las condiciones que se observan en los hablantes de español L2. En primer lugar, estos incrementos de los TL pueden deberse a dificultades generales de procesamiento, provocadas por el aumento de la carga cognitiva que supone procesar información en una lengua extranjera. Por otro lado, los LT más largos pueden ser un reflejo de la falta de instrucción formal (extensa) sobre los grupos clíticos, lo cual hace que los participantes estén mucho menos familiarizados con este tipo de construcciones.

Los resultados de este estudio ponen de relieve la noción compartida de que los hablantes nativos y lo nativos procesan la lengua de manera diferente, algo que se debe tener en cuenta a la hora de planificar la enseñanza de lenguas extranjeras. Además, el estudio muestra sensibilidad por parte de los participantes no nativos a agramaticalidades de las que sí reciben input e instrucción formal en el aula.

Tras el análisis de los datos obtenidos en este estudio, una línea de investigación para el futuro sería replicar el experimento con grupos clíticos que sí se tratan en el aula (ej. Se lo di) para explorar las dificultades de procesamiento de los clíticos con más detalle.


 

Referencias bibliográficas

Alba de la Fuente, A. (2010). More on the clitic combination puzzle: Evidence from Spanish, Catalan and Romanian. Proceedings of the 39th Linguistic Symposium on Romance Languages (LSRL 39) University of Arizona, Tuscon, AZ, March 26th-29th.

Alba de la Fuente, A. y Dukova-Zheleva, G. (2007). Anaphor processing in Spanish or Why a policeman can fine himself. En Alba de la Fuente, A., Barajas-Garrido, G., Pérez-Tattam, R., Pifano, D. and Zúñiga-Cortés, K. (eds.).  Proceedings of the II Jornadas de Investigación de Estudios Hispánicos (pp. 66-76). University of Ottawa.

Badecker, W. y Straub, K. (2002). The Processing Role of Structural Constraints on the Interpretation of Pronouns and Anaphors. Journal of Experimental Psychology: Learning, Memory and Cognition  28 (4), 748-769.

Bonet, E. (1991). Morphology after syntax: Pronominal clitics in Romance. Tesis doctoral, MIT.

Kennison, S. M. (2003). Comprehending the pronouns her, him and his: Implications for theories of referential processing.  Journal of Memory and Language 49, 335-352.

Pablos, L. (2006). Pre-verbal Structure Building in Romance Languages and Basque. Ph.D. dissertation. University of Maryland.