Mujeres en la ciencia

Nuevas formas de transmitir las matemáticas en las aulas

La Facultad de Lenguas y Educación realizó una jornada orientada a las ciencias y las matemáticas y cómo transmitir los conocimientos en las clases. Los alumnos de educación asistieron muy interesados en poder adquirir habilidades y nuevas ideas para poder poner en práctica con sus futuros alumnos.

La primera conferencia fue ofrecida por la Unidad de Comunicación del Instituto de Ciencias Matemáticas (ICEMAT), Laura Moreno y Ágata Timón, quienes presentaron el libro Mi científica favorita que recoge trabajos de alumnos de primaria sobre figuras científicas femeninas en las que se muestran interesados. El objetivo de esta publicación es visibilizar a las mujeres científicas desconocidas que no son recogidas en los libros de textos utilizados en los colegios y “mostrar que la ciencia no tiene género y es de todos y para todos”, explicó Laura Moreno. Los estudios muestran que los estereotipos se empiezan a forjar de los 10 a los 12 años, “por eso es la edad de los alumnos que participan en este proyecto que ya lleva dos ediciones”, dijo Ágata Timón.

Este proyecto va unido al plan de género Severo Ochoa del ICMAT que pretende aumentar el número de mujeres en los programas de investigación y divulgación del Instituto ya que solo un 35% de los investigadores en las primeras etapas son mujeres, pero es aún más alarmante los datos que evidencian que “según aumenta la carrera investigadora van disminuyendo considerablemente el número de mujeres.  Esto es dañino porque perdemos el talento de la mitad de la población”, aseguró Timón.

Con la publicación de Mi científica favorita, el ICEMAT quiere incrementar la visibilidad de las mujeres matemáticas y ofrecer modelos de mujeres para favorecer la vocación científica en las niñas.

Tras la charla, se propuso un taller que involucró a los alumnos asistentes para que mostraran cómo enseñarían a sus alumnos las figuras de unas científicas que se propusieron por parte de las conferenciantes.

El profesor Roberto Soto llevó a cabo un taller de juegos matemáticos interactivos y aplicaciones móviles. Soto explicó que entre las ventajas de utilizar estos juegos interactivos en clase se encuentran el desarrollo de habilidades psicomotrices, la estimulación auditiva y ocular y una alta motivación e interés en las matemáticas. Soto también transmitió que algunas desventajas de estos juegos es que afectan a la sociabilidad y que “no todos tienen un contenido apto para todos, es nuestra labor como maestros saber elegir el juego más adecuado”, dijo Soto.

Soto mostró el funcionamiento de varios juegos gratuitos disponibles para los futuros profesores, qué habilidades y conocimientos fomentan y cómo aplicarlos en clase.

Arantxa González Montero, Zaida Moreno y María Elena Álvarez García compartieron con todos los asistentes las experiencias que han tenido en clase con las matemáticas y expusieron los proyectos que llevan a cabo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *