Santo Tomás de Aquino 2019

“Con el español tenemos una joya que muchas veces no valoramos”

La comunidad educativa de la Universidad Nebrija se reunió una vez más para conmemorar al patrón de las universidades, Santo Tomás de Aquino.  Un acto que reconoce el valor de los profesores, doctores, investigadores y del personal que con su esfuerzo permite seguir formando las mentes de los alumnos que saldrán de las aulas convertidos en profesionales.

Juan Pí Llorens, presidente del Patronato de la Universidad Nebrija, abrió el acto destacando el valor de realizar este tipo de reconocimientos por parte de la Universidad. Además, siguiendo las palabras del mismo Santo Tomás de Aquino, deseó a la Universidad Nebrija en su camino hacia la excelencia, “acierto al empezar, dirección al continuar y perfección al acabar”.

En esta ocasión el ponente invitado fue Carlos Espinosa de los Monteros, empresario y abogado, dedicado en los últimos años a la promoción e impulso de la imagen exterior de España en los ámbitos económico, cultural, social, científico y tecnológico desde el alto comisionado para la Marca España. Desde 2017 es, además, vicepresidente del Patronato de la Universidad Nebrija.

En su discurso, Espinosa de los Monteros eligió hablar de “algo tan querido para mí como es el español” y las iniciativas de la Marca España para fomentarlo en el extranjero durante su etapa en ella. “Con el nacimiento de la Marca España nos planteamos cómo queríamos que nos vieran fuera, pero nos dimos cuenta de que no había un solo término que definiera España”, explicó Espinosa de los Monteros.

La imagen que detectaron que España estaba dando al exterior era la de un país simpático y agradable, solidario y, sobre todo, con una gran diversidad tanto en su gente, riqueza de su cultura y geografía: “La prueba es que España es un país al que siempre quiere volver la gente”.

El español es, además, un idioma global porque  logra superar tres puntos: “El primero es que se extiende más allá de sus fronteras; el segundo es que conserva la unidad de sus características, es decir, que se hable donde se hable, el español sigue manteniendo sus características principales; y el tercero es que es un instrumento de comunicación muy utilizado”. Solo el inglés y el español cumplen estos tres requisitos: “Tenemos una joya que muchas veces no valoramos”, aseguró el ponente.

Sin embargo, Espinosa de los Monteros destacó dos problemas en la situación del español actualmente. El primero de ellos se centra en África, país que va a ser responsable del crecimiento de la población en los próximos años, “pero nuestra presencia allí es casi inexistente, por lo que debemos incrementar los programas para fomentar el uso del español al mismo tiempo que las lenguas locales, como ya está haciendo Francia”, dijo Espinosa de los Monteros.

El segundo de los conflictos nombrados por el experto se encuentra dentro de nuestras fronteras y es que Espinosa de los Monteros afirmó que “el español se encuentra en un claro retroceso en algunas regiones de España, como Cataluña, Valencia, Baleares y el País Vasco”. Y es que para el empresario, la situación del castellano en esas regiones hace que “a quien hay que proteger en el bilingüismo ahora mismo es al español”.

Espinosa de los Monteros destaca “los casos crecientes en los que se pierde el uso del castellano frente a los que el gobierno central asiste impasible por no enemistarse con otros partidos” y plantea la contradicción de que “aspiremos a ser una lengua global fuera de nuestras fronteras, pero no la estemos cuidando dentro”.

Dentro de los próximos retos a abordar, el ponente identificó la presencia del español en el ámbito tecnológico que, “aunque está por debajo del inglés, va por delante del chino y el francés. Debemos seguir afianzando el español en este sector”, aseguró.

Como conclusión Carlos Espinosa de los Monteros dijo que “tenemos muchas batallas abiertas y solo con un plan y recursos podremos ganarlas”.

El rector, Juan Cayón, también se dirigió a los asistentes haciendo una reflexión sobre “la enormidad del pensamiento de Santo Tomás de Aquino” desde su perspectiva más filosófica porque “seguimos celebrando al hombre, al humanista, al filósofo y filólogo”. Como el filósofo, el rector destacó que “nuestro aprendizaje necesita de maestros, cuya función es guiar, formar y plantar el conocimiento del estudiante”.

El mundo de hoy exige a los estudiantes habilidades mucho más transversales y por eso “Nebrija debe centrarse en ser cada vez más exigente, selectiva, transversal y moderna”, dijo el rector, “trabajar las capacidades innatas de los estudiantes, como decía Santo Tomás de Aquino, siendo exigentes con ellos y con nosotros mismos”.

La comunidad universitaria recogió las menciones académicas a la actividad investigadora de los doctores que han destacado este año en esta actividad, las menciones anuales a la excelencia en el actividad docente, los nombramientos a los nuevos doctores y el reconocimiento al personal que forma parte de la familia Nebrija desde hace más de diez años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *