Carlos Saura, Premio de Honor del XVIII Festival de Cortometrajes AdN

El escenario del cine Capitol de Gran Vía se convirtió este jueves 9 de mayo en un glamuroso club de los años dorados de Hollywood para celebrar el XVIII Festival de Cortometrajes AdN. Las notas de Volver, en la voz del pianista, rasgaron el silencio de una sala de cine abarrotada para dar comienzo a una noche mágica que rindió homenaje al séptimo arte. El cine y la música fueron los protagonistas de esta gala, presentada por Nicolás Grijalba, director del Grado en Comunicación Audiovisual, que reflejó la cantera de grandes cineastas que cada año se forman en la Facultad de Comunicación y Artes de la Universidad Nebrija.

La decimoctava edición del festival de cine universitario más longevo de nuestro país rindió homenaje al director Carlos Saura, un icono en la historia del cine español. Realizador de auténticos referentes de nuestro patrimonio fílmico, el cineasta aragonés recibió el Premio de Honor AdN 2019 como reconocimiento a su trabajo, dedicación e ilusión por la industria cinematográfica y su contribución al teatro y a la fotografía.

Los directores del festival, Andy Tavárez, Javier Mencos, Valeria Álvarez y Ana García-Valdecasa, entregaron al creador este galardón, que recogió “con una gran alegría al recibirlo de manos de gente joven”. Saura animó a los alumnos a aprovechar el “maravilloso momento que vive el cine en cuanto a medios técnicos”, lo que hace posible que buenos directores, con pocos medios, hagan películas extraordinarias.

Premio Especial para la Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales (CIMA)

Cumplir 18 años confiere una gran responsabilidad a un proyecto de innovación docente que nació para mostrar el talento cinematográfico de los estudiantes de Nebrija. Los organizadores del festival no quisieron desaprovechar esta oportunidad y crearon para la 18ª edición el Premio Especial AdN, que busca premiar iniciativas comprometidas socialmente. Nada mejor para inaugurar esta nueva categoría que conceder el galardón a las mujeres cineastas, representadas en la Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales (CIMA).

Isabel Raventós, vicepresidenta de CIMA, recogió este premio y apostó en su discurso de agradecimiento por una representación más equilibrada y realista de la mujer dentro de la industria audiovisual. “Es muy gratificante ver que cada vez tenemos más socias jóvenes comprometidas con la igualdad. CIMA es la prueba fehaciente de que cuando las mujeres trabajamos unidas somos imparables”, afirmó la directora y productora.

Perú, país invitado en el XVIII Festival AdN

AdN celebró también su mayoría de edad convirtiéndose en un festival internacional con la creación del Premio Iberoamericano. Perú fue el país invitado de esta primera edición. Estudiantes de cinco universidades del país andino presentaron sus obras para esta categoría, que finalmente recayó en Klauss Dupeyrat, de la Universidad de Lima, por su corto Ser vivo. “El arte nos ayuda a romper a fronteras”, señaló el joven cineasta peruano, que destacó el honor que suponía recibir este premio la primera vez que se realiza.

Au, Por si te falto y Una hermosa amistad, los ganadores de la noche

El momento más esperado de la noche llegó con la entrega de premios a los cortometrajes realizados por los estudiantes de la Universidad. Unos premios muy repartidos que reconocieron el gran nivel de las 13 obras seleccionadas, de entre las más de 30 presentadas al concurso.

Una emocionada Victoria Velasco recogió los premios a Mejor Cortometraje y Mejor Guion por Au. Este corto de animación cautivó al jurado y mostró a los asistentes que, en muchas ocasiones, no todo es lo que parece.

El Premio del Público y los galardones a Mejor Dirección de Fotografía y a Mejor Interpretación fueron para Por si te falto, una obra dirigida por Valeria Álvarez, que mezcla tintes lorquianos con la fotografía de Almodóvar. El cortometraje contó con Andy Tavárez y Roberto Hoyos al frente de la dirección fotográfica y brilló con la magnífica interpretación de Marina Salas.

El Premio a la Mejor Dirección recayó en Jorge Tudanca por Una hermosa amistad. El alumno de Comunicación Audiovisual destacó el talento de sus compañeros, que pronto formarán parte del panorama cinematográfico de nuestro país: “Tenemos muy pocos años. Somos libres de crear nuestra propia historia”.

Por su parte, Carlos Rivera se llevó el Premio a la Mejor Edición y Postproducción, por el cortometraje Memories, mientras Patricia García Ruiperez se hizo con el Premio al Mejor Cortometraje Antiguo Alumno AdN 2019 por Sueño de una noche de teatro.

Y así llegó el final de una emocionante velada, que rindió homenaje al cine y, en especial, a los jóvenes creadores de Nebrija, a los que todavía les quedan muchas historias por contar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *