Club del Automóvil

Club del Automóvil Nebrija: un año de proyectos sobre ruedas

El Club del Automóvil reúne a un gran número de alumnos de distintos grados de la Escuela Politécnica Superior interesados en el mundo del motor y les acerca un poco más a la realidad profesional de las carreras de automoción, el diseño, el montaje y la puesta en marcha de los vehículos.

Durante el curso, el Club del Automóvil lleva a cabo varios proyectos que el pasado miércoles 5 de junio quiso presentar ante toda la comunidad Nebrija. Los alumnos participantes presentaron cada proyecto y el punto en el que se encuentran.

David González explicó el funcionamiento del proyecto Formula Student. Consiste en la creación de un equipo en miniatura de Fórmula 1, “desde el coche hasta el equipo que hay detrás, de mecánicos hasta marketing”. Este proyecto ha comenzado este curso formando el equipo, objetivo prioritario para comenzar a montar el coche. De toda la experiencia, González destacó la importancia de aprender a montar el coche porque “de los errores comentados también se aprende”. El momento más importante del curso fue “llegar a arranchar el coche, fue muy emocionante y estábamos muy nerviosos”.

El siguiente proyecto que presentaron fue el Protax que parte de un vehículo Citröen AX antiguo donado por un antiguo alumno. Se pretende hacer de él un vehículo de carreras. Para ello han tenido que “reducir el peso del vehículo quitando los componentes innecesarios como los asientos, ensanchar el coche a las medidas requeridas para vehículos de competición y aumentar la potencia cambiando el motor”.

Por otro lado, el estudio de la telemetría en circuito es también una parte importante del proyecto. Ciro Moreno, director del Club, afirmó que “la participación de los antiguos alumnos que ya no están en la EPS muestra el espíritu que se crea en los equipos”.

Alberto Lindon presentó el Nebrija Virtual Engineering, un proyecto que ha comenzado este año y que consiste en la creación de una máquina para competir en un entorno virtual “que ya ha sido calificada como disciplina oficial del motor”, explicó Lindon.

En este primer año ya han lanzado torneos en los que alumnos y profesores han podido medir sus habilidades de conducción. Pero este proyecto no pretende quedarse en esta función,  Lindon aseguró que “este desarrollo permite que pilotos profesionales entrenen con nuestras máquinas y que nosotros nos formemos con estas experiencias reales”.

Juan García y Jose Serrat explicaron el proyecto Nebrija Power Wheel. Los integrantes de este grupo han diseñado y están montando una moto eléctrica bajo el nombre del equipo para competir en la competición bianual MotoStudent de Alcañiz.

Se trata de una carrera universitaria a la que acuden equipos de todo el mundo. El equipo de Nebrija se creó en 2018 y desarrolló el diseño. “En 2020 el objetivo es competir y destacar, es decir, llevar una buena moto que llame la atención y en 2022 ganar alguno de los premios de la competición”, dijo García.

Beatriz Belda habló del Mini AV10 que han transformado en un vehículo de competición. Se trata de un proyecto multidisciplinar porque los alumnos de Bellas Artes también han contribuido haciendo el diseño de la carrocería.

Este proyecto, uno de los más antiguos del Club, formó la escudería Nebrija Motorsport  en 2014 y quedaron campeones de Madrid en la modalidad de slalom. En 2015 ganaron el Campeonato Race de Turismo con un coche que tuvieron que reconstruir en tan solo diez días tras un accidente: “Pudimos hacerlo gracias al trabajo en equipo y al compromiso de todos los miembros”, aseguró Belda.

El último de los proyectos, la Citroneta consiste en convertir un Citröen 2CV en un coche de competición para Raids.

Jordi Viñolas, director de la Escuela Politécnica se mostró orgulloso de los grandes avances que han hecho los distintos proyectos y dio las gracias a todos los participantes, profesores y coordinadores por ayudar a dar crecimiento a este Club.

Para terminar este encuentro el piloto del Dakar, Óscar Fuertes, invitó con su charla a todos los presentes a conocer esta difícil competición desde dentro compartiendo su experiencia y todas las dificultades que se te pueden presentar mientras compites, pero también los momentos más satisfactorios.

Fuertes destacó que “el mundo de la competición me ha dado valores clave para la empresa, lo que he aprendido compitiendo no se aprende de otra manera”.

Su sueño siempre fue hacer el Dakar y consiguió convencer a la empresa coreana de vehículos  SsangYong “que sería interesante invertir en nosotros para competir” y les proporcionaron el vehículo y el apoyo necesario en esta última edición de la competición.

El piloto recomendó “marcarse siempre objetivos ambiciosos, pero realistas respecto a los recursos de los que se disponen”, y así lo hicieron ellos también durante la carrera.

Durante la charla, Óscar Fuertes compartió algunas de las lecciones que ha aprendido en la competición como saber improvisar y tomar decisiones sobre la macha de las que no lamentarse después pase lo que pase “porque nunca sabremos qué habría ocurrido exactamente si hubiéramos hecho otra cosa”.  También recomendó “siempre confiar en tu equipo y saber escucharles, es la mejor manera de trabajar, a veces las soluciones no están en ti, sino en otros”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *