Jornada Prevención del Suicidio

Noventa minutos de esperanza para salvar una vida

El suicidio es la segunda causa de muerte externa en el mundo, pero sin embargo, es un tema tabú en la sociedad. El Grado en Psicología, con el objetivo de formar a los alumnos en la detección y prevención del suicidio organizó, una jornada con expertos psicólogos en este campo.

Ángela Socastro Gómez, psicóloga general sanitaria, explicó que la tasa de suicidio “se ha ido incrementando en los últimos doce años”, pero lo más preocupante es que “se está experimentando un aumento de los suicidios en adolescentes”. Entre los mitos que la psicóloga quiso desterrar destacó la afirmación de que el suicidio no se puede prevenir. Socastro aseguró que “aunque el rango de edad de las personas que se pueden ver afectadas es muy amplio y esto dificulta ponerle solución” existen terapias y campañas que se pueden poner en práctica.

Socastro dijo que “entre que surge la idea del suicidio y se comete el acto hay 90 minutos esenciales en los que con una buena intervención pude evitarse el suicidio”. Ese es el momento clave en el que actúan los psicólogos de urgencia, unos minutos “en los que no puedes quitarle la idea de la cabeza, pero haces una fase de contención para que no lo haga y después derivar a un tratamiento a largo plazo”, aseguró la psicóloga.

Factores que pueden desencadenar un suicidio

El psicólogo clínico Amable Cima estableció algunos de los factores de riesgo que pueden hacer que una persona sufra esta situación. Cima coincidió con Ángela Socastro en que el rango de edad es bastante amplio, pero suelen verse más afectados los hombre, solteros, parados de larga duración, inmigrantes en una situación de desarraigo “porque las raíces y el núcleo familiar son factores de protección”. Cima también comentó que “la religión es uno de los factores culturales más importantes en los comportamientos suicidas”.

El psicólogo también dibujó un perfil de la tentativa de suicidio que suele coincidir  con “una mujer, tanto joven como adulta, soltera o divorciada, clase social media, parada, con desarraigo y sin creencias religiosas”.

Las personalidad de cada paciente también influye y son más numerosos los casos en personas con “baja autoestima, falta de control, introversión, impulsividad, dependencia o ansiedad…”, explicó Cima.

Terapias para prevenir

Fernando Miralles Muñoz, doctor en Psicología y Especialista en Psicología Clínica, aseguró que “la sociedad se protege a sí misma, pero no nos damos cuenta de lo que tenemos al lado. Falta tolerancia a la frustración y sobreprotección”.

Miralles también repasó las terapias que se llevan a cabo en los tratamientos psicológicos para prevenir el suicidio porque “cuando hay un suicidio suele haber una depresión con impulsividad detrás”.

La terapia cognitiva-conductual trata de identificar los pensamientos distorsionados para discutir esos pensamientos, sembrar dudas y plantear alternativas al paciente para ponerlas a prueba más adelante. Miralles explicó que “la depresión es un resultado de un desarreglo cognitivo y esos errores cognitivos hacen que el pensamiento automático se base en una lógica defectuosa”.

Otra de las terapias es la psicoeducación cuyo objetivo es “enseñar a los pacientes una nueva forma de pensar que puede aplicarse para resolver síntomas actuales y manejar problemas con los que se puedan encontrar en el futuro”, explicó Miralles.

Los psicólogos suelen usar herramientas como “escribir las razones para vivir, leerlas varias veces al fía para realizar una reestructuración cognitiva”.

Pedro Martín- Barrajón, psicólogo de urgencias, aseguró que “en la prevención del suicidio, todos somos agentes de cambio, somos red de apoyo social”. En la misma línea, el psicólogo añadió: “El suicidio no es culpa de nadie, pero es responsabilidad de todos”.

Martín- Barrajón denunció que “en muchas ocasiones, el médico de atención primaria no sabe cómo atender e identificar los casos que pueden derivar en un suicidio, pero cuando alguien habla de suicidio puede ser la última y la única oportunidad de ayudarle”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *