nebrija_rd

Bosch, ponderado por la ministra dominicana de Educación Superior, Ciencia y Tecnología

El II Congreso Internacional Cátedra MESCYT-Nebrija congregó en el campus de Madrid-Princesa de la Universidad Nebrija a Alejandrina Germán, ministra de Educación Superior, Ciencia y Tecnología de República Dominicana (MESCYT); Eduardo Selman, ministro de Cultura de la República Dominicana –que estuvo entre el público-; el embajador dominicano Iván Ernesto Gatón; y diversas autoridades académicas. La figura del escritor y político Juan Bosch y las relaciones académicas y culturales entre España y la República Dominicana fueron los dos asuntos sobre los que giró el encuentro.

Tras las palabras de bienvenida de Susana Martín Leralta, decana de la Facultad de Lenguas y Educación de la Universidad Nebrija, Alejandrina Germán confesó compartir la alegría de los estudiantes dominicanos que cursan sus estudios en Nebrija y apostó por “seguir ampliando y fortaleciendo los lazos institucionales”. En su opinión, la Cátedra MESCYT-Nebrija es “un medio de trascendental importancia en las valiosas labores de investigación” que atienden la demanda económica, social y tecnológica de la República Dominicana. “El MESCYT compilará los trabajos de los estudiantes de España para ser evaluados por una comisión para poder difundirlos y utilizarlos con el objetivo de superar los problemas de República Dominicana maximizando la inversión en el talento”.  La ministra dominicana se mostró partidaria de seguir impulsando las políticas de la cátedra a través de esta plataforma de investigación en ciencias sociales, que entronca con la declaración del presidente de la República Dominicana Danilo Medina de 2019 como año de fomento a la Innovación y la Competitividad.

Alejandrina Germán aprovechó el acto para elogiar la figura de Juan Bosch, ensayista y expresidente de la República Dominicana, que “previó muchas de las situaciones que están ocurriendo ahora en el mundo”. Por este motivo, la ministra de Educación de la República Dominicana reclamó el estudio de su obra y animó a los estudiantes a profundizar en sus textos. “Juan Bosch ayudó al pueblo dominicano a construir su propia identidad y demostró que la educación es el medio esencial para que los países pobres avancen”, afirmó.

Rica personalidad

Sobre la conducta “ética” del escritor dominicano, sobre su liderazgo y humanismo y sobre su guía a las nuevas generaciones, también departió Germán, a la que tomó el relevo el poeta y profesor de Literatura Jorge Urrutia, que puso por primera vez su pie en tierra dominicana hace 35 años. “La personalidad de Juan Bosch se muestra con riqueza a todos y pertenece a una generación de intelectuales de amplio espectro”, comenzó.

En un recorrido literario y vital de Bosch, Jorge Urrutia se detuvo en “la espléndida lucidez” de la obra Composición Social Dominicana, de la que rescató dos citas “fuera de lo común”, que lo sorprendieron: “El descubrimiento y conquista de América es una labor renacentista de un pueblo que todavía está en la Edad Media” y “La relación capital-trabajo que los españoles llevan a América es exactamente igual que la relación capital-trabajo que conocían los obreros de los cortijos andaluces y extremeños”. El poeta madrileño también habló sobre los exilios de Bosch y su efímera presidencia de la República, después de un golpe de Estado, y sobre todo de la presencia en España del escritor dominicano donde plasma su ensayo De Cristóbal Colón a Fidel Castro. De esta etapa conserva la anécdota de cómo jóvenes universitarios como él se inventaron una bebida, mezcla de todas las que vendían –sin alcohol- en las cafeterías del campus, que llamaron “Santo Domingo libre”.

Además, Urrutia recordó que Juan Bosch estaba convencido de que “la cultura y el progreso exige un dominio de la lengua”. En las postrimerías de su intervención, el profesor de Literatura se refirió a la obra de Bosch La mañosa (1936) como una de las grandes novelas latinoamericanas. En ella, refleja el tema de las revoluciones dominicanas, “que nada tienen que ver con otras históricas”, y la importancia de la casa “como un refugio donde se cuida la paz, la libertad y la justicia, y que hay que defender”.

Visión geopolítica

Por su parte, el embajador Iván Ernesto Gatón alabó la figura de Bosch como “un académico que abordaba la perspectiva internacional desde una visión geopolítica, con una perspectiva de no pensar que el mundo se dirige desde el Caribe”. En su análisis, añadió que el 90% de los medios de comunicación se encuentra en pocas manos y que “el espacio vital de Estados Unidos es América Latina y no Europa”. Entre las opiniones vertidas sobre la perspectiva del continente americano, Gatón dejó claro que “se subestimó la incidencia de Chávez” en la política mundial y que la historia de América Latina “empezó con libertadores que se convirtieron en dictadores”. En definitiva, “América Latina tiene un problema serio al situarse en una encrucijada de corrupción, narcotráfico y desideologización de los partidos políticos”.

Daniel Magaña, subdirector de la Fundación Antonio de Nebrija y director de Alumni Nebrija, se mostró satisfecho de contar con 1100 egresados de la República Dominicana. “Cuando abrimos nuestro capítulo internacional allí este año, todos nos dijeron que la Universidad Nebrija les había cambiado la vida», dijo. Magaña confirmó que actualmente en Nebrija hay becados 880 dominicanos por el Ministerio de Educación Superior Ciencia y Tecnología de República Dominicana (MESCYT).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *