Mujeres artistas

El arte en femenino se conmemora en Nebrija

Las profesoras del Instituto de Lenguas Modernas quisieron participar en el homenaje a las mujeres olvidadas por la historia que se ha llevado a cabo en las Jornadas “Mujeres para quitarse el sombrero”. Por ello, formaron una mesa redonda y seleccionaron mujeres artistas del ámbito internacional y compartieron con los asistentes las obras y lo que su legado representa para la Universidad.

Jutta Schürmanns, profesora de alemán, escogió a Alma Mahler, compositora fructífera, que dejó su trabajar al casarse con Gustav Mahler, quien se lo pidió en el contrato matrimonial. También habló de la pintora y escultora suiza, Sophie Taeuber Arp, también cansada con el pinto Jean Arp. Ambos formaron parte del movimiento dadaísta.

La fotografía también tuvo cabida en la charla con la austriaca a Inge Morath y la historia de Gerda Taro, la primera fotoperiodista en cubrir una guerra. Murió en 1937 en la Guerra Civil española, en la batalla de Brunete. Taro fue ideóloga, junto a André Friedmann, del seudónimo Robert Capa que ambos usaron para publicar sus reportajes.

Artistas contemporáneas como Irene Diwiak, “una novelista de talento prometedor que pone el foco en la desigualdad entre el hombre y la mujer” o la directora de la Orquesta de Núremberg, Joana Mallwitz, también destacaron en la selección de la profesora Schürmanns.

Ángeles Quevedo, profesora de francés, llevó a la mesa el caso de Olympe de Gouges, escritora que fue ejecutada durante la Revolución Francesa por sus orígenes burgueses. Ángeles Quevedo se dio cuenta de que “solo el 3% del callejero de París recoge el nombre de figuras históricas femeninas, el de Madrid un 11%.”. Para la profesora esto es un ejemplo de que “si las mujeres no son referentes culturales, no están presentes en nuestro imaginario”.

Olympe Gouges tuvo una actitud muy avanzada para su época, “estuvo muy preocupada por los derechos de la mujer y la esclavitud de los negros”, explicó Ángeles Quevedo, “sus contemporáneos hablaban de su obra, aunque luego pasó al olvido”.

Melisa Teves, coordinadora del Instituto de Lenguas Modernas, quiso recuperar a las escritoras del finales del siglo XIX: “Mujeres que comienzan a romper las barreras entre el ámbito doméstico, en el que se sentían atrapadas,  y el público, en el que muchas veces estaban vetadas. Esta claustrofobia es la que tratan en sus novelas”. Algunos otros de los temas que trataron fueron el embarazo no deseado, la depresión posparto, el descontento marital, la represión sexual… Teves destacó nombres como Edith Wharton, Charlotte Perkins Gilman y Kate Chopin.

La profesora de inglés Luisa Sánchez se encargó de dar voz a las mujeres cineastas: “Las mujeres llevan mucho tiempo haciendo películas aunque su obra no haya sido reconocida”. La representación de la mujer en el cine también ha estado sujeta a muchos estereotipos “y con la edad se dejan de hacer personajes que reflejen lo que verdaderamente son las mujeres en nuestra sociedad”, explicó la profesora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *