Impacto del confinamiento en los doctorandos de la Universidad Nebrija

Durante el mes pasado la Escuela de Doctorado ha realizado una encuesta entre los doctorandos de los distintos programas de doctorado  de la Universidad Nebrija con el objetivo de evaluar el impacto del confinamiento en sus estados emocionales, en las tareas investigadoras y en recabar la percepción de la supervisión doctoral y la gestión de la Escuela de Doctorado.

Resultados de la encuesta

Los resultados más significativos muestran que los doctorandos se han sentido más optimistas que pesimistas sobre el futuro a lo largo de las dos últimas semanas en las que realizaron la encuesta -un 33 % se han sentido optimistas todo el tiempo del confinamiento y un 17% mucho tiempo-. También una mayoría manifiesta que han podido ir gestionando sus problemas en la investigación y que han tenido claro su quehacer con respecto a su tarea investigadora.

En relación con el sentimiento de soledad, en las dos últimas semanas, han sido una mayoría los que refieren casi nunca sentirse solos o excluidos o aislado de los demás. Un 16,7 % refiere sentirse solo a menudo. Más de un 50 % afirman que el confinamiento ha influido negativamente en el contacto social.  Por otro lado, en el último mes, un 25 % se sintió la mayor parte del tiempo nervioso y algunas veces en un porcentaje del 37,5%. Un 20 % se ha sentido la mayor parte del último mes inquieto y desasosegado  y un 8 % se ha sentido así todo el tiempo.

Acceso a los recursos

En cuanto a los recursos durante el confinamiento, un 96% sigue utilizando el mismo ordenador y una gran mayoría dispone del software para seguir investigando, siendo muy poco frecuentes los que no han tenido acceso. Sin embargo, hay recursos a los que no han tenido un buen acceso durante el confinamiento en porcentajes mayores. Por ejemplo, un 29% refieren que han tenido un acceso más restringido a los recursos de la biblioteca y un porcentaje similar manifiestan que no han tenido acceso. Asimismo, un 41,7% señalan que no han tenido acceso a los participantes objeto de la investigación.

En relación con las tareas investigadoras, la que más impacto negativo ha tenido ha sido la que se refiere al contraste de ideas o de resultados con los compañeros con un 54% de las respuestas. La segunda tarea más perjudicada ha sido el análisis de los datos con un 33% y a continuación la revisión de la literatura científica con un 29%.

Contacto continuo con el tutor

Acerca del apoyo que ha recibido de su coordinador de doctorado o equipo de supervisión -director, tutor- desde la pandemia en general hay una respuesta satisfactoria generalizada. Así, en la pregunta si el director/tutor “ha proporcionado pautas claras sobre cómo me ayudarán a gestionar cualquier cambio en mi capacidad para trabajar” un 45, 8% están muy de acuerdo con dicha afirmación y un 20,8 están de acuerdo.  También valoran el contacto continuo para verificar las tareas de investigación: un 75 % lo valoran positiva o muy positivamente.

Asimismo, más de un 83 % sienten que desde la supervisión doctoral se ha hecho todo lo que se ha podido en el apoyo brindado durante el confinamiento. Un porcentaje similar -78%- refieren idéntico apoyo desde la Escuela de Doctorado. Un 70,8% también refieren positivamente acerca de la información brindada desde la Escuela sobre los cambios que han afectado a las normas u otros aspectos administrativos durante el confinamiento.

En lo que se refiere a la relación con la Universidad durante el confinamiento, una gran mayoría muestran que la relación con la Universidad es la misma que anteriormente, un 79%. Un 8 % refiere que es más positiva que antes y un 13 % más negativa.

Conciliación con la vida familiar

En cuanto a las responsabilidades o cuidados de la familia, un 63% describen que no tienen responsabilidades de ese tipo, mientras que un 37% sí lo tienen, si bien un 50% apuntan que esos cuidados y responsabilidades familiares se ha incrementado durante el confinamiento.

Perspectivas de futuro

A la pregunta de las preocupaciones que han tenido en la semana anterior a realizar la encuesta, los doctorandos muestran una mayor preocupación por el impacto negativo que pueda tener la crisis pandémica en sus perspectivas laborales a largo plazo -un 75%-. El trabajo investigador y la familia figuran entre sus preocupaciones importantes si bien en un porcentaje menor -un 40 %-.

Un análisis de la encuesta se llevará a cabo en las comisiones de calidad de los programas de doctorado que tendrán lugar en este mes de junio en el marco del Sistema Interno de Garantía de Calidad del Doctorado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *