«El aprovechamiento energético conlleva un ahorro importante para el bolsillo del cliente»

La II Semana de Iniciación a la Investigación, organizada por la Cátedra Global Nebrija-Santander de Recuperación de Energía en el Transporte de Superficie de la Escuela Politécnica Superior y por el Centro Stirling, reunió en unas jornadas de intenso trabajo a profesionales y expertos de la termoelectricidad. Los alumnos asistentes, con los mejores expedientes, tuvieron que hacer frente al reto propuesto por la cátedra para finalizar la semana: diseñar un proyecto conceptual para la recuperación de energía térmica en el transporte.

El equipo ganador, -formado por Ander Morquecho, Marco Casale, Carmen Antón, Miguel Ángel Martín y Raúl Manzanares-, propuso un sistema con un captador de calor y almacenamiento en el tubo de escape del vehículo que aprovechase los gases como energía. En esta entrevista nos hablan de cómo vivieron esta intensiva experiencia y cómo ven su futuro profesional

  • ¿Qué te impulsó a participar? ¿Cómo te enteraste de la convocatoria?

Miguel Ángel Martín Zubeldia (MAM): El año que viene, tengo intención de realizar mi Trabajo de Fin de Grado en el Centro Stirling. Por eso, cuando Juan Antonio Auñón, -profesor de la Universidad de Málaga-, me comentó la oferta de la Semana de Inicación a la Investigación y su vinculación con el Centro, acepté directamente, ya que lo consideraba una buena oportunidad de tener una base de conocimientos de cara a mis metas.

Raúl Manzanares (RM): Que la beca fuese de iniciación a la investigación fue lo que más me llamo la atención. Soy una persona muy curiosa, el tema que íbamos a tratar y su aplicación en la automoción son áreas en las que me siento a gusto y en las que me gustaría desarrollar mi vida profesional como ingeniero mecánico.

Marco Casale (MC): Actualmente me encuentro trabajando como becario de investigación en la universidad Nebrija, por lo que se puede deducir que mi interés en las tecnologías innovadoras y nuevos desarrollos en la recuperación de energía es más que claro. Gracias a Carmen Iniesta, organizadora del evento, pude participar en esta convocatoria.

  • ¿Qué destacarías del contenido académico de la Semana?

MAM: De todo lo aprendido durante la semana, seguramente lo que más destacaría sería mi descubrimiento de la célula Peltier. No tenía conocimiento alguno de este dispositivo, de las posibilidades de aplicación que tiene y que puede llegar a tener.

Ander Morquecho (AM): En mi caso, lo más interesante ha sido el hecho de aprender Arduino, ya que era algo nuevo para mí y algo que tenía muchas ganas de aprender. Los discursos de los primeros días también me parecieron muy interesantes.

RM: La profesionalidad de los profesores junto con una buena organización, así como el material del que disponíamos para realizar las practicas, han hecho que estas jornadas para mí hayan sido un éxito y más aún si tenemos en cuenta que los programas se han tenido que adaptar a la nueva situación creada por la pandemia de la covid-19.

El haber podido asistir y participar en las conferencias de investigadores tan prestigiosos, conocer qué y cómo investigan en esta materia, anima a seguir su camino y así poder cambiar el mundo haciéndolo mejor.

MC: Todo el contenido presente durante esta jornada ha sido enriquecedor y de gran aporte académico. No obstante, para mí, sin duda, la presentación sobre la termoelectricidad aplicada a la recuperación de energía en los tubos de escape de vehículos del doctor Octavio Armas fue la más interesante. Gracias a esta presentación pude comprender mejor el funcionamiento y la aplicación de la termoelectricidad en un entorno tan importante, y del que formo parte, como es el del automóvil.

  • ¿Cómo ha sido la experiencia de presentar un proyecto realizado en tan solo una semana?

MAM: Creo que la planificación de la semana permitió poder trabajar de forma tranquila y cómoda. Además, contamos con la disponibilidad en todo momento de los coordinadores del evento para cualquier inconveniente que surgiese.

AM: Bueno, como poco estresante diría yo, pero al final un poco de presión siempre está bien. Hace que no te duermas y que des el 100%.

RM:  Muy estresante la verdad, dormí muy poco esa semana, creo que fui capaz de superarla y me pude dar cuenta de que no solo hay que poner el intelecto, sino también el corazón que es el que te crea la ilusión que a la vez te da fuerza para conseguir lo que uno se propone. Respecto a mi grupo de trabajo, fue una experiencia muy positiva. Hicimos nuestras propuestas las debatimos con muy buenos argumentos, lo que hizo crecer el proyecto consiguiendo que todos creyéramos en él. El reparto de las tareas fue clave ya que cada uno se sentía cómodo en lo que hacía en todo momento, nos comentábamos, nos pedíamos opinión y la aprobación del grupo del trabajo personal de cada miembro. Me sentía feliz después de saber que mi equipo fue el ganador.

MC: A priori, puede parecer un plazo demasiado corto, pero gracias a la buena colaboración y disposición de los compañeros con los que he trabajado se ha hecho más ameno y fácil de lo que esperaba.

  • ¿Puedes explicar en qué consistía el reto que os pidieron y la propuesta que hicisteis?

MAM: Básicamente, debíamos poner en práctica parte de los conocimientos adquiridos durante la semana. Para ello, se pedía desarrollar brevemente cómo podríamos recuperar energía de un vehículo a través de módulos Peltier. Para nuestro proyecto, se optó por emplear el calor aportado por los gases de escape de la combustión interna de nuestro vehículo, aprovechando y acondicionando el sistema de evacuación de estos.

RM: Nuestra propuesta fue diseñar lo que llamamos trampa térmica. En nuestro diseño no se producen perdidas hidráulicas ya que no modificamos la geometría del tubo de escape. El diseño es una pieza rectangular en forma de caja que aísla el tramo de escape que la atraviesa del exterior (como un horno en el que las resistencias son el tubo de escape). Una de las caras de generador termoeléctrico está dentro del recinto (dentro del horno) mientras que la otra cara queda fuera a temperatura ambiente.

Con esto conseguimos tener un campo de temperaturas estable en el espacio y el tiempo y que todos los módulos termoeléctricos estén expuestos a la misma temperatura. También la trampa acumulara calor que puede ser utilizado incluso con motor parado.

  • ¿Qué aplicaciones crees que tiene la propuesta que presentasteis? ¿Cómo puede mejorar la industria y qué repercusiones tendría en la sociedad?

MAM: Se podría, por ejemplo, aprovechar la energía eléctrica generada para alimentar los distintos dispositivos electrónicos presentes en los vehículos. Para nuestro proyecto lo propusimos para el sistema de climatización de la furgoneta. El aprovechamiento energético conlleva un ahorro para el bolsillo; de cara al cliente puede ser un gran factor a tener en cuenta.

AM: Si se trabaja, la idea tiene aplicaciones infinitas ya que en cualquier medio de transporte, fábrica o instalación, perder calor implica perder dinero. Si somos capaces de aprovechar parte de ese calor y convertirlo en electricidad podríamos estar hablando de un ahorro económico bastante importante.

  • ¿Qué es lo más positivo que destacarías de la experiencia?

MAM: Yo diría la introducción al desarrollo en Arduino. En mi caso, al haberlo trabajado anteriormente, me permite ampliar y afianzar conceptos. Para quien no lo conociera de antes, iniciarse en un campo de lo más interesante no solo a nivel profesional, sino también personal debido a su fácil uso y la gran cantidad de posibilidades que ofrece.

AM: Los conocimientos que me llevo y que probablemente me sean de gran utilidad en mi futuro profesional.

RM:  En esta experiencia todo ha sido positivo. El hecho de adquirir nuevos conocimientos y sus aplicaciones. El poder asistir a conferencias de investigadores, así como la posibilidad de demostrar que tenemos la capacidad de trabajar en grupo de forma online.

MC: Sin duda, todo el aporte académico que he recibido, pues apenas conocía la termoelectricidad y sus aplicaciones. Por otra parte, debido a la situación de la crisis de la covid-19, ha sido una experiencia nueva y enriquecedora el haber trabajado con otras personas a distancia. Esto puede ser de gran ayuda de cara a un futuro en el mundo laboral, ya sea por reuniones telemáticas, colaboraciones a distancia etc.

  • ¿Cómo ha sido la experiencia de trabajar en equipo en la distancia?

AM: La verdad es que trabajar vía online siempre es un poco desagradable por el tema de la comunicación, pero, la verdad, es que hemos tenido un grupo que nos hemos entendido y hemos sabido trabajar bien.

MC: En ningún caso es igual que trabajar en el mismo lugar, se pierden ciertos aspectos de la comunicación y el entendimiento, creo que esto es algo obvio. Pero debido a esta situación de crisis es a lo que hay que adaptarse y nos vemos obligados a ello. Sin embargo, no se ha hecho tan complicado trabajar así como esperaba en un primer momento, quizá también debido a que en mi grupo de trabajo el entendimiento y la disposición de todos ha sido excelente.

  • ¿Hacia dónde querrías dirigir tus pasos profesionales?

MAM: Siempre se debe apuntar lo más alto posible, no desearía otra cosa más que disfrutar lo que hago y vivir de ello. Considero que me encuentro aún en un proceso de formación y me gustaría enfocar esta etapa fuera de las clases de la facultad. Aprovechar toda oportunidad que se me ofrezca para conocer un poco más de lo que es el trabajo de un ingeniero, quizás así esté más cerca de mi objetivo.

AM: Pues el sector de la automoción siempre me ha gustado, pero cada vez estoy más interesando en el aeroespacial. Me parece un campo con gran potencial donde se puede aportar mucho.

RM: El sector de la automoción es mi sector. Un automóvil es un producto en el cual intervienen muchas tecnologías. Me gustaría dedicarme a la formación de profesionales de este sector explicando los nuevos sistemas y tecnologías que se incorporan continuamente en los automóviles.

MC: Aún no lo tengo decidido y tampoco quiero cerrarme puertas, pero gracias a cursos como este y como el del año pasado, -al que también asistí-, hacen que la posibilidad de trabajar en el mundo de la investigación vaya ganando más papeletas en la decisión por mi futuro laboral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *