El investigador Carlos Espaliú argumenta en un artículo sobre los `Spitzenkandidaten´ o cabeza de lista

Carlos Espaliú, catedrático de la Universidad Nebrija e investigador principal del grupo SEGERICO (Seguridad, Gestión de Riesgos y Conflictos) ha publicado recientemente un artículo sobre el estado actual del proceso de evolución en el proceso de funcionamiento democrático en la Unión Europea.

Se centra en la figura de los «cabeza de lista» o en alemán los «Spitzenkandidaten», propuesta ideada por el Parlamento Europeo para unir los resultados de las elecciones al Parlamento Europeo con el nombramiento del presidente de la Comisión Europea. Esta fórmula, que ha permitido que por primera vez en varias décadas en 2019 se haya revertido la tendencia descendente en el porcentaje de participación de las citadas elecciones, ha vuelto a ilusionar a los ciudadanos con la participación en los comicios europeos. No obstante, aunque en las elecciones de 2014, cuando se utilizó por primera vez el sistema de los «Spitzenkandidaten», se respetó la opinión de los ciudadanos, en 2019, en medio de una fuerte disputa entre las instituciones europeas acerca de la forma de denominar a los grandes cargos, no se siguió el guion establecido.

En efecto, finalmente, el Consejo Europeo propuso a un candidato a presidente de la Comisión que no había sido el líder del partido más votado en las elecciones de mayo. El Parlamento, pese que había prometido que no daría su legitimidad al candidato presentado por el Consejo Europeo de no ser el «Spitzenkandidaten», acabó votando a favor de la candidata presentada por el Consejo Europeo, con lo ha permitido que la voluntad de los ciudadanos no se haya tenido en cuenta, estrictamente, en aquella elección. En nuestra opinión, esta circunstancia es claramente negativa para la salud de la democracia en el funcionamiento de la Unión Europea, aunque, dicho sea de paso, nadie duda de las grandes cualidades de Von der Leyen.

El artículo ha sido publicado en el número 64 (2021) de la revista Cuadernos Europeos de Deusto, situada en el quartil 2 de SCOPUS:

Aquí está un resumen del artículo The abandonment of the Spitzenkandidaten System: (Un)sustainable democracy in the EU?

En el proceso de parlamentarización de la UE, el Tratado de Lisboa dio un nuevo paso adelante al introducir en los tratados constitutivos — Artículo 17.7 TEU— la necesidad de tener en cuenta las elecciones al Parlamento Europeo a la hora de nombrar al Presidente de la Comisión. Sin embargo, el Parlamento Europeo ha intentado imponer su interpretación del artículo 17.7 TUE, que ha sido acuñada en la doctrina Spitzenkandidaten, según la cual el jefe del partido que gana las elecciones debe ser elegido como Presidente de la Comisión. El Parlamento logró imponer su visión con ocasión del nombramiento de Juncker en 2014. Sin embargo, al no proponer como Presidente a Manfred Weber, el líder del partido más votado en las elecciones de 2019, el Consejo Europeo ha impedido la consolidación del precedente de 2014. El artículo 17.7 del TUE expresa también el deseo de acercar las elecciones europeas a los ciudadanos, para que su opinión sea tenida en cuenta en la elección del Presidente de la Comisión. Y parece que tanto los resultados de la participación en 2019 como la percepción de los votantes muestran que el sistema de Spitzenkandidaten ha sido útil para ese fin. En cualquier caso, considero que el hecho de que los ciudadanos hayan votado en las elecciones de 2019 en la creencia de que sus votos serían decisivos para designar al Presidente de la Comisión y, al final, no se haya elegido a un Spitzenkandidaten como jefe de la misma, es una falta de consideración muy grave en relación con los ciudadanos.

Los comentarios están cerrados.