Inmerso en el mundo del elearning

Autor: Mario Saborido.

 

Muchos de nosotros no somos conscientes de los cambios o avances que sigue sufriendo la educación a nivel casi mundial. Hoy en día, muchos estudiantes tenemos el lujo de poder sacarle el máximo partido posible al elearning, que es un tipo de educación a lo largo de la vida en continuo desarrollo, y que se caracteriza por ser aún más moderna, creativa, competitiva, colaborativa y autónoma.

 

Uno de los cambios que se puede apreciar es que tanto el papel adoptado por el profesor como por el alumno es distinto. El profesor actúa como facilitador del proceso de enseñanza-aprendizaje usando las tecnologías. En cambio, el alumno se ha convertido en un usuario inteligente, participativo, cada vez más individual y crítico de la información. Desde mi punto de vista como estudiante, compartir recursos, ideas, reflexiones y experiencias de todo tipo mediante herramientas colaborativas puede llegar a ser muy productivo y motivador. Todos aprendemos de todos interactuando de forma activa en contextos muy diversos y, lo más importante, transformamos los contenidos en conocimiento.

 

Con respecto a la experiencia que estoy viviendo actualmente como estudiante del Máster en Lingüística Aplicada a la Enseñanza de ELE, puedo decir que gracias a los recursos y contenidos seleccionados por el profesorado que forma parte de este programa, a su ayuda, e interacción con los demás participantes en el Campus Virtual Nebrija, me siento más preparado como profesor y futuro investigador en el campo de la enseñanza del español como lengua extranjera.

 

Este máster adoptó una nueva forma de enseñanza-aprendizaje que se caracteriza por la confluencia de la enseñanza presencial y de la virtual (elearning), teniendo en consideración lo mejor de ambas. En mi opinión, esta modalidad suple los inconvenientes de cada una ofreciendo una educación de calidad y, por tanto, reajustando o reconstruyendo las formas de enseñar y aprender. Este tipo de aprendizaje ha creado en mí un aumento de la motivación, la independencia y la autosuficiencia, además de una necesidad de perfeccionamiento a la hora de realizar cualquier tipo de actividad a través de la interacción activa entre mis profesores y compañeros.

 

Este tipo de formación grupal, colaborativa y cooperativa a distancia me ha beneficiado muchísimo, en el sentido de que he ahorrado mucho tiempo al no tener que desplazarme de un lugar a otro para recibir clases, consultar información en la biblioteca, etc. Además, he ahorrado costos puesto que he podido buscar una gran cantidad de información actualizada en cualquier momento y lugar, y normalmente esta información estaba disponible de forma gratuita en la web. En definitiva, este tipo de educación me ha posibilitado un aprendizaje flexible y accesible, lo cual es muy positivo.

 

Por otro lado, gracias a este máster he tenido la oportunidad de realizar unas prácticas profesionales como profesor de ELE en Francia y en China, las cuales me han permitido ir aplicando los contenidos teóricos adquiridos a lo largo de este curso académico. Y, para cerrar esta etapa, estoy seguro de que las clases presenciales de julio y la realización del Trabajo Final de Máster serán los últimos pasos que culminarán esta experiencia intensa, pero sobre todo enriquecedora tanto en lo personal como en lo profesional.

 

Mario Saborido

Estudiante del Máster en Lingüística Aplicada a la Enseñanza de ELE

Diploma de especialización en elearning

e-Learning: “A system of learning which uses electronic media, typically over the Internet“,

Oxford Learner’s Dictionary.

 

Si convertimos esta definición en un sumatorio, podríamos decir:

e-Learning = Metodología + tecnología + innovación +

aprendizaje colaborativo + estrategia + recursos + herramientas +

competencias digitales + aprendizaje adaptativo +

narrativa + transmedia…

 

La complejidad es evidente, ¿verdad? Esta es la realidad a la que se enfrentan los docentes online. No basta con dominar una materia. No es suficiente con saber comunicar. Hay una gran cantidad de factores que se convierten en requisitos necesarios para destacar en la docencia en entornos digitales.

En Global Campus hemos desgranado esa fórmula para ofrecer una solución a cada uno de los retos que plantea la formación online y el resultado es el Diploma de especialización en elearning. Basado en la metodología que se ha convertido en el sello inequívoco de nuestro modelo, y con un enfoque muy práctico, este programa de 30 créditos ECTS te permitirá desarrollar el criterio, la capacidad de análisis y las competencias necesarias para optimizar el uso de la metodología y la tecnología en entornos digitales.

Es una excelente oportunidad para dominar el elearning. ¡Atrévete a dar el salto!

 

Global Campus Nebrija

Curso de Learning Analytics: Ofreciendo soluciones a problemas de hoy

Todo el mundo habla del Big Data, en todos los ámbitos. Tanto es así, que seguro que no te sorprenden los siguientes ejemplos, recogidos recientemente de diferentes medios:

 

Se buscan talentos para procesar big data, el oro del siglo XXI”, La Vanguardia (30/01/17).

Big data, la herramienta que ayudó a Trump a llegar a la Casa Blanca”, Antena 3 (31/01/17).

‘Fintech’ y ‘big data’, el imparable advenimiento de la banca digital”, El País (06/02/17).

Big data, el petróleo del siglo XXI y las refinerías de información”, La Voz de Galicia (12/02/17).

El Big Data impulsa nuevos horizontes en la genética y el diagnóstico avanzado de enfermedades”, IM Médico (15/02/17).

‘Big data’ lingüístico revela oleadas de migración entre las Américas“, Cienciaplus (16/02/17).

Big data, clave para conocer a los clientes que queremos atraer“, Hosteltur (17/02/17).

 

Es una realidad. Y esa ingente cantidad de datos plantea un reto del mismo volumen: hacer que la información que nos interesa sea útil para lograr nuestros objetivos.

 

¿Y en elearning?

En el ámbito del elearning, el buen uso del Big Data se perfila como una potente herramienta para medir, recopilar, analizar y explotar la información de la que disponemos con el objetivo de entender cómo aprenden los alumnos y cómo interactúan con los medios digitales y con otros usuarios para mejorar sustancialmente su experiencia, proceso y resultados de aprendizaje. Por lo tanto, la analítica se convierte en una baza fundamental para asesorar al estudiante y, en consecuencia, conseguir un alto grado de personalización en su proceso de enseñanza.

En una institución educativa, la analítica adquiere una gran importancia ya que nos permite comprender el avance del alumno, más aún en elearning, donde el profesorado tiene más dificultades para seguir al estudiante (grupos más heterogéneos, más disgregados, sin contacto presencial…). El correcto uso de los datos de los que disponemos nos permitirán recabar informes sobre los avances del profesor, del alumno, las interacciones con las distintas plataformas digitales, etc. Sin perder en ningún momento el componente humano y la cercanía con los usuarios, necesitamos cierta automatización del proceso para poder optimizarlo.

En respuesta a esta necesidad, en Global Campus hemos diseñado el curso Learning Analytics, especialmente dirigido a profesores, técnicos informáticos, gestores elearning y personal de formación de las empresas.

Se trata de un programa en modalidad online de 150 horas de duración (6 créditos ECTS) que se impartirá según nuestro modelo metodológico, reconocido como buena práctica por Cátedra Unesco. Basado en una pedagogía muy práctica y en un aprendizaje colaborativo y participativo, quienes lo cursen conseguirán comprender y aplicar el análisis de datos en su desempeño laboral en el ámbito del elearning (ya sea como docentes o desde una perspectiva más técnica).

En definitiva, una magnífica oportunidad para tod@s los interesad@s en el elearning, los entornos tecnológicos de aprendizaje, las tecnologías educativas, el Big Data y los modelos de recopilación, medición y análisis de datos. 

 

Desde Global Campus, trabajamos para dar respuesta a las necesidades reales de la sociedad actual…

¡Seguimos!

 

Global Campus Nebrija

Curso e-Teacher: Cómo ser un maestro del elearning

En unas semanas comienza la segunda edición del e-Teacher, un programa concebido, diseñado y monitorizado por Global Campus Nebrija e impartido por un excelente profesional del ámbito docente y empresarial, Justo Hidalgo. CEO y cofundador de 24symbols, Justo se ha formado en universidades tan prestigiosas como Stanford y Berkeley. Con una larga e innovadora trayectoria como profesor y emprendedor, plantea el curso como un verdadero producto digital.

La primera edición contó con 82 de nuestros profesores. El feedback del curso fue tan positivo, tanto por parte del profesor como por parte de alumnos (Gloria Zarzuelo o Fernando Díez), que no podíamos renunciar a esta segunda entrega.

Este curso responde a una necesidad de comprensión metodológica (incluso conceptual) del elearning, de una adaptación al entorno digital, del dominio de herramientas y recursos que aportan un gran valor en la docencia online y de una visión crítica, constructiva e innovadora del proceso de enseñanza-aprendizaje virtual. En definitiva, queremos ayudar a excelentes profesores presenciales a que lo sean también en nuestro elemento.

Si eres un@ enamorad@ de la docencia online y quieres adquirir competencias digitales, conocer nuevas tendencias educativas, desarrollar un sentido crítico e innovador y utilizar nuevos recursos y herramientas, sin duda disfrutarás del e-Teacher. Y lo harás con una metodología muy práctica y con la correspondiente tutorización y dinamización por parte del profesor.

Si quieres más información, echa un vistazo. ¡Te esperamos!

 

Global Campus Nebrija

 

    

 

¿Habré conseguido ser una eTeacher?

Echo la vista atrás y recuerdo cómo me enfrenté al mes de septiembre. Siento una pesada carga en mis espaldas. Estoy en la recta final del curso eTeacher – Enseñanza elearning, organizado por Global Campus Nebrija, durante los meses de verano, y he de compaginarlo con la organización de mis clases presenciales para este primer cuatrimestre.

Tengo sensaciones encontradas. El curso eTeacher finaliza, ¡bien!, pues ha supuesto una carga grande de trabajo y pienso que, por fin, podré respirar, pero…, hay tanto que no he podido aprender…

Aunque no tenía una idea preconcebida del curso (solo sabía que avanzar en mi formación como docente online era lo que quería), su enfoque como un producto digital me ha sorprendido.

Se trataba de reflexionar desde un principio sobre el curso de nuestros sueños, o como algún compañero dijo en un foro, “El curso que nos ha quitado el sueño”. ¿Cuál es la persona estudiante interesada en él?, ¿cuál es nuestra propuesta de valor y qué metodologías de enseñanza online me permitirían aprovechar al máximo la tecnología existente?; pero, incluso, llegar más allá: ¿seremos nosotros el profesor más adecuado para impartir este curso?

Chef viajera_Gloria ZarzueloActividad user-persona realizada por Gloria Zarzuelo. Fuente: Gloria Zarzuelo.

 

Una vez fijadas estas premisas, tocaba remangarse y ponerse manos a la obra. Fue el momento más tecnológico, donde tocó “cacharrear” con diferentes herramientas (de generación de contenido y de colaboración), para saber a cuál sacar más partido en función de los objetivos de aprendizaje: desde realizar un storyboard del curso, hasta compartir documentos o hacer videocomentarios, videopíldoras y videodemostraciones.

Así llegamos a la novena semana del curso. Era momento de centrarse en cómo evaluar a los estudiantes y cómo retroalimentar sus aportaciones. Pusimos en práctica herramientas de evaluación como las rúbricas (integrada en Blackboard) y el análisis textual de mensajes en foros. Alucinante descubrir herramientas como Meaningcloud, que ofrecen la posibilidad de analizar un texto y procesarlo semánticamente, con el objetivo de extraer el significado de las conversaciones que importan.

Para poner la guinda al pastel, hemos trabajado con la opción de crear un portafolio, para incluir los trabajos académicos del estudiante, pero también para dejar volar su imaginación a modo de diario personal, como muy bien supo reflejar nuestra compañera Saida.

La parte final del curso, estuvo dedicada a las tendencias: inteligencia artificial, ludificación, curación o neurociencia, son solo algunos desafíos de la educación online.

¡Ha sido una experiencia increíble!, y me encuentro ahora dándole la vuelta a la tortilla, queriendo aplicar la cantidad de conocimientos que he absorbido durante estas semanas de formación en enseñanza elearning, a mis clases presenciales: flipped classroom, juegos en el aula, rúbricas para evaluación, etc., etc., etc.

No quiero despedir mi aportación bloguera sin dar las gracias a GCN por esta oportunidad de formación; a Justo Hidalgo, gran maestro que nos ha guiado a lo largo de este proceso con profesionalidad, generosidad, diversión y, suspense; a mis compañeros, cuyas intervenciones han permitido crear una comunidad pionera, que ha compartido descubrimientos y buenas prácticas para consumo masivo por todos nosotros.

 

Gloria Zarzuelo

Ingeniero Industrial 

Profesora de la Escuela Politécnica Superior

eTeacher: Enseñando y aprendiendo a enseñar online. 100% Global Campus

¿Qué es eTeacher?

El eTeacher es el primer programa académico concebido y desarrollado por Global Campus, lo que ha supuesto un verdadero reto para nuestro equipo. Este programa responde a la necesidad de formar al profesorado Nebrija en la enseñanza elearning, dado que la mayoría de las experiencias hasta la fecha son una mera trasposición de la enseñanza presencial. Se concibió como un curso con metodología MOOC, 100% asíncrona, con diferentes niveles de participación.

La primera edición acaba de finalizar y 82 personas nos han acompañado en esta aventura, dirigida por el profesor Justo Hidalgo, que además de aportar todo su expertise en el ámbito de la innovación, la tecnología, el emprendimiento y la docencia, ha logrado motivar al grupo y abrir nuevas puertas hacia el universo digital del que formamos parte. Y lo ha conseguido proponiendo foros de debate, resolviendo dudas, planteando nuevos retos en forma de actividades, dinamizando el curso con un tono distendido y profesional (rompiendo el código tradicional del lenguaje académico) y dando un feedback siempre constructivo y orientado a los aspectos positivos. Así define Justo su rol en este curso:

“Mi labor, más que la de profesoral uso, será de ‘cheerleader’ o animador, ofreciendo lecturas y vídeos semanales que puedan ser de interés, contenido propio que ligue cada parte de manera sencilla y atractiva y proponiendo actividades que, espero, os resultarán interesantes y, quizá, alejadas de lo que a lo mejor estáis esperando”…

“Un descargo a realizar antes de proseguir es que yo no soy un experto en educación. Soy un profesional que lleva años dando clase y que por tanto tiene cierto posicionamiento sobre muchos de los temas que nos ocuparán estas semanas. Por tanto, no esperéis grandes disquisiciones teóricas ni descripciones de marcos metodológicos. Estaré encantado en escuchar y dar tribuna a quienes quieran hablar sobre ello y tendréis algunas lecturas relacionadas. Pero el objetivo del curso es más pragmático: cómo crear cursos online de alta calidad entre todos”.

.

Con este programa hacemos una apuesta firme por un enfoque diferente, atrevido e innovador. Para todos aquellos que aún no lo conocéis, queremos presentaros unas pinceladas de esta primera edición.

.

Objetivos de aprendizaje

Este programa se concibió con los siguientes objetivos de aprendizaje:

  • Crear sensación de pertenencia a una comunidad pionera.
  • Introducir al alumno sin experiencia en los conceptos básicos de la enseñanza online: metodologías, tipos de herramientas, etc.
  • Presentar un modelo de desarrollo de cursos online basado en productos y servicios digitales.
  • Describir y discutir tendencias educativas en el ámbito online.

.

Un aspecto fundamental del eTeacher (y de la formación online, en general), es su esencia colaborativa y la constante oportunidad de aprendizaje y retroalimentación entre todos los participantes. No olvidemos que la gran mayoría de alumnos de este curso, son profesores con una dilatada experiencia y con muchas ganas de seguir aprendiendo y mejorando en sus clases.

“Y, ¿qué es lo que esperaré de vosotros? Bueno, pues que ¡me enseñéis mucho! Teneros de alumnos es un verdadero honor y seguro que tendréis multitud de experiencias y reflexiones. ¡Compartidlas! Pero como sé que el tiempo es muy limitado, he trazado unas líneas iniciales para que podáis disfrutar del curso independientemente de vuestras posibilidades de involucración:

 – Lecturas y vídeos todas las semanas para que podáis informaros de metodologías, herramientas y tendencias.

– ¿Tenéis algo más de tiempo? Participad opinando y aportando sobre el contenido creado por vuestros compañeros.

– ¿Aún más? Cread contenido en las diferentes actividades de cada semana.

– ¿Y aún más? Participad en el desafío general, que es crear un curso online durante estas doce semanas”.

Justo Hidalgo

.

Herramientas y recursos

En este curso se han utilizado las herramientas de Blackboard a un nivel avanzado y otros recursos externos para la creación de contenidos. Estos han sido los medios utilizados:

> Herramientas para la creación de contenidos:

  • Video: Kaltura, con el apoyo del departamento de marketing
  • Texto: PDFs de diferentes temáticas, relacionadas con los objetivos de aprendizaje
  • Páginas Web de referencia: Enlaces a diferentes páginas de interés relacionadas con la temática tratada en la unidad de contenido correspondiente
    • Extensio: Servicio gratuito de definición de User Personas
    • Realtime Board: Servicio gratuito para la propuesta de valor del curso online a definir por los alumnos
    • Storyboardthat: Servicio gratuito para realización del storyboard en la planificación de una clase y a definir por los alumnos
    • OneDrive: Servicio de creación de contenidos en la nube proporcionado de forma gratuita a la comunidad Nebrija
    • Forman Factory: Utilizado para la creación de una micropíldora de contenido. El programa permite la conversión de formatos multimedia
    • Tagul: Herramienta de uso gratuito para la creación de nubes de palabras
    • Debut Video Capture: Herramienta de uso gratuito para la creación de videos
    • Titan Pad: Herramienta de uso gratuito para la creación de contenido de forma colaborativa y síncrona
    • Socrative: Herramienta de uso gratuito para el envío de preguntas de forma interactiva en directo
    • Rubistar: Herramienta de uso gratuito para la creación de rúbricas que permitan la valoración competencial a diferentes niveles
    • Meaningcloud: Herramienta de uso gratuito para el análisis cualitativo de texto

.

> Herramientas para la publicación de contenidos en la plataforma de enseñanza y aprendizaje Blackboard Learn:

  • Texto: PDF
  • Video: Kaltura: Publicación de videos generados con la herramienta integrada Kaltura, basándose en la estructura didáctica del flipped classroom
  • Youtube: Publicación de videos, mayoritariamente relacionados con expertos en las materias tratadas (TedTalks) y enlaces web
    • Elementos para la evaluación de contenidos: herramientas de evaluación de actividades tanto de profesor a alumno como, alumno a alumno, como alumno-profesor:
  • Evaluación por pares: Evaluación peer to peer, entre los propios alumnos del curso
  • Foros: Para discutir diferentes cuestiones
  • Actividades prácticas: Portafolios
  • Encuestas: Para la evaluación parcial y final del curso

> Herramientas de comunicación y colaboración:

  • Foros
  • Wikis

.

Evaluación de los resultados

Con un total de 82 alumnos, durante el desarrollo del eTeacher (27 de junio al 25 de septiembre de 2016) se han llevado a cabo un total de 8.409 accesos a las diferentes áreas de contenido del curso.

El tiempo total que los alumnos han dedicado a las actividades en el curso ha sido de 1.210,33 horas, con un tiempo promedio por usuario de 14,41 horas dedicadas, lo que contrasta con las 80 horas de dedicación estimadas en el diseño instruccional (esta diferencia se justifica por el uso de herramientas externas, no contabilizadas en los informes de Blackboard).

Con respecto a la actividad que desarrollaban los alumnos dentro del campus virtual, la herramienta más utilizada han sido los foros, con un total de 35.849 participaciones. El siguiente espacio más visitado son los elementos de contenido, con un total de 8.408 accesos.

Gráfico eTeacher

Gráfico: Accesos al contenido del curso. Fuente: Elaboración propia.

.

Encuesta de satisfacción docente

Al finalizar el curso se lanzó una encuesta a través del campus virtual de la asignatura para valorar la satisfacción con la tarea docente del profesor. Los resultados obtenidos oscilan entre los 5’87 y 6’83 puntos sobre 7.

Los alumnos han valorado el curso de manera muy positiva, calificándolo como intenso, exigente y fluido. Y han hecho hincapié en la excelente labor de Justo y en la metodología utilizada.

.

Balance del curso

El balance general del curso es muy positivo, tanto para Global Campus, como para los alumnos y para el propio profesor. Estos son los aspectos más destacados:

  • La metodología: El planteamiento del curso es un ejemplo perfecto del enfoque práctico de las enseñanzas (actividades), así como el trabajo reflexivo individual y colectivo (foros).
  • El rol del profesor: Justo ha conseguido sacar a los alumnos de su zona de confort. Ha sabido mostrar diferentes caras del elearning, con lo que los estudiantes han podido aprender y aportar en todos los temas tratados. Esto también ha supuesto una “cura de humildad”, ya que hemos podido comprobar que el elearning es un ecosistema muy complejo que nos obliga a estar en continuo proceso de aprendizaje y descubrimiento. Además, el profesor ha llevado a cabo un trabajo de dinamización excelente; ha motivado a los alumnos con anuncios y foros y ha atendido absolutamente a todas las cuestiones planteadas por los alumnos, con un tono exigente y divertido.
  • La estructura del curso y los contenidos: La secuencia ha sido adecuada y los contenidos de mucha calidad, variedad y actualidad: vídeos, textos, presentaciones, enlaces, artículos, ebooks, infografías y, de manera muy destacable, entrevistas a profesionales expertos en algunas de las tendencias tratadas en el curso.
  • El uso de herramientas: Ha mostrado todas las posibilidades de Blackboard Learn, así como muchas herramientas de gran utilidad para la formación online y blended.
  • El curso ha sido un buen foro para divulgar la importancia de la originalidad de los materiales y hacer conscientes de los docentes de su responsabilidad, así de proporcionarles algunas pautas y guías.
  • Hemos podido corroborar que contamos con profesorado verdaderamente motivado por aprender y mejorar en este entorno. Ha sido un ejercicio de ponerse delante del espejo muy potente para todos, y de ver las propias carencias (falta de competencias), así como las carencias que se trasladan en la impartición de las clases (mal dimensionamiento de actividades, exigencia excesiva, presunción errónea de actitudes en los alumnos, falta de feedback y de instrucciones certeras…).

 

Para poder mejorar este apasionante e interesante proyecto, debemos considerar aquellos aspectos que tenemos que perfeccionar en futuras ediciones, como por ejemplo:

  •  La duración y calendario del curso: Es necesario ajustar la cantidad de contenido respecto a su duración, así como las fechas de impartición del mismo.
  • La asincronía: Aunque el curso estaba planteado como un curso asíncrono, se podrían realizar una o dos sesiones síncronas (voluntarias) para resolver dudas o “charlar” sobre algunos contenidos.
  • El volumen de contenidos: Es muy interesante contar con contenido, pero puede llegar a ser abrumador. Quizás se podría plantear una bibliografía básica y otra recomendada.
  • Es necesario una mayor formación en pedagogía. Así lo han recalcado algunos profesores.

.

Con esta primera edición del eTeacher, Global Campus Nebrija ha aprendido la dinámica de cómo se pone en marcha un programa académico, desde la propuesta, la memoria, plan de estudios, la ficha económica, matriculación y activación. Además, hemos podido recorrer la curva de experiencia del estudiante, identificando altos y bajos, así como mejoras necesarias de implementar.

El profesorado de GCN ha interiorizado a la perfección el mensaje “Duele. Merece la pena”, que más allá de ser un claim llamativo, es la mejor descripción de nuestra concepción del trabajo y la experiencia de enseñanza-aprendizaje.

Y estas ganas de aprender y seguir probando cosas nuevas, suponen un reto apasionante que nos encanta afrontar a diario y se refleja a la perfección en el programa eTeacher, que seguirá creciendo y tendrá nuevas ediciones, para conseguir que los docentes online sepan conjugar su conocimiento académico con las competencias técnicas y metodológicas necesarias para lograr que la experiencia de los alumnos sea excelente y, cómo no, todo este esfuerzo merezca la pena.

 

Global Campus Nebrija

Recapitulamos: Curso 2015/16 en Global Campus

A estas alturas del año, toca echar la vista atrás y hacer recapitulación de un curso 15/16 muy intenso y lleno de avances en Global Campus. Éstas han sido las claves del último año académico:

  • Consolidación de Global Campus Nebrija (GCN), por el crecimiento en el número de estudiantes que apuestan por el modelo de aprendizaje online y semipresencial de la Universidad Nebrija, actualmente más de 2.300 alumnos.

 

Evolución del número de alumnos de GCN (2012-2016)
 Gráfica evolución GCNFuente: Elaboración propia.

 

  • Cambio: El crecimiento del número de alumnos y la digitalización de los nuevos espacios docentes en Princesa, planteaba nuevos retos de estructura, procedimientos y control.
  • Metodología Global Campus: La metodología de enseñanza y para el aprendizaje desarrollada por GCN (reconocida como buena práctica por la Cátedra Unesco) y sello de identidad de nuestro modelo, se ha implementado en todos los programas de la modalidad online y blended durante el curso 2015-2016. Esto ha requerido la estandarización de algunos procedimientos a través de dos mecanismos:
    • Revisión de contenidos: Se han adaptado el 80% de los contenidos académicos a las plantillas de Global Campus (formatos Word, PPT y Excel). Aunque ha sido un proceso muy complejo, que ha requerido un gran esfuerzo de docentes y directores, la mejora del formato de los contenidos es muy destacable, logrando una gran uniformidad y solidez.
    • Check list: Sistema de seguimiento de la metodología docente, la calidad del contenido y la gestión del profesorado de GCN en los campus virtuales de las asignaturas. Las Check list recogen los indicadores que GCN (basándose en los estándares de calidad para el elearning y blearning) utiliza para el análisis de los campus, agrupados en tres áreas: académica, metodológica y de gestión. De esta manera, se ha requerido la implicación de todos los directores de programa de GCN, así como de las gestoras de programa y la dirección de GCN. El resultado ha sido muy positivo; hemos comprobado que, en general, sí se siguen las líneas metodológicas marcadas por GCN. Como puntos destacables son las estructuras de contenidos y el uso de herramientas de comunicación. Sin embargo, es necesario mejorar en el diseño de actividades de trabajo colaborativo y la diversidad de formatos de contenido.
    • En este curso también se ha empezado con la carga de contenido en Content Collection, el Repositorio de contenido institucional de la Nebrija. Hasta el momento, se ha publicado el 15% de contenido de las titulaciones de GCN y el próximo curso se espera publicar, al menos, el 75% del mismo.
    • Metodología MOOC: Este curso académico Global Campus ha desarrollado una metodología para el desarrollo de MOOCs (Massive Open Online Courses) por parte de la universidad, así como del tipo de cursos SPOC (Small Open Online Courses) y COOC (Corporate Open Online Courses). Esta metodología se concreta en un documento, accesible a través del Campus de Innovación Docente y RedNebrija, que recoge una aproximación teórica a estos tipos de cursos; la tipología de plataformas para su desarrollo; la estructura y secuencias didácticas; el tipo de contenido; la evaluación; los canales de comunicación y el nivel de interacción, etc.
    • Además, se han redactado algunos documentos adicionales, como la guía básica “Creación y gestión de cursos virtuales”, disponible en el Campus de Innovación Docente.
  • Proyectos GCN: La gestión de programas debía de verse acompañada de gestión de proyectos, que constituyen los mimbres del proyecto global y que no tienen otro propósito que seguir validando el modelo de calidad ofrecido a los estudiantes Nebrija (no solo a distancia, también presenciales). El avance de los proyectos en el curso 2015-2016 ha sido muy notable. Estos proyectos, con sus respectivos “subproyectos”, están orientados a la mejora de la calidad en los procesos de enseñanza y aprendizaje en los escenarios virtuales. Cabe destacar:
    • Global Languages. Destacando la implementación de Rosetta Stone, la plataforma de aprendizaje de idiomas multinivel a la que tienen acceso todos los alumnos y personal de la Universidad (Global Languages y University Global Languages, respectivamente).
    • Videotutoriales: 25 vídeos para alumnos y profesores sobre el funcionamiento de algunas de las herramientas más utilizadas del campus virtual.
    • Kaltura: Hemos potenciado el uso de esta herramienta para los materiales multimedia del campus virtual.
    • Odysseus: Metabuscador de recursos que estará disponible para el próximo curso. Proyecto liderado por Biblioteca y cuya implantación. supondrá una notable mejora en la búsqueda de recursos por parte de profesores y alumnos de los cursos online y blended.
    • Digitalización de contenidos: Con el apoyo tanto metodológico como operativo de Global Campus, se ha generado una cultura de contenidos y de sensibilización del profesorado que ha dado como resultado un gran aumento en la calidad de los mismos. Los entornos digitales requieren formatos atractivos y, en colaboración con la Facultad de Artes y Letras, hemos trabajado en la integración de la herramienta LearnSmart de McGraw-Hill Education, además de valorar la digitalización de contenidos para otros programas y con otros proveedores.
    • Procedimientos: Se ha trabajado en el registro de todos los procedimientos que afectan a GCN, así como el desarrollo de algunos internos y la revisión (bajo la dirección de VOAP) de procedimientos generales con el objetivo de adaptarlos a las necesidades de los programas de GCN.
Infografía proyectos GCNFuente: Departamento de Comunicación.

 

  • Referente de calidad: Nuestro modelo de enseñanza online y semipresencial se ha convertido en referente del sector. El “Duele. Merece la pena” (difundido por radio, web, redes sociales, blog, landing page, displays y a través de dos magníficos vídeos) define a la perfección un modelo exigente, que requiere un gran esfuerzo por parte de alumnos, profesores y demás actores del entorno formativo, y cuyo resultado es muy satisfactorio para todos.

 

  • Implementación del primer programa 100% GCN: eTeacher. Cómo ser un maestro del bLearning” (con más de 80 docentes-estudiantes en su primera edición), es el primer programa propio de Global Campus. Este curso nace del proyecto Pedagogical Engineering debido al auge de estudios online y blended de los últimos años. El Curso, de 8ECTS, va dirigido al profesorado Nebrija y les permite postularse como expertos en la enseñanza eLearning. Esta primera edición del curso cuenta con un total de 82 estudiantes, de los cuales 70 son PDI y 12 PAS con una estrecha relación con la enseñanza, que provienen de todas las áreas de conocimiento y departamentos de la universidad:
Gráfica alumnos eTeacherFuente: Elaboración propia.

 

  • Publicaciones y ponencias: Hemos asistido a diversos foros y hemos presentado nuestro modelo en congresos y reuniones sectoriales, como el Teaching &Learning Forum de Blackboard, UOC Research Week, Congreso IKASNABAR eLearning 2016, Feria Innova Barcelona (Innovación en el eLearning) o la Mesa Redonda Computer World University (La educación que viene), entre otros.
  • Espacios colaborativos: La esencia de Global Campus es colaborativa, tanto en nuestra manera de trabajar como en la forma en la que entendemos la formación. Además de ser un elemento básico en nuestro día a día, hemos desarrollado los siguientes canales para dinamizar los intercambios de información y nutrirnos/retroalimentarnos con las aportaciones de profesores, alumnos, PAS, etc.:
    • Campus de Innovación Docente (CID): Espacio de colaboración y de aprendizaje accesible a través del campus virtual (Blackboard). Cuenta con contenidos relacionados con el uso de las nuevas tecnologías en la Universidad de Nebrija, tanto a nivel metodológico, procedimental, como técnico. El número de alumnos actual es de 722, habiendo incluido al 100% del profesorado GCN.
    • Blog: Espacio de reflexión y retroalimentación sobre todas las cuestiones que trabajamos y de las que aprendemos en nuestro día a día en Global Campus (metodología, innovación, tecnología, formación, etc.).
  • Algunas cifras:
    • 26 programas gestionados por GCN (14 en modalidad online y 12 en modalidad semipresencial)
    • Más de 2.300 alumnos
    • Formación y soporte metodológico: uno de los aspectos más relevantes y a los que dedicamos mayor esfuerzo es a la formación y al soporte técnico-metodológico
      • Al profesorado: Ocho cursos de apoyo formativo a docentes, impartidos en modalidad presencial y online de manera simultánea:
        • Formación Básica Plataformas Virtuales Nebrija (2)
        • Formación Avanzada en Blackboard: nuevas herramientas, nuevas funcionalidades
        • Taller sobre Metodología de Enseñanza y Aprendizaje en Entornos Digitales
        • Taller sobre Herramientas de Comunicación y Colaboración en Entornos Digitales
        • Taller sobre Herramientas de Evaluación y Seguimiento del Alumnado en Entornos Digitales
        • Taller de Narrativa Digital
        • Taller sobre Derechos de Autor
        • Taller de Buenas Prácticas Docentes en Entornos Digitales
      • Al alumnado: Cabe destacar las Jornadas de Acogida que tienen lugar antes del inicio de las asignaturas y que ubican al alumnado en el ecosistema digital de la Nebrija, así como en la metodología de enseñanza. A lo largo del curso 2015-2016 se han impartido en la totalidad de los programas, consiguiendo el máximo aprovechamiento pedagógico de la tecnología desde su inicio.

 

Gráficas formaciones y apoyosFuente: Elaboración propia.

 

  • En el caso de los apoyos tecno-metodológicos, tanto en las pruebas, los tribunales y las videoconferencias se han incrementado de manera notable en el curso 2015-2016:

 

Gráfica evolución apoyos tecno-metodológicosFuente: Elaboración propia.

 

  • Soporte a la actividad presencial: Se han realizado más de 60 apoyos (tanto formativos como de atención y resolución de dudas) con una duración aproximada de 60 horas. También se lleva a cabo el apoyo a otros departamentos en eventos de tipo presencial como seminarios o foros, que también se retransmiten de forma online.

.

Como podéis ver, el curso 2015/16 ha sido muy intenso para Global Campus. Y también muy positivo por todo este crecimiento y aprendizaje compartido que nos obliga a mejorar constantemente y no parar de evolucionar.

Con el próximo curso se presentarán nuevos retos que, sin duda, afrontaremos con toda la ilusión que nos caracteriza. Pero ahora, es momento de desconectar y cargar pilas…

¡Volvemos en septiembre!

Feliz agosto para tod@s.

 

Global Campus Nebrija

Sobre narrativa digital o por qué se aburre nuestra audiencia

La nueva palabra sagrada es hoy la inglesa storytelling, que se ha unido a otras muchas que cumplen una función efímera pero altamente narcotizante: pareciera que, adoptando una jerga “profesional”, nos apropiásemos de un conocimiento prestigioso, de las llaves (por así decirlo) del mágico cofre de los iniciados. Los ejemplos son multitud y seguro que los conocen (spin doctors, networking, storyline, timing, blearning, framing…) y han llegado, me temo, para quedarse. Así que hablaremos aquí de storytelling, una palabra vetusta en realidad, pero que señala con cirujana precisión la naturaleza de cualquier mensaje, incluido el docente o académico, y más aún en las esferas concéntricas del elearning, otro afamado concepto de autoridad.

Si recurrimos a nuestro viejo castellano (español, le dicen ahora), todos sabemos que hablamos en realidad de una de las actividades más antiguas del mundo: narrar, contar cuentos, estremecer a una audiencia detenida entre la hoguera y las palabras del juglar. Y de eso se trata porque de eso se trató siempre: de contar una historia, y a ser posible una buena.

Las infinitas formas del relato

Si hacemos caso a los que saben, hábito harto recomendable, las infinitas formas del relato han estado presentes siempre, en todo lugar y compañía, aunque es ahora cuando, un poco pomposamente, se habla ya de una “era del relato”, incluso de un “nuevo orden narrativo” [1].  Sea cierto o no, este auge de la narratividad nos permite regresar a lecciones que no por viejas resultan menos aprovechables, y que se aúpan ahora por encima de nuestras cabezas impulsadas por lo digital, ese lugar imaginario donde se cumple, por fin, el Aleph borjiano, pues es en lo digital (en la Red) donde se concreta ese “lugar donde están, sin confundirse, todos los lugares del orbe, vistos desde todos los ángulos” [2].

La oportunidad aparece ahora bajo el poderoso mantra de la novedad, categoría que tiene al menos la virtud de atraer la atención y que debemos aprovechar para hacernos esas preguntas que zumban a menudo por debajo de los debates sobre enseñanza, pero que tardan en posarse. ¿Qué hacer, entonces, con el storytelling? ¿Cómo emplearlo para enseñar mejor? Y más aún: ¿cómo hacer que nuestros escritos, apuntes o clases cuenten de veras una buena historia?

El transmedia storytelling o la inevitable levedad de los formatos

Ya sabemos que las plataformas de enseñanza digitales hace tiempo que nos ofrecen posibilidades, si no infinitas, si lo suficientemente diversas como para zambullirnos con alborozo en su potencial didáctico. Pero quizá convenga recordar qué diablos significan esos conceptos que manoseamos todos sin ton ni son y que pretenden definir caminos nuevos y lozanos, por ejemplo transmedia storytelling. Desde que Henry Jenkins la utilizara allá por 1991 en una conferencia de la Universidad del Sur de California, la palabra “transmedia” ha servido para referirse a las novedosas experiencias narrativas que han venido a luchar, con notable éxito, contra la rutina de la narración y de nuestros usos de ocio, académicos o cotidianos, lo que implica por supuesto crear hábitos nuevos. Así que no hay, aquí, velo de Isis alguno, ni arcano misterio detrás de tan florida y sonora construcción: al hablar de transmedia storytelling, simplemente nos referimos al modo de contar una historia, o más exactamente a los diversos soportes y formatos que empleamos para ello en el océano de las nuevas tecnologías. Si lo traducimos al específico campo de la enseñanza electrónica, se trataría de crear contenidos docentes o educativos mediante el uso de herramientas que los alumnos emplean ya con profusión en su vida cotidiana.

Afortunadamente, este uso intensivo y compulsivo en los entornos digitales de los malllamados “nativos” nos ahorra la tarea de normalizar la experiencia de aprendizaje en el sistema hipertextual o multiformato de los entornos internéticos. Nuestra labor deberá, por el contrario, centrarse en entender los entresijos de la narración (de cualquier narración) para poder plantearles un verdadero trayecto narrativo, es decir, aportarles las claves de la historia que queremos que recorra y en la que él (y he aquí la clave) debe ser el héroe del recorrido o la aventura.

Surge aquí, por supuesto, un nuevo interrogante, pues son muchas las formas narrativas practicadas desde el albor de los tiempos: ¿cuál elegir? ¿Cómo narrar? Así que nuestro primer esfuerzo deberá estar en la puesta a punto, como lectores, de nuestros conocimientos y experiencias sobre la narración digital y del control (hasta donde sea posible) de los fascinantes entornos tecnológicos, de los que el bueno de Arthur C. Clark decía que eran “indistinguibles de la magia” [3].

De lo analógico a lo digital: ¿ruptura o continuidad?

En nuestro empeño por conocer las herramientas necesarias para una narrativa digital eficaz, los profesionales de lo digital, y más aún los profesores o docentes de entornos online, nos enfrentamos a una bonita paradoja: ¿es todo lo nuevo una ruptura? O, lo que es lo mismo: ¿implica lo digital una ruptura con las anteriores formas narrativas? En torno a esta pregunta de mayor complejidad de lo que aparenta, se han vertido ya ríos de tinta (digital, por supuesto), pero conviene quizá recordar que, al hablar de narrativa, son varias las cartas que el cuentista o tahúr puede poner sobre el tapete. Por un lado, parece obvio que la narración aristotélica, fundamentalmente lineal y tripartita, no es un camino que los entornos digitales puedan o deban transitar mediante el recurso de la pura emulación, pues son ya muchas las experiencias que transgreden o trascienden los conceptos de cohesión o linealidad narrativa, y ha sido precisamente el terreno digital el que, por medio de sus creaciones artísticas específicas (software art, media art, net art, digital art, etc.), ha conseguido abrir espacios que el mantra aristotélico no podía contener.

Superada hace tiempo la tensión entre texto e imagen por contextos de simultaneidad o multidisciplinariedad [4], los nuevos espacios digitales generan una aproximación diferente al conocimiento, una en la que la presencia de elementos visuales exige una doble interpretación, a la vez temporal y espacial. Pero no hay aquí, me temo, primicia o descubrimiento, pues los elementos de la narrativa digital o del transmedia storytelling son, de hecho, herederos de experiencias creativas bien longevas, que van desde la antiquísima combinación entre imagen, texto y número del I Ching hasta Rayuela, pasando por el Tristan Sandy de Sterne o incluso el Vonneguth de Matadero 5. En todas estas obras, así como en otras muchas, la escritura, el texto, presentan una naturaleza fragmentada y combinatoria donde la ruptura de la cronología rompe la tríada del relato clásico (introducción, nudo y desenlace) para abrirse a un abanico de posibilidades e interpretaciones infinito.

Lo interesante está en que los espacios digitales o, más puramente, informáticos, se ajustan con perfecta simetría a esta ruptura de los relatos clásicos de conocimiento, y se definen de hecho con aquellas categorías que encarnan las experiencias creativas de narración disonante ya mencionadas, junto a otras muchas: fragmentación, necesaria interacción con el sistema, disposición aparentemente aleatoria de la información… Hay pues, dos elementos destacables en las narrativas digitales: manipulación de la estructura temporal o secuencial y supeditación del relato al espacio de navegación.

¿Y la enseñanza? O de como por fin el Rey está desnudo

Como suele ocurrir, el secreto está en que… no hay secreto. O al menos nada que no se sepa y se haya dicho con anterioridad. Sí hay, creo, una verdad manifiesta: narrar de una manera diferente implica necesariamente apostar por otro tipo de mensaje, lo que nos lleva rápidamente a la siguiente y más relevante cuestión: ¿cuál puede o debe ser este mensaje?

Mi propuesta es heredera, necesariamente, del barthiano contexto de no autoría [5] trasladado al ecosistema educativo en general, y en especial al elearning o enseñanza digital. ¿Y qué implica exactamente? Fundamentalmente, desprenderse de dos instituciones o tics ampliamente extendidos entre la comunidad académica docente: la suposición a priori de la auctoritas y el afán de linealidad de cualquier programa académico.

A pesar de sus imperfecciones discursivas, vivimos ya en la era de la “democratización tecnológica” [6] donde, nos guste o no, la propia pragmática de la Red deshace poco a poco la antigua polaridad entre un centro emisor activo y la pasividad de los receptores. La Universidad es, de hecho, especialmente sensible a esta circunstancia, tanto desde la perspectiva del propio cuestionamiento de su función real como centro prestigioso de interpretación del mundo como desde el punto de vista de la propia actividad docente, que cada vez tiene más difícil justificarse a sí misma por los solos usos de la inercia académica. Mal que pese a muchos, en lo digital no existen tarimas desde las que hablar a una audiencia acongojada por su propia situación de inferioridad espacial, y la multiplicidad de espacios críticos de conocimientos expone nuestra labor docente (no hablo aquí de la investigadora) a un escrutinio múltiple y en realidad más severo y desenmascarador: por fin, y afortunadamente, existen las condiciones para que el Rey se contemple a sí mismo en su propia y desasosegante desnudez.

Al mismo tiempo, hemos de ver la tecnología como una oportunidad para cuestionarnos nuestra propia habilidad para establecer relatos didácticos eficaces, y abandonar las ridículas visiones pesimistas sobre nuestros alumnos. A pesar de los pesares, los datos (la experiencia) indican que la recurrente queja sobre la falta de compromiso de aquellos con su formación, así como sobre su pobre nivel educativo y discursivo, no son más que cantos de sirena de una clase, la de los profesores, vestida con hábitos polvorientos y que repite los dogmas de todos nuestros mayores. A nadie escapa que es propio de quien abandona la juventud quejarse de la generación que lo persigue y que inevitablemente acabará por arrebatarle “su sitio” a la derecha del Padre Redentor. En este sentido, hace mucho que la excelencia académica aparenta ser poco más que un baldío y narcisista ejercicio de autoencumbramiento.

Pero no es así, absortos en la contemplación de nuestro propio currículum académico, como convertiremos nuestros cursos o talleres en aquello que los alumnos demandan y necesitan. Será, en cambio, desde el abandono del dogma docente como lograremos implicar al alumno en su propio recorrido de aprendizaje. Para ello, para aprovechar en su extraordinaria potencialidad los espacios internéticos, debemos invertir tiempo y dinero en aumentar, profundizar o expandir nuestras competencias digitales, y entender y profundizar en el trayecto que las ideas, y la narración, han recorrido desde sus lejanos inicios en alguna cueva del Pleistoceno. Porque sólo narrando (ensayando cuentos, reportajes, artículos, piezas de narración audiovisual…) se aprende a narrar, y a nadie escapa que, al igual que no es lo mismo leer que aprender leyendo, no puede ser lo mismo escribir (o narrar), que enseñar escribiendo.

Los profesores tenemos también otra segunda tarea, mucho más difícil de acometer, pero sin duda provechosa: debemos entender que los currículum académicos, plagados de trayectos, bibliografías, requisitos y otras miserias, son solo un punto de partida, un marco en el que estructurar las distintas posibilidades del mucho más amplio recorrido del aprendizaje, un mínimo necesario pero nunca un máximo evaluativo que haga las veces de una suerte de techo de cristal que nos protege, sí, pero que traiciona el más honorable propósito de la enseñanza y de nuestra actividad como docentes, que aparece escondido en las sabias palabras de Benjamin Franklin con las que cierro este incómodo alegato: “Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo”. Porque narrar, señoras y señores, es involucrarse.

Rubén Sáez

Rubén Sáez Carrasco

Profesor de narrativa digital

[1] Salmon, C. (2008): “Storytelling. La máquina de fabricar historias y formatear las mentes”. Editorial Península. ISBN 9788483078358.
[2] Borjes, J. L. (2006): “Ficciones”. Alianza Editorial. ISBN 9788420666563.
[3] C. Clarke, Arthur (2000): “Profiles s of the Future: An Inquiry into the Limits of the Possible”. Phoenix (an Imprint of The Orion Publishing Group Ltd). ISBN: 9781898801214.
[4] Mitchell, W. J. T. (1995). “Picture Theory. Essays on Verbal and Visual Representation”. Chicago: U of Chicago P. ISBN: 9780226532325,
[5] Barthes, Roland (1987): “La muerte del autor”, Paidós, Barcelona.
[6] González Dïaz, Paloma (2013): “Prácticas artísticas digitales y tecnologías de control y vigilancia (2001-2010)”. Tesis doctoral. http://www.tdx.cat/handle/10803/130965

Inquietud, reto, satisfacción

08:55h. La clase está a punto de comenzar. Te diriges hacia el aula con paso firme, respiras profundamente, entras y das los buenos días. Por las horas que son los alumnos no están muy activos. Dos cuchichean, otro mira el móvil, la otra bosteza… y pasados 10 minutos del comienzo de la clase llega el rezagado, el que siempre llegar tarde y te interrumpe en el momento en el que intentas captar la atención del resto.

Esto es lo que sucede en una jornada habitual de un profesor. Aunque mi experiencia es completamente distinta.

18:45h. La clase está a punto de comenzar. Te acomodas en tu despacho, enciendes el ordenador, accedes a una web a la que llaman Campus Virtual, introduces tus claves de acceso, preparas cámara, auriculares y micrófono, respiras profundamente y… esperas a que en la pantalla aparezcan mensajes emergentes avisándote de que el alumno ha accedido a la sesión.

Así es el día a día de un profesor en modalidad online, como es mi caso. ¿Extraño? ¿Inquietante? Sí, sin duda. Después de tanto tiempo como estudiante en aulas, el hecho de impartir una clase por videoconferencia resulta incierto. Y para salir airoso te tienes que renovar e innovar en la docencia, porque nunca sabes si realmente los asistentes siguen atentos a la pantalla del ordenador pasados los 10 minutos de clase. Es costoso, requiere mucho tiempo, dedicación y esfuerzo. Y la clase por videoconferencia no lo es todo. La dinamización de la asignatura a través del Campus Virtual te hace completamente dependiente del ordenador, móvil o tablet. Recibes notificaciones de prácticas, mensajes en foros, dudas y correos electrónicos a horas intempestivas. ¡Resulta agotador! Las clases salen del aula y se cuelan hasta en tu vida personal. La clave para llevarlo bien está en reenfocar tu rol como docente y quizá eso no tenga precio, pero sí tiene un valor. El agradecimiento de los alumnos el día que los desvirtualizas, mantener su contacto personal y en redes sociales, saber que crecen por ellos mismos, que consiguen trabajo, que ascienden a puestos a los que ni tú misma te hubieses imaginado llegar… es una grata recompensa. Y sí, por supuesto que todo el tiempo y esfuerzo invertido en darles un poquito de ti, merece la pena. Después de todo, solo puedo estar agradecida.

Marta de Miguel

Marta de Miguel Zamora
Profesora de Diseño y Creatividad Digital
Máster de Marketing y Publicidad Digital

Midsummer en Dinamarca

Aprendizaje Basado en Proyectos y ‘Networked Learning’: metodologías educativas para el ‘blended learning’

Visita al eLearning Lab de la Aalborg University (Dinamarca)

En la Universidad Nebrija, a través de Nebrija Global Campus, llevamos tiempo trabajando en el diseño e implementación de un modelo de enseñanza y aprendizaje (e-a) para los programas impartidos en modalidad a distancia. Dada la filosofía académica de la universidad, basada en la cercanía y la personalización y en la que el contacto alumno-profesor y alumno-alumno ocupan un lugar central,  apostamos por el blended learning.

Con el objetivo de seguir profundizando sobre esta modalidad de e-a el pasado mes de junio viajé a la Universidad de Aalborg (Aalborg University), en Dinamarca. La verdad es que había leído muy buenas referencias sobre su labor investigativa y docente, especialmente en el área de Educación y Comunicación, pero la experiencia vivida durante mi semana en el eLearning Lab (eLL) de la universidad superó las expectativas iniciales.

Cristina en la entrada de la Aalborg University
Aalborg University

A nivel organizativo, no pudo ser mejor. Mi tutora allí organizó una semana repleta de actividades de investigación, en la que se incluían reuniones de una hora con cada uno de los investigadores del grupo (permanentes e internacionales) y visitas a algunos de los centros de la universidad, como el TaleinstituttetInstituto para el entrenamiento del lenguaje. Este sistema, basado en conversaciones formales e informales, me permitió ir conociendo en profundidad las dos líneas de investigación principales de la Universidad de Aalborg: el Aprendizaje Basado en Proyectos y el Networked Learning (aprendizaje en red).

Hace años la Universidad de Aalborg apostó por basar su metodología de enseñanza y aprendizaje en el Aprendizaje Basado en Proyectos o ABP (Problem and Project Based Learning). Bajo esta filosofía y modelo diseñan todos sus programas (Arquitectura, Educación, Comunicación, etc.) y los alumnos y profesores la aplican desde el primer día. La modalidad que impera es el blended learning, con un modelo de e-a colaborativo, en el que la comunidad, formada por alumnos y profesores, es el centro. Lo que ellos llaman el Learning through interaction, acompañado del Learning by doing. De esta manera, se potencia el Networked LearningDe hecho, los propios espacios de la universidad facilitan el desarrollo de este modelo, prescindiendo de las aulas tradicionales (que dan protagonismo al profesor) y facilitando áreas para el trabajo en equipo.

Espacios de colaboración para los alumnos
Espacios de colaboración para los alumnos

De la misma manera, los espacios de investigación cuentan con salas para la experimentación y acción educativa y comunicativa, dotada de herramientas que potencian este tipo de investigación. Así como, en un primer momento, podemos imaginar un eLearning Lab muy tecnológico en la Universidad de Aalborg se apuesta por trabajar, principalmente, la metodología. Si bien es cierto que cuentan con proyectores y mesas interactivas, cuentan con otro tipo de herramientas como legos, una sand box y un teatro, que les permiten aplicar la investigación a través de los procesos comunicativos que desarrollan los participantes de los workshops y focus grup.

Sala para profesores e investigadores
Sala para profesores e investigadores

Así pues, la apuesta de la Universidad de Aalborg por el ABP y el aprendizaje en red supone poner en marcha una metodología educativa basada en la colaboración y la creación de comunidades de aprendizaje, en la que cada una de las personas que participan deben comprometerse de manera individual con el grupo, abierto a la construcción conjunta a través del diálogo e interacción.

Más que investigar…

Esta maravillosa experiencia, además de aportarme muchísimo como profesional e investigadora, supuso conocer con cercanía algunas costumbres danesas, como su típico Smørrebrød (un plato delicioso) o su cariño por el Midsummer.

 

Midsummer en Dinamarca
Midsummer en Dinamarca

 

Cristina Villalonga Gómez

Coordinadora de Tecnología y Metodología de Nebrija Global Campus