Universidad Nebrija

revista.la@nebrija.es | ISSN 1699-6569 | Publicación semestral

Reflexiones sobre alfabetización avanzada en español LM y LE a propósito del estudio contrastivo de Federico Navarro
Marta Baralo
Universidad Nebrija
mbaralo@nebrija.es
RESUMEN

Este artículo comenta los resultados del estudio sobre alfabetización académica de nivel universitario realizado por Navarro, aplicando una metodología contrastiva sobre las variables de grado y postgrado, de una gran universidad de larga tradición (UBA) y otra universidad joven y pequeña con diferente perfil de alumnado y de entorno. La importancia del estudio viene dada por la explicitud de su diseño de investigación y de sus datos, lo que permite incluirlo en el estudio del estado del arte en este tema para compararlo con datos de otros entornos universitarios nativos y no nativos.

Palabras clave: Lingüística aplicada, español académico, alfabetización avanzada, discurso, estudios contrastivos

ABSTRACT

This article discusses the results of the study on college-level academic literacy conducted by Navarro applying a contrastive methodology on graduate and postgraduate studies variables from a great university with a long tradition (UBA) and a small young college with different profile. The importance of the study is given by the explicitness of their research design and data, allowing inclusion in the study of the state of the art in this area to compare other university environments data.

Keywords: Applied Linguistics, academic Spanish, discours, contrastive methodology

 

El discurso académico universitario ha constituido en las últimas décadas un tema de estudio y de preocupación por parte de los docentes y de los investigadores especializados. Hay razones de diversa índole que contribuyen a que los jóvenes estudiantes muestren en sus trabajos escritos ciertas dificultades de las que no siempre son conscientes.


Marco ecológico

La impresión generalizada entre los equipos de profesores que impartimos docencia y dirigimos trabajos de investigación en los programas de máster y de doctorado de las universidades españolas se mueve entre la sorpresa, la comprensión, la corrección a la vieja usanza, la molestia, la frustración. A menudo nos sentimos desanimados ante la falta de coherencia y la dificultad en la cohesión del texto argumentativo o explicativo; ante la simpleza y la falta de densidad sintáctica de los párrafos; ante la pobreza léxica y la falta de abarque y propiedad semánticos del vocabulario utilizado, además de los errores ortográficos y tipográficos que no terminan de desaparecer a pesar de los correctores automáticos.

Si pasamos al análisis del contenido del trabajo, muchas veces tenemos la sensación de que la frontera entre la originalidad, el trabajo personal, la imitación de los maestros, la copia parafraseada, la citación sin referencias claras y el plagio transcurren en un continuum difícil de delimitar. De ahí que se haya generalizado la labor de detectives de delitos de copia mediante el uso de los buscadores generales en Internet e inclusive de programas informáticos muy específicos que ayudan a detectar el plagio, la copia o el grado de originalidad (según la perspectiva con la que se utilice) del trabajo académico del alumno universitario.

En este contexto resulta cada vez más necesario que los profesores estudiemos el discurso académico y el nivel de alfabetización avanzada de nuestros alumnos a la luz de los marcos de la globalización, de la web 2.0, del pensamiento colectivo, de la construcción textual colaborativa, de la copia como meta de gran parte de los usuarios antisistema en defensa de una cultura compartida por todos, incluidos los que no tienen dinero para comprarla. No es mi intención entrar en temas discutibles como el derecho de todos al consumo de textos, música, arte, y el derecho de los autores a cobrar y vivir de lo que producen. Solo procuro entender que los conceptos de originalidad, citación, referencia a fuentes que se deben conocer y consultar, etc., inherentes al discurso académico, son diferentes en este medio ecológico que en el que existía hace unas décadas en las que nos formamos los profesores menos jóvenes de la universidad actual.

El trabajo de Navarro comprueba la hipótesis de que la cultura institucional de los estudiantes, muy diferente, entre la Universidad Nacional de Buenos Aires y la joven Universidad Nacional General Sarmiento, es una de las variables que tiene influencia sobre la alfabetización avanzada que estudia.

La investigación se presenta multifocalizada y multifacética debido a la inclusión de variables diversas que se analizan de forma contrastiva en cuanto a la diferencia de los dos marcos institucionales (universidad histórica, la más grande del país y de mayor prestigio, ubicación en barrios céntricos de prestigio socio-económico-cultural, de enorme capital cultural, frente a universidad novel, pequeña, de periferia urbana y menor prestigios socio-cultural, más innovadora en la oferta académica y moderna en su estructura organizativa) y los dos niveles de estudios (pregrado y grado).

El desequilibrio ecológico cultural de los alumnos de ambos tipos de universidades ha promovido el desarrollo de la alfabetización avanzada como medio para conseguir una mayor armonía en la cultura académica de los estudiantes. De ahí que esta dimensión ecosocial del español académico se nos presenta como un instrumento imprescindible para nivelar por arriba al alumnado universitario, tanto en español como lengua materna (LM) así como lengua extranjera (LE/L2), para neutralizar las diferencias sociales, culturales y lingüísticas de una comunidad heterogénea.


Importancia de la investigación

El discurso académico y científico constituye el medio de comunicación por excelencia del ámbito universitario. Es el requerimiento de input y de output que hace posible el estudio y, por consiguiente, la maduración cognitiva de los estudiantes que desean graduarse en alguna área de conocimiento. El trabajo de Navarro describe de manera objetiva y contrastiva la situación de su enseñanza, atendiendo a su enraizamiento curricular en cuanto a los enfoques, programas, demandas y diseños didácticos en las dos universidades comparadas. Sería de gran utilidad explorar, a partir de este estado de la cuestión, cuáles de las prácticas de lectoescritura académica resultan más eficaces para resolver el desafío de integrar en la comunidad universitaria a los estudiantes procedentes de ambientes menos favorecidos culturalmente.

Si la educación secundaria no cumple con los objetivos de nivelación sociocultural de los egresados, como ocurre no solo en los casos de este estudio sino de manera prácticamente universal, los investigadores en esta área de conocimiento deberíamos focalizar la investigación en lingüística aplicada hacia proyectos en los que se indague sobre las variables lingüísticas, sociales, psicológicas y culturales que afectan al dominio de las competencias comunicativas académicas.

Desde estas páginas me gustaría invitar a los investigadores en lingüística aplicada y en didáctica de la lengua a constituir una red universitaria investigadora que trabaje con objetivos comunes en torno a varios aspectos como los siguientes:

  1. Todos los estudiantes universitarios tienen las mismas necesidades de lectoescritura académica en los países hispanohablantes? Si no, ¡cuáles son las necesidades específicas y cuáles las variables que las condicionan?
  2. ¿Cuáles son los géneros discursivos académicos que deberían dominar los estudiantes universitarios en los niveles de grado y de postgrado? ¿Están ligados los géneros a las diferentes disciplinas o se puede hablar de un discurso unificado o común?
  3. ¿Se podría diseñar un curriculum de mínimos comunes que responda a las necesidades de la movilidad de estudiantes universitarios por el mundo en español como LM y como LE? ¿Cuáles serían sus lineamientos didácticos?
  4. ¿Qué características, especificaciones y tipos de tareas debería tener una certificación de español académico nativo y no nativo de manera que el examen acreditativo pudiera ser común en los diferentes centros universitarios de los diferentes países?
  5. ¿Qué fuentes, qué etiquetados y qué diseño podría tener un banco de español académico y científico diseñado, nutrido y utilizado por todos los investigadores interesados en estas cuestiones?


Invitación a modo de conclusión

La lectura del artículo de Federico Navarro que publica este número de la Revista Nebrija en Lingüística aplicada a la enseñanza de lenguas me ha impulsado a escribir estas reflexiones con el deseo de encauzar por el mismo camino gran parte de la investigación que se está haciendo en diferentes universidades, con tesis doctorales y proyectos de investigación, que podrían ver potenciados sus metodologías y resultados con la creación de un entorno común.

El Grupo LAELE -Lingüística aplicada a la enseñanza de lenguas- está muy interesado en trabajar en proyectos que puedan responder a estas preguntas y a muchas otras vinculadas a ellas y desea colaborar con otros grupos de investigación que compartan estos objetivos.