Visita a la fábrica de El Alto, de la empresa Cementos Portland Valderrivas

Los estudiantes del Máster Universitario en Ingeniería Industrial de la Escuela Politécnica Superior visitaron el pasado 12 de mayo las instalaciones de la fábrica de El Alto que la empresa Cementos Portland Valderrivas gestiona en Morata de Tajuña.

La jornada fue una ocasión perfecta para que los estudiantes conectaran in situ la base teórica de la industria química, expuesta en las clases, con los procesos tecnológicos industriales, así como la forma de organización y de trabajar en un sector clave para el crecimiento industrial de España.

La visita, organizada por la profesora Gloria Zarzuelo, se enmarca en las actividades de la asignatura Procesos químicos industriales, que imparten las profesoras Mª Rosario Elvira y Gloria Zarzuelo, que acompañaron, junto con el director del Máster, Javier Sánchez Sierra, a los alumnos este día.

El jefe del control de calidad de la fábrica, Germán García, mostró las instalaciones de esta planta de fabricación de cemento y explicó los procesos de fabricación de los distintos tipos de cementos que producen, sus características más importantes y su incidencia en la calidad medioambiental de la fábrica y su entorno.

La fábrica es la mayor productora de España y una de las principales de Europa. Cuenta con tres hornos rotatorios, cantera de caliza propia, instalación de trituración de hasta 1 500 toneladas/hora, dos líneas de producción de cemento gris con capacidad para producir 3 500 toneladas/día cada una y una línea de cemento blanco con una capacidad de 1 000 t/día.

Los estudiantes tuvieron ocasión de charlar con Germán García sobre cómo está afectando a su producción el precio actual de la electricidad (que los llevó a paralizar su actividad en el pasado durante unos días en el mes de marzo); las medidas que se están implementando para cumplir con el volumen máximo de emisiones de CO2 impuesto por la directiva europea de emisiones; cómo funciona el comercio de derechos de emisión; y la autorización ambiental integrada de la que es objeto la cementera.

Sin duda una visita que ha permitido ampliar sus horizontes y ha sido una ocasión para compartir experiencias entre estudiantes y profesoras fuera del aula.

Comentario

  1. La visita a la cementera «El Alto» fue una experiencia muy enriquecedora, ya que el cemento está presente casi en la totalidad de nuestras vidas directa o indirectamente, un compuesto que a día de hoy no se podría concebir un mundo sin él.
    Por lo que nada más entrar a la fábrica, despertó mi interés a la hora de saber como se fabrica dicho componente.

    En cuanto al el encargado de enseñarnos todos los procesos que se llevan a cabo fue un profesional muy cualificado por su sabiduría sobre el tema del cemento ya que explicaba con todo lujo de detalles todos y cada uno de los procesos que se llevaban a cabo en la fábrica.

    Recomendada sin ninguna duda para todos aquellos a los que les inquiete cómo los edificios de hoy en día aguantan tantos años.