“La narrativa transmedia puede aportar muchas ventajas al proceso de enseñanza y aprendizaje de nuestro profesorado y alumnado”

Cristina Villalonga, coordinadora de Metodologías y Tecnología de Nebrija Global Campus, ha moderado una nueva sesión de Encuentros en la Tercera Clase, celebrada el viernes, 3 de octubre, en el Campus de la Dehesa de la Villa.

Encuentros en la Tercera Clase es un espacio de debate sobre el mundo de la educación. ¿Qué destacaría de esta iniciativa?

Los Encuentros en la Tercera Clase son una magnífica oportunidad para debatir y compartir puntos de vista sobre temas que afectan directa o indirectamente a la educación. El clima que se genera en estos diálogos invita a la participación, tanto de las personas que en ese momento están en la mesa de debate como el público asistente.

¿Qué nos puede avanzar del artículo Narrativas transmedia, McLuhan y el discurso científico?

El texto parte de una pregunta muy sugerente: ¿cualquier discurso es susceptible de convertirse en experiencia transmedia? A partir de esta reflexión el autor, Carlos A. Scolari, profundiza sobre las narrativas transmedia en el discurso científico, con las que el relato se expande a través de varios medios y plataformas y los consumidores pasan a ser prosumidores, con una participación activa en el proceso.

El discurso científico ha tenido hasta la fecha un carácter monomediático, en el que los investigadores publicaban sus trabajos en revistas especializadas o en congresos. Algo similar ha ocurrido en la educación. ¿Está cambiando la forma de transmitir los conocimientos? ¿Qué ventajas se observan?

Con la Sociedad de la Información y el Conocimiento el contexto ha cambiado. Los escenarios virtuales han permitido crear redes y comunidades digitales de conocimiento globales que, de alguna manera, van más allá de las instituciones de educación de formal. Además, en este proceso de construcción y reconstrucción de conocimiento en el entorno digital la participación es un factor clave. Para ello, es imprescindible trabajar la competencia digital de los aprendices en todas sus dimensiones: instrumental, cognitiva, actitudinal y axiológica, potenciando una actitud crítica y proactiva.

Pero, la narrativa transmedia ya se venía practicando en el pasado, ¿no es así?

Eso es, cuando hablamos de narrativas transmedia solemos pensar en formatos digitales, pero viendo las obras de Marshall McLuhan de los años 70 podemos identificar elementos de la narrativa transmedia como, por ejemplo, en la expansión de The medium is the massage a través de  discos de vinilo, televisión e, incluso, cine.

¿Puede ponerme más ejemplos?

Creo que los ejemplos a los que hace referencia Scolari en el texto son una buena muestra del éxito de las narrativas transmedia. Por ejemplo, el libro Counterblast de McLuhan y Parker, en palabras de Scolari, es un “big bang tipográfico y cognitivo”. Por otro lado, el video essay de Mathias Stork es un ejemplo de trabajo académico en el que el alumno explora las narrativas transmedia construyendo un puente narrativo entre el cine y los videojuegos.

¿En qué medida se puede llevar a cabo desde la universidad esta forma de transmitir conocimientos?

Bajo mi punto de vista, la narrativa transmedia puede aportar muchas ventajas al proceso de enseñanza y aprendizaje de nuestro profesorado y alumnado. Rompen con la linealidad, motivan la participación y creatividad y aportan nuevos contenidos y experiencias, elementos que nos acercan a una educación mediática que pone el foco en el desarrollo de un pensamiento crítico y proactivo.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *