Cooperación internacional y mayor conciencia de la seguridad nacional, claves en la lucha contra el terrorismo

La tercera edición del Congreso Internacional de Seguridad: Desafíos de la Seguridad Global organizado por la Universidad Nebrija ha sido acogido, un año más, en la Escuela de Guerra del Ejército este jueves 18 y viernes 19 de mayo.

Las mesas de ponentes han estado formadas por grandes expertos de distintos  ámbitos  del  análisis, defensa, seguridad y medios de comunicación para exponer, desde todos los puntos de vista, las respuestas a los interrogantes más importantes sobre seguridad y terrorismo a los que hay que hacer frente.

Por un lado, el Congreso ha querido echar una mirada a los desafíos nacionales a los que España se enfrenta y cuál es su estrategia. Irene Blázquez Navarro, jefa de la Oficina de Asuntos Estratégicos del Ministerio de Defensa, explicó que España ha creado un pensamiento estratégico propio ajustado a su perfil-país por las características sociales y geográficas en el que se encuentra. La estrategia de seguridad nacional tendrá que tener en cuenta “los riesgos potenciales y darles respuesta”. Además, ha hecho hincapié en un concepto que, al igual que el resto de ponentes, ha sido citado durante todo el Congreso: la cooperación. Cooperación entre distintos países, instituciones y entre las empresas públicas y privadas: “La cooperación entre instituciones es un requisito indispensable en la estrategia de seguridad” ha afirmado Blázquez. Francisco Díaz Alcantud, general de la división jefe del Estado Mayor de operaciones de la Guardia Civil, ha afrontado el aspecto de cooperación internacional y ha abogado por el intercambio de información. “No creo que ningún país piense hoy en día que puede hacer frente al terrorismo él solo” ha dicho Díaz Alcantud.

Por su parte, José Luis Pérez Pajuelo, jefe del servicio de Planes y Seguridad de CNPIC apuesta por la cooperación pública-privada para mantener la seguridad en las infraestructuras críticas del país que “hay que seguir identificando e implantar más políticas de seguridad”. Esta protección de las infraestructuras críticas es necesaria por el riesgo, cada día mayor, de ataques en el ciberespacio, tema que ha sido ampliamente tratado en el Congreso. José Ignacio Carabias, jefe de área de CNPIC ha afirmado que “la amenaza en el ciberespacio es cada vez más exponencial y es un ámbito–el ciberespacio- difícil de investigar”.

Otro de los temas tratados ha sido la situación crítica en la que se encuentra Europa con los numerosos ataques terroristas que ha sufrido en los últimos años. Para José Luis Serrano Merino, jefe del Área de Estrategia, Prospectiva y Protección Clasificada del CITCO, uno de los problemas es que “no hay sensibilización en la sociedad europea sobre el riesgo que provoca que la radicalización surja del seno de la sociedad” y Joan Lluís Pérez, catedrático de la Universidad Autónoma de Barcelona, ha añadido que existe “una falta de cultura de lo que es la seguridad nacional”. El general Ballesteros encuentra la causa en la globalización “que viene de la mano de una aceleración en los cambios de la seguridad mundial”.

Otra de las mesas se ha enfocado en el papel que los medios de comunicación tienen a la hora de informar y tratar temas sobre seguridad y terrorismo. En esta mesa, la periodista del área de internacional de informativos Telecinco, Pilar Bernal, ha hecho autocrítica y ha denominado de “apagón informativo” lo que los medios occidentales hacen con la guerra en Siria, puesto que aunque hablan de lo que ocurre, “pocas guerras han tenido tan pocos testigos independientes como la de Siria. Es una guerra mal contada porque los periodistas son objetivo directo de los terroristas” Además, la reportera opina que la utilización  de los videos que el Daesh publica y que se emiten en los informativos es hacer propaganda a los terroristas: “el espectáculo de los acontecimientos en Siria o de los atentados es la victoria de los terroristas”.

Manuel Marlasca, periodista y jefe de investigación en La Sexta, ha estado de acuerdo en todo momento con Bernal y además ha querido mostrar la dificultad de luchar contra una amenaza como el Daesh porque, a diferencia de otros grupos terroristas, “tiene su propio territorio, su germen de Estado con sus leyes y una población que las acata”. Otra de las dificultades es “la atomización del Daesh que extiende la amenaza” ya que, cuando la amenaza estaba muy localizada era más fácil de controlar. Para Marlasca la responsabilidad de los medios reside en evitar la “fascinación” por la propaganda e “informar con rigor”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *