Jornada sobre la divulgación de las matemáticas en la Universidad Nebrija

Trece matemáticas, trece espejos o por qué descubrir a las mujeres que cambiaron la ciencia

  • Famosas o desconocidas, muchas mujeres han hecho aportaciones fundamentales a la ciencia matemática sin que apenas se sepa. El libro Mujeres matemáticas. Trece matemáticas, trece espejos rescata a varias de ellas del olvido.
  • La Real Sociedad Matemática Española (RSME) y la Universidad Nebrija celebran el acto “Libros, mates y mucho más” para dar a conocer las últimas publicaciones y tendencias en divulgación matemática.
  • “Se cree que están alejadas de lo emocional, pero las matemáticas nos pueden ayudar a reflexionar sobre la condición humana”, asegura el autor de Crónicas Matemáticas, el catedrático Antonio Durán.
  • “Una cultura sin ciencia no es una cultura integral, es una cultura separada de la realidad” aseguró Francisco Marcellán, presidente de la RSME. “Los científicos tenemos que enseñar mucho a los humanistas, pero tenemos que aprender también mucho de ellos”.

“Muchas más mujeres de las que pensamos han realizado aportaciones importantes a las matemáticas”, asegura la matemática e investigadora Marta Macho Stadler, coordinadora del libro Mujeres matemáticas. Trece matemáticas, treces espejos. Según Macho, “muchos de los teoremas y teorías que se aprenden hoy en las aulas han sido realizados por mujeres. Es preciso destacarlo, porque en otro caso se piensa que los varones son los responsables de estos avances”.

En este volumen, distintos autores abordan la vida y el trabajo de las trece matemáticas del título, que pertenecen a distintas generaciones, países y áreas de conocimiento matemático. Entre esas mujeres está Caroline Herschel (1750-1848), que descubrió ocho cometas y 3 nebulosas, colaboró en la construcción de telescopios y ayudó a su hermano William a descubrir Urano. “Una mujer a la sombra de su hermano que merece su sitio”, comenta Macho.

Más conocida actualmente es la condesa de Lovelace, Ada Byron, hija del famoso poeta y una pionera de la programación y las matemáticas. “Fue una gran científica”, cuenta Macho, “porque su madre, a la que Lord Byron llamaba ‘la princesa de los paralelogramos’, quiso que su hija aprendiera matemáticas”. Ada Lovelace está considerada como la primera programadora informática por su trabajo sobre la máquina analítica de Babagge.

Más contemporánea es Sofía Kovalevskaya (1850-1891), “impresionante investigadora, gran matemática, escritora, nihilista y reivindicativa a la que, sin embargo, no dejaron presentar su tesis”. Trabajó sobre los anillos de Saturno, las integrales abelianas y el teorema de Cauchy-Kowalevski.

La casi desconocida española María Josefa Wonenburger Planells fue una niña prodigio. Ganó una beca Fullbright que le permitió hacer su tesis en EE.UU. No se la convalidaron en España, así que hizo otra aquí, pero tampoco se la reconocieron. Acabó marchándose a trabajar a Estados Unidos y Canadá, donde colaboró con los mejores. Está considerada la “madre” de la teoría de Kac-Moody.

Katherine Johnson, conocida por el libro y la película Figuras ocultas, Maryam Mirzakhani, primera y única mujer que ha ganado una medalla Fields (2014) y que ha fallecido recientemente, o Sophie Germain son otras de las fascinantes matemáticas cuyas trayectorias se recoge el volumen.

Inaugurado por el vicerrector de Investigación de la Universidad Nebrija, Álvaro Bustinduy, el acto contó con la presentación del presidente de la Real Sociedad Matemática Española, Francisco Marcellán, que animó a todos los presentes a descubrir las matemáticas a través de los libros: “Son instrumentos para pensar y para conocer. Son libros de matemáticas que son mucho más que teoremas. Forman parte de la cultura. Y una cultura sin ciencia no es una cultura integral, es una cultura separada de la realidad». “Los científicos tenemos que enseñar mucho a los humanistas, pero tenemos que aprender también mucho de ellos”. “Por favor, leamos. Y compartamos la lectura”.

En el acto también habló de su libro Crónicas Matemáticas el catedrático de Análisis Matemático de la Universidad de Sevilla Antonio Durán. Divulgador, organizador de exposiciones y novelista, Durán insiste en sus obras en contar las “circunstancias emocionales de las matemáticas, ese entresijo formado por las circunstancias históricas y las circunstancias emocionales que permite humanizar las matemáticas. Se cree que están alejadas de lo emocional, pero las matemáticas nos pueden ayudar a reflexionar sobre la condición humana. Procuro que el lector cuando acabe el libro no sepa solo un poco más sobre matemáticas, sino que conozca un poco mejor la condición humana”.

Otras propuestas divulgativas fueron los “fisquitos matemáticos” de la Universidad de La Laguna, pequeñas charlas de diez minutos sobre cuestiones matemáticas; la serie de animación para niños y jóvenes Revoluciones Matemáticas presentada por Ágata A. Timón, o el libro Periplo por la geometría de Valladolid, de Inmaculada Fernández y Encarnación Reyes Iglesias.

La jornada divulgativa se desarrolló en el marco del convenio de colaboración entre la RSME y la Universidad Nebrija y fue clausurado por David Martín de Diego, vicepresidente de RSME e investigador del Instituto de Ciencias Matemáticas (ICMAT) y por la profesora Pilar Vélez, matemática, ex rectora y docente en la Universidad Nebrija.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *