Àngels Barceló emite ‘Hoy por hoy’ desde la Universidad Nebrija

Los alumnos del Máster en Formación Permanente en Radio, Podcast y Audio Digital de la Universidad Nebrija han estrenado el curso con la retransmisión en directo de Hoy por hoy. El matinal de la Cadena SER que dirige y presenta Àngels Barceló se ha emitido desde la biblioteca de la Universidad Nebrija.

“Nunca la lanza embotó la pluma ni la pluma la espada”. Bajo el lema de Cervantes que custodia ese rincón del saber que es la biblioteca de Nebrija y ante un paraninfo abarrotado, la periodista catalana arrancó su retransmisión dando los primeros consejos a las que están llamadas a ser las voces del futuro: “No os cortéis, opinad, aplaudid y abuchear cuando lo consideréis necesario».

Los primeros instantes de Hoy por hoy han transcurrido circundados por la actualidad, entrelazando la guerra de Ucrania, la posible dimisión de Liz Truss, primera ministra del Reino Unido, las hipotecas, incluso el suceso que ha conmovido a la opinión pública nada más arrancar la semana, ese que ha desenmascarado a un profesor de un colegio de Boadilla que llevaba años grabando a las niñas en el vestuario.

Lo cierto es que el verdadero protagonista de la mañana ha sido Antonio de Nebrija, el primero y uno de los máximos representantes del humanismo renacentista español, autor de la primera gramática castellana, publicada en 1492, y del que se conmemora este año el quinto centenario de su fallecimiento.

Para tratar la figura de Nebrija, Àngels Barceló ha estado acompañada por José Muñiz, rector de la Universidad Nebrija; Lola Pons, historiadora y comisaria de las actividades del Año Nebrija en Andalucía, y Teresa Jiménez Calvente, catedrática de Filología Latina de la Universidad de Alcalá y comisaria de la exposición Antonio de Nebrija (1444-1522) El orgullo de ser gramático, que se inaugurará el próximo 25 de noviembre en la Biblioteca Nacional.

De Lebrija a Nebrija

Intrigada por su procedencia, Barceló le ha preguntado a José Muñiz de dónde viene el nombre de la universidad. «En la década de los años 80 unos filólogos inauguraron el Centro de Estudios Hispánicos y tomaron el nombre de Elio Antonio de Nebrija, autor de la primera gramática castellana. Con el tiempo, el espíritu de investigación del centro mutó hacia el mundo de la universidad y resultaba evidente que tenía que ser Nebrija el patrono, ya que encajaba a la perfección y representa ese espíritu riguroso, independiente, curioso y emprendedor que caracteriza a la universidad. La nuestra, en particular, posee una gran vocación internacional. En el campus se hablan más de 35 idiomas y tenemos alumnos de 50 países. En sus pasillos a veces se oyen cosas tan raras como en la ONU, parece un laboratorio”, ha detallado el rector.

“Nebrija sabía mucho y era de esas personas que no podía dejar de hablar. Estaba empeñado en que las mujeres aprendieran latín, el idioma del saber, el que se utilizaba en las universidades, sobre todo para que los hombres no tuvieran que leerles los libros”, ha destacado Calvente.

Fue un adelantado que sabía de la importancia del idioma. “En su época todo se transmitía en latín. Evidentemente, la universidad era una institución para hombres y dirigida por hombres. Además, es una institución de origen eclesiástico. Aprender latín era necesario”, añade la catedrática de Filología.

En su época la gramática fue un fracaso

Resulta paradójico que un latinista convencido acabara escribiendo una gramática sobre la lengua que se utilizaba a diario. “Nebrija fue un humanista que consideraba la lengua como centro del conocimiento, porque en ella está la verdad. Él supo ver que el castellano iba cobrando importancia”, explica Pons. Para él, la gramática era una ciencia no un arte, “una ciencia como todas, con un proceso de inducción y deducción”, añade la lingüista.

Lamentablemente, en vida no fue consciente del éxito de su gramática. “En su época fue todo un fracaso. Su manual de gramática castellana se imprimió solo una vez y se quedó olvidado hasta el siglo XVIII”.

Lo cierto es que cuando celebramos la figura de Nebrija no estamos reverenciando a alguien que fue importante en el pasado sino a alguien que sigue siendo imprescindible cinco siglos después. “El nombre de Antonio de Nebrija debe expandirse por España y estar más presente en las calles ya que actualmente sigue siendo una fuente de inspiración”, ha recalcado Pons.

La fiesta de la radio en la universidad ha estado amenizada por los acordes del piano y la voz de Iñigo Bregel, vocalista de Los estanques, y Anni B Sweet, cantautora malagueña. Juntos han interpretado dos temas de su primer disco en común bautizado Burbuja cómoda y elefante inesperado. Se trata de una fusión perfecta entre la psicodelia del grupo cántabro y los acordes indies de la malagueña que ha germinado en temas como He bebido tanto que estoy muerto de sed o Tu pelo de flores.

Los comentarios están cerrados.