El voto útil de la derecha

Las pasadas elecciones generales del 28 de Abril y el reparto de escaños en función de los votos obtenidos han vuelto a despertar el cuestionamiento sobre dos aspectos: la fragmentación del voto de la derecha y las habituales dudas sobre si el sistema D’Hondt es el más adecuado para distribuir la representación parlamentaria.

Llama la atención cómo listas nacionales con más de 300.000 votos, como PACMA, no han obtenido representación alguna, a la vez que otros partidos que no se presentaban a nivel nacional, pero sí regional como EH-BILDU, han logrado 4 parlamentarios con menos de esos mismos 300.000 sufragios. Puede discutirse sobre si es justo o no, pero llama la atención y despierta el debate.

Frente a una división de la izquierda que podría considerarse ya como sistémica, en estas últimas elecciones ha habido que sumar el fenómeno de la división del bloque de derechas. Por su novedad, merece la pena revisar lo que hubiera sucedido si PP, Ciudadanos, VOX y Navarra suma, hubieran sumado sus fuerzas en una lista única, tal y como se sugirió desde algunas instancias en plena campaña electoral. También merece la pena revisar una alternativa al sistema D’Hondt que se emplea en el ámbito empresarial y que se utilizó en el Congreso de los Estados Unidos en 1792, el método de reparto de Hamilton, para ver qué sucedería si lo aplicáramos como alternativa al sistema actual.

El sistema D´Hondt favorece a los grupos mayoritarios, asignando más escaños a los partidos que más votos sacan a nivel general. Por su parte, el sistema de Hamilton otorga escaños en función de los restos mayores una vez realizada la asignación inicial de escaños, y con independencia de si los partidos son o no mayoritarios. En ambos casos se establece un mínimo de votos para lograr un escaño evitando así la consecución de representación en un territorio con un número de sufragios mucho menor que en otro. D´Hondt otorga más escaños a los partidos con mayor número de votos, generando un congreso con pocos partidos representados y facilitando la gobernabilidad o la obtención de mayorías. Por el contrario, Hamilton genera parlamentos en los que coexiste un mayor número de partidos y por lo tanto hay una mayor representación de votantes diversos, pero también una mayor dificultad para lograr pactos y gobernabilidad.

¿Qué hubiera pasado, bajo el vigente sistema D´Hondt, si el bloque de la derecha se hubiera presentado bajo una única candidatura, sumando los votos que realmente han obtenido? El resultado hubiera cambiado de manera relevante. Las elecciones las hubiera ganado el bloque de la derecha agrupada (PP+C´s+VOX+Navarra suma), con 177 escaños, consiguiendo la mayoría absoluta, frente a los 149 que hoy suman por separado. El PSOE no solo habría sido la segunda fuerza política, sino que hubiera visto reducidos sus escaños a 108, frente a los actuales 123, teniendo más difícil la gobernabilidad con Podemos, que obtendría 33, o con otros socios.

Sin duda, leeríamos los resultados de manera diferente si asumiéramos una victoria del bloque más conservador y la sensación de ganadores y derrotados cambiaría. No estaríamos hablando de la debacle del Partido Popular, ni del indiscutible triunfo del PSOE. Estaríamos ante una clara victoria de la derecha que relegaría a los socialistas a la oposición.

En conclusión, es importante revisar la suma de fuerzas a la hora de plantearse una candidatura, y el bloque de la derecha se ha visto perjudicado por no haberlo hecho. Tal y como se ha venido diciendo a lo largo de la pasada semana, la fragmentación del voto entre varios partidos ha impedido maximizar el voto útil. Pero también es relevante el sistema de reparto. De hecho, si la metodología electoral cambiara y se utilizara el sistema de Hamilton, asistiríamos a un resultado llamativo, con un mayor número de partidos representados.

Esta metodología alternativa daría de nuevo la victoria electoral al bloque más conservador, con 160 escaños, lejos de la mayoría absoluta; minimizaría la representación del PSOE a 103 frente a los 123 actuales; y daría entrada a nuevos partidos minoritarios que ahora no gozan de representación como PACMA, con 3 escaños, o Front República y BNG, con un diputado.

En resumen, que los conservadores ganarían también las elecciones, aunque con menor ventaja. Habría un mayor reparto de escaños entre más partidos y el arco parlamentario sería aún más diverso, complementado por pequeños partidos que claramente resultan perjudicados por el sistema D´Hondt como PACMA, que sin duda es el caso más flagrante.

En cualquier escenario alternativo, la fragmentación del bloque de la derecha ha perjudicado a sus partidos, minimizando la suma de sus escaños conseguidos y haciéndoles perder las elecciones. El sistema y la suma de fuerzas cuentan, y el PSOE ha sabido configurar su estrategia para lograr un gran resultado.

Veamos qué ocurre el 26 de mayo. Quizá asistamos a consecuencias parecidas de esa fragmentación del voto y de pérdida del voto útil entre los nuevos partidos de izquierda tras las múltiples escisiones de Podemos. No parece viable que los partidos de la derecha reúnan sus fuerzas en torno a una sola candidatura, sobre todo porque el carácter municipal, autonómico y europeo de los comicios no facilita esa alianza. Pero este tipo de propuestas sí parecen una buena alternativa de futuro para las próximas elecciones generales, sean cuando sean. Por otro lado, y una vez comprobamos cómo el sistema D´Hondt beneficia a los partidos mayoritarios, comprendemos por qué éstos no acceden a cambiar el sistema y por qué los minoritarios demandan un cambio de metodología de asignación de escaños. Mientras eres un partido pequeño, nuestro actual sistema de asignación de escaños te perjudica. Pero a medida que los partidos políticos crecen en votos, como le ha ocurrido a Ciudadanos, desaparece el interés por cambiar el sistema D´Hondt.

Fernando Tomé
Decano de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nebrija

Omar de la Cruz
Profesor de Economía de la Universidad Nebrija

Artículo publicado en El Mundo el 10 de mayo de 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *