Teletrabajar y dedicarle tiempo a la familia o amigos es posible

Desde el Club Alumni Nebrija, queremos acompañarte en esta situación histórica para que sigas mejorando en tu desarrollo profesional y saques brillo a tus habilidades de teletrabajo.

El teletrabajo es esa oportunidad para continuar desarrollándonos como profesionales en un contexto nuevo -aunque cotidiano- y en una situación que supone un reto personal y profesional a partes iguales.  Por todo ello te brindamos una serie de consejos para ser eficiente teletrabajando y conciliar la vida familiar u hogareña en el intento.

Consejo nº 1. Controla el espacio-tiempo

El universo se domina por estas dos reglas y el teletrabajo no iba a ser menos.

  • Madruga. Está demostrado que se es más productivo después de haber descansado y en las primeras horas del día. Comienza con tu café o desayuno. Recuerda, el cerebro consume el 20% de los recursos del cuerpo ¡aliméntalo! Además, puedes aprovechar que familiares o compañeros duermen para tener más tranquilidad.
  • Elige bien tu puesto fijo. No cambiar de lugar es recomendable. Pero también es cierto que, trabajar delante de una ventana se aconseja para actividades creativas y trabajar delante de la pared, es más conveniente para actividades rutinarias o que requieren ser productivo. En cualquiera de los casos, asegúrate de que el espacio esté libre de ruidos.
  • Marca un horario fijo, pero pausas flexibles. Intenta seguir el mismo ritmo que tendrías en una jornada presencial. Es decir, establece una hora fija de principio y de fin. Si convives con más gente, tendrás que adaptarte también a sus ritmos y ser más flexible en cuanto a la pausas y duración. Quizás tendrás que hacer más descansos, pero de menos tiempo.
  • Mantén buena higiene espacial y corporal. Asegúrate de dejar tu nuevo puesto de trabajo siempre recogido y ordenado. Te ayudará a mantener una sensación de rutina y disciplina que mejorará tu productividad y salud psicológica. Del mismo modo, has de sentarte como en la oficina, no adquieras posturas de estar por casa, que incitan al acomodamiento psicológico y a un bajo rendimiento.

Consejo nº 2. Domina la logística

Antes contabas con una serie de infraestructuras que ahora puedes echar en falta. Ante la falta de recursos hay que agudizar el ingenio.

  • Hazte con tu propio arsenal. Sí. De material de oficina o todo aquel material necesario para no tener que levantarte continuamente para llevar a cabo las tareas que necesitas. Ante la falta de existencias, agudiza el ingenio. La baldosa es la nueva pizarra. La taza grande, el nuevo portalápiz. La cámara de móvil, tu nueva fotocopiadora.
  • El wi-fi tu mejor aliado. Has de ubicarte en lugares de la casa con buena señal e intentar apagar dispositivos electrónicos conectados que sean innecesarios durante la jornada. De esta manera contarás con la mejor calidad de red posible, evitarás retrasos, frustraciones y peleas de datos.
  • Tú diriges tu jornada. Establece unos objetivos diarios además de una planificación semanal en general. Al finalizar el día haz una valoración de lo conseguido y planifica al menos la primera tarea con la que comenzar el siguiente día. Así, el inicio de la jornada será menos caótico y menos lento.
  • Ahora sabes lo que es la transformación digital. Realizar una tarea simple como mostrar un proyecto, debatir una idea o solicitar ayuda se pueden convertir en un reto si se realizan de manera telemática. Investiga y pide consejo acerca de cuáles son los software que más pueden ayudarte a ejecutar cada tarea.

Consejo nº3. Conoce a los nuevos co-workers.

Contar con más compañía de la esperada o más soledad de la deseada puede ser complicado para el teletrabajo.

  • Alicientes o distractores. Es posible que tengas que compartir espacio de trabajo con más de una persona teletrabajando en tu misma casa. Aprovéchalo. Si está en rol de trabajo podrá ayudarte de manera eficaz. Pero si no está trabajando, puede ser la pausa que te ayuda a seguir. En base a esto…
  • Jugar a los dinosaurios con tus hijos, es bueno para desempeñar tu trabajo. Ante días de teletrabajo forzado, la resiliencia psicológica es vital para poder seguir dando lo mejor de ti a nivel laboral. El afecto, así como las relaciones sociales y familiares, son la clave para mantener una buena estabilidad y regulación emocional.
  • Aprovecha sinergias inesperadas. Es probable, que, si compartes casa con varios compañeros de piso, estos se encuentren en tu misma situación. Aprovecha para ver de qué manera podéis echaros una mano. Quizá, surja un co-worker a largo plazo.

Consejo nº 4. Trae lo lejano cerca y lleva lo cercano lejos.

  • Redes sociales, sí, pero solo laborales. Aléjate de la tentación. Es necesario utilizar herramientas que nos conecten con los demás, pero has de céntrate en las de tipo profesional como Skype, LinkedIn o cualquier intranet. El resto absorben tu tiempo y energía intelectual en circunstancias de trabajo.
  • Apóyate en tu equipo real. El aislamiento laboral siempre es negativo, repercute en el malestar del esquipo y en una menor eficiencia. Juntos y en contacto directo será más fácil trabajar. Si eres autónom@ apóyate en alguien que esté en tu misma situación.
  • No planifiques a largo plazo ni elucubres acerca de desenlaces que no puedes prever.

Es preferible establecerse objetivo cortos y, como máximo, semanales. Planificar a gran escala puede repercutir en fracasos o frustraciones por falta de control o previsión. Día a día, dinosaurio a dinosaurio.

  • Acerca la naturaleza a tu escritorio. Unas flores, una planta o la mascota en tu regazo pueden ser ese aliciente de aire fresco que necesitas para mejorar el espacio de teletrabajo.

Esperamos que estos consejos hayan contribuido a tu desarrollo profesional en el ámbito del teletrabajo. ¡Nos vemos on-line!

El mundo para, pero tú no. Mantén en forma tu perfil profesional miércoles a miércoles. EnNebrijaAlumniSeguimos.

Autora:  Cristina Aparicio Rodríguez. Club Alumni Nebrija

Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *