Marcos Mayo-Cubero

El profesor Mayo-Cubero analiza las fuentes de información en la cobertura periodística de las crisis y emergencias

El profesor Marcos Mayo-Cubero de la Facultad de Comunicación y Artes, director del Máster en Periodismo en Televisión – Antena 3, ha publicado el artículo Secciones, periodistas y fuentes informativas en la cobertura de crisis y emergencias en España en El Profesional de la Información, una revista científica internacional indexada en JCR Q1 en Ciencias de la Información y Q2 en Comunicación y en Scopus Q1.

La investigación explora una temática de máxima actualidad e interés por el impacto global de la crisis de la COVID-19. El artículo reflexiona sobre la responsabilidad social de los medios en la cobertura periodística de estos eventos extremos. La investigación analiza la confianza y el uso de las fuentes informativas mediante una encuesta de alcance nacional a 30 directores y directoras de los medios más relevantes de España en prensa, radio, televisión y medios online, realizada en 2015.

Los resultados sugieren que las fuentes más empleadas por los medios de comunicación son las fuerzas de seguridad -Policía, Guardia Civil, UME y Bomberos- y la Cruz Roja. Asimismo, resulta significativo que la segunda fuente más utilizada sean las víctimas y afectados por delante de las fuentes oficiales del Gobierno. Es decir, los directores sugieren que las fuentes no oficiales deben ser más empleadas en las informaciones que las fuentes oficiales gubernamentales. En cuanto a la confianza, los expertos concluyen que las fuerzas de seguridad y la Cruz Roja son las fuentes de información más fiables.

Descrédito de las fuentes oficiales del Gobierno

En un contexto informativo amenazado por fenómenos como la desinformación, los bulos y las fake news, el artículo destaca como especialmente relevante que los directores otorguen la misma confianza a las fuentes no oficiales -víctimas y afectados- que a las fuentes oficiales del Gobierno. Los resultados alcanzados sobre la desconfianza en las fuentes oficiales del Gobierno son reveladores y visibilizan el importante descrédito de la comunicación pública institucional en la gestión de las recientes crisis ocurridas en España, generado por prácticas como ocultamiento de la información, manipulación y utilización de las crisis con fines políticos (Mayo-Cubero, 2017: 234).

Desinformación, fake news y bulos

El artículo expone que el escenario informativo de las crisis es especialmente proclive para la difusión de datos sesgados y distorsionados por el impacto de las redes sociales. En este sentido, se concluye que la piedra angular de la cobertura periodística debería ser el servicio público mediante la difusión de noticias que huyan del alarmismo, el sensacionalismo y los bulos.

En teoría, son las fuentes oficiales las que deberían ofrecer información veraz, rigurosa, fiable y equilibrada emocionalmente. Por tanto, se deduce que el relato informativo debería ofrecer información que salve vidas y minimice daños en el corto plazo. En el medio y en el largo plazo, debería ayudar a la comunidad a recuperarse de la tragedia y a potenciar la capacidad de resiliencia ante crisis futuras.

Una cobertura periodística que solo puede construirse desde el equilibrio entre el rigor y el interés humano, entre el uso ecuánime de las fuentes oficiales y no oficiales. Sin embargo, los resultados alcanzados sugieren una realidad alejada de esta responsabilidad social ya que numerosos medios construyen un relato amarillista y sensacionalista en la búsqueda de una audiencia hiperactivada emocionalmente.

El artículo puede leerse íntegramente aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *