cica_nebrija

Militares y civiles debaten en las Jornadas CICA-Nebrija sobre la cultura de seguridad

Un mejor conocimiento y una mayor divulgación de la seguridad y de la cultura de defensa, y un análisis del escenario geoestratégico mundial y de las tropas españolas desplegadas en el exterior configuraron los dos ejes de las conferencias y las mesas redondas de las Jornadas CICA-Nebrija de Cultura de Defensa para Jóvenes 2019. Mientras la Escuela de Guerra del Ejército albergó los debates, las instalaciones de El Goloso de la Brigada Guadarrama XII pusieron el colofón a un ciclo organizado por A 30, Eurodefense España, CICA y la Universidad Nebrija (Cátedra Global Nebrija Santander en Gestión de Riesgos y Conflictos).

Jesús Martín Ramírez, director de la Cátedra Nebrija-Santander sobre Gestión de Riesgos y Conflictos de la Universidad Nebrija, dejó claro que con la organización de estas jornadas “no queremos comer a nadie el coco, queremos ir contracorriente y que cada uno saque las conclusiones oportunas”. Una declaración de intenciones que suscribió en la presentación del programa: “No buscamos animar a nadie para incorporarse a las Fuerzas Armadas ni convencer de nada al respecto. Nuestro objetivo, en esta época en la que desgraciadamente predominan las fake news o bulos, es ofrecer suficiente información objetiva y de primera mano para que cada uno conforme su propio criterio y, boca a boca, lo difunda entre quienes lo rodean. Y esto nos parece especialmente importante hacerlo con la juventud, pues de ella depende nuestro futuro”.

Mientras el general Eduardo Diz, director de la Escuela Guerra del Ejército, instaba a los presentes a conocer las inquietudes y las amenazas a la seguridad que contemplan las Fuerzas Armadas para que “nos terminen queriendo un poco más”, Ester Mocholí, decana de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nebrija, destacó la organización de las jornadas como un encuentro y una colaboración entre la sociedad civil y las Fuerzas Armadas.

Abrir las escotillas

Ángel Expósito, presentador del programa La Linterna, de la cadena COPE, que dictó la conferencia magistral, aprovechó su presencia en un edificio castrense como la Escuela de Guerra del Ejército y en un acto organizado por la Universidad Nebrija para poner nota a la sociedad española en la “asignatura” de cultura de defensa: “Aunque hace años sacábamos un 2 y ahora llegamos hasta al 4, seguimos suspendiendo”. Para apoyar esta afirmación, Expósito preguntó a los estudiantes asistentes a las Jornadas CICA-Nebrija de Cultura de Defensa para Jóvenes 2019 si sabían que España tiene desplegados casi 200 soldados en la frontera entre Siria y Turquía, grupos de operaciones especiales en el aeropuerto de Bagdad o efectivos en Somalia. Pocos universitarios levantaron la mano. “Miles de los nuestros se están dejando hasta la vida si es preciso y no lo sabemos”, adujo.

El exdirector del periódico ABC buscó, “sin ánimo de dar doctrinas”, las causas de esta falta de información sobre las Fuerzas Armadas, una institución que en los últimos cuarenta años se ha “internacionalizado”. Una de ellas, el tratamiento actual de la defensa, que “debería ser política pero no partidista”, con un estatus de cuestión de partido y no de Estado. “Hay tres asuntos que ningún país toca gobierne quien gobierne: la educación, la energía y la política exterior y de defensa. En España cambiamos continuamente estos tres asuntos”, opinó.

Otro de los motivos de este “suspenso” apunta a las propias Fuerzas Armadas, que “necesitan abrir las puertas de sus bases, de las escotillas y de sus centros”. No obstante, según él, los civiles –y en especial los diplomáticos- han de “apretar y presionar” para que la cultura de la defensa sea una realidad.

Ángel Expósito esbozó también dos claves a la hora de informar sobre temas de defensa: estar alerta ante las fake news (noticias falsas) para “desmantelar la comunicación como un arma de guerra” y narrar los hechos “alejándose de la callada como respuesta”. Para afrontar una crisis de comunicación, “lo que tú no cuentes, lo contará otro”.

Por último, el periodista de la COPE criticó que los candidatos a presidir el gobierno de España obviaran el continente africano en el bloque de política internacional del reciente debate de televisión. “Con Francia estamos metidos en el Sahel. El Ejército del Aire español opera un tercio de los movimientos que hacen las tropas francesas de un país a otro, pero eso no se sabe”.

Mundo de incertidumbres

En la primera mesa redonda de las Jornadas CICA-Nebrija, Gabriel Cortina, director de Artículo 30, calificó a las tropas en función de los escenarios de los conflictos que sufre el mundo, así “tenemos unos ejércitos en auge, en transformación y en ocaso”. Cortina destacó la situación geográfica “única y de pivote” de España en el mapamundi sin perder de vista que el centro de gravedad de la geopolítica se ha desplazado a Asia-Pacífico. El general Francisco José Dacoba, director del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE), ratificó esta valoración, aunque “vivimos en un mundo de incertidumbres en el que hemos pasado de un mundo bipolar a otro multipolar asimétrico”. Sin perder de vista a países como India e Indonesia, Dacoba estimó que en la actualidad se produce una “lucha de gigantes” entre Estados Unidos y China en un espacio de globalización, un fenómeno “en el que surgen las oportunidades de colaboración, pero también las tensiones al achicarse el terreno de juego y poner en contacto a los actores”.

Por su parte, el coronel José Luis Calvo, director de la División de Coordinación y Estudios de Seguridad y Defensa (DICOES), determinó, dentro de esta “compleja” estructura de seguridad, que la ciudadanía percibe que la defensa “no es tan necesaria”. Según sus propios estudios, el 65% de los españoles ven con satisfacción y simpatía las Fuerzas Armadas, frente a un 15%-20% que las ve hostil, un porcentaje mayor que en otros países europeos. Frente a la pregunta de si son necesarias las Fuerzas Armadas, más del 50% cree que sí, mientras que un 25%-30% no están seguros de su función. “Estos datos, atribuibles a la falta de información, son preocupantes. Los militares quizás hemos sido muy herméticos, no nos hemos explicado bien, y los políticos no tratan los aspectos de defensa en los foros públicos”. Para Calvo, habría que hablar más de “conciencia de defensa” en vez de cultura de defensa en ese intento de acercarse a los ciudadanos, “a los que hay que agradecer las críticas”.

En este debate, David Javier Santos, presidente de la Asociación de Diplomados en Altos Estudios de la Defensa Nacional (ADALEDE), deseó que los valores y la conciencia de la seguridad se generalicen y se traten en la sociedad española. Para ello, “los civiles tenemos que adoptar un compromiso serio en apoyo a la seguridad nacional”. El presidente de ADALEDE recordó que hay que cambiar ciertas dinámicas como impartir más despacio en las escuelas la historia del siglo XX o incluir más materia dedicada a la defensa en las oposiciones; cuando él se presentó a las de abogado del Estado, solo había un tema de los 497 dedicado a este asunto.

El general Luis Feliu, miembro de Eurodefense España, cerró la mesa redonda con la siguiente reflexión: “Aunque la seguridad es un bien público según Naciones Unidas y los militares cedemos derechos y libertades en beneficio de la sociedad, esta no nos ve como servidores públicos”. Para cambiar esta tendencia, Feliu apeló a la colaboración con los medios de comunicación. Este deseo lo ilustró con un ejemplo: “En casi ningún medio salió que una compañía de infantería española, que desbarató un ataque terrorista en Mali, abrió el desfile militar del 14 de julio en Francia”.

Casi 3.000 militares en el exterior

Durante la sesión “¿Dónde están nuestros militares y por qué?”, moderada por Federico Yaniz, vicepresidente de Eurodefense España, Juan Alberto Cartelle, Mando de Operaciones del Estado Mayor de la Defensa, expresó con cifras “el alto compromiso de España ante la paz y la seguridad nacional”. A 1 de noviembre de 2019, 2.981 militares españoles cumplen sus misiones en el exterior en 17 operaciones. El contingente más numeroso es el de Líbano, con 609 efectivos. A estos datos, hay que añadir que España es el único país que participa en todas las operaciones de la Unión Europea.

En este contexto, la comisaria Yolanda Rodríguez Gómez explicó cómo la División de Cooperación Internacional de Policía Nacional trabaja en el extranjero en diferentes proyectos como la verificación de desarmes, la formación, los procesos electorales o el apoyo a la asistencia humanitaria. El asesoramiento a la policía de proximidad en Ucrania o los proyectos antidroga en Perú o Bolivia son dos de las labores mundiales de Policía Nacional apuntadas por Rodríguez Gómez.

Agustín Cassinello, “mentor” de los Servicios de Inteligencia Iraquíes, despertó también el interés entre los asistentes a las Jornadas CICA-Nebrija con el relato de su labor durante 37 años en el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), la entidad que “está donde hay información que el Gobierno requiere”. Cassinello, que, durante su trayectoria intervino en las escuchas a Herri Batasuna y estableció contactos con Hamás, consideró que al final los espías, “unos funcionarios que nos sometemos a un código ético, somos raros”. A pesar de recibir el apoyo de herramientas como los algoritmos, los megadatos y los drones, “el arma más secreta para nosotros es una charla entre dos personas”.

Preparados y asustados

Los riesgos y las amenazas actuales configuraron el tema de otra de las sesiones de las jornadas de defensa, presentada por Carlos Espaliú, investigador principal del Grupo de Investigación sobre Gestión de Riesgos y Conflictos de la Universidad Nebrija. En ella, Enrique Cubeiro, jefe del Estado Mayor del Mando Conjunto de Ciberdefensa, afirmó que el cibercrimen supera ya otros delitos y mueve más dinero que el tráfico de drogas o la prostitución. De hecho, “se cree que en breve existan grupos terroristas con capacidad para atacar infraestructuras críticas de cualquier Estado”.

Según Cubeiro, el denominado “internet de las cosas” –electrodomésticos y otros objetos con conexión wifi-, la tecnología 5G y la ciberdependencia incrementarán los riesgos de sufrir en un futuro este tipo de ataques tecnológicos. El anonimato, la suplantación de la identidad, la independencia de la ubicación, el bajo coste, la elevada eficiencia, la “enorme” dificultad de la atribución, la asimetría, la “infinidad” de vulnerabilidades, la “difusa” legislación, el muy alto grado de inmunidad y la sobreexposición de nuestros datos en la Red son, de acuerdo con Cubeiro, las ventajas del ciberatacante. “Si hay un espacio donde David puede derrotar a Goliat es el ciberespacio. Hay que estar preparados y asustados”, concluyó.

La mesa redonda sobre la desinformación reunió a los periodistas Javier Fernández Arribas, director de Atalayar entre dos orillas, y Ana Mangas, redactora jefa de esGlobal. Precisamente Fernandez Arribas defendió el término de “desinformación” o “noticias falsas” frente al anglosajón fake news. Por encima de la denominación, el problema se incrementa, según Fernández Arribas, cuando las redes sociales amplifican esas noticias falsas y estas, en ocasiones, pasan a los medios de comunicación tradicionales. Otra arista de esta cuestión es la situación interna en las propias empresas de información: “Ahora los jóvenes no tienen al veterano que les explique el oficio y, a veces, no contrastan esa noticia. A mí Manu Leguineche me decía que llamara a mi novia porque hoy salía tarde”.

Fernández Arribas dio un último consejo tanto para los que quieran dedicarse al periodismo como para los ciudadanos en general: “No os fieis de nadie ni de nada hasta que no verifiquéis la noticia. Detrás de una noticia falsa, siempre hay un interés económico, de poder o incluso geoestratégico para desestabilizar”.

En su intervención, Ana Mangas señaló que en 2019 hay un consenso a la hora de percibir la desinformación como una amenaza a la seguridad “que desvirtúa y manipula”. Esta “sensación de vulnerabilidad” responde a la inquietud de los ciudadanos, de acuerdo con Mangas, que se basó en diversos estudios que apuntan a que el 70% de los estadounidenses reconoce haberse encontrado una vez a la semana con noticias falsas o que el 52% de los españoles sabía identificarlas. Lo que queda claro, para la redactora jefa de esGlobal, es que la desinformación “vive un proceso de globalización” que cada vez afecta a más países.

Para la periodista experta en asuntos internacionales, el “vertiginoso” avance tecnológico, el aumento de las campañas de desinformación y el uso de nuevos canales, más allá de Facebook y Twitter aumentan el riesgo, aunque habría que preguntarse qué responsabilidad tenemos cada uno en una desinformación “que prolifera cuando hay audiencias proclives a ella”.

Vivir para los demás

Por otro lado, el teniente coronel Manuel González Hernández, el general Jesús Val, Luis Placencia, presidente de la Federación de Organizaciones de Reservistas de España; Antonio Monroy, militar de la Academia de Infantería de Toledo; y Yolanda Ferrer, periodista y esposa de militar intentaron responder a la pregunta¿Por qué soy militar?”. La vocación, la tradición familiar y la satisfacción de servicio a todos los españoles fueron los tres motivos esgrimidos por todos en sus respuestas. Monroy resumió con unas breves palabras el espíritu de este coloquio: “Hay dos formas de vivir la vida: para uno mismo y para los demás. Yo elegí la segunda”.

Los jóvenes tuvieron la palabra en la última mesa redonda, presentada por Luis García Segura, director del Club de Defensa Nebrija. Enrique Vega, secretario de EuroDefense Jóvenes; Nicolás Ayala, presidente del British Youth Pugwash; Maurice Dianab Samb, doctorando de Senegal de la Escuela Diplomática; y Ramón De Meer, antiguo alumno de los Cursos Internacionales de Defensa de Jaca, justificaron el eje temático de las Jornadas CICA-Nebrija. Mientras De Vega insistió en calificar de “híbridos” los conflictos en la actualidad que han eliminado la división entre guerra y paz, Ayala subrayó el papel de los jóvenes no solo en la organización de eventos en materia de defensa sino también entablando conversaciones “informales y en ambientes distendidos” sobre la seguridad en el mundo. Dianab Samb ubicó la cultura de defensa desde un contexto africano porque los jóvenes, en muchos países de su continente, están “excluidos” del poder y de la política. Por su parte, De Meer señaló que la juventud puede intervenir en una sociedad, que “a veces se encuentra enfrente o enfrentada a la cultura de defensa”.

Brigada Guadarrama XII

Las Jornadas CICA-Nebrija de Cultura de Defensa para Jóvenes 2019 finalizaron con una visita a la Brigada Guadarrama XII. En la base de El Goloso, el coronel Javier Martín Gil, jefe accidental de la Brigada, subrayó que la misión encomendada por los españoles se resume en “prepararse para constituir, de forma rápida y eficaz, organizaciones operativas”. De hecho, en el momento del recorrido por el acuartelamiento, hay efectivos desplegados en Líbano. “El personal –con cerca de 3.000 personas, de los que un 11% son mujeres, en siete unidades- es la clave de la Brigada”, certificó Martín Gil.

Después de recordar el lema de la Brigada –“Aprisa, duro y lejos”-, el coronel invitó a los estudiantes, militares y civiles que participaron en las jornadas a conocer las instalaciones de El Goloso. Entrar en carros de combate y tanques, conocer las características de los Leopardo 2E o de los ATP M109A, comprobar los entrenamientos de los soldados en los simuladores y adentrase en la sala histórica del Regimiento Asturias –cuyo origen se remonta al año 1663- y en el Museo de Medios Acorazados del Ejército de Tierra (MUMA) , donde se exhibe, entre otros vehículos de guerra, un antiguo carro ligero Renault FT-17 de la Primera Guerra Mundial, conformaron el apretado programa de los matriculados en las Jornadas clausuradas por Javier Martín Gil y Jesús Martín Ramírez con la tradicional entrega de diplomas.

“Todos contribuimos a la cultura de defensa. Nosotros os hemos abierto nuestras puertas porque esta también es vuestra casa”, dijo Javier Martín Gil en el discurso final del CICA-Nebrija.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *