“Hay que crear conciencia ciudadana desde la información basada en realidades”

Roberto Álvarez Fernández es una voz autorizada en movilidad sostenible. El profesor de la Escuela Politécnica Superior e investigador de la Universidad Nebrija, donde lleva casi dos décadas, acaba de ingresar en el Comité científico-técnico de Sostenibilidad y Cambio Climático, creado recientemente por la Comunidad de Madrid. Su participación en foros profesionales como la Jornada Futuro y viabilidad de los vehículos impulsados por hidrógeno, en la Fundación Pons, y su interés por la divulgación de estos temas de candente actualidad demuestran que su energía es renovable.

Pregunta: ¿Qué supone personal y profesionalmente su inclusión en el Comité científico-técnico de Sostenibilidad y Cambio Climático creado por la Comunidad de Madrid?

Respuesta: Tanto a nivel personal como profesional es a la vez un orgullo y un reto. Un orgullo porque ves que todo el trabajo previo se valora positivamente y un reto porque estamos en una etapa histórica muy compleja y además muy decisiva, en la que las medidas que adoptemos serán claves para nuestro futuro.

P: ¿En qué va a consistir su tarea de asesor en este comité?, ¿qué va a aportar?

R: Lo que se pretende conseguir con la formación de este Comité es planificar la estrategia de la Comunidad de Madrid en la prevención y mitigación del cambio climático con el fin de aplicarla a las políticas públicas regionales. Mi aportación se centrará en los aspectos correspondientes a la sostenibilidad de la movilidad. Es un tema complejo, con muchas aristas y en el que están trabajando muchos grupos de investigación dentro y fuera de España.

P: Como avanzó en noviembre pasado la consejera de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad del Gobierno regional Paloma Martín, la primera línea estratégica de trabajo se centra en reducir las emisiones contaminantes en sectores clave y lograr la eficiencia energética y la movilidad sostenible. ¿Este es uno de los factores clave en la lucha contra el cambio climático?

R: Si. En esa frase reúne la esencia de lo que se pretende conseguir. ¿Eso va a ser fácil? Evidentemente no, porque nuestra sociedad avanza progresivamente con modelos de crecimiento que no siempre tienen como base el respeto al medioambiente. Nuestro estado del bienestar choca indefectiblemente contra la sostenibilidad de nuestro planeta. Todos lo sabemos, pero retroceder o modificar nuestras pautas de comportamiento o nuestro estilo de vida es realmente difícil. Consumir menos energía, usar menos el vehículo o más racionalmente, vivir acorde con la comunidad, con el medio en el que te desarrollas, reducir el consumo compulsivo…todo es importante porque todo es traducible a emisiones.

P: ¿Qué opina sobre el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030, en proceso de elaboración?

R: Pues se trata de un plan ambicioso, eso es bueno, porque tiene un objetivo final que se resume en conseguir que gran parte de la generación de energía eléctrica se lleve a cabo de forma limpia, mediante energías renovables. Si tuviera que hacer una crítica es que plantea para 2030 una cifra de vehículos eléctricos de 5 millones, una cifra alta porque actualmente estamos entorno a los 77000 y será complicado alcanzarla. Pero además es insuficiente porque el parque móvil de España está ya en los 30 millones de vehículos por lo que la reducción de vehículos de combustión en 10 años será muy escasa. También está en cuestión otro tema importante: ¿cómo vamos a usar y recargar los vehículos eléctricos para que no generen un problema de suministro eléctrico en nuestro país?

P: ¿Escuchar a los expertos y a los profesores universitarios es un buen síntoma de salud política y democrática?

R: Yo creo que sí. Es un acierto y debería hacerse habitualmente. En España tenemos un serio problema como sociedad y es que se valora cada vez menos a los expertos. Hoy día todo el mundo es experto por tener una opinión…y punto.

P: ¿Qué pequeñas acciones pueden hacer los ciudadanos para hacer un mundo más sostenible? ¿Y en concreto los madrileños?

R: Pues los habitantes de Madrid (ciudad y comunidad) podemos hacer mucho a nuestro nivel para mejorar la salud de nuestro entorno y también la de nuestro planeta. Pero lo primero que tendríamos que hacer es estar bien informados y confiar en las instituciones. Y eso es parte de la labor de la comunidad científica y de los profesores y enseñantes. Ayudar a informar de manera clara y tangible de las medidas que se aplican y el motivo por el que se aplican. Hay que crear conciencia ciudadana desde la información basada en realidades y no en promesas electorales de quita y pon o en la aplicación de acciones concretas cuya efectividad no venga acompañada de datos contrastados.

P: No obstante, la reciente Cumbre del Clima y sus propuestas y conclusiones finales no ayudan a que las sociedades tengan el punto de mira en la lucha contra el cambio climático…

R: Las Cumbres del Clima son necesarias, aunque por motivos diversos no todas lleguen a proponer medidas espectaculares desde el punto de vista mediático. La COP25 se celebró en Madrid el año pasado y para muchos fue decepcionante, para muchos que probablemente ni fueron por allí. Porque si hubieran ido seguramente cambiarían de idea. Porque estos eventos crean comunidad, crean conciencia, informan y sobre todo retratan a los que no están y así todos sabemos quiénes no están y por qué. La COP21 celebrada en París sí que llegó a acuerdos y a propuestas notables que están teniendo sus resultados y que se presentarán en la COP26 que se celebrará en Glasgow este año 2020.

P: ¿Hacen falta medidas arriesgadas o la puesta en marcha de ideas nuevas para avanzar en la sostenibilidad?

R: Yo creo que el término arriesgado no es adecuado en esta frase. ¿Para quién es arriesgado? ¿Quién se arriesga? Yo hablaría más de ambicioso. Si te digo la verdad no lo sé. ¿Cuál sería una medida ambiciosa? ¿Prohibir la circulación en vehículos de combustión? Esa sería más bien arriesgada, ¿no?, sobre todo para el partido político que la implantase. Es arriesgada hasta para mí por plantearla en voz alta. Prefiero hablar de ideas más que de medidas revolucionarias. Las medidas hay que implantarlas con precaución y analizando todos los efectos colaterales. ¿Hacen falta ideas nuevas? Siempre. Pero tenemos ya algunas que deberían empezar a implementarse de manera gradual.

Javier Picos

Comentario

  1. Enhorabuena Roberto.
    Es fundamental que se escuche a los técnicos a la hora de trazar planes de futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *