El Club de Cultura de Defensa para Jóvenes debate sobre la seguridad en Europa

El Club de Cultura de Defensa para Jóvenes, la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nebrija y la Cátedra Nebrija-Santander en Gestión de Riesgos y Conflictos organizaron un coloquio, en modalidad telepresencial, sobre la seguridad y la defensa en Europa, que reunió al teniente general Eduardo Zamarripa, el profesor Álvaro Silva y el almirante Fernando del Pozo. En la sesión, moderada por Luis A. García Segura, coordinador de la Cátedra Nebrija-Santander en Gestión de Riesgos y Conflictos y director del Club de Cultura de Defensa para Jóvenes, agradecieron la presencia de los asistentes el rector Juan Cayón, el investigador Carlos Espaliú y Jesús Martín Ramírez, director de la Cátedra Nebrija-Santander en Gestión de Riesgos y Conflictos. Este último definió el objetivo de la jornada: “Pretendemos abrir los ojos a la sociedad y, en especial, a los jóvenes, sobre la importancia de las fuerzas armadas y los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, que, por ejemplo, ahora están dando la cara ante una terrible pandemia”.

En primer lugar, Eduardo Zamarripa resumió el papel de la OTAN en la defensa de Europa, transitando por momentos clave como el tratado de 1987 para la eliminación de todos los misiles de alcance intermedio situados en Europa. En su opinión, la actualidad, una vez superada la idea de fin de la historia y la victoria de la democracia liberal, comporta tres riesgos: el terrorismo islámico a gran escala, la actitud “agresiva” de Rusia por mantener su estatus de potencia mundial y la influencia de China en el Pacífico. El teniente general evidenció que la preocupación y el interés geoestratégico de Estados Unidos se ha desplazado a la región indo-pacífica.

Zamarripa quiso dejar claras dos ideas para el debate: “Estados Unidos ha sido el principal artífice de nuestra seguridad desde hace más de siete décadas y lo continuará siendo, y la OTAN ha tenido éxito en la seguridad bajo la presión de Estados Unidos”. En esta línea, citó a Dan Smith, autor de Pressure: How America Runs NATO: “Es evidente que la OTAN está controlada por Estados Unidos, pero si no fuera así, no funcionaría”.

Asimismo, el Tratado de Lisboa (2007), para el teniente general, pone de relieve el interés de la Unión Europea en aumentar su contribución a la seguridad en el continente, consolidar su posición como actor internacional y conseguir una autonomía en estrategia “que aún no tiene”.

Aunque la política de defensa europea nace en el Tratado de Maastricht (1993), el de Lisboa recoge “todo lo que se pudo salvar de la fallida Constitución Europea”. Así lo afirma el profesor e investigador Álvaro Silva. A su juicio, el Tratado de Lisboa refuerza el papel del Alto Representante para la Política Exterior, perfila el futuro Servicio Europeo de Acción Exterior (una especie de cuerpo diplomático), incluye las cláusulas de defensa colectiva y de solidaridad, amplia las misiones y crea la PESCO (Cooperación Estructurada Permanente), “que asegura operatividad y funcionalidad en materia de defensa” a través de 47 proyectos aprobados de investigación y desarrollo militar. Silva instó a todos los participantes de la jornada a pensar en la defensa europea no como una defensa del territorio sino como un modelo de asesoramiento.

Por último, Fernando del Pozo mostró la “complejidad e inestabilidad” del mundo actual, “preocupado por la percepción de la amenaza” en el que actúan Estados Unidos y China, como “las nuevas Atenas y Esparta”, respectivamente, y Rusia, “que busca su lugar al sol” con un PIB bajo. En este mapa, la Unión Europea “presenta una caótica organización en defensa; ese asunto no está muy bien pensado, podría mirar a cómo está en la OTAN”. Después de analizar los diferentes riesgos militares y naturales, el almirante señaló que España, a pesar del “amplio espectro” de atribuciones a las fuerzas armadas es “el país que menos gasta en PIB en defensa” de su entorno.

(Fotos: Archivo Universidad Nebrija. Jornadas CICA, noviembre de 2019. Visita El Goloso / Luis A. García Segura)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *