CICA: Cultura de defensa

«Las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado son un servicio público a la sociedad”

Un año más, expertos del mundo de la defensa y de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado se reunieron en un nuevo CICA – organizado por la Cátedra Global Nebrija-Santander en Gestión de Riesgos y Conflictos– para difundir la cultura de la defensa en la sociedad y, concretamente, entre los más jóvenes.

El general Eduardo Diz, director de la Escuela Guerra del Ejército, inició la jornada asegurando que “las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado tienen como deber proteger las libertades de los ciudadanos y garantizar el cumplimiento de la Constitución”.

Los expertos coincidieron que, aunque la pandemia ha dado la oportunidad a las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado de demostrar cuál es su labor y cómo están al servicio de la sociedad, todavía “no está muy asentado en la sociedad”. Durante esta situación de crisis sanitaria a la que nos enfrentamos los cuerpos de seguridad han contribuido a garantizar el cumplimiento del confinamiento, pero también a la puesta en marcha de hospitales de campaña, la desinfección de residencias… Esta jornada tiene el objetivo de demostrar que “el gasto en estas instituciones es una inversión indispensable”.

Contribución de las fuerzas del Estado durante la pandemia

Jesús Martín Ramírez, director de la Cátedra Global Nebrija-Santander en Gestión de Riesgos y Conflictos, quiso iniciar su intervención recordando a los caídos realizando su servicio para la sociedad y el país. “Las fuerzas de seguridad son una herramienta imprescindible para mantener la paz y la seguridad y es importante que la sociedad comprenda que las fuerzas no son de nadie, son de la sociedad y están a su servicio”, aseguró Martín Ramírez. El profesor quiso añadir que “durante la pandemia el único objetivo que han tenido ha sido salvar vidas y siguen manteniendo su colaboración con la gestión de la crisis sanitaria”. Tras estos primeros meses de pandemia “la aceptación de las fuerzas por parte de la sociedad ha sido de un 94%”, explicó el profesor.

Operación Balmis

El capitán de navío Juan Alberto Cartelle Villar ha sido el jefe de operaciones de la Operación Balmis que ha coordinado las acciones de las fuerzas y cuerpos del Estado durante la pandemia. Cartelle explicó que se han llevado a cabo más de 20.000 interacciones con 188.713 militares en 98 días desde que en marzo comenzara el estado de alarma, “todo con la finalidad de salvar vidas”.

El jefe de operaciones desgranó las distintas acciones que han llevado a cabo los militares dentro de la Operación Balmis en materia de seguridad, con su presencia y reconocimiento en infraestructuras, vigilancia y control de fronteras; apoyo logístico con el transporte aéreo de material y suministros sanitarios, bancos de alimentos y productos de primera necesidad para hospitales y servicio de morgue, que requirió una consideración especial por parte del capitán de navío al explicar que “los ciudadanos pueden estar seguros de que sus seres queridos fallecidos no estuvieron solos en su adiós porque los militares se detuvieron en cada uno de los féretros y los nombraron uno a  uno para rendirles homenaje”.

Las fuerzas del Estado también han contribuido a la desinfección integral de más de 6000 residencias y más de 1800 instalaciones sanitarias. El personal médico sanitario también contribuyó con su trabajo a dar apoyo y refuerzo al personal sanitario de los hospitales. Cartelle aseguró que, aunque ha terminado la Operación Balmis, “se ha elaborado un plan de contingencia por si volviera a hacer falta poner en marcha actuaciones de este tipo”.

Geopolítica mundial

El Instituto Español de Estudios Estratégicos, representado por su director, el general Francisco José Dacoba, y el coronel de artillería José Pardo de Santillana, coordinador de investigación del Instituto, también formaron parte de esta jornada con una ponencia en la que repasaron la situación geopolítica actual. “Vivimos en una época caracterizada por el cambio constante”, dijo Pardo de Santillana, “estamos en un orden multipolar, complejo, con una gran preocupación por el orden estratégico mundial”. Dacoba añadió que “la globalización ha acelerado los cambios mundiales apoyados por la revolución de las tecnologías de la comunicación”.

Ambos expertos trataron la rivalidad económica entre China y EEUU. “Las normas que regían la hegemonía económica de EEUU están siendo cuestionadas desde dentro y desde fuera, incluso nos han preguntarnos si estas normas no están favoreciendo más a su competidor, China”, explicó Pardo de Santillana. Incluso, añadió el coronel, que “de esta crisis parece que China sale reforzada con un crecimiento previsto de un 8% y EEUU decrece un 4%”.

Dacoba afirmó que “el liderazgo de la historia ha estado en occidente y ahora tenemos que acostumbrarnos a que esté en manos de oriente y en un contexto de revolución industrial. El papel de Europa está en retroceso”. “Un mundo complejo que nos obliga a estar muy pendientes de la geopolítica para encontrar el lugar que nos corresponde”, añadió Pardo de Santillana.

Cultura de seguridad y defensa en la sociedad

David Javier Santos, presidente de la Asociación de Diplomados en Altos Estudios de la Defensa Nacional (ADALEDE), aseguró que “la garantía y la defensa nacional nos corresponde a todos”. El presidente de ADALEDE se quejó de que “en España no se habla de defensa nacional, no hablan ni nuestros políticos en los debates electorales”. Según Santos, “los ciudadanos españoles no percibimos las amenazas, nos sentimos seguros, pero no sabemos de dónde viene esa seguridad porque no sabemos lo que hacen nuestras fuerzas de seguridad”.

El coronel José Luis Calvo atribuyó este desconocimiento a “dificultades históricas en la relación entre la sociedad y las fuerzas armadas”. Para Calvo, la clave está en “la comprensión de la defensa como servicio público. La mayoría de la población piensa que los ejércitos son necesarios pero que acabarán dedicados a labores humanitarias, pero eso es porque no nos ven cuando hacemos acciones de seguridad”. Para solucionar esto, según Calvo, “los militares debemos aprender a comunicar mejor para ser más accesibles a la sociedad y mejorar nuestra imagen”.

En la clausura el profesor Juan Cayón aseguró que “estas jornadas permiten a los jóvenes aprender sobre la cultura de defensa y el valor de vivir en paz que es la única manera razonable de vivir”.

Ester Mocholí, decana de la Facultad de Ciencias Sociales, afirmó que “hemos podido entender cómo las fuerzas armadas no son un gasto superfluo, sino herramientas para garantizar, en el sentido más amplio, la seguridad de la sociedad. Todos debemos contribuir a esa cultura de la defensa y desde Nebrija ya lo hacemos con el trabajo de la Cátedra y de los grados y posgrados de la facultad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *