El síndrome del Frente Popular de Judea puede superarse en la enseñanza del subjuntivo

Todos recordamos la famosa secuencia de la película La vida de Brian sobre el galimatías de la pertenencia al Frente Popular de Judea o al Frente Judaico Popular. Los lingüistas teóricos se enfrascan en debates parecidos. “La controversia intelectual me recuerda a esta escena porque las diferencias entre estas dos facciones son prácticamente inexistentes, pero el odio entre ellos es mayor que el odio de ambos hacia los romanos. Tengo la sensación de que muchas veces discuten por cosas mínimas, que están de acuerdo en casi todo. La discusión bizantina es muy humana”, afirma Juan Manuel Real, filólogo y profesor en el Sligo Institute of Technology (Irlanda), que aplica este `síndrome del Frente Popular de Judea´ a la enseñanza y aprendizaje del subjuntivo.

En la conferencia inaugural de los másteres ELE de la Facultad de Lenguas y Educación de la Universidad Nebrija –Máster en Lingüística Aplicada a la Enseñanza del Español como Lengua Extranjera, dirigido por Bega García Viudez, y Máster en Didáctica del Español como Lengua Extranjera Nebrija-Difusión, dirigido por Ocarina Masid-, Juan Manuel Real admite la dificultad del subjuntivo, de “esa especie de laberinto”, pero en ese reto por enseñar su uso pueden ayudarnos, a su juicio, las metáforas visuales o los vídeos.

Frente a otras propuestas teóricas como el estructuralismo, el profesor Sligo Institute of Technology opta por la gramática cognitiva que permite usar imágenes para aprender y enseñar. La clave es responder a la pregunta `qué significa el subjuntivo´. Para él, el subjuntivo sería como los diputados que existen, pero que nunca intervienen en las sesiones parlamentarias. Con el fin de aclarar los términos gramaticales, cita al filólogo José Plácido Ruiz Campillo, que asegura que “el indicativo declara el hecho al que se refiere y el subjuntivo no lo declara”. Real reafirma que el subjuntivo “evita meterse en el tema, lo vadea”.

Juan Manuel Real, que ha desarrollado su carrera docente como profesor de español en Turquía, Egipto, Irlanda y Brasil, hace acopio en su lección de ejemplos y referencias que reflejan su trabajo en el consejo editorial de la revista electrónica marcoELE. Su ponencia termina con con una advertencia a los docentes para que tengan cuidado con los subjuntivos intrincados, “los que son mala gente, los monstruos en el armario”. Ojalá no se topen con ellos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *