Pilar Vélez entona su pasión por las matemáticas en la apertura oficial del curso 2022-2023

La pasión tiñó la atmósfera del acto de apertura del curso académico 2022-2023 en el Campus de Madrid-Princesa de la Universidad Nebrija. Estuvo presente en los gestos y en las palabras de los discursos de las personalidades académicas y en el título de la lección inaugural –Pasión por las matemáticas. De los grandes descubrimientos al descubrimiento de teoremas– pronunciada por Pilar Vélez Melón, catedrática de Matemáticas y directora del grupo de investigación Matemáticas y sus aplicaciones. La Politécnica Nebrija estrena nuevos grados en Matemáticas Aplicadas y en Física Aplicada y el doble grado en ambas disciplinas. Pilar Vélez, rectora de 2010 a 2014 de la Universidad Nebrija, donde llegó hace 25 años, encarna la puesta de largo de las nuevas titulaciones.

En su disertación sobre las matemáticas, “la lengua del universo” como ya expresó Galileo, Vélez preparó una lección en varios movimientos, “con sus pausas e intensidades, empezando por un adagio para Nebrija y finalizando con un vivace para el mundo actual en que matemáticas e inteligencia artificial se conjugan para cambiar paradigmas y romper los esquemas establecidos durante milenios”.

Precisamente, en su encendido vivace quiso resumir a modo de pinceladas las notas de su composición matemática. Aunque reconoció que esta disciplina suele ser la asignatura “odiada” por los estudiantes, salvo para algún “bicho raro en quien despiertan pasión”, las matemáticas “poseen atractivo en sí mismas; además de ayudarnos a describir el mundo de forma completa, compacta y razonablemente conectada, despierta un interés puramente intelectual en quienes la cultivan”.

Entre la especialización y la unidad

Acto seguido, Vélez quiso demostrar la ambivalencia de las matemáticas en sus apuntes finales. Por ejemplo, según ella, este saber se desarrolla igualmente desde las propias matemáticas que desde los problemas prácticos del exterior y abarcan cada vez un mayor espectro de aplicaciones. “Las ramas de las matemáticas se mueven entre la especialización y la unidad. La matemática se ha desarrollado en sus diferentes ramas (geometría, algebra, topología, análisis, estadística, …) con diferentes orígenes, pero a medida que se desarrollaban han acabado ligadas a las otras de manera irremediable, como la geometría euclídea y la geometría algebraica en el descubrimiento automático en geometría”, añadió.

Pilar Vélez, en su alabanza de esa dicotomía, reseñó que las matemáticas resuelven problemas concretos, pero “una vez que las teorías y técnicas se sistematizan, se abstrae” y “son exportables a problemas diversos que pueden estar muy alejados de la motivación inicial”. De acuerdo con esta tesis, Newton y Euler querían resolver problemas concretos. El primero, el movimiento de los planetas y el segundo, “casi un juego”, con el dilema de los siete puentes de Königsberg. Sus ideas han dado lugar a dos grandes teorías: el cálculo infinitesimal y la teoría de grafos.

Considerándola como “un gran edificio cuyos resultados perduran, siempre son válidos, y están a disposición de quien viene después”, la matemática, como definió su colega estadounidense Serge Lang, es “una disciplina basada en el formalismo, pero la creatividad es clave en sus avances y la belleza, en su creación”. Aunque Pilar Vélez se refirió a recursos informáticos como GeoGebra Discovery o Lean, “la creatividad y la apreciación de la belleza son condiciones humanas y esencia primera de las matemáticas. Así que me atrevo a asegurar que el futuro será de la inteligencia aumentada”, aquella inteligencia que trata de mejorar la inteligencia humana en lugar de sustituirla por la inteligencia artificial.

“Nebrija matemático”

La catedrática se refirió a Antonio de Nebrija, del que se cumplen quinientos años de su fallecimiento,  en su primera parte del discurso, en su adagio. El padre de la gramática castellana tomó lecciones de matemáticas del astrónomo Nicolas Polonio; de filosofía natural, de Pascual de Aranda, o de moral, de Pedro de Osma, y en Bolonia, entre otros saberes, “se empapó” de geografía y cartografía a través de la obra del clásico Ptolomeo, quien dominaba el interés de los humanistas europeos en el siglo XV. También Nebrija entró, de la mano de su mecenas Juan de Zúñiga, en contacto con Abraham Zacuto, astrónomo judío que dominaba los saberes hispanojudíos del medievo. “Los hombres del Renacimiento recopilaron, comentaron y reeditaron el saber matemático clásico que, junto a las enseñanzas de Zacuto, llevaron a Nebrija a escribir su Cosmographia y otras obras menores que avalan la afirmación de `Nebrija matemático´ de Vives: De Mensuris, sobre unidades métricas de longitud y de capacidad de los antiguos; De ponderibus, sobre las antiguas unidades de peso y capacidad, o De numeris, sobre las denominaciones aplicadas por los clásicos a los números cardinales y ordinales”, concretó.

En el andante de su lección inaugural, Pilar Vélez defendió que las matemáticas “están de moda”, pero “¿cuándo no lo estuvieron?”. Con sus periodos de luz y sombra, “las matemáticas y el progreso han ido de la mano desde la antigua Mesopotamia a las exploraciones navales de los siglos XV y XVI, y de forma intensiva en las ciberexploraciones de nuestros días”.

Parafraseando al alemán Hermann Weyl, se puede decir que los avances matemáticos se producen bien en el mundo de las matemáticas, bien en las matemáticas del mundo. “¿Cuál es más importante? ¿Cuál va antes y cuál después? Me atrevo a afirmar que cualquier matemático nos diría: ninguno de los dos, lo que da potencia y aporta belleza a las matemáticas es la combinación de ambos. De hecho, podemos encontrar numerosos ejemplos en la historia de las matemáticas que evidencian esta afirmación como los orígenes del cálculo infinitesimal, los orígenes de la teoría de grafos y las recientes aplicaciones de la topología”, afirmó la profesora. En este apartado, Vélez se refirió a Isaac Newton –“el primero en aplicar el cálculo infinitesimal a la física general”-, a Gottfried Leibniz -“quien más se acercó al formalismo matemático como hoy lo entendemos”-, a Leonard Euler –“al que se le considera el matemático más prolífico de todos los tiempos y cuya influencia llega hasta nuestros días”-, y a la topología, una rama “muy abstracta” de las matemáticas que “se ocupa de aquellas propiedades de las figuras que permanecen invariantes, cuando dichas figuras son plegadas, dilatadas, contraídas o deformadas de modo continuo, sin romperse y no apareciendo nuevos puntos o haciendo coincidir puntos diferentes”.

Compañeros digitales de viaje

Las nuevas herramientas para el descubrimiento en matemáticas protagonizaron el allegro del discurso de Pilar Vélez. En su opinión, en las últimas décadas de siglo XX, con la revolución digital, florece la matemática computacional o algorítmica (cálculo numérico, algebra computacional, geometría computacional, topología computacional, optimización, etc.), mientras que en el siglo XXI la inteligencia artificial “lo inunda todo y requiere de una base matemática que abarca cada vez más teorías, incluso insospechadas como la topología”.

La catedrática de la Universidad Nebrija sostuvo que el papel de las matemáticas en este escenario es doble: como “soporte oculto” de la inteligencia artificial y como campo de herramientas digitales “que realizan cálculos increíbles o facilitan el dibujo de gráficos dinámicos que ayudan a visualizar los objetos matemáticos, e incluso realizan demostraciones matemáticas”.

Pilar Vélez también aprovechó la ocasión para ilustrar “a grandes rasgos” el trabajo del Grupo de Investigación Nebrija Matemáticas y sus aplicaciones. Como investigadora principal de este equipo, recordó una de las líneas de trabajo: el autómata geómetra, “una máquina capaz de realizar con éxito tareas de razonamiento matemático (conjeturar, demostrar, refutar, descubrir) sobre propiedades geométricas a partir de una configuración geométrica”.

El trabajo de este grupo se vincula en 2010 a GeoGebra, un sistema creado por Markus Hohenwarter que conjuga geometría dinámica y cálculo simbólico. GeoGebra es un programa, de código abierto y gratuito (para uso no comercial), enfocado a la comunidad educativa mundial. En su versión experimental, GeoGebra Discovery, el grupo de investigación trabaja en el desarrollo de nuevos algoritmos para el descubrimiento no sólo de hipótesis, sino también de teoremas.

Además, Vélez también recordó que hay asistentes de demostración automática no sólo en el ámbito de la geometría, sino también en el terreno de la lógica, como Lean, Coq o Isabelle. “A pesar de la cantidad y diversidad de sistemas digitales para las matemáticas que existen, parece que las máquinas están lejos de sustituir a los humanos en el trabajo matemático; al contrario, lo enriquecen aportando nuevas ideas, nuevos problemas y nuevos puntos de vista”, subrayó.

Datos y compromiso

Después del parlamento de Pilar Vélez, el protocolo académico cedió la palabra a Sara Izquierdo, secretaria general de la Universidad Nebrija, que ofreció algunos datos de la memoria del curso pasado de la institución académica que explican “su compromiso con la docencia, la investigación, la excelencia académica, la transversalidad y la internacionalización”. “Pionera” en la aplicación de tecnologías emprendedoras y con un modelo de presencialidad híbrida premiada, la Universidad Nebrija no se olvidó de los reconocimientos públicos en el curso pasado como la distinción honoris causa al publicista Toni Segarra.

Sara Izquierdo dio a conocer los números, aunque precisó la necesidad de ver el contenido y los logros que encierran. El curso pasado estudiaron en Nebrija 13 116 alumnos (5581 de grado, 7443 de máster y 92 de doctorado) y han finalizado sus estudios más de 4000 alumnos. 1579 docentes e investigadores, 393 profesionales de Administración y Servicios y 176 investigadores de 15 grupos de investigación, que han logrado publicar en 510 revistas indexadas, completan la fotografía fija del cuso 2021-2022.

Durante el pasado ejercicio, la Universidad Nebrija firmó 1998 nuevos convenios, que se integran a un total de 11 990 acuerdos con empresas. Los estudiantes han completado 4818 periodos de prácticas, con un 9,2 de valoración en sus empleadores. En su dimensión de “universidad abierta al mundo”, 92 alumnos cursaron estudios en universidades extranjeras y 323 alumnos de fuera de España aprendieron en las aulas de Nebrija.

Basándose en la privilegiada posición de la Universidad Nebrija en las diferentes tablas de clasificación educativas y ante el reto del nuevo Plan Estratégico, Sara Izquierdo concluyó: “Un año más podemos decir con orgullo que la Universidad Nebrina es una elección segura y los datos lo confirman”.

Celebración del V Centenario de Nebrija

A José Luis García Delgado, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Nebrija, le correspondió la glosa del V Centenario del fallecimiento de Antonio de Nebrija, “una de las principales figuras del humanismo europeo, con sitio propio en la galería donde ocupan lugar destacado Erasmo, Maquiavelo, Moro o Vives”.

Tanto la Universidad como la Fundación Nebrija, a su juicio, han abordado tal celebración con un doble objetivo: mejorar el conocimiento de la persona y la obra de Nebrija, y poner en valor la vitalidad internacional del español y contribuir a su fortalecimiento en la era de la revolución digital. Destacó algunos hitos de esta puesta en común como la colaboración público-privada, el amplio consenso de la Comisión Interadministrativa presidida por el rector José Muñiz y la coordinación de tres ministerios, cinco ayuntamientos, tres universidades y relevantes entidades culturales como la Real Academia Española, el Instituto Cervantes, la Biblioteca Nacional o Acción Cultural Española.

Con el respaldo de los Presupuestos Generales del Estado para 2021, la Fundación Nebrija, “con el firme compromiso y el empuje de su director, Gregorio Martínez Garrido”, asumió la responsabilidad de comandar el conjunto de las actividades programadas.

La gala del 21 de febrero en el Teatro Real de Madrid, presidida por los Reyes y a la que asistieron 1700 personas fue dando paso a las más de 60 actividades programadas. El Congreso Internacional, promovido por el Ayuntamiento de Lebrija y la Fundación Nebrija, y el bagaje editorial que el Centenario ha propiciado fueron otros de los logros que contextualizó García Delgado, que explicó otras acciones que se han emprendido recientemente o próximamente se abordarán como un estand propio en la Feria del Libro de Frankfurt, la gran exposición en la Biblioteca Nacional de España, el Congreso Internacional de Hispanistas que se celebrará en Suiza (Neuchâtel), el Congreso Internacional de la Lengua Española que tendrá lugar en Arequipa (Perú), el curso online gratuito de reciente aparición, el TEDxNebrija o la presentación de la Colección Nebrija 5.0, con los trabajos realizados por los estudiantes del Grado en Diseño a partir de El Jardín de las Delicias de El Bosco, bajo la dirección de Marcos Luengo.

El horizonte del Observatorio Nebrija del Español

Al mencionar el esfuerzo de toda la Universidad por dar cuerpo y contenido al V Centenario, el catedrático de Economía Aplicada se refirió al Observatorio Nebrija del Español, centrado en “el estudio de aquellas manifestaciones o impulsos que amplíen el horizonte del uso del español en el mundo, preferentemente en el ámbito de la demolingüística, de la comunicación y las redes sociales, de la economía y del universo audiovisual global”. Esta iniciativa de la Universidad Nebrija y la Fundación Nebrija, presenta, según él, una triple dimensión: como impulsor de investigaciones, como generador de propuestas para la mayor proyección y fortaleza del español a escala global y como foco de comunicación y creación de opinión.

El Observatorio ya ha elaborado sus primeros trabajos en tres líneas de estudio seleccionadas: Migraciones e internacionalización del español, El español y los flujos económicos internacionales y Cultura e internacionalización en español.

Para García Delgado, con la celebración del V Centenario, la Universidad Nebrija y la Fundación Nebrija “han ganado grados de respeto y admiración, y no pocos que aún no nos conocían han descubierto una comunidad académica moderna y eficaz. Es algo que debe llenarnos de orgullo y estimularnos para seguir trabajando duro y bien”.

Un cierre con las aulas a pleno rendimiento

Recordando que, “a diferencia de otras universidades”, Nebrija no suspende las clases ni otras actividades académicas con motivo de la celebración de este acto de apertura porque “para nosotros las clases son sagradas”, el rector José Muñiz, en su discurso de cierre del acto académico, felicitó a la catedrática Pilar Vélez, “uno de los pilares de nuestra universidad, puro ADN Nebrija, un ejemplo para todos nosotros, y en especial para los más jóvenes que inician su carrera”. Y recogió el guante lanzado por la exrectora: “Efectivamente, sin pasión nada se aprende ni se hace, incluidas las matemáticas. Nuestro sistema cognitivo no funciona sin el aceite de la pasión y el interés, lubricantes necesarios para evitar rozamientos, recalentamientos y rupturas mentales”.

Muñiz calificó el pasado curso como muy intenso y reseñó sus tres hitos “fundamentales”: la finalización “exitosa” de nuestro Plan Estratégico 2016-2022, la celebración del V Centenario del fallecimiento de Antonio de Nebrija, “nuestro faro inspirador”, y la elaboración del nuevo Plan Estratégico 2022-2028. “Fue, por tanto, un curso entre dos aguas, un punto de inflexión entre dos planes”, resumió.

La efeméride dedicada al sabio humanista continúa “a buen ritmo” lo que queda de este año y buena parte del siguiente. “La experiencia de este V Centenario nos vendrá muy bien para la celebración del milenio, quedáis todos invitados”, ironizó el rector.

Estrategia para los próximos seis años

La “obsesión” por la excelencia, la docencia de calidad, la investigación de vanguardia, junto a una formación integral, que combina la exigencia y el rigor académico con una actitud emprendedora y con competencias como la iniciativa, la curiosidad, el optimismo y el atrevimiento se erigen, según Muñiz, como los “valores Nebrija”, que también permearán el Plan Estratégico con sus siete grandes ejes: docencia, investigación, personas, empleabilidad, internacionalización, transformación tecnológica, relaciones institucionales y comunicación.

De hecho, el Plan Estratégico 2022-2028 es resultado de “una reflexión colectiva sobre el camino que aspiramos a recorrer los próximos años. No es una foto fija, ni un planteamiento rígido y algorítmico”, pero “facilita un marco mental, conceptual y económico que orienta de forma coherente y cohesionada el avance de nuestra universidad”.

Manuel Villa-Cellino, presidente del Consejo Rector de la Universidad Nebrija, ya cita en el preámbulo del documento que “las capacidades de mejora y de aprendizaje de los seres humanos no tienen límite, y la sana ambición de ser cada vez mejores y más conocidos es una de las trayectorias básicas de nuestra Universidad”.

Diez atisbos que traen los nuevos tiempos

José Muñiz, durante el acto solemne de apertura del curso, sintetizó diez aspectos “que nos parece van a condicionar y modular la actividad universitaria de los próximos años en los que se desarrollará nuestro plan estratégico”: el crecimiento exponencial del conocimiento; la transformación de las demandas formativas, en la que cobra fuerza la formación continua, tanto la reglada como no reglada, y en especial la demanda de cursos cortos especializados; la inteligencia colectiva de las organizaciones; la relevancia de las competencias transversales: las digitales, los idiomas, la capacidad de comunicación, el manejo de las emociones, o las habilidades sociales; equilibrio entre la investigación básica y la aplicada; concentración del sector educativo;  internacionalización; cambio del perfil de los estudiantes  -“la generación nacida después de 2000, es muy diferente al de sus predecesores, son nativos digitales, críticos, exigentes, adictos a los me gusta, prescriptivos, nacidos con el Smartphone en la mano, phonosapiens, desconocen el fax, huyen de las fotocopias, no hablan por teléfono, no se sientan en el salón a ver la televisión, lo que no está en las páginas web no existe… ni mejores, ni peores, distintos”-; revolución tecnológica; cambios pedagógicos con una enseñanza que combina elementos online con la presencialidad de forma natural -en la Universidad Nebrija el nuevo vicerrectorado de Educación Digital y Tecnología, dirigido por  Cristina Villalonga, apunta a la vanguardia de la educación digital-; y los “vaivenes” legislativos locales, nacionales e internacionales.

Sobre este último aspecto, Muñiz estimó que La Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU), elaborada recientemente por el Gobierno, “pone de manifiesto por enésima vez la incapacidad de nuestros políticos de consensuar una ley seria, rigurosa, transversal, ajena al partidismo y a los sesgos ideológicos”. Las universidades privadas, a su juicio, solicitan un marco legal “razonable y estable, acorde con los estándares internacionales” y “agilidad” en la gestión administrativa: “Es bien poco, todo lo demás lo ponemos nosotros, nuestros alumnos y sus familias y las empresas e instituciones con las que colaboramos”.

Cambios en los campus

Asimismo, el rector detalló las acciones en marcha emprendidas por la Universidad Nebrija. La ampliación del Campus de Madrid-Princesa es ya un hecho, mientras la del Campus de Ciencias de la Vida en la Berzosa sigue “a buen ritmo”, con un nuevo edificio prácticamente terminado y otros pendientes de los permisos del ayuntamiento. El Campus de Madrid-Vallehermoso espera “en breve” la licencia municipal para comenzar las obras. “Estos nuevos campus nos permitirán redistribuir la ubicación de nuestros estudios y ofrecer a nuestros estudiantes presentes y futuros un entorno acogedor y estimulante, que favorezca el pensamiento, la reflexión, el estudio y la innovación, la esencia de lo universitario”, aseguró.

Las tres residencias universitarias, que acogen a unos trescientos cincuenta universitarios, los Institutos Nebrija, “excelentes embajadores con planes sólidos de crecimiento para los próximos años”, y la Fundación Nebrija, “el cordón umbilical que mantiene conectados a Nebrija a las empresas y a nuestros alumnos” también tuvieron su espacio en el discurso del rector.

“Los tiempos no son fáciles, nunca lo han sido, ni lo serán, pero tenemos confianza en el futuro, y muchas ganas e ilusión para seguir impulsando la excelencia y el crecimiento de Nebrija. Es lo que nos guía y estimula: mejorar nuestra universidad cada día y colocarla en el lugar que se merece entre las grandes del mundo, empezando por España”, concluyó José Muñiz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *