Los profesores que inspiran a profesores protagonizan el IV Smart Campus

Compartir experiencias, reflexionar sobre la educación digital y mostrar propuestas que sirven de inspiración para otros docentes resumieron los tres ejes sobre los que giró la cuarta edición de Smart Campus, el encuentro tradicional que promueve y propicia Global Campus Nebrija. En esta muestra de buenas prácticas, las intervenciones, seguidas en formato híbrido, estuvieron encuadradas en las siguientes áreas del Marco Europeo para la Competencia Digital de los Educadores (DigCompEdu): compromiso profesional, recursos digitales, enseñanza y aprendizaje, evaluación y retroalimentación, empoderamiento de los estudiantes y fomento de la competencia digital de los alumnos.

Smart Campus recibió por primera vez en esta edición iniciativas de profesores de otras universidades, que enriquecieron aún más la experiencia de estas jornadas. Asimismo, el Premio Smart Challenge 2022, a la práctica mejor valorada por el comité científico, recayó en Sulma Farfán Sossa, Claudia Gandía y Beatriz Juárez por su propuesta de Socialización de buenas prácticas de investigación e innovación en el Máster TIC.

En la inauguración de Smart Campus, celebrado los días 12 y 13 de mayo, María García Sánchez., coordinadora de Innovación en e-learning de Global Campus Nebrija, elogió “el compromiso, la dedicación y el cariño” que vuelcan los profesores en sus clases. Fernando Corral, vicerrector de Profesorado y Talento de la Universidad Nebrija, animó a los docentes a “estar atentos, sacudirnos las inseguridades y seguir aprendiendo, con el uniforme de principiantes, técnicas en el entorno virtual”. La diversidad de actividades, el aprendizaje para toda la vida y el estímulo de Global Campus en las dinámicas universitarias fueron otros de los temas abordados por Corral, que instó a los participantes en las jornadas a aprovechar al máximo la experiencia.

Tecnologías habilitadoras digitales

Irene Flores, de Global Campus, moderó el primer bloque de prácticas docentes que abrió Paz Bartolomé (Centro de Estudios Hispánicos) que a su vez disertó sobre las Tecnologías habilitadoras digitales (THD) en educación, “herramientas que permiten el desarrollo de la industria, de la educación y de la sociedad 4.0”. Las THD se caracterizan “por promover la innovación con una altísima probabilidad de disrupción de los métodos, sobre todo en la Formación Profesional”. El big data, el blockchain, el 5G, la inteligencia artificial, el internet de las cosas y la realidad aumentada fueron algunas de estas tecnologías citadas por Paz Bartolomé y de las que el profesor de hoy en día debe dar buena cuenta. La formación del profesorado, los apoyos institucionales, el ambiente colaborativo, la curiosidad y el deseo por aprender comprenden otros aspectos en el impulso de las THD.

El vicerrector Fernando Corral compartió una secuencia de aprendizaje activo en aula virtual denominada Mentimeter-World café-Miro board. Demostrar que los alumnos pueden engancharse a la clase y participar activamente “en un espacio seguro” independientemente de la personalidad de cada uno resume el objetivo de esta práctica. La iniciativa empieza con una primera pregunta para crear un clima propicio del estilo “¿con quién comerías, con tu madre, Rosalía, Leonardo DiCaprio, Vladimir Putin?” para luego inquirir sobre las expectativas y el conocimiento previo de la materia. Más tarde se ancla el aprendizaje para que el contenido se retenga mejor. El debate grupal, la resolución de problemas, el enfoque holístico y el movimiento virtual por al aula son otras claves de esta propuesta que Fernando Corral suele acabar con un concurso con preguntas trampa y la elaboración de unas ingeniosas plantillas divididas en “rosas” (lo que el alumno puede aplicar sin problemas), “espinas” (donde ha tropezado o donde ha encontrado obstáculos en el aprendizaje) y “brotes” (asuntos que le han inspirado para profundizar más). El vicerrector de la Universidad Nebrija quiso terminar con una cita del inventor Benjamin Franklin: “Cuéntame y olvido. Enséñame y recuerdo. Involúcrame y aprendo”.

Lidia Moreno, coordinadora del Máster en Derecho Internacional de la UCM, presentó la wiki jurídica para la docencia del derecho, en la que el estudiante trabaja de una forma autónoma bajo la supervisión de un profesor que actúa como guía. Este recurso educativo, que “profundiza en el estudio del derecho”, incorpora una retroalimentación en una enseñanza “más rápida y ágil”, además de recursos de trabajo en equipo, manejo de la tecnología, mejoras en la redacción escrita y complementos de un aprendizaje basado en los proyectos.

Varias de estas ideas las recoge también el Instituto de Lenguas Modernas (ILM) en su apuesta por las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) y por metodologías como la gamificación. La profesora Verónica Guitelman confirmó que en niveles medios y superiores de inglés aplican recursos que no se encuentran en libros de texto al uso como Apps para profes y herramientas como symbaloo (para mapas conceptuales) o Write&Improve. “La valoración de los resultados de este aprendizaje autónomo por parte de los alumnos es muy exitosa”, confirmó.

Autoaprendizaje versátil

Los estudiantes también muestran una opinión muy favorable con el uso de Quizizz, “un elemento versátil para regular el autoaprendizaje”. La plataforma permite hacer cuestionarios, test de forma interactiva en vivo. La profesora Zaida Moreno la aplica en los grados de Educación controlando la duración de una prueba e incluso incorporando música “de fondo nada tranquilizadora” cuando los alumnos contestan a diferentes cuestiones. Los avances en la gestión del tiempo, en la capacidad de concentración, en la superación de la ansiedad y en la consciencia de cuánto han aprendido de las materias en cuestión resultan evidentes.

Tamara Peteri, profesora de Matemáticas del Máster en Formación del Profesorado de ESO y Bachillerato, FP y Enseñanza de Idiomas, recomendó el uso del diario de aprendizaje, de Blackboard  como herramienta de evaluación y autoevaluación “en el que el alumno reflexiona sobre la enseñanza de la asignatura a la vez que fomenta su implicación en la clase”. Peteri les recomienda que inserten cuatro entradas de aproximadamente 250 palabras sobre las sesiones que han tenido durante la semana. “No es tan importante la extensión como la calidad de las reflexiones”, apuntó. En esta línea, el alumno refleja qué conocimientos les han llamado más la atención, qué les ha parecido más interesante, cuáles han sido los contenidos más útiles para su futuro docente, y la valoración de su implicación y de sus compañeros en clase y foros. El profesor, más tarde, evalúa estos diarios con una retroalimentación rápida.

Las ventajas de estos diarios, a su juicio, son numerosas: atención más personalizada y mejor conocimiento de los alumnos de sus propios procesos de aprendizaje. “Es muy enriquecedor, no hay dos entradas iguales, y son especialmente interesantes las reflexiones de los alumnos porque pueden ver y valorar la utilidad del contenido de la asignatura”, concluyó.

Sobreinformación y desinformación

Jorge Hernando, profesor de Economía y Empresa, habló sobre el aprendizaje digital en tiempos de sobreinformación y desinformación. Ambas derivas son peligrosas en los tiempos presentes: “No nos da tiempo a asimilar todo y nos genera una sensación de vértigo, y la información falsa, engañosa y deliberada también nos afecta en nuestro día a día”. Para combatirlo, en especial en colectivos “vulnerables” como los adolescentes y los mayores, nada mejor que asirse a la educación, que puede enseñarnos métodos sencillos pata fomentar “el espíritu crítico y el criterio propio en estos tiempos convulsos”. Comparar la misma noticia en diferentes medios de comunicación, profundizar en las fuentes de las informaciones y no parar de leer pueden ayudarnos, en opinión de Hernando, en esta misión.

La profesora Inmaculada Pedraza trajo a colación @dedu_investiga, la propuesta educativa para el desarrollo de la competencia investigadora a través de Instagram, que se aplicará en el curso que viene a los alumnos de grado de educación infantil y primaria y al área de psicología. “Es una cuenta pública que atiende a principios pedagógicos sobre las competencias científicas de los estudiantes, activa el trabajo en equipo, el aprendizaje cooperativo y la gamificación e insta a los alumnos a ser más creativos y que pierdan la vergüenza”, resumió.

Acto seguido, el psicólogo Antonio Bernal presentó Seeds of Respect, una empresa que usa la realidad virtual en talleres para la educación en el respeto y los tratamientos de salud mental. Con un práctica en el que los presentes se pusieron las gafas de realidad virtual para dar soluciones a problemas reales, los responsables de Seed of Respect defendieron la creación de estas experiencias de narrativa visual, “diseñadas con un alto impacto emocional”, que pueden ayudar a generar cambios de conducta. La concentración de la atención en este mundo inmersivo –sin distractores como el móvil- o la posibilidad de equivocarse sin consecuencias dramáticas son dos de las ventajas de la aplicación de esta técnica que explicó Antonio Bernal. Esta plataforma ya trabaja con centros educativos en el tratamiento virtual, con las gafas de realidad virtual, y de forma analógica, a través de unidades didácticas, de temas tan graves como el acoso escolar y la violencia de género.

“Estos talleres para la educación en el respeto utilizan una narrativa adecuada, tecnologías inmersivas y estrategias de psicología para que nuestros usuarios crezcan como personas viviendo experiencias para empatizar, concienciar, detectar, educar, formar y generar autoconfianza y proactividad en la toma de decisiones y en la gestión de emociones”, aseguró Bernal.

Sentipensar la música

Las buenas prácticas docentes también adquirieron protagonismo en las presentaciones de la mesa moderada por Mario Gómez (Global Campus).

Alfonso Diestro y María José Sánchez Parra (Máster en Metodologías Docentes de la Universidad Nebrija) relataron su proceso de establecer un método de pedagogía musical, digital y mediada en entornos híbridos para los futuros docentes. Esa propuesta, en continuo crecimiento, tiene su origen en el canal de YouTube de Sánchez Parra y sus contenidos didácticos del programa Aprendemos en casa, que TVE emitió durante la pandemia. Ahora el deseo de ambos es “ir más allá”, con iniciativas enriquecedoras y un procedimiento nuevo que ya han probado con los alumnos de los grados de Educación a través de seminarios celebrados en la Universidad. Además de píldoras de vídeo “concatenadas”, la “pionera” iniciativa persigue performances docentes, creación de contenidos creativos, herramientas innovadoras y el desarrollo de aplicaciones móviles, todo ello sin perder de vista el Marco Europeo para la Competencia Digital de los Educadores (DigCompEdu). En sus palabras, este método persigue “sentipensar la música de manera digital y mediada para poder enseñar a enseñarla en entornos híbridos y enriquecidos”.

“La búsqueda de la alianza perdida entre la lingüística inglesa y la didáctica de la educación musical” es la cruzada que imprime en cada clase la profesora Irene Diego Rodríguez (Educación Primaria Bilingüe). Rapping English Cultures conjuga inglés, música y educación y supone una reivindicación de la música como un “gran recurso” de aprendizaje y la asunción del inglés como “una lengua global que hace mucho tiempo que dejó de ser patrimonio exclusivo de los ingleses”. La creación de un rap como una propuesta didáctica para conocer los países de habla inglesa y algún rasgo de los mismos es solo una de las aplicaciones prácticas de su idea pedagógica basada en la innovación “para transmitir cultura, respeto y una mayor tolerancia”.

La utilidad de Telegram como herramienta para asentar determinados contenidos de asignaturas relacionadas con las TIC fue el centro de le exposición del profesor Daniel Rodrigo Cano. De hecho, el 75 % de sus alumnos confesaron que había sido “muy interesante” disponer de un foro en esta mensajería instantánea.  “Quedó patente que usaron Telegram para compartir noticias y enlaces de YouTube de personas que siguen, pero entre todos convertimos el aula en algo más allá del tiempo de clase en el que ellos son protagonistas de su aprendizaje”.

Para finalizar la primera jornada de Smart Campus, el profesor y artista Miguel Oliveros mostró un estudio de campo –Esto no es Irak– en el que facilitó cámaras a niños y adolescentes kurdos para que reflejasen su realidad “alejada de una mirada típicamente occidental”. La recopilación de fuentes primarias, el uso de herramientas digitales y la necesidad de dotar de medios a otras comunidades son los consejos que dio Miguel Oliveros a sus colegas docentes.

El caso de la ATCM

Patricia Ibáñez, gestora de Educación Digital de Global Campus Nebrija, moderó las primeras intervenciones de la mañana del viernes 13 de mayo. David Pizarro y Alba Práxedes, profesores del Grado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, mostraron EvaluARTE: aprender a aprender juntos, una propuesta universitaria de evaluación formativa, compartida y de aprendizaje cooperativo. “Tradicionalmente se ha otorgado una muy escasa importancia a la evaluación y la cooperación, pero ahora eso está cambiando y el alumnado ya participa en este proceso con reconocidos beneficios”, afirmó David Pizarro. EvaluARTE contempla casos prácticos de tareas grupales donde los estudiantes tiene que cooperar para conseguir un objetivo común, realizar un reparto de roles y funciones y ser capaces de autoevaluarse. Después, se evalúa todo por parte de los docentes. La coevaluación, la autoevaluación y la heteroevaluación interactúan entre sí.

Mayra L. Angarita, Pilar Vélez e Irene Flores explicaron la adquisición de competencias digitales en la enseñanza de investigación en matemáticas aplicadas a la Asian Technology Conference in Mathematics-ATCM. El ATCM es un congreso anual, con más de 25 años de trayectoria, dedicado al estudio del papel de la tecnología en la enseñanza de las matemáticas a todos los niveles: calculadoras, realidad virtual, inteligencia artificial, geometría dinámica o cálculo simbólico. En diciembre de 2021, el ATCM, fundado por el profesor Wei-Chi Yang, contó con la implicación de la Universidad Nebrija que, en modalidad híbrida, trasmitió a todo el mundo, por Zoom, las jornadas con ponentes y conferenciantes in situ. “Nebrija se convirtió en impulsora de mecanismos tecnopedagógicos y en divulgadora de contenidos de primer nivel”, señalaron las implicadas.

Por su parte, Yolanda Deocano, profesora de la Universidad de Extremadura, argumentó sobre el marco DigComp, referencia para la mejora de la competencia digital. En 2018, la Comisión Europea actualizó la recomendación del año 2006 para facilitar la existencia de un marco común que permita a la población europea adquirir esas competencias “cada vez más necesarias en el desarrollo personal y profesional”. Defendiendo que las competencias digitales “favorecen el desarrollo de otras competencias”, Deocano analizó cómo ha contribuido el marco DigComp -con sus 21 competencias y sus 8 niveles de capacidad para cada competencia- a elevar el conocimiento de los ciudadanos en esta materia en los últimos años.

Menos correos, más respuesta

Sulma Farfán, Claudia Gandía, Beatriz Juárez Escribano, responsables del Máster TIC para la Educación y Aprendizaje Digital, con 550  alumnos, desarrollaron infografías a través de la herramienta Genially para que los estudiantes encontraran la información de un modo rápido y ágil a través de múltiples canales. A través del visual thinking, que conecta un conjunto de imágenes con una información determinada, los profesores recibieron menos correos innecesarios y ganaron tiempo para otros menesteres. La motivación y la innovación en la gestión de formación a distancia también alimentaron las acciones con otros espacios virtuales como symbaloo y los carteles diseñados por CANVA. Además, los 28 talleres del programa también disponen de un Snatchbot, un asistente virtual que hasta la fecha ha recibido 574 consultas.

Ana Heredero, responsable y formadora del equipo de tutores de español e inglés del Centro De Escritura Nebrija (CEN), ideó en marzo un intercambio de lecturas de escritoras al no celebrarse en la Universidad Nebrija las tradicionales jornadas sobre la mujer. En una cuenta pública de Instagram creada ad hoc, participaron personas de 55 países y territorios con 124 publicaciones. “Esta experiencia de viajar a través de los libros fue muy enriquecedora”, opinó.

En el transcurso del Smart Campus 2022, Tahina Ojeda, directora del Máster en Alianzas y Cooperación Internacional para el Desarrollo Sostenible, expuso el aprovechamiento de recursos digitales enriquecidos en la implementación de la estrategia PAEC (participación, acción, empoderamiento y compromiso) con alumnado de grado y posgrado de relaciones internacionales. La motivación y los recursos digitales propios del campus virtual y externos como los lienzos de Padlet y diferentes infografías forman parte de un propósito docente que irá creciendo en los próximos cursos.

Un “teatrillo” de quince minutos

El desarrollo de la competencia digital de los futuros profesores de matemáticas fue el terreno abonado para las buenas prácticas docentes de Ángel Carlos Herrero (Universidad Nebrija). Con objetivos como el fomento de la comunicación, la competencia digital y la didáctica de las matemáticas en entornos en línea, Herrero detalló un role play, “un teatrillo”, de 15 minutos de duración, donde en grupos de cuatro, los alumnos imparten clases con las presentaciones que ellos mismos preparan. “Una experiencia muy positiva para ponerse en el papel de un profesor online”, “Se trabaja la forma de afrontar el miedo en la  clase” o “Se dota de sentido el manejo de herramientas TIC como GeoGebra para la didáctica de la  matemática” fueron algunos de los comentarios de los estudiantes a la hora de evaluar esta práctica.

Ana Pérez Curiel, directora del Grado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte y Doble Grado con Fisioterapia de la Universidad Nebrija, compartió ideas para la enseñanza-aprendizaje en la actividad física y el deporte para personas con discapacidad. “Tenemos que dar la vuelta y empezar con la práctica antes que con la teoría”, dijo. Para alimentar este espíritu y un análisis crítico de los recursos, Pérez Curiel mostró dos estrategias: la integración recíproca –la simulación de las discapacidades, “que nos pongamos en el lugar de personas con discapacidad”-, y los programas inclusivos –“que hagamos actividades con las personas con discapacidad”-.

En las postrimerías del tercer bloque de buenas prácticas docentes, Alfredo Crespo y María Teresa Sánchez González (Universidad Nebrija) incidieron en las plataformas online y las redes sociales como herramientas al servicio de los estudios sobre la narrativa del terrorismo. La visualización con los alumnos de reportajes contrastados como Las esclavas del Daesh o Los estudios del terror, de Televisión Española, pueden contrarrestar la propaganda del terrorismo islamista que fabrica “productos visualmente atractivos”. El contexto geopolítico y otros conocimientos sobre relaciones internacionales pueden contribuir a un debate enriquecedor.

Los cuatro sentidos del trabajo

El taller La brújula de las motivaciones: el trabajo en busca de sentido, elaborado por Rita Jácome (Universidad de Valencia) y Paloma Alonso Stuyck (Universidad Internacional de Cataluña) también formó parte de las jornadas organizadas por Global Campus Nebrija. Ambas profesoras instaron a sus colegas a “descubrir qué sentidos del trabajo hay detrás de tus motivaciones”. Estos sentidos del trabajo se dividen en Empleo -el trabajo como forma de obtener recursos-, Carrera -el trabajo como forma de lograr competencia, éxito y una posición social-, Vocación -el trabajo como forma de crecer personalmente, servir y contribuir a un propósito- o una Llamada más alta -el trabajo como forma de responder a una misión más elevada-. Para dilucidar estos propósitos, Jácome y Alonso Stuyck han desarrollado una encuesta que rellenaron los invitados a las sesiones híbridas de la Universidad Nebrija.

Laura Galán, gestora de Educación Digital de Global Campus Nebrija, presentó el último bloque de intervenciones en el Smart Campus 2022. De nuevo Sulma Farfán, Claudia Gandía y Beatriz Juárez participaron con su proyecto de Socialización de buenas prácticas de investigación e innovación en el Máster TIC, que a la postre se alzó con el Premio Smart Challenge 2022. Las propuestas de buenas prácticas y los trabajos de excelencia de fin de máster configuran el eje de esta acción que comenzó cuando “generamos un espacio para que todos nuestros profesores compartieran sus proyectos en unos talleres”. Como resultado de este encuentro “que pretendió que estas ideas no se quedaran solo en las aulas”, todos conocieron herramientas como Breakout EDU, portfolios digitales o trello para el trabajo colaborativo. “Logramos gestionar el conocimiento de estas buenas prácticas y contribuimos al compromiso y la profesionalización de los docentes”, precisó Claudia Gandía. Asimismo, en el apartado de los Trabajos Fin de Máster (TFM), los responsables de esta iniciativa crearon el ciclo TFM Talks para fortalecer vínculos entre los actuales estudiantes de Nebrija y los egresados.

Los profesores Patricia Ibáñez y Jordi Regi son un buen ejemplo de colaboración docente en la Universidad Nebrija. Su deseo de hacer “más felices” a sus alumnos a través de una enseñanza proactiva les llevó a materializar estrategias de búsqueda documental y legislativa en entornos digitales y su aplicación transversal en el Máster en Acceso a la Abogacía. Para luchar contra la infoxicación, “el exceso de información disponible hoy en día”, Ibáñez y Regi tratan de enseñar al alumnado como aprender, buscar, analizar, validar y ser críticos a través de la resolución de un caso práctico y real. Las técnicas de investigación jurídica y el conocimiento del derecho comunitario son el caldo de cultivo ideal para disfrutar de esta práctica y por ende del oficio de abogado.

Escapando de Las meninas

La investigadora Tania Ugena rescató su Pradoleta di fuga para inspirar a sus compañeros y convencer a los más escépticos sobre el uso de los escape rooms (juegos de escape) en el propio aprendizaje de los alumnos. Gracias a unas pistas, unos naipes, el trabajo en equipo y el cuadro de Las meninas como telón de fondo, Ugena defendió el arte como “una herramienta maravillosa y transversal para trabajar cualquier conocimiento”.

Por último, Patricia Sánchez Holgado, investigadora del Observatorio de Contenidos Audiovisuales (OCA) de la Universidad de Salamanca, resumió su propuesta de trabajo colaborativo en el aula y de desarrollo de la competencia de innovación docente del profesorado. Siguiendo un proceso basado en el proceso de “identificación del problema, ideación y planificación” y de configurar la labor de “guía y mentor” del docente, Sánchez Holgado instó a los profesores a clarificar en su trabajo aquellos proyectos “que aportan rapidez y flexibilidad” a la aventura del aprendizaje.

Después de la entrega del premio Smart Challenge a la mejor práctica docente de 2022, el equipo de Global Campus, en nombre de Cristina Villalonga, María García y Lorena Delgado, agradeció a todos los que hicieron posible esta edición de Smart Campus. “Sentimos lo que hacemos, la motivación viene dada por nuestro compromiso docente y por esta mochila cargada de experiencias”, resumió Laura Galán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *