Elearnia 2017 y Global Campus Nebrija

El pasado 11 de mayo tuvo lugar en nuestro campus de La Berzosa “Elearnia 2017”, un encuentro nacional sobre tecnología y elearning que este año ha celebrado su tercera edición.

Organizado por Global Campus en colaboración con E-Learning Media, reunió a más de 100 personas que tuvieron la oportunidad de debatir, reflexionar y comentar diversas cuestiones sobre la implicación de la tecnología en los procesos de enseñanza-aprendizaje en entornos digitales.

La primera ponencia estuvo protagonizada por el modelo de enseñanza-aprendizaje elearning de Nebrija, con Leire Nuere, Cristina Villalonga, Roberto Garrote y Daniel Magaña.

 

Imagen: Ponencia de Nebrija en Elernia 2017. Fuente: GCN.

 

Después continuó nuestro compañero David Puente, de E-Learning Media, presentó a su equipo y dio paso a un buen número de interesantes ponencias sobre tecnología y enseñanza online, que se resumen en este post

A continuación podréis ver un resumen de este interesante encuentro con compañeros del sector (empresas, instituciones, universidades):

Vídeo: Elearnia 2017, Global Campus Nebrija. Fuente: Youtube

 

Una jornada muy enriquecedora por su contenido y, fundamentalmente, por la oportunidad que supone compartir y enriquecerse con magníficos profesionales y compañeros.

 

En Global Campus lo disfrutamos… Y mucho.

 

Imagen: Esencia GCN. Fuente: GCN.

 

¡Hasta la próxima!

 

Global Campus Nebrija

El reconocimiento a la pasión educativa

Autora: Cristina Villalonga

 

Premios de Excelencia Educativa 2017

La educación es pasión. La pasión mueve la emoción, la motivación, la implicación, la empatía… Pero también requiere esfuerzo, exigencia y dedicación. En Global Campus sentimos esta pasión por la educación, que se intensifica gracias a la comunidad que nos rodea: aprendices y docentes dedicados que creen en el modelo educativo digital que estamos construyendo entre todos. El pasado dos de junio esta pasión se vio recompensada por los Premios de Excelencia Educativa 2017, otorgados por Fundación Mundo Ciudad en un espacio inmejorable, como es el gran Ateneo de Madrid. Cuatro galardones que reconocen la excelencia a tres proyectos de Global Campus Nebrija y a los que se une el Premio Especial de la Organización a la Mejor Universidad Online 2017.

Imagen: GCN recogiendo los premios. Fuente: GCN.

 

Los tres proyectos educativos premiados forman parte de las diferentes líneas de trabajo de Global Campus. El proyecto reconocido con el Premio a la mejor innovación universitaria 2017 corresponde a “La calidad del eLearning en Global Campus Nebrija”. El objetivo de éste es garantizar la calidad educativa de las titulaciones online y semipresenciales de la Universidad, a través del diseño de un instrumento de seguimiento metodológico, académico y de gestión interno (Checklist), alineado con el Modelo de Enseñanza Digital de Global Campus.

 

Vídeo: Gala Premios Excelencia Educativa. Fuente: Youtube.

 

En cuanto al Premio al mejor centro de formación online 2017, el reconocimiento es para el proyecto “Diseñando la universidad del futuro”. Tal y como se expone en la memoria del proyecto:

“Global Campus Nebrija cree en una universidad del futuro que innove, cambie, se adapte, sea transformadora y sepa transformarse al mismo tiempo. No se trata solo de tecnologías. Estas solo son herramientas nuevas, más potentes que las de antaño, pero al fin y al cabo herramientas. Lo importante es saber cómo utilizarlas para el fin que se haya fijado […] Es más ingeniería pedagógica y más competencias digitales”.

Bajo esta filosofía, se plantea una “Universidad del futuro” que respete los valores de la Universidad Nebrija, defendiendo la integración, la cultura colaborativa y el poder de transformación, tomando como eje la pasión por el trabajo bien hecho.

El Premio al mejor programa educativo universitario 2017 reconoce la excelencia educativa de “La competencia digital docente en entornos virtuales en Global Campus Nebrija. El caso del curso E-teacher, cómo ser un maestro del blended learning”. La competencia digital docente, en el contexto actual, es imprescindible para ofrecer una enseñanza de calidad. Aplicar la pedagogía digital requiere de un conocimiento profundo de los escenarios virtuales que va mucho más allá del instrumentalismo tecnológico. Partiendo de esta idea, desde Global Campus se impulsa la formación del profesorado en este ámbito, ya sea a través de las acciones incluidas en el Plan de Formación de la Universidad, como en programas de formación específicos como es el Curso e-Teacher, como ser un maestro del blended learning. En el diseño de estas propuestas, se incluyen las líneas principales de las iniciativas políticas europeas, como el DigCom 2.0: The Digital Competence Framework for Citizens y el Marco Común de Competencia Digital Docente.

Además de estos proyectos, la organización otorga el Premio Especial de la Organización a la Mejor Universidad Online 2017, un reconocimiento a la excelencia de Global Campus Nebrija. Haciendo alusión a nuestro claim, en estos momentos el “duele” da paso al “merece la pena” y nos da fuerza para seguir trabajando y creciendo en el ámbito del eLearning.

Es un verdadero orgullo para Global Campus recoger estos cuatro premios que son, sin duda, el reconocimiento a la pasión que sentimos por la educación digital y la intensidad y fuerza que ponemos en cada uno de nuestros proyectos. Aprovechamos estas líneas también para agradecer a Patricia Ibáñez, que lidera el proyecto Acedemic branding en Global Campus, que ha sido clave en la presentación de los premios, así como a todos los estudiantes, docentes y PAS, por toda su colaboración, ayuda (y pasión) para lograr la excelencia educativa. Eso sí, en cualquier caso, la excelencia acompañada con nuestro espíritu espontáneo y pasional.

 

Imagen: Esencia Global Campus. Fuente: GCN.

 

 

Cristina Villalonga

Directora de Organización, Metodología e Innovación Docente de GCN

Inmerso en el mundo del elearning

Autor: Mario Saborido.

 

Muchos de nosotros no somos conscientes de los cambios o avances que sigue sufriendo la educación a nivel casi mundial. Hoy en día, muchos estudiantes tenemos el lujo de poder sacarle el máximo partido posible al elearning, que es un tipo de educación a lo largo de la vida en continuo desarrollo, y que se caracteriza por ser aún más moderna, creativa, competitiva, colaborativa y autónoma.

 

Uno de los cambios que se puede apreciar es que tanto el papel adoptado por el profesor como por el alumno es distinto. El profesor actúa como facilitador del proceso de enseñanza-aprendizaje usando las tecnologías. En cambio, el alumno se ha convertido en un usuario inteligente, participativo, cada vez más individual y crítico de la información. Desde mi punto de vista como estudiante, compartir recursos, ideas, reflexiones y experiencias de todo tipo mediante herramientas colaborativas puede llegar a ser muy productivo y motivador. Todos aprendemos de todos interactuando de forma activa en contextos muy diversos y, lo más importante, transformamos los contenidos en conocimiento.

 

Con respecto a la experiencia que estoy viviendo actualmente como estudiante del Máster en Lingüística Aplicada a la Enseñanza de ELE, puedo decir que gracias a los recursos y contenidos seleccionados por el profesorado que forma parte de este programa, a su ayuda, e interacción con los demás participantes en el Campus Virtual Nebrija, me siento más preparado como profesor y futuro investigador en el campo de la enseñanza del español como lengua extranjera.

 

Este máster adoptó una nueva forma de enseñanza-aprendizaje que se caracteriza por la confluencia de la enseñanza presencial y de la virtual (elearning), teniendo en consideración lo mejor de ambas. En mi opinión, esta modalidad suple los inconvenientes de cada una ofreciendo una educación de calidad y, por tanto, reajustando o reconstruyendo las formas de enseñar y aprender. Este tipo de aprendizaje ha creado en mí un aumento de la motivación, la independencia y la autosuficiencia, además de una necesidad de perfeccionamiento a la hora de realizar cualquier tipo de actividad a través de la interacción activa entre mis profesores y compañeros.

 

Este tipo de formación grupal, colaborativa y cooperativa a distancia me ha beneficiado muchísimo, en el sentido de que he ahorrado mucho tiempo al no tener que desplazarme de un lugar a otro para recibir clases, consultar información en la biblioteca, etc. Además, he ahorrado costos puesto que he podido buscar una gran cantidad de información actualizada en cualquier momento y lugar, y normalmente esta información estaba disponible de forma gratuita en la web. En definitiva, este tipo de educación me ha posibilitado un aprendizaje flexible y accesible, lo cual es muy positivo.

 

Por otro lado, gracias a este máster he tenido la oportunidad de realizar unas prácticas profesionales como profesor de ELE en Francia y en China, las cuales me han permitido ir aplicando los contenidos teóricos adquiridos a lo largo de este curso académico. Y, para cerrar esta etapa, estoy seguro de que las clases presenciales de julio y la realización del Trabajo Final de Máster serán los últimos pasos que culminarán esta experiencia intensa, pero sobre todo enriquecedora tanto en lo personal como en lo profesional.

 

Mario Saborido

Estudiante del Máster en Lingüística Aplicada a la Enseñanza de ELE

Las Humanidades y las Ciencias Sociales también son ciencia

Autores: Valeria Levratto y Ángel Barbas

 

Si te pido que cierres los ojos y que me cuentes lo que visualizas al pensar en la palabra ‘científico’, lo más probable es que veas una bata blanca, un laboratorio, dispositivos de alta tecnología, microscopios con muestras orgánicas y quizá alguna probeta con sustancias químicas. Es menos probable que asocies la palabra ‘científico’ a personas que observan a operarios de una fábrica mientras trabajan, a personas que entrevistan adolescentes en sus centros educativos, o a personas que estudian por qué el candidato con mayor apoyo según las encuestas de intención de voto no ha ganado las elecciones. Pero estas últimas, aunque no trabajen en un laboratorio, también son personas que se dedican a la investigación científica, también son científicos/as, pero son científicos/as sociales.

De igual modo, si te pido que pienses en lo que hacen los investigadores, posiblemente tampoco visualizarás actividades como la búsqueda de restos arqueológicos para identificar un asentamiento humano en un determinado momento histórico, como el análisis del tratamiento informativo que reciben los movimientos sociales en los medios de comunicación, o como el estudio de los recursos digitales disponibles en Internet para el desarrollo de procesos de enseñanza-aprendizaje. Pero estas actividades, aunque no se realicen en un laboratorio, también son propias de la investigación científica; concretamente, son actividades de investigación encuadradas en el área de las Humanidades y de las Ciencias Sociales.

Los humanistas y los científicos sociales recogemos y analizamos datos con el fin de responder preguntas sobre diferentes aspectos de la sociedad; por ejemplo: por qué se produce el desempleo, qué consecuencias se derivan de una determinada decisión política, por qué se desencadena una crisis económica, por qué existe un índice tan alto de abandono escolar o cómo ha evolucionado un idioma en el contexto de la sociedad global. Pero las Humanidades y las Ciencias Sociales, al igual que las Ciencias Naturales, no sólo persiguen la comprensión de los fenómenos que estudian, sino que también pretenden investigar para proponer soluciones; dicho en otras palabras, las Humanidades y las Ciencias Sociales pretenden comprender y mejorar los fenómenos humanos y sociales, igual que las Ciencias Naturales pretenden comprender y mejorar los fenómenos de la naturaleza.

Las Humanidades, las Ciencias Sociales y las Ciencias Naturales contribuyen a mejorar la vida de los seres humanos y todas ellas son necesarias. Por eso, carece de sentido establecer ‘categorías’ como si hubiera unas ‘ciencias de primera’ y unas ‘ciencias de segunda’. El mundo en el que cae una manzana es el mismo que el mundo en el que una persona cae en depresión por haber perdido su empleo y después su vivienda, y es el mismo en el que todos nos levantamos cada mañana para seguir construyendo un mundo más humano y una vida más plena y más satisfactoria para todos.  

“Los hombres construimos demasiados muros y no suficientes puentes”
(Isaac Newton)

 

 

Valeria Levratto y Ángel Barbas

Doctores en Educación y profesores del Máster de Formación del Profesorado

Artículos de revista ‘a un tiro de piedra’

Todos sabemos que cuando necesitamos información general, siempre podemos tirar de Google y  de la Wikipedia para conseguirla. Aquellas enciclopedias que adquiríamos por fascículos ya sólo se usan para decorar las estanterías del salón de turno. Sin embargo, esa facilidad e inmediatez de respuesta que nos proporciona la red cuando salimos en busca de información no siempre es fiable, y si estamos buscando algo más especializado, no nos servirá de mucho.

Cuando un investigador necesita documentarse, la fuente principal de información son las revistas especializadas en el campo que investiga, ya que son las publicaciones más actualizadas y con la información más profesional del sector. Las universidades y los centros de investigación deben proveer a sus investigadores de la mayor cantidad de herramientas posibles que les ayuden en sus trabajos y proyectos. Esto supone la suscripción a numerosas revistas científicas, tanto impresas como a través de diferentes bases de datos, lo que proporciona en muchos casos la posibilidad de acceder a una cantidad ‘excesiva’ de medios e información -generando resultados con demasiado ruido-, donde es difícil seleccionar lo que realmente puede ser de interés o no.

Precisamente para ayudar a “visualizar” mejor la información que buscamos, el Servicio de Biblioteca puso en marcha en el año 2013 el Servicio de vaciado sistemático de revistas.

Aunque nos suene un poco a chino, es tan sencillo como esto: seleccionamos entre nuestras suscripciones una serie de prestigiosas revistas especializadas de las cuales realizamos una catalogación analítica. Es decir, catalogamos los artículos de cada número recibido, referenciando la información más importante del mismo: título, autor, resumen o abstract, palabras clave o keywords, bibliografía (número de referencias y localización de las mismas), localización del artículo (nombre, número y páginas de la fuente en la que se ha publicado) y su acceso electrónico, en el caso de que lo tenga.

¿Os habéis preguntado, por cierto, por qué recibe ese curioso nombre esta operación? Si os fijáis bien, cuando nosotros hablamos de vaciar una revista –o cualquier otra publicación– hacemos referencia al hecho de sacar a la luz o de extraer todos los artículos y contenidos de interés que contiene, igual que si vaciáramos un melón o una sandía para comernos todas las tajadas que antes se confundían las unas con las otras en la unidad que de ellas hacía la fruta completa. Al vaciar un número concreto de revista hacemos visibles todos sus artículos, ya que pueden buscarse, localizarse e individualizarse a través de un catálogo, o de un boletín a propósito del que, además, os vamos a hablar a continuación.

 

Una vez terminemos con este proceso, vamos a crear un boletín electrónico en el que podamos consultar de una vez todos los artículos -ordenados alfabéticamente- publicados en ese número. Este boletín lo tenéis disponible tanto en nuestra web en formato pdf como impreso en papel en los mostradores de préstamos, y se envía por correo electrónico a las secretarías académicas correspondientes para que llegue a todos los profesores.

Imagen: Referencia de artículo en el boletín electrónico. Fuente: Biblioteca.

 

Actualmente tenemos integradas en este servicio revistas de ciencias de la salud, turismo, lingüística, economía y empresa y diseño. Puedes consultar el listado de todas las revistas aquí.

Por otro lado, contamos con el Servicio de DSI  o servicio de Difusión Selectiva de Información, del que ya hablamos en otro post más detenidamente, y que en esta ocasión traemos a colación porque permite personalizar la búsqueda de los artículos a través de nuestro espacio privado del Catálogo-OPAC ~ Web Portal. Una vez identificados en el sistema, podemos generar una consulta concreta y a nuestra medida que se actualizará automáticamente y de esta forma, podemos acceder a la información que nos interesa periódicamente simplemente pinchando en el enlace que hemos generado para esa consulta.

Por ejemplo, si queremos consultar todos los artículos que hay de la revista Language Learning, solicitaríamos que se nos genere la siguiente consulta (desde la sección Comentarios):

  • Solicitud DSI: revista Language Learning

Para terminar, también contamos con el vaciado puntual de artículos, que no es otra cosa que lo mismo que os hemos explicado antes, pero sin esa continuidad que le damos a las revistas antes mencionadas.

Es decir, seleccionamos artículos de forma puntual de diversas publicaciones que pueden resultar interesantes para la comunidad universitaria, tanto de carácter científico como general.  Si queréis localizar estas referencias podéis hacerlo en nuestro Catálogo-OPAC ~ Web-Portal a través del subcatálogo de Revistas y artículos, o de la bibliografía creada a tal efecto que permite la consulta por áreas temáticas, que además cuenta con la opción de seleccionar el año de publicación para acotar la búsqueda de información.

¿Conocías este servicio, que nos ayuda a haceros llegar la información de las revistas científicas y especializadas? Un nuevo esfuerzo por nuestra parte para daros a conocer una más de las herramientas y posibilidades que os ofrece el Servicio de Biblioteca. Nuestro objetivo es facilitar el acercamiento entre el usuario y la información que está buscando, simplificando el camino de la búsqueda del conocimiento, que a veces se complica demasiado, para sacar el máximo provecho posible y que las fuentes de información de las que disponemos estén al alcance de todos.

 

Bárbara Esteva

Servicio de Biblioteca

Presentación del libro “Idea, producto y negocio”

Autor: Justo Hidalgo

 

No nos engañemos. Crear un curso online es diferente a lo que muchos estábamos acostumbrados a hacer durante años. No se trata tan solo de que ahora exista un campus virtual. Desde mi primer año docente, en 1998, utilizo páginas web más o menos trabajadas para que los alumnos tengan la documentación a mano. Eso NO es crear un curso online. La oportunidad social, cultural, organizativa y, por qué no decirlo, económica de que alumnos de diferentes nacionalidades confluyan en un curso impartido virtualmente genera al mismo tiempo multitud de desafíos. Esto no es nada nuevo para los lectores de este cuaderno de bitácora, pero desgraciadamente tanto alumnos como muchos profesores primerizos siguen (seguimos) sin, en el mejor de los casos, saber cómo enfrentarse adecuadamente al cambio que ello implica.

 

Como bien saben mis alumnos del curso e-Teacher de Global Campus , mi enfoque para resolver o mitigar estos problemas es tratar mis cursos digitales (casi) de la misma manera que gestiono otros productos digitales. Al final, un curso online no deja de ser un sistema de cinco elementos: una fuente, en este caso los contenidos y piezas de experiencia que deseo transmitir a los alumnos; un canal de distribución que permite hacer llegar a los alumnos esos contenidos en formatos específicos, que son las presentaciones, discusiones, etc., disponibles en el campus virtual y todo lo que le rodea; las herramientas del propio campus que pueden utilizar los alumnos y que son esenciales en las primeras fases de experiencia del estudiante; y por último el elemento de control que ejercen, en una estructura piramidal, el profesor, la universidad, el ministerio de educación y la propia sociedad. Y todo ello imbricado de lo más importante: el alumno.

 

Por eso, presentar en la Universidad Nebrija mi primer libro, ‘Idea, producto y negocio’ tenía todo el sentido del mundo para mí. Además, la semilla de la obra surge en una asignatura de la casa, del Máster de Diseño de Industrial, donde enseño cómo la importancia del producto no solo depende de la calidad técnica, sino de que resuelva un problema de alto valor (la idea), que sirva los intereses o necesidades de un conjunto relevante de la población objetivo (el producto) y que tenga un modelo de negocio que permita cierto reconocimiento comercial o social. La experiencia obtenida en esta y otras asignaturas, además de la que proviene de mis años como trabajador primero, y emprendedor después, en diversas startups (empresas de base tecnológica), me ha permitido escribir un texto que espero sirva a estudiantes y nuevos emprendedores y gestores de producto que quieren crear los mejores productos y servicios posibles. 

 

Global Campus coincide con esta visión y el resultado fue la mejor presentación que podía soñar. En la sala/biblioteca de su flamante campus de Princesa. Con amigos, familia, colegas y ex-alumnos de estos casi veinte años. Con Leire Nuere, directora de Global Campus y maestra de ceremonias, y Gonzalo Torres, director de soluciones de Opinno y emprendedor, ambos como inimitables compañeros de coloquio. 

 

Imagen: Presentación del libro en el campus de Princesa. Fuente: Nebrija.

 

Lo que el equipo de Global Campus está construyendo es de lo más interesante que he visto en el entorno no solo de aprendizaje sino de emprendizaje digital en cuanto a crecimiento orgánico y estrategia. Poder aprender de este equipo y aportar mi granito de arena en innovación digital como profesor y como colaborador es un absoluto placer y un privilegio. Vamos, que me encanta esto de ser un Associate Glober 😃.

 

Imagen: Con mi equipo de GCN. Fuente: Nebrija.

 

Justo Hidalgo

 

Las cooperativas y su utilidad para los freelance

Autora: Eva Mateos

 

¿Te ha picado el gusanillo del emprendimiento digital y te gustaría poner en marcha esa idea de negocio que tú y yo sabemos, pero sin asumir demasiados riesgos? ¿Te han llamado para dar una videoconferencia o una clase magistral y quieres saber cómo facturar sin darte de alta como autónomo?

Hay una forma no demasiado conocida para poder facturar de manera legal y segura. Si quieres saber más, ¡sigue leyendo! 

Que la decisión de comenzar tu carrera profesional como freelance no va a ser tarea fácil, es algo con lo que ya cuentas.  Grábate esto en la mente: todo lo que merece la pena requiere esfuerzo e implicación.

Ojo: No debemos olvidar que hay infinidad de cuestiones que merecen MUCHO la pena y no requieren ningún esfuerzo. Recuerda aquel atardecer o esa última velada con amigos en la que intentasteis cambiar el mundo. Querido/a lector/a: disfrutar de la compañía de las personas que quieres y de los pequeños grandes placeres de la vida, merece MUCHO la pena y no requiere de ningún esfuerzo porque no supone dificultad alguna.

En este post hablamos de esfuerzo como esa actitud que ponemos al servicio de nuestras ganas por conseguir algo que implica dificultad. Sin duda, sacar adelante un proyecto de autoempleo conlleva mucho, pero a través del sistema de cooperativas de trabajo asociado, este esfuerzo (personal y económico) puede ser menor.

Imagina que eres un Community Manager & Content Curator y acabas de contactar a través de LinkedIn con un cliente que precisa de tu formación, experiencia y talento para gestionar sus redes sociales y redactar contenidos.  Si estás pensando en darte de alta como autónomo (con todas las obligaciones fiscales que ello conlleva), pero crees que no te compensa hasta no tener más clientes y, por tanto, facturar más, esta alternativa puede ser de las más acertadas.

La cooperativa se encarga de darte de alta en la Seguridad Social por las horas y días trabajados.

Sé tu propio jefe y tu propio trabajador sin tener que preocuparte de las declaraciones trimestrales de IVA e IRPF. En la mayoría de las cooperativas, únicamente debes realizar un pago único de inscripción a la plataforma para ser socio de la misma. Pertenecer a una cooperativa de trabajo asociado no sólo te aporta la tranquilidad de saber que es la cooperativa la que se encarga de darte de alta en la Seguridad Social por las horas y jornadas trabajadas, cotizando en el Régimen General de la Seguridad Social (no en el RETA), sino que en muchos casos también pueden orientarte en todo lo relativo a aspectos legales y laborales.

Pero a mí… ¿quién me paga?

La facturación la gestiona la propia cooperativa a la que perteneces y al terminar el trabajo que has venido desarrollando, y tras recibir la cooperativa el pago por parte del cliente, ésta efectúa el ingreso a tu cuenta a través de una nómina en la que te descuenta la comisión asociada (normalmente estos costes son bajos) y los impuestos aplicables.

Si eres fotógrafo de eventos, locutor de contenidos, traductor de idiomas o programador, y vas a realizar trabajos esporádicos o quieres arrancar tu proyecto sin asumir demasiados costes, ¡ésta es una opción ideal!

Y ahora que gracias a esta alternativa vamos a ganar tiempo y ahorrar dinero, ¿y si dedicas una pequeña parte de tu jornada a disfrutar de esas cosas que no requieren esfuerzo porque tampoco implican dificultad, y que sin embargo pueden hacerte muy feliz?

Hoy es un buen día para explorar ese nuevo parque que aún no conoces, para volver del trabajo caminando, para llamar a ese amigo con el que hace tiempo que no hablas y para terminar la ducha con agua fría. 

¡Vamos a por una jornada más!

 

Eva Mateos

Antigua alumna del Máster en Marketing y Publicidad Digital

Community Management. Redactora y locutora de contenidos