Las cooperativas y su utilidad para los freelance

Autora: Eva Mateos

 

¿Te ha picado el gusanillo del emprendimiento digital y te gustaría poner en marcha esa idea de negocio que tú y yo sabemos, pero sin asumir demasiados riesgos? ¿Te han llamado para dar una videoconferencia o una clase magistral y quieres saber cómo facturar sin darte de alta como autónomo?

Hay una forma no demasiado conocida para poder facturar de manera legal y segura. Si quieres saber más, ¡sigue leyendo! 

Que la decisión de comenzar tu carrera profesional como freelance no va a ser tarea fácil, es algo con lo que ya cuentas.  Grábate esto en la mente: todo lo que merece la pena requiere esfuerzo e implicación.

Ojo: No debemos olvidar que hay infinidad de cuestiones que merecen MUCHO la pena y no requieren ningún esfuerzo. Recuerda aquel atardecer o esa última velada con amigos en la que intentasteis cambiar el mundo. Querido/a lector/a: disfrutar de la compañía de las personas que quieres y de los pequeños grandes placeres de la vida, merece MUCHO la pena y no requiere de ningún esfuerzo porque no supone dificultad alguna.

En este post hablamos de esfuerzo como esa actitud que ponemos al servicio de nuestras ganas por conseguir algo que implica dificultad. Sin duda, sacar adelante un proyecto de autoempleo conlleva mucho, pero a través del sistema de cooperativas de trabajo asociado, este esfuerzo (personal y económico) puede ser menor.

Imagina que eres un Community Manager & Content Curator y acabas de contactar a través de LinkedIn con un cliente que precisa de tu formación, experiencia y talento para gestionar sus redes sociales y redactar contenidos.  Si estás pensando en darte de alta como autónomo (con todas las obligaciones fiscales que ello conlleva), pero crees que no te compensa hasta no tener más clientes y, por tanto, facturar más, esta alternativa puede ser de las más acertadas.

La cooperativa se encarga de darte de alta en la Seguridad Social por las horas y días trabajados.

Sé tu propio jefe y tu propio trabajador sin tener que preocuparte de las declaraciones trimestrales de IVA e IRPF. En la mayoría de las cooperativas, únicamente debes realizar un pago único de inscripción a la plataforma para ser socio de la misma. Pertenecer a una cooperativa de trabajo asociado no sólo te aporta la tranquilidad de saber que es la cooperativa la que se encarga de darte de alta en la Seguridad Social por las horas y jornadas trabajadas, cotizando en el Régimen General de la Seguridad Social (no en el RETA), sino que en muchos casos también pueden orientarte en todo lo relativo a aspectos legales y laborales.

Pero a mí… ¿quién me paga?

La facturación la gestiona la propia cooperativa a la que perteneces y al terminar el trabajo que has venido desarrollando, y tras recibir la cooperativa el pago por parte del cliente, ésta efectúa el ingreso a tu cuenta a través de una nómina en la que te descuenta la comisión asociada (normalmente estos costes son bajos) y los impuestos aplicables.

Si eres fotógrafo de eventos, locutor de contenidos, traductor de idiomas o programador, y vas a realizar trabajos esporádicos o quieres arrancar tu proyecto sin asumir demasiados costes, ¡ésta es una opción ideal!

Y ahora que gracias a esta alternativa vamos a ganar tiempo y ahorrar dinero, ¿y si dedicas una pequeña parte de tu jornada a disfrutar de esas cosas que no requieren esfuerzo porque tampoco implican dificultad, y que sin embargo pueden hacerte muy feliz?

Hoy es un buen día para explorar ese nuevo parque que aún no conoces, para volver del trabajo caminando, para llamar a ese amigo con el que hace tiempo que no hablas y para terminar la ducha con agua fría. 

¡Vamos a por una jornada más!

 

Eva Mateos

Antigua alumna del Máster en Marketing y Publicidad Digital

Community Management. Redactora y locutora de contenidos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *