¿Dataqué?

Autora: Águeda Jarrin Rois

 

A veces, las abuelas son muy gráficas. Terriblemente gráficas. La mía al menos frunció el ceño hasta límites insospechados cuando, después de preguntarme: ¿Pero a ver, nenina, tú qué estás estudiando exactamente?, a mí se me olvidó cambiar de registro y le solté a la pobre: ¡Para profe! Y, ah, una cosa que se llama Data Science, abu. Ahí es cuando mi abuela sentenció casi como si le hubiese hablado en sánscrito:

 

¿Dataqué?

 Sin embargo, no creo que la diferencia hubiese sido demasiada de habérselo contado a mi padre, a mis amigos o incluso a algún profesor mío del instituto. Y es que a veces se nos olvida, inmersos en nuestro campo laboral o estudiantil, que los demás no tienen por qué saber nada acerca de a lo que nos dedicamos. Adelanto que la historia con mi abuela tuvo final feliz: ahora ella dice que me dedico a ser científica de ‘los ordenadores esos que se llevan ahora’ y me sigue diciendo que lo fundamental es seguir comiendo croquetas para “seguir siendo tan lista”. Si es que nuestras abuelas saben latín.

 

Dicho todo esto, me gustaría que vosotros, queridos lectores ajenos al dataqué, también dejaseis de fruncirme el ceño (que seguro que sigue fruncido u os ha hecho ir a buscar el término a Wikipedia), por el mero hecho de que me he propuesto liderar la misión de explicaros un poco todo esto. A fin de cuentas, es otro paso más hacia la alfabetización científica de una sociedad tan tecnológica como en la que se ha ido convirtiendo la nuestra con el paso de los años. Así que…¿preparados?¿listos? ¡YA! (Que sí, que no es tan complicado, palabrita de dataqué).

 

 

¿De verdad que no te lo has inventado?

Que no, de verdad. De verdad de la buena. Lo que pasa es que en castellano no se llama Data Science, claro, sino Ciencia de Datos. Y sí, eso es lo que hacen Facebook, Twitter e Instagram con todo lo que subís a internet porque, queridas señoras y queridos señores, la Ciencia de Datos es un campo científico que, a grosso modo y en síntesis, se dedica a extraer información de todo tipo de datos empleando métodos desarrollados científicamente. Datos como las croquetas que os hizo vuestra abuela la semana pasada y subisteis una foto a Facebook, datos como quién podría ganar las elecciones de un determinado país mediante el análisis de los comentarios realizados al respecto en Twitter; incluso en ella se podrían catalogar datos falsos creados solamente para dirigir la opinión pública hacia un lado u otro de una determinada situación. Sin embargo, si ya estáis con la idea de que los científicos de datos son el mal, nada más lejos de la realidad: sea lo que sea en esta vida, no es bueno o malo persé, pero sí el uso que se le da.

 

 

Venga, sí, y un jamón, ¿de verdad se usa para algo como tú dices o te estás haciendo la interesante?

Ay, lectores de poca fe…¡pero así me gusta, críticos con la información! Pues sí, os prometo que, actualmente, se utiliza para muchas (y quiero decir MUCHAS cosas). Os voy a poner algún ejemplo llamativo, para que no os quedéis solamente con que puede que alguien esté analizando una foto de las croquetas de vuestras abuelas para conseguir la mejor receta del mundo, pero como no puedo escribir aquí El Quijote os animo a seguir investigando sobre el tema, ¡veréis que soy una dataqué de fiar!

 

  1. Diagnóstico de enfermedades: aunque podríamos estar hablando de esto hasta la saciedad, os voy a destacar un trabajo científico publicado en Nature en 2017, que es una de las revistas científicas más conocidas públicamente. El estudio en cuestión, llevado a cabo por científicos de datos de la Universidad de Standford (EEUU), se basaba en una Inteligencia Artificial (sí, una máquina inteligente, para entendernos aquí en petit comité) para el diagnóstico de diferentes lesiones cutáneas (malignas o no malignas) y, para vuestra sorpresa…¡lo hacía mejor que dermatólogos expertos! Por supuesto que eso no significa que la próxima vez que vayáis al médico os vaya a atender un ordenador para diagnosticaros la gripe (y recetaros Ibuprofeno), pero sí que los diagnósticos médicos, asistidos por profesionales, se están haciendo cada vez menos tediosos y más precisos, de forma que la probabilidad de un mal diagnóstico irá disminuyendo muchísimo a la par que se puedan implementar estas Inteligencias Artificiales en los Sistemas Sanitarios. De hecho, los autores de esta Inteligencia Artificial estuvieron hablando de hacer una aplicación para móviles de forma que, con el simple gesto de sacarle una foto a un lunar en tu piel, la Inteligencia Artificial pudiese indicarte si sería recomendable que fueses o no al médico. Alucinante, ¿eh?

 

  1. E-learning: ya que es la principal temática del blog, ¡cómo no mencionarlo! Sí, damas y caballeros, el e-learning está íntimamente relacionado con una rama de la Ciencia de Datos llamada Learning Analytics (de la cuál tengo constancia que ya se ha hablado en este blog, pero para refrescar las cabecitas, es el uso de datos de índole educativo para mejorar todo aquello que se pueda perfeccionar en relación a la educación). ¿Y por qué son el e-learning y la rama de Learning Analytics tan buenos colegas? Pues porque la primera ha facilitado enormemente el desarrollo de la segunda, dado que el e-learning posibilita enormemente la recolección de datos estudiantiles puesto que es un aprendizaje online. Así que ya sabéis, si queréis cambiar algo en vuestros estudios…¡a rellenar las encuestas de satisfacción ahora mismo! Vuestros profes y profas os agradecerán las propuestas de mejora.

 

Espera, Águeda, no me ha quedado clara una cosa…¿esto no significa que en un futuro nos vayan a gobernar las Inteligencias Artificiales, no?

Si os preocupa un futuro distópico del estilo de Yo, Robot o Blade Runner…son unas películas estupendas, os las recomiendo enormemente. Sin embargo, repetiros que no es tanto el potencial que tenga la Ciencia de Datos para hacer el mal como también tener en cuenta que, actualmente, se está utilizando para el bien (como el ejemplo que os he puesto de las enfermedades). Al final, es una herramienta más al servicio de la humanidad y depende, sobre todo, de para qué quiera utilizarse.  Para entendernos: “un gran poder conllevar una gran responsabilidad” (como dice mi amigo Fran…y también los cómics de Spiderman). Yo me centraría más en que, ahora, justo ahora, habéis pasado de creer que soy una dataqué a (espero al menos) creer que mi campo de trabajo puede merecerse un huequito en vuestro cerebro. Si es así, esta noche me merezco cenar croquetas.

 

Muchas gracias por acompañarme hasta aquí y…¡que la fuerza os acompañe! (si es la que da la comida de vuestras abuelas, mejor).

 

Águeda Jarrin Rois

Alumna del Máster en Formación del Profesorado de ESO y Bachillerato, FP y Enseñanza de idiomas

 

 

 

 

¿Por qué el e-learning debería ser solo learning?

Autor: Adam Benjamí Abadías Selma

 

En pleno siglo XXI en el que toda la información fluye de punta a punta del planeta en cuestión de milésimas de segundos es evidente que la educación actual demanda distintas formas de aprendizaje que se adapten a las necesidades actuales.

Si bien hasta día de hoy hemos ido adaptándonos paulatinamente al cambio de paradigma comunicativo en el que las barreras espacio-temporales desaparecen, el contexto actual requiere un cambio metodológico aún mayor si cabe. Quizá ya no basta con ofrecer herramientas digitales tipo correo electrónico, pizarras digitales, campus virtuales o vídeos interactivos; los retos educativos actuales requieren cambios más profundos que respondan a un cambio de mentalidad.

Supongo que muchos habréis escuchado el término e-learning, anglicismo que significa aprendizaje electrónico. Pues bien, este término quizá queda ya corto si tan solo nos referimos al uso de herramientas electrónicas y/o digitales sin cambiar la manera en que las utilizamos. La educación actual necesita opciones educativas que saquen todo el provecho de la tecnología con el objetivo principal de acompañar al alumno en su largo y permanente camino de aprendizaje.

Por lo tanto, y a modo de compilación, podríamos decir que la educación mira hacia modelos que tengan en cuenta lo siguiente:

Personalización: El amplio y casi infinito acceso a la información nos lleva a tratar de personalizar al máximo el contenido con el objetivo de llegar al alumnado de una forma más eficaz y cercana.
Flexibilidad: El cambio de paradigma comunicativo y laboral hace necesario que el acceso a la información, a la interacción y al seguimiento curricular sea flexible adaptándose a las necesidades de cada alumno.
Dinamismo: La rapidez con la que avanzan las nuevas tecnologías de la información y con ello el entorno socio-económico y laboral donde, por ejemplo, aparecen nuevos modelos de negocio y nuevas profesiones, obliga a la educación a estar en constante evolución tratando de aclimatarse a los cambios para dar respuesta al nuevo cambio
social.
Colaboración: Si alguna característica define las nuevas TIC es la capacidad de colaboración entre iguales convirtiendo la educación en un proceso de flujo de la información multidireccional en el que el trabajo en equipo se eleva al máximo exponente gracias a las nuevas herramientas digitales. Quizá el ejemplo más claro de colaboración educativa es el proyecto consolidado Wikipedia.
Practicidad: El acceso a millones de datos de información presentes en la red obliga a los entes educativos a ofrecer valor añadido en forma de contenido eminentemente práctico que dé respuestas rápidas y medibles a las necesidades de un mercado laboral que, en muchas ocasiones, prima las habilidades personales por encima del conocimiento puramente teórico.

Accesibilidad: Si bien siempre habrá contenido protegido por la propiedad intelectual, las características propias de la comunicación digital propician un cambio también en el tipo de cursos y modelos estudiantiles favoreciendo el acceso a cualquier persona. Por ejemplo, la misma Universidad de Nebrija recientemente ha publicado varios cursos MOOC (Massive Open Online Courses) de libre acceso disponibles desde cualquier lugar del planeta, a cualquier hora y de manera gratuita.
Omnicanalidad: la educación actual es multidipositivo y puede utilizar diferentes herramientas que faciliten el aprendizaje a través de varios dispositivos en un mismo sentido. A los ya clásicos formatos de papel, han ido sumándose otros nuevos formatos y gadgets que favorecen aprender utilizando las ventajas de la digitalización: apps, blogs, podcasts, campus virtual, webs responsive, RRSS, etc.

Sin lugar a dudas innovar y poner en el centro al alumnado es la forma más eficiente de hacer llegar el conocimiento. Por experiencia propia, y como profesor de varios MOOCs para la Universidad de Nebrija en plataformas como Miríada X de Telefónica Educación Digital y cursos de formación continua en la misma universidad, he podido comprobar que los resultados son verdaderamente buenos. La diversidad del alumnado venido de varios lugares del mundo y con distintos perfiles personales y laborales, aporta un valor extra a la experiencia educativa.

En definitiva, el alumnado actual está acostumbrado a compartir, a convivir y a interactuar creciendo de manera conjunta. Saber integrar las ventajas de la tecnología y fomentar el trabajo colaborativo democratiza el conocimiento a la vez que lo hace evolucionar. Estamos en un momento de cambio, un momento apasionante, un momento en el que aprender nunca fue tan fácil… Vamos a aprovecharlo.

 

Adam Benjamí Abadías Selma

Profesor de Universidad Nebrija

 

ÍnDICEs-CSIC: un clásico renovado de las bases de datos del CSIC

Estamos seguros de que, a estas alturas, ya te defiendes medianamente bien en la búsqueda de información, y lo haces, usualmente, en Internet. Pero en la Universidad tenemos que ser usuarios avanzados de la información, y para enfrentarnos a nuestros estudios superiores necesitamos dar algunos pasos más.

 

En la Universidad hay que realizar trabajos de calidad y es necesario acostumbrarnos poco a poco a aprender por nosotros mismos. La exigencia es mayor y por tanto se hace más necesario el manejo competente de información. Tenemos que mejorar nuestras habilidades y prepararnos más.

 

Y para hacer trabajos de calidad se necesita información de calidad: información científica y fidedigna. Así que estás de suerte, pues entre los servicios que ofrece la Biblioteca de la Universidad Nebrija, se encuentra el portal ÍnDICEs, la nueva plataforma de CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas), que contiene principalmente artículos de investigación de revistas científicas españolas desde los años 70 y también, de forma selectiva, actas de congresos, series, compilaciones, informes y monografías. Se integran todos los contenidos de las antiguas bases de datos ICYT, ISOC e IME, que durante muchos años fueron la principal fuente para buscar e identificar la producción científica publicada en revistas españolas:

  • ISOC, especializada en Ciencias sociales y Humanidades
  • IME, especializada en Biomedicina
  • ICYT,especializada en Ciencia y Tecnología

 

Acceder a ÍnDICEs-CSIC es muy fácil y lo puedes hacer a través del Catálogo-OPAC ~ Web Portal identificándote con el usuario y contraseña de tu cuenta Nebrija. Una vez dentro accede desde la pestaña “Recursos web” y pincha en la carpeta de “Base de datos” y por último elige y accede a ÍnDICEs-CSIC.

 

También puedes acceder desde el enlace directo que te ofrece el propio catálogo al recurso ÍnDICEs-CSIC.

 

Imagen: Acceso a las bases de datos a través de la página Recursos web. Fuente: Catálogo-OPAC ~ Web Portal.

 

 

Imagen: Acceso al recurso índices CSIC desde la lista de bases de datos. Fuente: Catálogo-OPAC ~ Web Portal.

 

 ¿Qué información contiene y cómo empiezo a buscar?

En el enlace ÍnDICEs CSIC en cifras puedes consultar los datos cuantitativos y los documentos incluidos en esta base de datos.

 

Es posible buscar en dos secciones: Documentos” y  “Revistas

 

La página de inicio presenta dos opciones de búsqueda, la simple y la avanzada. En ambos casos la búsqueda solo se realiza en la base de datos Documentos.

 

Como ejemplo analizaremos la recuperación de documentos realizando una búsqueda por campos o búsqueda avanzada.

 

Es la búsqueda más recomendable porque obtendremos resultados más exactos gracias a que nos permite delimitar las consultas mediante los operadores booleanos (Y, O, NO), la selección de los campos donde se realiza la búsqueda, campos específicos de búsquedas y delimitación por fechas.

 

Imagen: Acceso al catálogo ÍnDICEs-CSIC. Fuente: ÍnDICEs-CSIC.

 

Para encontrar lo que quieres es esencial que ​comprendas el concepto de los “operadores booleanos”. Son “nexos lógicos” que permiten conectar de forma lógica conceptos o grupos de términos para así ampliar, limitar o definir tus búsquedas rápidamente. Son muy sencillos de usar y pueden incrementar considerablemente la eficacia de tus búsquedas. Son, en inglés o español:

 

AND/Y: Muestra sólo resultados que contengan todos los términos de búsqueda especificados independientemente del orden y de su posición relativa. A mayor cantidad de términos combinados con este operador, menor número de resultados.

     Ejemplo: “Obesidad Y tratamiento. El buscador sólo te muestra resultados que contengan estos dos términos.

 

OR/O: Muestra resultados que contengan al menos uno de los dos términos. Es útil para indicar asociaciones entre palabras o sinónimos en tu búsqueda. A mayor cantidad de términos combinados con este operador, mayor número de resultados.

     Ejemplo: “Insomnio O desvelo. Te muestra resultados que contengan al menos uno de los dos términos.

 

NOT/NO: Muestra resultados que contengan únicamente el primer término y no el segundo. Reduce la cantidad de resultados al excluir términos.

     Ejemplo: Insomnio NO tratamiento. El buscador te mostrará todos los resultados que contengan la palabra “Insomnio” siempre y cuando no incluyan también “Tratamiento”.

 

¿Cómo hacer una consulta?

Ejemplo: Necesitas encontrar un documento del cual conoces al autor (Juan de Dios Centeno) y sabes que tiene las palabras “Calentamiento Global” en el título. En este caso le indicaremos que busque por la opción frase, para que te recupere solamente los documentos que tengan estas dos palabras en el mismo orden. Pincha en buscar y obtendrás el documento deseado.

Imagen: Consulta de documentos en el catálogo ÍnDICEs-CSIC. Fuente: ÍnDICEs-CSIC.

 

Imagen: Vista de los resultados en el catálogo ÍnDICEs-CSIC. Fuente: ÍnDICEs-CSIC.

 

Ver y trabajar con los resultados

  • Se puede elegir entre la visualización de los registros en formato breve o completo. Es importante recordar que la opción de visualización más completa, con toda la información disponible de cada registro, se habilita pulsando sobre el título del documento, y permite ir navegando por los resultados mostrando una pantalla por registro en la que se muestra toda la información: resúmenes, notas, legislación, jurisprudencia, palabras clave de autor, etc.
  • Se pueden ordenar por relevancia, título, autor, o título de revista.
  • Se puede ordenar de modo ascendente o descendente.
  • Se puede exportar los registros seleccionados. Una vez definida la selección basta con utilizar el botón Exportar para ver una ventana en la que se pueden marcar los campos del registro que se quieren exportar y los formatos disponibles. Las opciones son TXT, TXT sin etiquetas, XML, PDF, RIS Excel y BibTeX. Para XML, RIS y BibTeX no es necesario seleccionar campos. Pulsando de nuevo Exportar se generará el archivo con la información solicitada para descargar.
  • A la izquierda del listado de resultados, en visualización breve o completa, se muestran estos agrupados por categorías, con las respectivas cantidades de documentos entre paréntesis. Esto permite acotar la búsqueda y llegar a obtener, de una forma rápida y sencilla, resultados más ajustados. Al ir marcando las casillas situadas a la izquierda el listado mostrará únicamente los documentos que respondan a la opción u opciones señaladas. En el caso de la clasificación temática, pulsando sobre el icono situado a la izquierda de la casilla se pueden ir desplegando y seleccionando los distintos niveles de la clasificación.

 

En el  historial quedan registradas las búsquedas realizadas durante la sesión de consulta. Desde aquí es posible, además de volver a consultarla, realizar una nueva búsqueda combinándola con los operadores booleanos AND, OR y NOT:

 

Imagen: Consulta del historial en el catálogo ÍnDICEs-CSIC. Fuente: ÍnDICEs-CSIC.

 

Consultando solo las revistas

Si realizas una búsqueda por revistas tienes la opción de buscar por campos o navegar por cobertura temática, por la clasificación de las cinco grandes áreas  y las subdivisiones correspondientes con la indicación del número de revistas de cada una de ellas.

 

Imagen: Consulta de revistas en el catálogo ÍnDICEs-CSIC. Fuente: ÍnDICEs-CSIC.

 

La búsqueda por campos nos muestra gran variedad de opciones que nos permite recuperar información  tan interesante como, por ejemplo, conocer las revistas que existen por comunidad autónoma.

Imagen:  Consulta por campos en el catálogo ÍnDICEs-CSIC. Fuente: ÍnDICEs-CSIC.

 

Otra opción podría ser por tipo de institución. Si elegimos Universidad recupera todas aquellas revistas que pertenecen a esta Institución u organismo. En la página de resultados aparece la información básica de la revista: Título, ISSN y año de publicación. Y a la izquierda los filtros.

Imagen:  Resultados de las búsquedas de las revistas en el catálogo. Fuente: ÍnDICEs-CSIC.

 

Podemos limitar el resultado por la temática. Por ejemplo: multidisciplinares, que esté la revista vigente y de acceso gratuito libre. Este sería nuestro resultado:

 

Imagen:  Vista de los Resultados de las búsquedas de las revistas en el catálogo ÍnDICEs-CSIC. Fuente: ÍnDICEs-CSIC.

 

Si pinchamos sobre el título de una de las revistas visualizamos más información sobre esta y la relación de contenido organizado por año, volumen y número. Y si entramos en uno de sus números, por ejemplo el 11:

 

Imagen:  Vista del documento localizado en el catálogo ÍnDICEs-CSIC. Fuente: ÍnDICEs-CSIC.

 

Accederemos a sus artículos y a su texto completo.

 

Imagen: Acceso a los documentos localizados en el catálogo ÍnDICEs-CSIC. Fuente: ÍnDICEs-CSIC.

 

Como has podido comprobar, ÍnDICEs-CSIC es una herramienta fácil y cómoda para navegar. Así que te animamos a utilizarla, ya que te será de gran ayuda y utilidad durante tu periplo por la Universidad. Y, por supuesto, para cualquier duda que tengas, el personal de la  Biblioteca estará encantado de ayudarte.

 

Olga Abellán

Servicio Biblioteca

 

 

¿Todavía no conoces los cursos MOOC?

Los MOOC, Massive Online Open Course en inglés y Cursos Masivos Abiertos en Línea en castellano, son cursos gratuitos o de bajo coste, dirigidos a cualquier persona y al alcance de cualquiera.El nombre tiene su origen en un curso organizado por Dave Comier y Bryan Alexander en 2008, en el que participaron más de 2000 alumnos y alumnas.

 

En lo que a las características de este tipo de cursos se refiere, estos cursos tienen muchas ventajas entre las que destacan las siguientes: se pueden estudiar muchos temas diferentes e interesantes (idiomas, arqueología, estadística, política, etc.) y se pueden encontrar infinidad de cursos diferentes que en un entorno físico tal vez no vayamos a tener nunca. Otra ventaja es la gratuidad de los mismos, puesto que hay muchísimos en los que la matrícula no tiene ningún coste, al contrario que la mayoría de cursos presenciales que se pueden encontrar en centros educativos ordinarios (academias, universidades, centros culturales, etc.).

 

Otro punto para destacar es la aportación de los MOOC en cuanto a la falta de tiempo que solemos tener. En general, casi todas las personas tenemos responsabilidades familiares, laborales, académicas, etc., lo que supone un obstáculo a la hora de poder realizar un curso de formación de manera presencial y en unos horarios herméticos. Por ello, los MOOC resultan una opción idónea ya que se pueden realizar desde cualquier lugar y momento, siempre que se disponga de una buena conexión a internet y en unos tiempos mucho más flexibles. Habría que mencionar también que existen muchos MOOC que están abiertos de manera continua o durante un largo período de tiempo para poder realizarlos, así como otros que tienen más de una edición al año.

 

Acerca de la metodología de enseñanza-aprendizaje de los MOOC podemos decir que es muy diversa. Existen clases particulares en las que los tutores online ofrecen clases personalizadas, clases magistrales o clases específicas para resolver dudas. Siendo esto así, está la opción de poder aprender con personas de otras partes del planeta y resolver o comentar dudas mediante foros o redes sociales que se utilicen en el transcurso del MOOC en cuestión. A continuación, dejamos a vuestro alcance los enlaces de plataformas que ofertan cursos MOOC. Para realizar cursos MOOC destacaríamos las siguientes plataformas que ofrecen una infinidad de cursos en una gran variedad de materias:

En definitiva, este tipo de cursos cuentan con muchas ventajas y gozan de una gran importancia en una sociedad que cada vez está más avanzada tecnológicamente. Es aquí donde entra el cambio de paradigma educativo, en parte gracias a la tecnología, donde el aprendizaje no finaliza al conseguir un título tras unos años de estudios profesionales. A día de hoy, el aprendizaje a lo largo de la vida y permanente sigue siendo una de las metas a alcanzar de muchos organismos gubernamentales como la Unión Europea, con ánimo de que la ciudadanía sea cada vez más activa, tenga la oportunidad de realizarse personalmente, pueda integrarse social y laboralmente y pueda adaptarse a diversos contextos.

 

En este sentido, los MOOC se están expandiendo y obteniendo cada vez más reconocimiento, no solo por las ventajas mencionadas anteriormente, también porque democratizan el acceso al conocimiento, facilitan el acceso a la formación en contextos muy diferentes y promueven la enseñanza y el aprendizaje colaborativo. A su vez, están actualizados en base a las demandas de la sociedad y del mercado laboral cambiante.

 

Llegados a este punto, podemos destacar el valor de los MOOC en la formación continua, aspecto que cada vez más empresas valoran e impulsan. Por esto, los MOOC son un valor añadido al curriculum vitae y cada vez más empresas los valoran favorablemente, sobre todo como un factor de motivación por parte de los aspirantes. Una de las razones por las que valoran la realización de cursos MOOC es también el desajuste de las titulaciones universitarias respecto al ritmo de cambio del mundo laboral. A causa de esto, cada vez más empresas valoran la motivación, las ganas de aprender, la creatividad y el talento por encima del prestigio del centro de estudios en el que los aspirantes se hayan formado.

Desde la Universidad de Nebrija ponemos a disposición de nuestro alumnado, profesorado y personas de administración y servicios, así como cualquier persona, 8 cursos MOOC en materias tan actuales como el Green Transport o la narrativa digital. Puedes consultar la información acerca de los mismos en los siguientes enlaces:

En conclusión, los cursos MOOC son una opción muy adecuada para seguir aprendiendo constantemente acorde al acelerado ritmo de cambio del mundo laboral y social. De ahí que estos puedan ser elementos de gran importancia y decisivos a la hora de reflejar la motivación, la actitud proactiva y la mejora permanente como profesional.

 

Ibon Gutiérrez

Gestor e-learning de Global Campus