Proyectos GCN: “Metodología integrativa” [Cristina Villalonga]

Retomamos nuestros proyectos y, en esta ocasión, Cristina Villalonga nos presenta Metodología integrativa / Methodology Integrative Review. Sin duda, el pilar fundamental que define el modelo de Global Campus.

 

Autora: Cristina Villalonga

 

La red metodológica de Global Campus

Decía John Ruskin que “la meta final de la verdadera educación es no sólo hacer que la gente haga lo correcto, sino que disfrute haciéndolo; no sólo formar personas trabajadoras, sino personas que amen el trabajo; no sólo individuos con conocimientos, sino con amor al conocimiento; no sólo seres puros, sino con amor a la pureza; no sólo personas justas, sino con hambre y sed de justicia”. El modelo educativo de Global Campus, especializado en la enseñanza online y semipresencial, bebe de este enfoque. Son muchas las publicaciones en las que hablamos de este modelo, aterrizado en un marco metodológico que tiene como eje central al aprendiz. Por este motivo, cada curso académico trabajamos intensamente en mejorar la experiencia de aprendizaje de los estudiantes, de la acción pedagógica, de las herramientas y plataformas, de los contenidos etc.

En el curso 2017/2018 hemos venido trabajando en estas líneas y hemos añadido tres nuevas, ampliando así la red metodológica de Global Campus y enriqueciendo los ejes centrales que veníamos comentando. De esta manera, el marco metodológico se expande y se convierte en una red de nodos comunicados que dan solidez a un modelo fiel a su filosofía académica y valores y que, a su vez, es flexible y se adapta a los cambios y nuevas necesidades, propios del medio digital.

 

Imagen: Proyecto “Metodología integrativa”. Fuente: Global Campus.

 

La primera acción del proyecto “Metodología integrativa” para este curso se basa en el diseño de una metodología para el desarrollo de competencias eLearning. ¿Qué son las competencias eLearning? ¿Son las mismas que las competencias digitales? Bajo mi punto de vista, en el marco de las competencias eLearning se incluyen también las competencias digitales, pero se requiere un marco mayor. En este sentido, se ha desarrollado un modelo para la integración de estas competencias en el contexto de las enseñanzas online y semipresenciales de la Universidad Nebrija.

La segunda acción corresponde a la puesta en marcha del DreamTIC, un grupo de docentes con interés por las tecnologías de la educación, con el que Global Campus pretende trabajar la mejora de los contenidos académicos y su adaptación al medio digital a partir de la aplicación de herramientas de autor avanzadas. A través de estas herramientas se busca potenciar el content experience en sus múltiples dimensiones: su adaptación pedagógica, su diseño y estética, las métricas de aprendizaje, etc.

Por último, la tercera acción se basa en la integración del Alumni de Global Campus en el flujo de las acciones diseñadas específicamente para los egresados. Esta acción podría parecer no tener relación directa con la red metodológica. Sin embargo, dentro del marco lifelong learning, el aprendizaje para toda la vida, en el que nos vemos inmersos y, especialmente, en el contexto digital para Global Campus, tiene todo el sentido. Esta acción se desarrolla de manera conjunta con Alumni Nebrija y el objetivo es ofrecer actividades en la misma modalidad en la que los estudiantes cursaron sus estudios: online y semipresencial.

Estas tres acciones son un paso más en la consolidación de la metodología de enseñanza y para el aprendizaje de Global Campus, que sigue tejiendo su red e integrando nuevos proyectos en el ecosistema digital educativo de la Universidad Nebrija.

 

 

Cristina Villalonga

Directora de Organización, Metodología e Innovación Docente de Global Campus

 

E-learning, una modalidad educativa que rompe cualquier frontera

Autora: Leisy Torres

 

 

¿Una carrera presencial tiene más valor que una a distancia? Ese es el mito que muchos tienen, pese a la democratización de las nuevas tecnologías y el desarrollo de las interfaces virtuales que nos facilitan la vida en casi todos los ámbitos.

A diario vemos cómo las personas no pueden vivir ni cinco minutos alejados de sus aparatos tecnológicos, pero cuando hablamos de estudiar a distancia a través de plataformas virtuales, son muchos los escépticos que dicen: “ah, es online”, como si no tuviera la misma efectividad que la presencial.

Pero, realmente ¿es necesario sentarse en un aula para obtener conocimientos de calidad? Pues NO, y eso lo he comprobado durante el desarrollo del máster a distancia en Planificación Estratégica de Medios Publicitarios, en la universidad Antonio de Nebrija.

La calidad de la educación a distancia no solo la vivo yo, sino que en mi círculo social son muchas las personas que han estudiado en esa modalidad, y dan testimonio del gran aprendizaje que han obtenido sin tener que estar dos o tres horas en un aula.

Ya con e-learning no hay mar, ni montañas ni fronteras, que eviten que una persona obtenga tanto conocimiento como quiera, en un ambiente dinámico, ágil e interactivo.

En el caso específico de la universidad de Nebrija, la distancia no es un obstáculo para enseñarle al estudiantado a tener un pensamiento crítico y a formarnos orientados siempre a la calidad.

Allí, donde la filosofía es “aprender haciendo”, recibimos docencia de calidad todos los días, debemos cumplir con las tareas asignadas, y lo mejor, no es que el estudiante entregue el trabajo y punto, sino que aprenda. Ese, el aprendizaje, es el propósito real.

Contrario a lo que muchos todavía piensan, estudiar a distancia es un gran reto, que necesita de mucho compromiso, disciplina y empeño.

De hecho, confieso que, en ocasiones, me he sentido abrumada por la cantidad de actividades que incluye cada materia, incluso, mucho más de lo que he estado acostumbrada a recibir en programas presenciales.

Dicha modalidad es muy rigurosa y te obliga a desarrollar habilidades competitivas como la responsabilidad, puntualidad, multitasking y trabajar en equipos multiculturales.

Además, estudiar a distancia te exige estar a la vanguardia tecnológica, pues incluye el uso de herramientas y aplicaciones que te dan mayor conocimiento, lo que te facilita el ejercicio profesional y la vida en sentido general.

A través del e-learning, interactuamos diariamente con personas de distintas partes del mundo, intercambiamos experiencias, conocimientos y costumbres de diversas culturas, lo que nos prepara para vivir en un mundo mucho más conectado.

Es normal leer cómo Tania, de España, o José, de Colombia, del grupo de trabajo, escriben en el chat de Whatsapp para preguntar sobre una fuente. Ahí mismo, yo, de República Dominicana, respondo sin ningún inconveniente.

Esta experiencia que vivo actualmente me ha permitido valorar y dar mejor uso a las herramientas electrónicas (celular, tablet, ordenador, etc), que antes solo usaba para comunicarme.  

En definitiva, a lo largo de mi preparación académica, ha habido un antes y un después del e-learning.

 

Leisy Torres

Alumna del Máster en Máster en Planificación Estratégica de Medios Publicitarios

LegalTech: Made in Spain, Parte 1

Autor: Luis A. García Segura

 

Dentro del mundo del Derecho y de la abogacía en general, los juristas a nivel mundial estamos siendo testigos del enorme impacto y/o disrupción de las nuevas tecnologías en las profesiones jurídicas.

 

El mercado español de servicios jurídicos, al ser uno de los mercados más importantes de Europa, no es ajeno a este impacto. Así, tenemos de un lado a las iniciativas del gobierno por “modernizar” y traer al siglo XXI la administración de justicia española; y del otro lado, tenemos a una serie de empresas y proyectos, tanto nacionales como internacionales, que intentan mantenernos a la par con los grandes mercados tecnológicos y jurídicos del mundo.

 

Respecto a los proyectos nacionales, el blog de Jorge Morell Ramos tiene un excelente artículo titulado “Legaltech en España. Mucho por hacer”, en el cual se hace un breve análisis del estado de la técnica del “Legaltech” español. A estos efectos, el artículo proporciona una definición de “Legaltech”:

Utilización de tecnología en servicios legales para crear:

  • Software o servicios online que reducen o eliminan la necesidad de consultar con un abogado
  • Software o servicios online que aceleran las tareas de un abogado/despacho, reduciendo la mano de obra y/o número de horas necesarias
  • Software o servicios online que simplifican y modifican la forma de contactar entre abogados y clientes

 

Se aporta también un mapa donde vienen plasmados los 119 proyectos españoles conocidos hasta ahora, representados por más de un centenar de empresas. Dichas empresas se encuentran clasificadas en cinco grandes grupos o áreas de especialización de Legaltech:

  1. Herramientas de gestión para un abogado o despacho
  2. Herramientas para auto-generar contratos o adquirirlos directamente
  3. Marketplaces jurídicos
  4. Consultas jurídicas online
  5. Evidencias digitales

 

En las próximas entradas, iremos analizando cada una de estas áreas, haciendo énfasis en el aspecto educativo o de formación de cada una de ellas.

 

Luis A. García Segura

Profesor de Derecho

¿Trabajando en Refworks? Crea y organiza tu propia base de datos en un plis-plas

La realización de un trabajo de investigación supone muchas horas consultando bases de datos, leyendo artículos, capítulos de libros, de los cuales vamos tomando notas para posteriormente argumentar nuestro trabajo. Sin embargo, éste es un trabajo que normalmente hacemos sin organización, anotando aquí y allá, lo que supone a la hora de redactar una pérdida de tiempo importante porque tenemos que localizar dónde hemos encontrado esa información y dónde la hemos anotado.

En el post Refworks, una gran herramienta de trabajo hablé sobre qué era Refworks y que funcionalidades tenía. Recientemente nuestra compañera Pilar Jiménez ha escrito un post que bajo el título Agiliza la creación de tus Bibliografías con Refworks nos habla de cómo crear una cuenta en Refworks, primer paso que hay que realizar para poder hacer uso de nuestro gestor de referencias.

En este post nos vamos a centrar en cómo crear nuestra propia base de datos bibliográfica accesible vía web con las referencias que capturemos de bases de datos y catálogos, y cómo almacenarlas y organizarlas para así agilizar la redacción de nuestro trabajo y la creación de la bibliografía.

¿Cómo crear nuestra base de datos personal? En primer lugar tendremos que crear las carpetas en las que vamos a guardar las referencias que importemos. Es muy sencillo. Se puede hacer de dos maneras:

  1. Pinchando en Nueva carpeta
  2. Pinchando en el símbolo de carpeta nueva que aparece en la pestaña de Referencias

 

Imagen: Creación de carpetas. Fuente: Refworks.

 

A continuación sólo tenemos que asignarle un nombre significativo a las carpetas que vayamos creando para poder organizar las referencias.

 

Imagen: Nombramiento de carpetas. Fuente: Refworks.

 

Una posibilidad que ofrece nuestro gestor bibliográfico es la creación de subcarpetas dentro de una carpeta principal; de manera que podamos organizar jerárquicamente las referencias que vamos consultando. Para ello sólo hay que pinchar en el cuadro de diálogo que aparece en Crear subcarpeta y desde ahí seleccionamos la carpeta principal en la que queremos crear una subcarpeta y le asignamos un nombre.

 

Imagen: Creación de subcarpetas. Fuente: Refworks.

 

Podemos organizar nuestra subcarpetas eligiendo el criterio que nos ayude a encontrar las referencias, bien asignándole el nombre de una submateria, organizarla por tipo de documentos o como nos sea más sencillo para recuperar esas referencias que intentamos localizar.

 

Imagen: Organización de subcarpetas. Fuente: Refworks.

 

Una opción más rápida para crear subcarpetas es ir al menú de la derecha y dentro de Carpetas, nos aparecen todas las carpetas que tenemos creadas. Sólo tendremos que posicionarnos sobre la carpeta en la que queramos crear una subcarpeta y clickando sobre el botón derecho del ratón nos aparecerá un desplegable con varias opciones, entre las cuales está la de crear subcarpeta.

 

Imagen: Pestaña carpetas del menú de la derecha. Fuente: Refworks.

 

Dentro del mismo menú, en el apartado Carpetas, como se puede ver en la imagen anterior, podemos realizar otras acciones, como Renombrar una carpeta. Pero ¡cuidado! Si la carpeta que queremos renombrar la hemos compartido con otros investigadores, el gestor nos va a indicar que esa carpeta está compartida y que si la renombramos nos la hará inaccesible. También podemos vaciar una carpeta de referencias no nos son útiles para nuestro trabajo, pinchando en el apartado Desocupar carpeta, y en el caso de que no necesitemos ninguna de las referencias podemos utilizar la opción Borrar carpeta.

Una funcionalidad interesante es la de Buscar duplicados. Cuando estamos buscando información, consultamos diferentes bases de datos, catálogos, portales y evidentemente no nos acordamos de todas las referencias que hemos ido exportando, y puede que se nos dupliquen las referencias. Con esta funcionalidad el gestor bibliográfico, nos permite buscar los duplicados existentes en las diferentes carpetas que tenemos y de esta manera no almacenamos referencias duplicadas y gestionamos mejor las referencias dentro de nuestro gestor.

 

Imagen: Eliminar duplicados. Fuente: Refworks.

 

Una vez que tenemos creadas las carpetas ya podemos empezar a alimentar nuestra base de datos. Hay varias maneras de hacerlo: importando directamente las referencias desde los catálogos, bases de datos, portales web, importando datos de archivos de texto que hayamos guardado, y añadiendo referencias de forma manual.

Para añadir las referencias de forma manual,  se puede hacer desde la pestaña Referencias o desde el botón Nueva referencia, tal como veis en la imagen inferior.

 

Imagen: Añadir referencias de forma manual. Fuente: Refworks.

 

En ambos casos nos saldrá una pantalla desde la que podremos rellenar todos los datos correspondientes a la referencia que queramos crear, autor, titulo, año de publicación, editor… Es importante indicar que tipo de referencia es: libro, artículo de revista, capítulo de libro, ya que refworks identifica los documentos por tipología.

 

Imagen: Campos para rellanar de forma manual. Fuente: Refworks.

 

Aunque es una tarea más costosa, también tiene sus ventajas, ya que se puede añadir un resumen, un comentario, descriptores, una URL para acceder al texto completo, se pueden agregar documentos adjuntos…

Otra forma de añadir referencias es adjuntando archivos de texto que previamente hayamos guardado con referencias. Desde la pestaña Referencias pinchando en importar, tan sólo tendremos que adjuntar el archivo que habíamos guardado y nos guardará todas las referencias que estén en nuestro archivo de texto en nuestra base de datos.

 

Imagen: Adjuntar referencias desde archivos de texto. Fuente: Refworks.

 

La importación directa es la más sencilla y la más rápida. Cuando se busca en bases de datos, es habitual encontrar un botón en el que pone Refworks. Si se tiene abierto el gestor bibliográfico, lo que hace es cargar automáticamente las referencias en la carpeta de Últimas importaciones. Desde ahí sólo hay que moverlas a la carpeta en la que queramos guardarlas. En caso de que no hayamos abierto nuestra cuenta nos pedirá que introduzcamos nuestro usuario y contraseña y automáticamente las cargará.

 

Imagen: Exportar referencias desde un catálogo. Fuente: Refworks.

 

Imagen: Exportar referencias desde el catálogo-OPAC de la universidad Nebrija. Fuente: Refworks.

 

Refworks nos va a ayudar a gestionar de manera eficaz todas nuestras referencias, y como veis los pasos iniciales para empezar a crear nuestra base de datos son muy sencillos.

¡Ya puedes empezar a crear tu base de datos personal!

 

Cristina Viñas

Servicio de Biblioteca