Velocidad tecnología

Adaptación a un mundo virtual veloz

Desde hace aproximadamente treinta años, fluye entre nosotros la pregunta de si el cambio tecnológico y social que vivimos y que nos aboca a una velocidad sin precedentes, radica exclusivamente en la tecnología. Es un tema recurrente, donde se pone de manifiesto que la alteración que se ha producido en cómo entendemos la vivencia del tiempo, la velocidad del cambio, comienza a ser considerada una dimensión estructural de la realidad social. Y más ahora, en los tiempos que vivimos.

Para la comprensión de este fenómeno se requiere de muchos actores provenientes del ámbito de la sociología, la filosofía y de la tecnología. No lo podemos ver desde un único prisma. Necesitamos varias visiones para poder entender el impacto de la velocidad en nuestras vidas y cómo la estructura de la temporalidad vivida puede mostrar como la experiencia humana del tiempo acoge el tiempo objetivo de los procesos del mundo y se transforma por su influjo.

Lo anterior puede parecer una reflexión demasiado profunda o incluso filosófica pero me cuesta arrancar este post para el blog de Global Campus sin reflexionar sobre los aspectos más profundos de los que estamos viviendo, especialmente este año tan complejo, en el que todos hemos tenido que adaptarnos a unos cambios a los que no estábamos preparados, para poder continuar nuestra actividad docente en la Universidad.

La verdad es que no hemos sido solo nosotros; todo el mundo se ha adaptado a un mundo mucho más virtual, debido a la crisis sanitaria derivada de la pandemia del COVID-19 que estamos viviendo. En las empresas, instituciones de todo tipo e, incluso, en nuestro plano personal más íntimo y privado, lo virtual se ha ido imponiendo como un elemento básico para poder seguir interactuando socialmente.

En este artículo, me centraré en nosotros, en los que formamos parte de la familia Nebrija y que, desde principios de marzo del año pasado nos hemos visto inmersos en esta nueva realidad.

Pero, ¿es una nueva realidad de verdad? Yo creo que no y trataré de explicarlo. Cierto es que en los últimos tiempos habíamos vivido un imparable auge de la formación online. O aprendizaje virtual, e-learning, educación online o, en sus principios, la teleformación. Los anteriores son algunos de los sinónimos que se han ido utilizando para definir o hacer referencia a un modo de entender el aprendizaje basado a un medio tan abierto como es Internet.  Y puede parecernos que se trata de algo específicamente novedoso, pero hablamos de una metodología que va a cumplir casi 40 años.

Viví, en primera persona, la incorporación de esta metodología al mundo de la empresa a comienzos del 2000 y durante mis años de responsable de formación y desarrollo. Y ya venía de atrás. A mediados de los 80 del siglo pasado comenzó a incorporarse esta metodología en empresas de EEUU con la anteriormente llamada “enseñanza asistida por ordenador” y, poco a poco, fueron varios sectores de la industria más puntera (tecnológicas, aviación, etc.) las que fueron incorporándola a sus metodologías de formación corporativa. Hubo un hito muy importante en 1997 cuando se incorporó el protocolo SCORM que posibilitaba que los elementos o cursos pusieran ser compartidos en diferentes plataformas formativas.  Posteriormente vino el gran salto. A partir del 2000 las empresas comenzaron a incorporar su formación en redes corporativas como una alternativa real a la formación continua presencial y apareció la gran plataforma, Moodle, en paralelo a esa formación mixta, denominada blended learning.

No conozco cómo se vivió en las universidades esta evolución que he referenciado, pero en las empresas supuso un cambio radical de cómo nos enfrentábamos a la formación de nuestros empleados. Especialmente en los cursos que requerían de una parte teórica importante, previa a la puesta en práctica en el puesto de trabajo.

En los siguientes años, se avanzó a mucha velocidad. Se facilitó enormemente la formación accesible desde cualquier lugar y en cualquier momento impulsado por el mobile learning con la aparición de las app y llego el mundo de los MOOC (Massive Open Online Courses) que salieron de los entornos de las universidades para entrar al mundo de las empresas, facilitando el acceso a cursos que antes tenían que ser diseñados a la medida de las necesidades de cada organización.

Los últimos años, en lo que se refiere a “teleformación” como decíamos al comienzo de esta modalidad formativa, ha evolucionado a la misma velocidad que lo han hecho el resto de tecnologías disruptivas que estamos viviendo ahora y ha habido una eclosión de soluciones de conocimiento abierto como Coursera, Udacity o Edx que aglutina a prestigiosas universidades como el MIT, Harvard y Berkeley facilitando algo increíble; son los empleados los que deciden sus propios itinerarios formativos, acreditándose en muchos de estos contenidos.

Pero no viví el cambio en la universidad hasta marzo del año pasado. Nunca había impartido docencia de forma virtual. Conocía nuestra plataforma, nuestro campus, Blackboard, como un profesor presencial, pero no para impartir clases.  Una semana antes de que nos confinasen la Universidad decidió que las clases pasaban a modalidad online y aprovechando que aún se podía ir al campus, pedí ayuda a un profesor y amigo, para que me ayudase a poder manejar los mínimos para tener mi primera clase que iba a impartir desde el aula donde, hasta ese día, estaba llena de alumnos.

Nunca olvidaré aquella sensación. El campus de Princesa vacío, los pasillos sin nadie. Y yo, en el aula, dando la clase a todos mis alumnos, que la semana pasada llenaban el aula, y ahora estaban en modalidad a distancia. Milagrosamente, salió bien y me fui con una sensación agridulce. Era el comienzo de lo que íbamos a vivir todos. La semana siguiente, la clase, ya fue desde el confinamiento domiciliario.

Desde ese día y en los meses que siguieron, hubo un grupo de profesionales que se hicieron indispensables. Ya antes nos apoyaban en todas las cuestiones tecno-pedagógicas que les planteábamos, pero a partir de ese momento, su apoyo se hizo esencial para poder llevar a cabo nuestra labor docente. Me refiero al equipo de Global Campus y que nos apoyan permanentemente. No voy a citar a nadie en concreto, pero todas saben que hablo de cada una de ellas.

A partir de aquí, aparece una reflexión que, no por obvia y conocida, no la valoramos, en mi opinión, suficientemente bien. Igual que nosotros necesitamos a las tecnologías, estás necesitan a las personas. Parece obvio, pero es muy relevante que pongamos en valor este aspecto.

En la soledad de tu despacho, de tu habitación o desde el lugar en el que podías “teletrabajar” fueron viniendo momentos de inquietud cuando no sabías cómo hacer algo para poder impartir tu clase. Ni que decir tiene, poner los exámenes, sobre todo, a los que siempre lo habíamos hecho en papel.  Y es aquí, donde aparecían las gestoras de Global Campus. Su trabajo ha sido increíble sin el que, estoy seguro, lo que hemos vivido no habría sido posible. Mantuvimos la actividad docente gracias a su permanente apoyo. No creo que todas las universidades puedan decir lo mismo.

Ellas fueron nuestra primera línea. Su disposición a mantener una videollamada por Teams, daba la tranquilidad de saber que no estabas solo y que detrás había un equipo de profesionales que se iban a conectar y te solucionarían las dudas de cómo hacer o revisarían tu examen, te ayudarían a darte la tranquilidad de que todo estaba bien y que los alumnos podrían tener la certeza de que las cosas iban a funcionar.

En septiembre hicieron un esfuerzo, digno de admiración, para formarnos a todos en la nueva versión de nuestras vidas como docentes; la modalidad híbrida. ¿Cuántos profesores pasamos por sus formaciones? ¿Cuántas horas de dedicación han tenido? Es increíble el material que han generado a disposición de todos nosotros. Y, cuando arrancó el curso, qué decir de poder contar con ellas, entrando en cada aula a ayudarnos a estar bien conectados, a poder hacer ese movimiento tan atípico de arrastrar la sesión a una pantalla de televisión que nos muestra a nuestros alumnos mientras impartimos nuestra clase.

Han estado pendientes de nosotros. Por eso, se hace tan relevante mencionar, de nuevo, que las personas necesitamos a las tecnologías, como se ha demostrado en estos meses, pero las tecnologías no son nada sin las personas. La velocidad a la que hacía referencia al principio de este artículo la hemos hecho nuestra gracias a su apoyo. Por muy buena que sea la tecnología, estoy seguro, que habríamos fracasado. Hay muchos ejemplos a lo largo de la historia de la evolución tecnológica que lo corroboran pero para mí, el ejemplo que Global Campus nos ha dado me acompañará siempre.

Jesús Briones

Profesor de la Facultad de Ciencias Sociales

Comp. transv.

e-Learning: Retos y competencias transversales

Desde hace más de veinte años convivimos con la enseñanza online. Las tecnologías de la información, el uso de internet y la comunicación, han influido los modelos pedagógicos en el marco del contexto de enseñanza y aprendizaje creando cambios y retos en todos los niveles de la educación, desde los más básicos hasta el entono académico-universitario.

Los primeros cursos realizados en modalidad online datan del año 1996 y fueron creados para complementar la educación a distancia. Sin embargo, el e-learning marca diferencias importantes del modelo tradicional de educación a distancia. La primera es que el proceso de enseñanza y aprendizaje se desarrolla a través de recursos tecnológicos y virtuales, por lo que el uso de internet es indispensable para acceder a los contenidos y actividades de formación. Otra de las diferencias es que la interacción y comunicación son fundamentales, esto hace necesario el papel del docente, tutor, gestor y/o facilitador, quien garantiza la calidad del diseño pedagógico y favorece la interacción durante el proceso de aprendizaje.

El e-learning demuestra que la educación está viva y que tiene la capacidad de adaptarse a las necesidades y desafíos actuales, transformando las aulas en espacios multiculturales de interacción y conocimientos, lo cual conlleva asumir retos tecnológicos, pedagógicos y mentales, salir de la zona de confort, auto-disciplina y exigencia. “Duele. Merece la pena”, tal como lo recogió la campaña de Global Campus que puedes ver aquí: https://bit.ly/2WZRBAE.

La formación online y sus agentes activos se enfrentan día a día a los siguientes retos:

  • Tecnológicos: cada año está lleno de novedades e innovación tecnológica. La velocidad en crear aplicaciones y programas genera otras tendencias que nos obligan a aprender y desaprender continuamente.

  • Pedagógicos: la interacción docente y estudiante es substancial en esta modalidad. El docente adapta su método educativo, crea espacios de comunicación y contenido atractivo para las plataformas. El estudiante gestiona su proceso de aprendizaje, a mayor implicación y participación, mayor aprendizaje y satisfacción.  
  • Mentales: quizá sea el reto más difícil de superar, aparece como dudas, miedos previos a la formación o durante el proceso.

 ¿Será que si puedo con esto? ¿Esto si va a funcionar? ¿La educación online es de calidad? ¿Cómo podré organizar mi tiempo?


Todas estas preguntas tienen sus respuestas… Dentro de uno mismo y asumiendo los retos pueden ser reveladas.

Cuando se viven los retos de forma consciente, se desarrollan competencias transversales que van más allá del contenido teórico-práctico de la misma formación. El e- learning educa para la vida, transformando a las personas y generando un cambio positivo en la sociedad.


Dabbagh y Kitsantas (2012)[i] sostienen que la formación en línea es un entorno educativo ideal para desarrollar habilidades de autorregulación; como: la gestión y organización del tiempo, auto liderazgo, toma de decisiones, regulación del esfuerzo, motivación. En resumen, el alumno se convierte en el coach de su propio proceso, poniendo a prueba sus habilidades mentales y desarrollando nuevas competencias que le permitirán desenvolverse en equipo y a nivel personal. Sin duda, el e-learning es una inversión sostenible que perdura en el tiempo.

Mayra L. Angarita

Facilitadora de Global Campus


[i] DabbaghKitsantas – The Internet and higher education, 2012 –

Hablamos de presencialidad híbrida en Onda Cero junto a Telefónica Empresas

Tras varias semanas de presencialidad híbrida en Nebrija, Cristina Villalonga (directora de Global Campus) y Belén Aramburu (de Telefónica Empresas) fueron entrevistadas el pasado 10 de noviembre por la periodista Julia Otero en el programa «Julia en la onda», de Onda Cero.

«Llevamos tiempo trabajando en tecnología educativa, tanto online como blended learning. Esta situación nos ha llevado a acelerar la creación de nuevos entornos», tal y como indica Cristina. «Un aula híbrida es un entorno totalmente digitalizado que permite tener alumnos de manera presencial, físicamente en el campus, y alumnos conectados de manera remota. La idea es que unos y otros aprovechen el potencial de la tecnología para su aprendizaje». El modelo metodológico resulta esencial para lograr de esta modalidad una apuesta de éxito, poniendo el foco en los contenidos y en las estrategias de aprendizaje del alumnado, lo que requiere un profesorado con una sólida formación en competencias digitales.

Por su parte, Belén Aramburu hizo hincapié en la calidad del sonido en el aula híbrida: «Utilizamos una barra de sonido que, independientemente de dónde se encuentre el profesor en la clase o dónde esté el alumno, se escucha perfectamente».

Os invitamos a escuchar la entrevista completa aquí (2h 31′ 15″).

¡Esperamos que la disfrutéis!

Global Campus Nebrija

GCN + Telefónica

Nebrija participa en #EducaFuturoTEmpresas de Telefónica

El pasado 17 de noviembre tuvo lugar #EducaFuturoTEmpresas, de Telefónica Empresas, un magnífico punto de encuentro para compartir proyectos, ideas y reflexiones sobre Educación: metodologías, tecnologías y nuevos espacios educativos.

Cristina Villalonga, directora de Global Campus, participó junto a Mar Camacho (directora general de innovación de la Generalitat de Cataluña) y Belén Espejo (experta en soluciones de aprendizaje de Telefónica Empresas) en una interesante mesa redonda moderada por la periodista Cristina Villanueva.

Cristina Villalonga explicó la redefinición del aula en el nuevo modelo de presencialidad híbrida en el que la Universidad Nebrija lleva trabajando varios años: tecnología puntera al servicio de nuestro modelo metodológico para optimizar la interacción en las clases, a las que asisten estudiantes desde el campus y en remoto. Todos los alumnos pueden participar en las dinámicas con sus compañeros y profesores:

Aquí podéis ver el vídeo de la jornada. La mesa redonda en la que participamos, «La digitalización de los centros: una oportunidad a presente» comienza en el minuto 56′ 20″:

Un verdadero placer compartir junto a l@s compañer@s de Telefónica este ambicioso proyecto.

¡Hasta la próxima!

Global Campus Nebrija

GCN en presencialidad híbrida

Comenzamos el 20/21 con presencialidad híbrida

Empieza un nuevo curso y Nebrija implementa su nuevo modelo educativo: presencialidad híbrida. Una apuesta por la optimización de una enseñanza mucho más inmersiva e interactiva. Una forma de romper barreras físicas para integrar en un mismo espacio (aula híbrida o expandida) a estudiantes que, estando en diferentes ubicaciones, compartirán una misma experiencia de forma más orgánica y eficiente. Conjugamos metodología y tecnología para lograr un modelo que va un paso más allá.

Nuestra directora de Global Campus, Cristina Villalonga, nos cuenta de qué se trata:

Vídeo: Presencialidad híbrida. Fuente: Nebrija.

Definitivamente, la ubicación ya no es un problema ni una barrera para tener una magnífica experiencia de aprendizaje. Por supuesto, con todas las garantías higiénico-sanitarias. Si quieres más información, contáctanos aquí.

Seguimos innovando, seguimos trabajando para ofrecer lo mejor a nuestro alumnado… #EnNebrijaSeguimos.

Global Campus Nebrija

GCN

Resumen del curso 19/20 de Global Campus

Este curso atípico llega a su fin. Ha sido intenso, muy intenso. Desde Global Campus hemos liderado la adaptación a la modalidad telepresencial y la Educación Digital en nuestra universidad en una situación compleja e incierta. Si hay que destacar algo por encima de todo es la implicación, esfuerzo y profesionalidad de toda la Comunidad Nebrija. Con el mantra #EnNebrijaSeguimos, hemos dado el 100% para continuar de la mejor manera posible con la actividad académica adaptándonos a las circunstancias. Gracias a tod@s. Muy especialmente a estudiantes y claustro; sabemos que no ha sido fácil.

Hemos aprendido mucho. Y sabemos que nos queda mucho más por aprender. Sin duda, hay cuestiones que mejorar; ya estamos en ello, pero lo cierto es que estamos muy orgullosas del resultado.

Unas cuantas cifras a modo de resumen. Estos son los hitos y datos más destacados de este curso para Global Campus:

  • Número de alumnos de GCN: 6.832
    • Semipresencial: 1.853
    • A distancia: 4.979
  • Liderazgo en la adaptación de la docencia a modalidad telepresencial durante el confinamiento provocado por el COVID19.
    • Formaciones: 26 formaciones (marzo a junio 2020)
      • Número de profesores: 806
    • Uso de Kaltura: 37.888 reproducciones de video, 2.437 usuarios únicos, 213.507 minutos visualizados (datos del 11 de marzo al 17 de julio de 2020)
    • Uso de Respondus (simulacros y exámenes): 31.478[1] sesiones finalizadas y 4.255 alumnos únicos
    • Número de simulacros de exámenes: 48 simulacros y 4.488 alumnos[2]
GCN
Imagen: Portada de la revista «Nuestra».
Fuente: Nebrija.
  • Liderazgo, junto a VOAP (Vicerrectorado de Ordenación Académica y Profesorado), en la creación del nuevo modelo de presencialidad híbrida de Universidad Nebrija:
    • Metodología de presencialidad híbrida
    • Proyecto de innovación
Imagen: Cristina Villalonga impartiendo formación sobre presencialidad híbrida. Fuente: Nebrija.
  • Formación tecno-pedagógica durante todo el curso:
    • Número de formaciones y participantes: 44 formaciones y 1.012 asistentes
    • Nivel de satisfacción de los asistentes: 3,82 sobre 4 (9,58 sobre 10)
  • Pedagogía digital: Mejora de la competencia digital docente con el apoyo y asesoramiento del equipo de gestoras/es de GCN:
    • Informes de análisis por asignatura
    • 423 profesores han aplicado al menos 2 acciones de mejora en los campus virtuales de sus asignaturas
  • Valoración encuestas:
    • Satisfacción del profesorado con la tarea de gestoras/es: 9,24 sobre 10
    • Satisfacción del alumnado con la tarea de gestoras/es: 5,69 sobre 7
    • Satisfacción del alumnado con la tarea de las facilitadoras: 6 sobre 7
    • Satisfacción de las direcciones académicas con el procedimiento de revisión de contenidos: 8,63 sobre 10
  • Participación en los siguientes premios internacionales:
    • Global Innovation Awards 2019, de Turnitin (finalistas)
    • Digital Talent, de Accenture
    • Digital Skills Awards Spain, de AMETIC
  • Modelo metodológico de GCN: Añadimos a nuestro modelo metodológico la “Metodología específica para el desarrollo de proyectos en el ámbito del e-learning
  • Optimización de entornos híbridos de aprendizaje: 12 acciones para el desarrollo e implementación de estrategias de enseñanza y aprendizaje en entornos blended/mixtos/híbridos. Dentro de esta línea, se ha profundizado en el uso de la Room of the Future, donde se han realizado 41 sesiones durante este curso
RoF
Imagen: Room of the Future. Fuente: Nebrija.
  • Investigación:
    • 12 acciones de difusión académica (publicaciones y congresos) además de la participación en el evento internacional Online Educa Berlin (OEB)
    • 5 acciones específicas de investigación
Imagen: Panel del OEB en el que participó GCN. Fuente: OEB.
  • Cobertura a eventos presenciales: GCN ha dado soporte en un total de 75 eventos durante el curso
  • Optimización de los canales de atención al estudiante: Implementación de un chatbot para la atención a los estudiantes y 14 acciones de mejora del CRM
  • Actividades de Extensión Universitaria (AEU) para los estudiantes: Han tenido lugar 15 AEU con un total de 822 asistentes
Imagen: AEU sobre oratoria en entornos digitales. Fuente: GCN.
  • MOOC de GCN: Dinamización y optimización de la segunda edición de nuestros MOOC en MiríadaX, donde hemos conseguido una tasa de finalización del 38,84%.
  • Herramienta de aprendizaje de idiomas: Junto a las compañeras del Instituto de Lenguas Modernas (ILM), se ha desarrollado un digital trainer para el entrenamiento del inglés
  • Competencia digital del alumnado presencial: 11 acciones específicas con los estudiantes presenciales
Imagen: Sesión de bienvenida a los alumnos presenciales 19-20. Fuente: GCN.
  • Personalización del aprendizaje: 13 acciones específicas de personalización del aprendizaje en los programas masivos (>250 alumnos)
  • Digitalización de contenidos:
    • 27 asignaturas digitalizadas
    • 11 píldoras de contenido animado
    • 10 nuevos videotutoriales
Vídeo: Buena práctica: Gamificación de asignatura. Fuente: GCN.
  • Oferta propia de GCN: Diseño de 10 cursos cortos vinculados al ámbito digital
  • Piloto con herramienta de autor: Hemos trabajado durante varios meses con la herramienta Netex
  • Learning Analytics: Definición de variables, organización y análisis de datos
  • Accesibilidad: Aunque nos queda mucho por hacer en este ámbito, hemos trabajado en la optimización de la accesibilidad de nuestros canales digitales para poder implementar mejoras en el próximo curso 20/21
Imagen: Participantes del Smart Campus 2020. Fuente: Nebrija.
  • Nuevos proyectos: Se han asumido diferentes proyectos que no se incluían en la hoja de ruta inicial del curso. Los más relevantes, los vinculados al período de telepresencialidad:
    • Plan de contingencia
    • Proctoring
    • Procedimiento de apoyos presenciales (en coordinación con diferentes áreas de la universidad: Protocolo, Rectorado, Comunicación, Sistemas y Multimedia)
  • Canales digitales: 18 actualizaciones de la web de Global Campus, 21 nuevos post en el blog (cabe destacar la magnífica aportación mensual de los compañeros de biblioteca) y 1.250 tuits a 06/08/2020
Imagen: Post de biblioteca. Fuente: GCN.

Todo eso… Y alguna cosita más. Estamos muy orgullosas del trabajo realizado, muy orgullosas de este magnífico equipo.

El próximo curso, más. Implementaremos una nueva modalidad; la presencialidad híbrida. Un reto maravilloso al que llevamos varios años dando forma y que supone un incremento aún mayor de la competencia digital de nuestro claustro y una considerable optimización de la experiencia de aprendizaje del alumnado.

Ahora paramos, aunque no del todo, para tomar aire e impulso; el 20/21 viene fuerte y hay que estar a la altura…

Nos vemos en septiembre. #EnNebrijaSeguimos

María García

Coordinadora de innovación en e-learning

Presencialidad híbrida

Presencialidad híbrida en Nebrija: Un nuevo modelo educativo a partir del curso 20/21

En Nebrija llevamos varios años trabajando en la optimización de espacios de aprendizaje híbridos o mixtos. Hemos realizado algunos proyectos al respecto, el más conocido de todos (y con el que seguiremos el próximo curso), es la Room of the Future.

Hemos dado un paso más. Varios, más bien. Las circunstancias socio-sanitarias han acelerado los plazos de un proyecto que llevamos tiempo gestando y que implementaremos a partir del próximo curso. Consiste en conjugar metodología y tecnología; digitalizamos las aulas, poniendo siempre el foco en los aspectos metodológicos, para crear espacios más flexibles que permitan una experiencia muy inmersiva entre estudiantes y profesorado y cuyo resultado sea, en definitiva, una magnífica experiencia de aprendizaje para todo nuestro alumnado, independientemente de su ubicación.

Aquí tenéis un pequeño aperitivo de este nuevo modelo de presencialidad híbrida, explicado por nuestra directora, Cristina Villalonga:

Este proyecto requiere una competencia digital docente sólida y avanzada. Durante el mes de julio, desde Global Campus hemos formado ya a más de un centenar de profesores. Es un reto importante para un claustro que siempre ha demostrado un altísimo nivel de implicación y capacidad de adaptación. Son nuestros cómplices imprescindibles y solo podemos darles las gracias por su esfuerzo y excelente disposición.

Esperamos que el escenario sanitario sea favorable a partir de septiembre pero, en cualquier caso, en Nebrija estamos preparados para afrontar el próximo curso. Nuestr@s estudiantes podrán seguir formándose en las mejores condiciones posibles.

En septiembre seguiremos. Porque, ya sabéis, #EnNebrijaSeguimos.

Global Campus Nebrija

Metodología

Máster Universitario en Metodologías Docentes

El interés y la motivación de la Universidad Nebrija por la docencia y la formación de calidad, tanto de sus egresados como de sus propios profesores, queda reflejada en los hitos de calidad y liderazgo obtenidos en los rankings nacionales e internacionales en calidad de la docencia, así como en los de transformación digital de la educación y en el desarrollo de programas de verificación de la calidad como Docentia. A la amplia variedad de títulos y programas de formación dirigidos a los profesionales de la docencia, se incluye y presenta ahora un nuevo título de superior universitario, oficial y acreditado por las agencias pertinentes (Madri+d) y por el Consejo General de Universidades[1], denominado Máster Universitario en Metodologías Docentes, cuya implantación se producirá en el curso 20-21 (programa de 60 ECTS) y que se oferta en las tres modalidades (presencial, semipresencial y a distancia), con un componente teórico-práctico sustancial e innovador.

Este nuevo título de Máster pretende responder a las más acuciantes necesidades y demandas de los docentes, que necesitan de una constante reinvención y adaptación al dinámico y cambiante paradigma pedagógico del S. XXI. A su vez, queremos ofrecerles alternativas que les permitan, por una parte, un conocimiento experto y profesional de los aspectos nucleares y los pilares fundamentales de la pedagogía digital, la docencia mediada y las nuevas formas de educomunicación; y, por otra, la posibilidad de desvelar las claves y formarse en las metodologías y estrategias docentes más actuales e innovadoras; y, finalmente, una mejora de las competencias digitales y mediáticas del profesorado y de su liderazgo educativo, basado en el diseño metodológico híbrido. A su vez, pretende equipar a los profesionales de la docencia de competencias líquidas (fit /liquid competences) que les permitan integrar y afrontar planteamientos híbridos –combinados de manera óptima-, que parten de la presencialidad de sus dinámicas, que pretenden acabar con la brecha digital y que les integra en entornos y contextos digitales, mediados y enriquecidos.

La finalidad del Máster reside en que los docentes puedan afrontar con todas las garantías los desafíos pedagógicos y metodológicos que se plantean en los nuevos espacios y escenarios educativos del S. XXI, más allá de los urgentes requerimientos que ha provocado la situación de pandemia, vivida durante la segunda mitad del curso 19-20. Se trata, por tanto, de un programa orientado al perfeccionamiento, la profesionalización y la reinvención de las estrategias, dinámicas y prácticas habituales de los docentes, adaptadas al dinámico contexto el S. XXI, en la perspectiva de la presencialidad enriquecida y de la original e innovadora modalidad denominada Presencialidad Híbrida.

Este concepto, transversal como elemento del programa del Máster, responde a una nueva e incipiente modalidad que pretende una combinación inteligente y meditada de espacios (físicos y virtuales, interconectados de manera síncrona), metodologías y docentes cualificados, en los cuales, los estudiantes, independientemente de su ubicación (presencial o a distancia), disfrutan de una experiencia pedagógica y formativa similar, adaptada y enriquecida. Se rompe, en consecuencia, con los conceptos de telepresencialidad y presencialidad remota, pues se incardina en un contexto de Enseñanza-Aprendizaje-Formación (EAF) interactivo, móvil y ubicuo, amparado por un marco metodológico particular (5HyMet: 5 grandes categorías metodológicas para la Presencialidad Híbrida).

Este marco metodológico propio y adaptado integra, como aspectos destacados, una primera categoría de metodologías basadas en el profesor y la enseñanza (HyTeaching); tres centradas en el aprendizaje activo, participativo, indagador y experiencial a través de escenarios, proyectos, desafíos, situaciones, itinerarios adaptados, mentoría y dirección-orientación (HySearching; HyDoing y HyMentoring, en su conjunto, HyLearning) y una última (HyGaming-HyFlip), transversal y complementaria a las anteriores. Se diferencia pero, a la vez, se complementa perfectamente y establece sinergias con el Marco Metodológico de Calidad para la modalidad on line y a distancia de la Nebrija, pues su idiosincrasia parte y se ubica necesariamente en la presencialidad, en la cual realizan su desempeño la gran mayoría de los docentes. Particularmente, en las etapas de Educación Básica y Medias todos los docentes son presenciales y también una buena parte de los que ejercen en la Educación Superior, de los cuales, son ya muchos los docentes universitarios que imparten docencia en varias modalidades. Así pues, la presencialidad enriquecida y la presencialidad híbrida se erigen como desafíos inmediatos a los que la docencia actual debe responder, en todos los niveles y etapas de la educación y la formación.

Los docentes que se formen, dominen y se desarrollen profesionalmente en estas nuevas modalidades, entornos, procesos, discursos, recursos y metodologías innovadoras, lograrán una mejor adaptación a los constantes cambios de rol, características y nuevos requerimientos competenciales de la nueva situación y, en su conjunto, alcanzarán mayores logros e hitos de calidad en su desempeño, dinámicas y procesos habituales en el ejercicio de su profesión.

No existe, quizás, una cuestión más transversal a todas las áreas y campos de conocimiento académico-científico que el ejercicio de la docencia. La respuesta al qué enseñar le corresponde a los expertos y profesionales que provienen de cada materia, pero, cómo enseñar, formar, capacitar o instruir, incluso, cómo optimizar los procesos y métodos para ejercer mejor la docencia, de manera más óptima y con mayores cotas de calidad, es objeto y finalidad de este Máster. Un título que se ha planteado como una combinación adecuada de pedagogía, con tecnología, innovación, educomunicación y metodologías dirigidas a la acción educativa, con la que se pretende lograr un perfil profesional diferencial y de calidad.  

El perfil de los egresados del Máster Universitario en Metodologías Docentes será el de un docente que, conociendo las claves y los pilares del paradigma metodológico más actual e innovador, con un perfil profesional competencial, digitalizado y mediado, es capaz de crear ambientes educativos y oportunidades de EAF propicios para su practica docente, en la perspectiva de la hibridación y la presencialidad expandida-enriquecida, aprovechando las diferentes modalidades y entornos de la educación y la formación, así́ como de seleccionar aquellos recursos, estrategias y métodos más apropiados, que le permitan alcanzar altas cotas de calidad y éxito académico para sus estudiantes e instituciones. Una docencia que ejercerá un liderazgo pedagógico a través de las metodologías docentes, las competencias digitales y mediáticas del profesorado y los planteamientos híbridos, como combinación inteligente y adecuada de los diferentes elementos –ingredientes– en su justa proporción para un resultado óptimo.

La formación y desarrollo de los profesionales de la docencia, independientemente de la etapa en la que se actúe, requiere de un conocimiento explícito y experto de los métodos, procesos, estrategias, recursos, adaptación a los espacios, contenidos, competencias, evaluaciones (…) y tempos, que convergen en el acto didáctico y en el conjunto de los procesos de EAF. A simple vista -y desde fuera- dar clases puede parecer una cuestión más o menos sencilla; enseñar –mostrar- contenidos, experiencias o habilidades prácticas, requiere de mayor complejidad; conseguir que aprendan, motivar, orientar, educar y formar con altas cotas de calidad y excelencia, requiere una conjugación reflexionada de conocimientos, experiencias (con sus aciertos y errores), saberes teórico-prácticos, pedagogía y, como no, de tecnología digital y mediada.

Sabemos bien que la docencia y la formación de los profesionales docentes no es una cuestión baladí y que en ella se conjura buena parte del futuro de nuestra sociedad en su conjunto. Precisamente, por estos motivos, desde el Vicerrectorado de Ordenación Académica (VOAP), con la inestimable colaboración de la Facultad de Lenguas y Educación (FLE) y de Global Campus Nebrija (GCN) diseñamos y lanzamos este Master, especialmente por el valor que le otorgamos en la Universidad Nebrija al ejercicio, el desempeño y la vocación docente, no sólo pensando en el futuro o en el mañana, sino en el presente más inmediato. Pretendemos, en consecuencia, aportar alternativas y respuestas de calidad, adaptadas a las necesidades más acuciantes de los docentes del S. XXI.

Para obtener más información del Máster Universitario en Metodologías Docentes, de su programa académico y de las materias y asignaturas, puede visitar la Web https://www.nebrija.com/programas-postgrado/master/metodologia-docente/

Alfonso Diestro

Director del Máster Vicerrectorado de Ordenación Académica y Porfesorado


[1] Enlace al Informe publicado en la web de Transparencia Nebrija: https://www.nebrija.com/unidad-tecnica-de-calidad-nebrija/pdf/informe-verificacion-master-metodologias-docentes.pdf

TikTok

La revolución de TikTok

Si no eres Generación Z es probable que no conozcas la red social más usada entre el público más joven pero lo cierto es que TikTok, según la firma de datos Sensor Tower, ha cerrado el 2019 con más de 720 millones de descargas en el mundo, situándose detrás de WhatsApp.

Es probable que durante este extenso confinamiento hayas observado como mucha gente ha comenzado a invadir los stories de Instagram con vídeos de TikTok. Sin duda esta red social ha sufrido un auténtico boom entre los usuarios que aún no disponían de este canal durante este periodo de inactividad social.

En España, según datos de la propia red social de octubre 2019, TikTok cuenta con 3.7 millones de usuarios activos, el 70% son mujeres y el 30% hombres, el uso medio de la App es de 41 minutos al día. Cada día podemos observar como los “influencers” que seguimos a través de Instagram se abren un perfil en TikTok por lo que este fenómeno va a ser imparable y seguro transciende el público de la Generación Z y en breve conquista a los millenials más exigentes.

TikTok es una red que permite compartir vídeos muy breves, de entre 15 segundos y un minuto. Como viene siendo habitual desde la aparición de Snapchat o Instagram Stories, apremia la brevedad y la inmediatez. Los vídeos suelen ser muy creativos o humorísticos y es posible editar en ellos la imagen y el sonido, usar filtros…

Lo cierto es que estamos hablando de una de las redes sociales que cuenta con el público más definido del mercado. Las empresas se han dado cuenta de la oportunidad que supone publicitarse en una red social que aún no se ha saturado de anunciantes. Los que trabajamos impactando a los más jóvenes, sabemos lo costoso que es llegar a ellos utilizando los métodos tradicionales y con la posibilidad de instalarse un adblocker en cualquier momento que permita evitar la publicidad en sus dispositivos. TikTok nos pone en bandeja la oportunidad de llegar al público más joven a través del humor, la creatividad y la cercanía.

A día de hoy no existe la posibilidad de contar con un Business Manager similar al de Facebook, por lo que si desear hacer campañas en TikTok debes contactar con ellos o contar con la ayuda de una agencia.

Estos son los formatos publicitarios que ofrece la marca a día de hoy y que resumo brevemente a continuación:

Imagen: Brand Takeover: formato a pantalla completa que trabaja el awareness de la marca. Fuente: TikTok.

Top View: este formato permite aumentar el conocimiento de marca y genera un gran impacto de marca.

In-Feed Ads: formato de vídeo dentro del feed del usuario. Ofrece multitud de elementos clicables que permiten mejorar las conversiones.

Hashtag Challenge: este formato se aprovecha de la tendencia del usuario para crear y compartir y permite generar gran afinidad con la marca.

Efectos de marca: gran complemento para las campañas mencionas con anterioridad que permite al usuario hacer uso de herramientas creativas. Y vosotros, ¿ya sois Tiktokers?

Pilar Sastre

Departamento de Marketing Digital y Web

Desde la transversalidad hacia la polimatía

Es común caer en el uso de aquellos términos que se ponen de moda. Todo es transversal, añadimos sostenible a cualquier frase, los asuntos se denominan la agenda, cualquier cosa que nos sucede es experiencial y se puede contar en lo que ahora llamamos, construir el relato.

Algunas de estas palabras y expresiones permanecen, y suelen ser aquellas que no son sinónimos de términos más usados, que no dependen de la moda, si no palabras que expresan nuevos conceptos o expresiones que detallan lo que antes no existía.

El mercado laboral no está libre de este virus semántico y cuando logra zafarse de la costumbre de usar palabras en inglés, para expresar lo que ya existe en español, descubre o recupera palabras que se ponen de moda, o que regresan del abandono.

Déjenme que les presente una palabra, que quizá no conozcan, pero que empieza a sonar de nuevo, ojalá como una de esas que vuelven para quedarse. Me refiero a la polimatía.

Con una tasa de desempleo cercana al 14% y agravada por la que muestra el desempleo juvenil, por encima del 30%, nuestros jóvenes se enfrentan a un mercado profesional impenetrable, que les obliga a ser mejores, para lograr sumergirse en su primer trabajo.

Hace unos años, estudiar dos carreras a la vez era territorio reservado a unos cuantos, identificados como los talentos del futuro, que duplicaban esfuerzos cumpliendo un horario infernal, mientras el resto de los mortales sudábamos tinta para superar una sola licenciatura. Hoy en las clases de cualquier universidad española, encontramos centenares de jóvenes que cursan dos grados en simultáneo, con una sensación de normalidad, que impacta en los que recordamos nuestros esfuerzos universitarios.

Es más, estos mismos estudiantes que ahora compaginan las matemáticas de C_ADE con el derecho mercantil, como quien disfruta de un plato combinado, son los mismos que demuestran un nivel de inglés que nunca soñamos los que pintamos canas, sin que por ello sientan nada especial.

La causa de esta fertilidad de conocimientos y competencias, no es solo el gusto por el saber y el saber hacer, es la respuesta a las dificultades que el mercado laboral les transmite, y que les obliga a ser especialistas en varios campos, con saberes diversos, para destacar entre los numerosos currículos que se agolpan en las bandejas de entrada de los empleadores.

Estas generaciones de superhéroes del saber, son una nueva fuente de posibilidades para las empresas y las instituciones, que han ido acomodando sus exigencias, a lo que los novatos candidatos les ofrecen. Si antes, para poder encontrar un empleo, tenías que asumir que valdrías para cualquier cosa, y a eso le llamábamos elegantemente “versatilidad”, hace unos años, evolucionamos a la antes mencionada transversalidad, es decir, a la capacidad para afrontar cualquier acción desde diferentes perspectivas. Para eso, te pedían ser capaz de trabajar interdisciplinarmente, o lo que es lo mismo, con personas de otras áreas. A medida que los nuevos titulados, demostraban su capacidad interdisciplinar y transversal, las empresas empezaban a subir el listón, para seguir buscando el deseado talento, y desembocamos en la polimatía.

Pero, qué es la polimatía. No es una competencia, no es algo que dependa solo de una actitud, como el valer para todo, es mucho más. Un polímata, que es lo que empieza a pedirse en los procesos de selección, es aquel que demuestra ser un especialista en áreas muy distintas. No es solo que estés dispuesto a hacer varia tareas, no es tampoco que sepas un poco de muchas cosas, es que sepas mucho, con un elevado nivel de profundidad de varias áreas.

En la historia encontramos polímatas fáciles de identificar, como Leonardo da Vinci, reconocido por ser un gran pintor, a la vez que arquitecto, poeta, músico, ingeniero y un largo etcétera que abruma enumerar. En un ámbito más doméstico, destaca como polímata Antonio de Nebrija, que si bien pasó a la historia por definir las reglas de la gramática de nuestra lengua, ejerció de traductor, experto en arqueología, medicina, derecho, pedagogía y arqueología, entre otras disciplinas.

De manera más reciente, figuras como Antonio Garrigues Walker, jurista, escritor de obras de teatro y político, o Natalie Portman, la oscarizada actriz, escritora de varios artículos científicos sobre psicología, disciplina que cursó en Harvard, muestran  perfiles polímatas admirables.

Como demuestran los nombres anteriores, ser polímata no es tarea de un día, ni alcanzable con libros de autoayuda. Es un trabajo de mucho tiempo, reservado a los inquietos, a los que se exigen un alto nivel de esfuerzo a lo largo de su vida, que acumulan años de estudio, pero que han aportado avances y progresos clave en la historia de nuestra sociedad.

Lo que llama la atención, es que ahora la polimatía empieza a abandonar el territorio de la exclusividad, ya no se reserva a pocos hombres y mujeres brillantes, sino que la estamos convirtiendo en moneda de uso común, que nuestros estudiantes asumen como dobles titulaciones, coronadas por un máster, acompañado de un buen nivel de segundos y terceros idiomas y un largo etcétera de saberes, demostrables con infinidad de certificados y diplomas, que no acumulan con el ambicioso objetivo de pasar a la historia, sino de lograr saltar la mayor barrera de entrada a la que se enfrentan las nuevas generaciones, que es la del primer empleo.

Es una alegría colaborar en la formación de estas nuevas generaciones de polímatas, que seguro van a construir un mundo mejor, pero inquieta comprobar que no siempre son ellos los que eligen serlo y que son presa de una inacabable carrera hacia la mejora continua y el alto rendimiento, que no siempre desemboca en el merecido éxito. Vaya desde aquí, mi reconocimiento y mi admiración.

Profesor Fernando Tomé

Vicerrector de Estudiantes y Empleabilidad, Universidad Nebrija Director de la Fundación Antonio de Nebrija