Elearning: Una ventana al campo competencial

Autora: Beatriz Cristóbal Magro

 

La educación basada en un paradigma competencial ha surgido en todos los países occidentales desde las últimas décadas gracias a la pura necesidad de innovar los sistemas educativos para adaptarlos a las demandas sociales y económicas de nuestros días.

Este elemento del currículo, que según Zabala es “la capacidad de efectuar tareas o hacer frente a situaciones diversas de forma eficaz en un contexto determinado”, enmarca la necesidad de movilizar actitudes, habilidades y conocimientos en un mismo tiempo y de manera interrelacionada.

Se puede decir, por tanto, que es uno de los actuales modelos en los que se basa nuestro Sistema Educativo Español, ya que da respuesta a las exigencias de hoy en día, las cuales vienen impulsadas por el avance tecnológico y los intereses globalizados, económicos y culturales existentes.

Ahora bien, ¿cómo es dicha sociedad y qué competencias nos exige? Hay dos aspectos clave en el análisis de nuestro círculo colectivo: es una sociedad del conocimiento y la información, y está caracterizada por su modernidad líquida (Zygmunt Bauman), donde todo está en constante y rápida transformación. Cada día surgen nuevos recursos digitales y nuevas metas, ante los cuales, tanto docentes como alumnos debemos estar preparados para saber actuar frente a la incertidumbre que traerá un nuevo cambio.

Sabiendo, pues, cómo es nuestra comunidad actual, se pueden deducir qué dominios exige, y, obviamente, uno de ellos es la llamada competencia digital. Ésta es propuesta por la escuela abarcando un conjunto de habilidades para hacer frente a nuestra era. Con ella, se pretende romper con los tradicionalismos, las incomodidades y la indeseada brecha digital.

Entre los métodos que enmarca dicha competencia, hay uno que llama la atención sobre todos los demás por el gran uso que se le está dando. Es el método elearning. Con este tipo de enseñanza y aprendizaje online, desaparecen las barreras espacio-temporales, la formación es flexible, ya que el elenco de recursos es directamente proporcional a las necesidades educativas de los estudiantes, los contenidos son actualizados, y la comunicación es constante y fluida.

Cabe destacar además, el modo de comunicación verbal inmersa en las distintas sociedades del ayer y el mañana, modos que hemos tenido y tenemos los humanos a lo largo de nuestro tiempo.  Así, se hace curiosa la comparación existente entre la primera oralidad, empleada en las costumbres tradicionalistas, y esta segunda oralidad vinculada con el hipertexto y la interconectividad propia del elearning.

A continuación, y para finalizar, se exponen dos infografías con las diferencias y similitudes de ambas.

 

Imagen: Infografía 1ª oralidad VS 2ª oralidad: Similitudes. Fuente: Elaboración propia.

 

Imagen: Infografía 1ª oralidad VS 2ª oralidad: Diferencias. Fuente: Elaboración propia.

 

Beatriz Cristóbal Magro

Alumna del Máster en Procesos Educativos de Enseñanza y Aprendizaje

Premio extraordinario en Maestro, Educación Primaria

 

 

Referencias:

– VVAA. 2007. e-Learning. Definición y características. http://www.cfp.us.es/e-learning-definicion-y-caracteristicas

– Zabala, A. y Arnau, L. 2007. Cómo aprender y enseñar competencias. Barcelona. Graó.

– Bauman, Zygmunt y Leonidas Donskis. 2016. Ceguera moral: la pérdida de sensibilidad en la modernidad líquida. (Reseñas). Iconos. Revista de Ciencias Sociales, 20/2(55):246-249.

– Villalonga, C. 2013. De la primera a la segunda oralidad. Principios de la comunicación digital. Presentación Prezi.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *