Las oportunidades requieren esfuerzos: Merece la pena

Autora: Mercedes Aramendia

 

Soy Mercedes de Uruguay, vivo en Montevideo, a 10.000 km de distancia de Madrid. Soy abogada en mi país, tengo una Maestría en Derecho Administrativo que hice en la Universidad de Montevideo y un MBA que hice en España, donde viví mientras lo hacía. Habiendo regresado a mi país, tras haber hecho el MBA, me di cuenta que quería tener más opciones y que quería poder trabajar de abogada en España, así como en otros países.

En ese momento trabajaba en Telefónica de Uruguay, en un puesto de responsabilidad y full-time, tenía poco margen de tiempo como para poder estudiar otra maestría, mas eso no me detuvo. Busqué opciones, consulté con conocidos y una amiga me recomendó la Universidad de Nebrija. Averigüé sobre el programa, tuve una entrevista y rápidamente me decidí por empezar este nuevo camino de trabajo, descubrimiento y aprendizaje constante.

Vivimos en mundo globalizado en el que todo cambia continuamente y cada vez más rápido. En esta nueva realidad, capacitarnos y perseverar es fundamental, por lo que poder estudiar y trabajar independientemente del sitio del mundo en el que nos encontremos y de la hora que sea…. Es una oportunidad única, realmente genial, que todos deberíamos aprovechar.

La posibilidad de ser abogada en España, a través de las opciones que brinda la Universidad, me abrió un mundo de posibilidades; no solo porque me permitió aprender y desarrollarme más, sino que me facilitó estar en contacto e intercambiar experiencias con estudiantes de diversas partes del mundo. 

El rol de los profesores y de los coordinadores del máster fue también un diferencial. Siempre tuve respuesta y atención inmediata a todas mis necesidades, ayudándome constantemente en todo aquello que estaba a su alcance. Más allá de que estaba en la otra parte del mundo y que solo viajaba para dar los exámenes, la distancia y la diferencia horaria no fueron una dificultad. Todo el equipo siempre estuvo dispuesto a ayudarme, siendo flexibles y adaptándose a mis necesidad y realidades.

Sin duda fue un gran esfuerzo y sacrificio, pero mereció la pena, hoy tengo más libertad de elegir y de ayudar. Abrí un mundo de oportunidades para mi futuro en el cual no existen fronteras.

 

Mercedes Aramendia

Abogada y alumna del Máster Universitario en Acceso a la Abogacía

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *